Tímpano de Santa Fe de Conques

50 %
50 %
Information about Tímpano de Santa Fe de Conques

Published on November 19, 2016

Author: ignaciosobron

Source: slideshare.net

1. En el camino de Santiago Francés, en el centro-sur de Francia, se encuentra la iglesia abacial de Conques. Fundado en 818 por el abad Dadón. En 866 un monje fue al monasterio de Agen y años después trajo las reliquias de santa Fe, virgen martirizada en 303 bajo Diocleciano y famosa por curar ciegos y liberar cautivos; su relicario atrajo muchos peregrinos que se desviaron hacia esta localidad. Entre los siglos XI y XII se procede a la reconstrucción de la iglesia.

2. Probable imagen original del tímpano, con Isaías y San Juan Bautista en las jambas y la Anunciación en el parteluz: los anuncios de la Salvación. El tímpano se realizó entre los años 1107 y 1125.

3. Probable imagen original del tímpano con su policromía original.

4. Una composición geométrica, simétrica, con compartimentos delimitados, pero no siempre estancos.

5. El tímpano de Conques muestra un drama escatológico: el juicio aún no está decidido, pero todos los actores de la corte están en su sitio. Pone en escena a varios actores: el Acusador (Satanás), los defensores (Santa-Fe y María), un empleado de justicia o secretario (Arcángel Miguel) y el Juez, Cristo, Rey Juez ("iudex REX ").

6. Unos personales en el arquivolta más externo parecen asomarse a la impresionante escena que aparece en el tímpano, como avisando a los fieles de las verdades que deben conocer. Parece que descubren al fiel las grandes verdades de la fe.

7. En la archivolta del tímpano están esculpidos catorce "ángeles curiosos", curiosos por el veredicto del juicio que aún ignoran (ver La Primera Epístola de Pedro, 1,12). Estos ángeles no son intrusos, se están preparando para enrollar el firmamento, que "desaparece como se enrolla un pergamino." (Apocalipsis, 6, 14). Para los espectadores, el telón se levanta como en el escenario, para arrojar luz sobre la escena que se desarrolla ante sus ojos. Ellos miran con interés el anuncio del Juicio Final. Todos los actores están en su lugar. La escena se abre sobre el mundo. El drama litúrgico de la salvación va a comenzar.

8. Los personajes, vivos o muertos, se encuentran a ambos lados de Cristo, sea en las moradas angelicales (también llamadas moradas del Paraíso), a la derecha o en los Tártaros, a su izquierda, de acuerdo con la terminología utilizada por San Bernardo de Claraval cuando se refiere a la distribución de las almas después de la muerte: "Cuando los pecados de unos pocos, y el evidente entusiasmo por el bien de algunos otros están en juicio, entonces los primeros, sin cuidado de una sentencia inmediata a la medida de su crimen van a desaparecer en los tártaros (in Tartara deficiuntur). Los otros, con el alma totalmente liberada, ascenderán directamente y sin demora hacia las moradas preparadas para ellos (sibi Regione parata sedes)".

9. En el Centro, Cristo en Majestad en su mandorla mística, rodeada por nubes, señala el camino del paraíso a los justos y el de los infiernos a los pecadores. Cristo no aparece como un juez severo, portando desafiante el libro de la Ley, sino indicando al peregrino el camino de salvación con la derecha, levantada hacia el signo de la cruz que portan dos ángeles en el registro superior, mientras que con su otra mano hacia abajo señala el destino de los malditos.

10. Su majestad queda realzada tanto por el acompañamiento de dos ángeles con candelabros en la base, alusión a la luz que representa Cristo, y otros dos con cartelas en la parte superior, como por su fina policromía, hoy deficiente por el paso del tiempo.

11. Cristo victorioso con toda la pompa del triunfo de un emperador romano: Rey y Juez, acompañado de sus legiones de ángeles, ceñido con la cintura del magistrado supremo, el pecho parcialmente desnudo (dejando adivinar la herida de lanza a la derecha), entronizado en una silla rodeada de estrellas e iluminada por el sol nuevo cargado de flores y palmeras, coronado con los trofeos de la victoria (la lanza, los clavos y la cruz gloriosa), flanqueado por dos cargadores de velas (ángeles llevando antorchas que iluminan el mundo) y perfumado por el ángel turiferario. Es verdaderamente como en un triunfo como Cristo aparece saludando al mundo con un gesto imperial.

12. La figura mayestática de Cristo se entrelaza ingeniosamente con los ángeles que por encima portan la cruz a la vez que sujetan en sus manos un clavo y la punta de la lanza que atravesó su costado, símbolos alusivos a la Pasión. Están acompañados a los lados por medallones en los que se personifican de forma simbólica el Sol y la Luna, que vienen a representar el día y la noche, la nueva ley y la ley hebraica, en definitiva, la Iglesia y la Sinagoga, que portan simbólicamente flores de loto, símbolo de unión.

13. Los ángeles portan los símbolos de la pasión (Cruz, clavos y lanza), que – además- aparecen en las inscripciones y que ahora simbolizan su venida gloriosa, la Victoria de Cristo al final de los tiempos.

14. En la parte superior y a cada lado, los ángeles tocando trompas anuncian el comienzo de la resurrección de los muertos con la segunda venida de Cristo y el Juicio Final: temeroso trance, el momento en que comienza la resurrección de la carne y cada cual tiene que enfrentarse a su juicio personal.

15. Los ángeles “despiertan” a los muertos de sus sepulcros y los conducirán al Juicio Final. La escena se desarrolla como una sucesión dinámica de diferentes momentos, de modo casi cinematográfico: Desde el sepulcro cerrado, hasta que el ángel lo abre y el difunto debe presentarse ante el Juez Supremo.

16. Justo al lado de la Resurrección de los muertos y bajo la figura de Cristo aparece la escena del pesaje de las almas: bajo los pies de Cristo, aparece el arcángel San Miguel pesando las virtudes y los pecados de las almas frente a la burlona figura de Satanás que, con sonrisa sarcástica y empujando con el dedo la balanza, intenta hacer trampas para quedarse con un alma. Aunque la balanza se ha perdido, se ven bien los dos platos de la misma, y a sus lados, San Miguel y un Diablo se disputan el alma.

17. Esta escena, muy repetida en el arte cristiano, tiene –sin duda- origen en la psicostasis, el pesaje de las almas de la religión egipcia, luego recogida en el mundo clásico.

18. El resto de la superficie esculpida hace referencia explícita a la Gloria y el Infierno a través de espacios simétricos perfectamente delimitados en los que los personajes, contrastando el orden y el caos en sus gestos, aparecen bien definidos como elegidos o condenados, como una alegoría del bien contra el mal. Los justos, serenos, bajo arquitecturas clásicas, en composiciones armónicas, ordenadas: la Jerusalén Celeste y la procesión de los elegidos hacia Cristo. Los condenados en el Tártaro (infierno), en composiciones caóticas, retorcidas, símbolo de los tormentos que padecerán.

19. Un ángel abre las puertas del paraíso, de la Jerusalén Celeste, y tiende la mano a los justos, como si abriese las puertas amuralladas de una ciudad medieval.

20. La Morada de los Justos se representa bajo una arquitectura clásica, como un edificio con seis arquerías y lámparas colgantes, que representa la gloria como la Nueva Jerusalén, según aparece citada en el evangelio. En la parte inferior parecen representarse los personajes del Antiguo Testamento, los anteriores a la vida de Cristo, presididos por Abraham: los patriarcas, los profetas y profetisas…. Son los salvados por la antigua Ley de Moisés.

21. Bajo la arquería central aparece Abraham acogiendo en su seno a dos jóvenes, probablemente sus descendientes Isaac y Jacob.

22. A los lados de Abraham, se disponen por parejas profetas, patriarcas, mujeres o reinas del Antiguo Testamento, portando diferentes ofrendas. Parece ser la historia de la Salvación de los que vivieron antes de la llegada de Cristo.

23. Su identificación es difícil. Algunos consideran que son Melchisedech, Moisés, Aarón, Zacharías, Jeremías y Ezequiel, que conducen cronológicamente del sacrificio de Melquisedec al sacrificio del propio Cristo: La historia de la salvación antes de Cristo. Son los predecesores de Cristo.

24. Moisés y Aaarón? Melquisedec y Zacarías? El cáliz de Melquisedec prefigura la sangre de Cristo. Ezequiel con la rodilla descubierta?

25. Las cuatro figuras femeninas pueden ser reinas del Antiguo Testamento, que aparecen como prefiguraciones de la Virgen María y llevan unguentos, lámparas y un libro abierto. También pueden ser las mujeres que acudieron a la tumba de Cristo el día de su resurrección. ¿Esther, la reina de Saba, Myriam, María de Magdalena? ¿El disco simboliza la resurrección de Cristo en el que se adivina un crismón?

26. Entre los dos niveles del lado de los Justos aparece una representación de Santa Fe, a la que está dedicada la iglesia. Su ubicación entre los dos pisos nos da la clave para interpretar la historia de la salvación: • Los del piso inferior se salvan por el cumplimiento de la Ley de Moisés, antes de la llegada de Jesús. • En medio, la fe: la piedra angular de la salvación. SANTA FE. • Los del piso superior se salvan por la fe en Jesús resucitado (como Santa Fe).

27. La mano de Dios acoge a la mártir Santa Fe, postrada ante su majestad. La joven martirizada por su fe nos da la clave para la salvación. A su lado, una representación de la iglesia de Conques, un altar, una silla, un cáliz y unas cadenas (símbolo de la liberación de prisioneros cautivos que –según la tradición- realizó la Santa). Se encuentra (la fe) entre los personajes del Antiguo Testamento y los posteriores, los del Nuevo Testamento, símbolo de la importancia de la fe en Cristo para la salvación.

28. La importancia de la fe (y del ejemplo de Santa Fe) se manifiesta también en el pio superior en el ángel que porta una corona celeste sobre la Santa, que ha derramado su sangre por su fe en Cristo.

29. En la parte central del lado de los escogidos continúa el cortejo de justos, de los elegidos, que en un desfile ordenado se dirigen en procesión hacia Cristo. Es la historia de la Salvación tras la llegada de Cristo, desde los primeros tiempos hasta la fundación de la iglesia de Conques.

30. En la parte central del lado de los escogidos continúa el cortejo de justos, de los elegidos, que en un desfile ordenado se dirigen en procesión hacia Cristo. Es la historia de la Salvación tras la llegada de Cristo, desde los primeros tiempos hasta la fundación de la iglesia de Conques.

31. Dirigen la comitiva en lugar preeminente la Virgen María y San Pedro, a quien Cristo encomendó dirigir su iglesia, y que lleva las llaves del Paraíso. María intercede en su actitud de oración por los fieles. El gesto de las manos es fundamental para comprender el significado

32. El siguiente personaje parece ser Dadón, el ermitaño fundador del santuario de Conques, con su bastón en forma de T.

33. A la izquierda de los anteriores, otros personajes de menor tamaño, que se dirigen en procesión hacia el trono de Cristo, dirigidos por el abad del monasterio de Conques, como nuevo pastor del rebaño eclesiástico de los tiempos en que se hace la iglesia de Conques. Se le reconoce por su báculo abacial

34. A su lado, y de su mano, el emperador Carlomagno, con cetro y corona y a su lado su hijo y sucesor Ludovico Pío. Probablemente representan la necesaria obediencia del poder civil a la Iglesia. Se le reconoce por su corona y cetro

35. Los cuatro personajes de la izquierda simbolizan los pilares de la iglesia cristiana primitiva: • Los discípulos: María Magdalena • Los mártires: Santa Fe • Los anacoretas: San Antonio • Los padres de la iglesia: San Jerónimo.

36. Los otros personajes parecen representar a las órdenes monásticas y portan un evangeliario y las tablas de la Ley ¿San Benito?

37. Todos los tiempos, después de Cristo, conducen al abad del monasterio, que tiene la misión de continuar dirigiendo a los fieles hacia la salvación.

38. Los elegidos han alcanzado la gloria eterna por profesar las virtudes que los ángeles portan en diferentes cartelas: alguna de las virtudes teologales (Fe, Esperanza y Caridad) y la humildad de los fieles ante las verdades predicadas por Cristo y la Iglesia.

39. Al otro lado de Cristo aparece una representación del Tártaro, una especie de representación de los tormentos infernales. Retorcido, caótico, confuso, desordenado, al revés que el lado de los justos.

40. “[H]omnes perversi sic sunt in Tartara mersi”.Todos son perversos son sumergidos en los Tártaros. Para algunos, lo que representa este lado no es la condenación eterna, sino, para el pensamiento religioso de este primer tercio del siglo XII (1130-1140), es simplemente el lugar donde los muertos esperan el Juicio Final. El tímpano de Conques puede ser un sorprendente presagio de lo que se llamará pronto el Purgatorio, un concepto formalizado en el Concilio de Lyon en 1275. Si fuera así, no sería una representación de la condenación eterna, sino una muestra de los “lugares” en que se encuentran los Justos y los Pecadores hasta la nueva llegada de Cristo a la Tierra.

41. Tras el pesaje de las almas, el alma desciende a las puertas del Tártaro a través de una trampa

42. Un demonio (¿Caronte?) recibe a los condenados en el Tártaro y los dirige hacia las fauces de una bestia infernal que los devora. ¿Cómo el Cancerbero del mundo antiguo? Es la entrada a las fauces de la bestia, representación infernal propia de la Edad Media y del cristianismo oriental.

43. ¿Es salvada un alma en el último momento?

44. Al igual que ocurría en el lado de los Justos, un diablo de mayor tamaño preside la escena de los pecados individuales. Debajo de este diablo aparece un hombre que trata de levantarse: ¿El nuevo hombre que podrá salvarse del pecado por la venida de Cristo? A él, como a los peregrinos puede dirigirse el mensaje del tímpano. Todos estos pecados individuales se dirigen al peregrino, que seguro que a lo largo de su vida ha podido reconocerlos o cometerlos.

45. Un caballero orgulloso que ha cometido felonía es desmontado de su cabalgadura.

46. Un clérigo que no ha respetado el voto de castidad ha cometido el pecado de la lujuria. Su cuello está atado al de la mujer con la que ha cometido adulterio.

47. El avaro, ahorcado con su bolsa de monedas en el cuello. Recordando también a Judas.

48. Al calumniador o mentiroso, un diablo le arranca su lengua venenosa.

49. Una mujer que ha abortado es sumergida con su vientre abultado en un caldero que hierve con una poción de hierbas abortivas. A su lado un sapo, una serpiente, un mortero…. Símbolos de brujería. La gravedad del pecado hace que esta imagen se sitúe en lo más profundo del Tártaro y lo más alejado de Dios.

50. En la zona de los pecados colectivos se reconoce el poder temporal y se muestran claramente a reyes, emperadores, ejércitos e incluso un antipapa. Son los pecados que se están cometiendo en estos tiempos.

51. Un emperador desnudo y coronado ¿Enrique V de Alemania? Es la contraposición del buen emperador Carlomagno que se sitúa entre los justos.

52. Otro emperador ¿Enrique IV? (doblemente excomulgado) por aceptar ser coronado por un antipapa. Hace clara referencia al debate sobre las investiduras: la lucha entre el poder temporal y el espiritual, entre los emperadores y el papado. El diablo le hace una genuflexión inversa, símbolo de haberse arrodillado ante la autoridad no legítima.

53. Un antipapa ¿Gregorio VIII? Atravesado por una lanza de lado a lado y al que un diablo le arrebata la tiara.

54. Un comerciante de telas que lucha con el demonio Lilith. Se asienta sobre un trozo de tela que un diablo coloca y devora por encima de la cabeza. Un comerciante que engaña o alguien que se deja llevar por los pecados de la vanidad de lo superfluo.

55. Un usurero colgado boca abajo que sigue codiciando la bolsa de dinero próxima a su boca.

56. En la parte superior, el castigo al pecado de la codicia, el que mueve el mundo: el dinero. Representado como un acuñador de moneda con sus instrumentos: las cuñas, el crisol… El diablo le hace beber el metal fundido, como Moisés castigó a los hebreos que erigieron el falso dios del becerro de oro. Aparece, incluso, una inscripción que claramente lo identifica: “Cuneus”, certificando la acuñación. No se puede servir a Dios y al dinero.

57. Los herejes, que portan los falsos rollos de la Ley y engañan a los cristianos también son condenados.

58. El castigo al pecado de la simonía: la venta de los sacramentos y oficios eclesiásticos a cambio de dinero. El obispo simoniaco está atrapado en las redes del diablo, ante el que se arrodilla. Encima, otros eclesiásticos también son condenados y miran la escena. El pecado de los hombres de la iglesia es especialmente grave.

59. A los pies de Satán aparece la figura de un hombre entre llamas con especial detallismo en su rostro: una cara serena, luminosa, que parece sonreír. ¿Es uno más de los condenados? ¿Es una representación del “hombre nuevo” que tras la venida de Cristo puede superar la prueba de fuego y renacer a la fe y a la vida? Si fuera así sería un posible aviso al peregrino de la posibilidad de redención a través de la fe. El peregrino que se dirige a lugares santos y que clama por su indulgencia puede ser perdonado de sus pecados y alcanzar al final la vida eterna. De ser así, no sólo se avisa al creyente de los castigos del infierno, sino de la posibilidad de salvación por la gracia. Otros dicen que el hombre tumbado quemado por las llamas es una representación de la pereza.

60. Es probable que el tímpano fuera objeto de comentarios orales realizados por sacerdotes o monjes y dirigidos a los peregrinos y fieles analfabetos. El comentarista podría seguir los textos grabados junto a las figuras para realizar su discurso en la progresión del drama litúrgico puesto en escena. Además de los textos, que aclaran lo representado en los relieves, aparecen pequeñas marcas (cruces, puntas, etc.) que el propio comentarista podría emplear como reglas mnenotécnicas para hacer el recorrido de una forma ordenada. Vendrían a ser como los bocadillos de cómic en la portada.

61. Y nosotros, peregrinos virtuales del siglo XXI, ¿Qué lección podemos extraer de este inmenso programa iconográfico? ¿Qué significado puede tener este tímpano para el peregrino que visitaba esta iglesia en su camino a Compostela o a otros lugares? Para ello, deberemos estar atentos a los elementos que hemos visto y a su disposición. Deberemos buscar las claves para interpretarlo adecuadamente.

62. En primer lugar, la disposición de las manos de Cristo, no parece señalar condenación eterna, sino una posibilidad de elección de caminos: hacia la gloria o hacia la condenación. Cristo no apunta un índice vengativo hacia los reprobados o más bien, los que fueron probados. Por el contrario, abre las palmas de las manos. Con la derecha, recoge las gracias venidas del Padre y con la izquierda, las vierte sobre las personas que las necesitan, los que están siendo probados en el Tártaro, los pecadores que viene a salvar, de acuerdo con su declaración: "No he venido para juzgar sino para salvar." Su mano no rechaza a nadie; simboliza la Misericordia. Él es el camino.

63. Por otra parte, en todo el tímpano se crea una línea diagonal entre el mundo celestial y que indican las propias manos de Cristo: ¿Es una promesa de salvación y no sólo de condenación eterna? ¿Cristo, en el centro, ofrece a los pecadores la posibilidad de salvarse de los castigos infernales a través del propio Cristo y del ejemplo de Santa Fe? ¿Pueden romperse a través de Cristo los espacios del tímpano?

64. En el lado de los justos nos presenta en dos frisos superpuestos la historia de la salvación: En la parte inferior los predecesores de Cristo En la parte superior, los posteriores a Cristo y que siguen sus enseñanzas

65. La intercesión de la Virgen María y el ejemplo de Santa Fe parecen abrir el camino de la redención: Del pecado hacia la salvación a través de Cristo.

66. Todos alcanzarán –de este modo- la parte superior del tímpano, la vida eterna junto al Padre Celestial. Irán –tras el Juicio Final- de las Moradas de los Justos hasta el paraíso eterno.

67. ¿Y los pecadores?: ¿no es curioso que los rostros de los que están en el Tártaro no muestran sufrimiento ni dolor sino que parecen impasibles? Los únicos que muestran muecas o rostros retorcidos o grotescos son los demonios que allí habitan.

68. La imagen del hombre a los pies de Satán: las llamas no parecen quemarle, sino purificarle, hacerle superar la prueba del fuego y poder renacer para la vida eterna por la gracia de Cristo Resucitado. ¿Es el nuevo hombre, purificado por el sacrificio de Cristo y que puede liberarse del pecado?

69. ¿Qué significado puede entrañar –pues- este tímpano para un peregrino que visitaba esta iglesia en su camino hacia Compostela u otros lugares santos? Probablemente, no solo se le presentaban los sufrimientos de una eternidad en el Infierno de seguir por la senda del pecado, a través de la presentación de los padecimientos del Tártaro. También se le ofrece la posibilidad de redención en su propio peregrinar por la vida a través de la Historia de la Salvación y el ejemplo de aquellos justos que entrarán en el Paraíso, a través de la Redención que ofrece Cristo y la intercesión y ejemplo de los mediadores, como María o Santa Fe. El tema general del tímpano de la iglesia se convierte también en un mensaje de Salvación, en particular de salvación por la fe, es decir, la redención concedida por un Cristo misericordioso a todos aquellos que creyeron en él.

70. ¿Qué significado puede entrañar –pues- este tímpano para un peregrino que visitaba esta iglesia en su camino hacia Compostela u otros lugares santos? A diferencia de otros tímpanos, como en el Autum , que parecen avisar tan sólo de los padecimientos eternos de los condenados. "En la época románica, el juicio no es una sentencia, sino la revelación de una persona, el Cristo trascendente, dueño de la vida y la muerte, el salvador de los que creyeron. Está apacible, sin severidad ni debilidad, la mirada algo distante, fijada en los extremos de la Redención. Es lo real, y los hombres comparan con él su destino eterno. Ellos son libres de ir y de colocarse en función de sus obras en este mundo, a su derecha o a su izquierda, para la eternidad." (Gerard de Champeaux, El mundo de los símbolos, Zodiac, 1980)

71. Por otra parte, en el tímpano apreciamos perfectamente representados diversos elementos de la sociedad feudal de la época. El clero románico quería dar a entender que la salvación como la penitencia, se cumplen en el presente. Por ello, esta "Biblia de piedra", lleva las marcas de los principales acontecimientos políticos, pero también de las instituciones, de las costumbres, de la condición social y económica e incluso de las modas de ropa de la época, y el reflejo de su cultura profana o sagrada. Personajes como Carlomagno, los papas o los emperadores. Ropajes e instrumentos de la época. La lucha entre el poder civil y el religioso. Los tres estamentos: oratores, bellatores y laboratores.

72. ¿Deben los bellatores/guerreros ser guiados por los oratores/eclesiásticos? ¿Debe estar subordinado el poder político al religioso? El gesto de las manos es fundamental para comprender el significado

73. También recoge elementos procedentes de la antigüedad clásica: • Cristo togado en majestad rodeado de los símbolos del poder, al estilo del triunfo romano. • Arquitecturas imperiales clásicas. • El infierno como Tártaro, con Caronte y cerbero.

74. • Escrituras en lengua árabe y caracteres cúficos en la manga de un ángel: “La felicidad” o “La Gloria” Elementos procedentes de otras culturas: • Flores de loto al estilo egipcio que llevan el Sol y la Luna:

75. Elementos procedentes de otras culturas: • La escena de la psicostasis, el pesaje de las almas:

76. ALGUNAS CARACTERÍSTICAS FORMALES • Horror vacui, todo está lleno, no hay espacio vacío • Simetría.frontalidad , la simetría comienza en la cruz, continúa por la figura de Cristo , todas las figuras están de frente • Jerarquía presidida por la figura de Cristo como juez que tiene un canon mayor. • Adaptación al marco, como se observa tanto en los bienaventurados bajo arcos como en el infierno. • Hieratismo y rigidez: en los personajes relacionados con la divinidad , seriedad, falta de movimiento en general. • Antinaturalismo: no se corresponde con la realidad y se tiende a la , simplificación y esquematismo. • Tenían policromía que aún se observa en los relieves . • Figuras muy expresivas de fácil mensaje. • Clara intención didáctica.

77. • http://www.art-roman-conques.fr/ • http://www.art-roman-conques.fr/espanol/ • http://domuspucelae.blogspot.com.es/2012/10/visita-virtual-timpano-de-sainte-foy-de.html • http://temasycomentariosartepaeg.blogspot.com.es/p/blog-page_516.html • http://vacioesformaformaesvacio.blogspot.com.es/2013/09/timpano-de-santa-fe-conques- escultura.html • http://algargosarte.blogspot.com.es/2014/09/la-portada-de-sainte-foy-de-conques.html

Add a comment