Sangre y Mentiras | Parte 3 | KHALID B. T.

50 %
50 %
Information about Sangre y Mentiras | Parte 3 | KHALID B. T.
Books

Published on February 26, 2014

Author: KhalidBT

Source: slideshare.net

Description

Tercera parte del primer capitulo.

Mike y Frank, siguen buscando cómo cerrar esas muchas preguntas que quizás la respuesta no esta al alcance de ninguno de los dos.

Soy consiente que tenía que haber publicado hace unos días, disculpad la tardanza. Pero el resultado de la parte 3 (que es el final de la primera parte del primer capitulo) no me gustaba, no seguía el hilo de la historia que yo buscaba/esperaba. Tuve que borrar y empezarlo de nuevo. Todo sea por mis lectores, ¡Muchas Gracias! PARTE 3 Sangre Y Mentiras Ambos salimos tranquilamente del ascensor, miramos a nuestro alrededor por si había alguien. Toda la planta era propiedad de la hija de Charles, el pasillo estaba decorado con cuadros abstractos e hiperrealismo de los mejores pintores de la época. Cada tres pasos había una planta a cada lado del pasadizo y cada una provenía de un clima diferente. Marcamos un paso lento sobre la alfombra gris con figuras geométricas, sólo se escuchaba nuestra respiración. La puerta hacía esquina a la derecha, era blanca con un pomo dorado al igual que las tres cerraduras. Tenía una pequeña ventana que se podía abrir desde dentro para ver mejor quien era sin que se dieran cuenta. Toda la entrada estaba decorada al más puro estilo navideño, algo muy propio de ella. -La puerta esta abierta.-Señalé. -Yo te cubriré.-Susurró Frank mientras se acercaba más aun a mí. Empuje la puerta suavemente al paso que yo entraba. Un enorme espejo nos esperaba delante, nos sirvió para saber que no había nadie cerca, pues nos daba visión del salón y el pasillo principal. -Yo iré por el pasillo, tu sigue por el salón, te veré en la terraza.-Ordené a Frank mientras le hacía indicaciones con la mano. Él asintió y avanzo por el camino señalado. Me puse de pie, guarde mi arma y fui directamente al fondo del piso. Pasaba de largo de todas las demás habitaciones, cocina, salas, balcones, baños etc. Su dormitorio se encontraba en el final. Cuando ya estuve cerca, agaché la mirada y vi varias manchas rojas sobre la gruesa alfombra persa de seda. Incline un pie sobre ella y con la mano derecha pase suavemente la yema de los dedos sobre aquellas manchas. Me levante cuidadosamente y saqué mi arma, avancé lentamente hasta estar en la puerta de la habitación que se encontraba tapida. La abrí al tiempo que apuntaba, empuje con fuerza la puerta para dejarla totalmente abierta y tener una visión de todo el dormitorio. Habían dos armarios grandes situados a cada parte de la habitación, una cama de matrimonio con un edredón nórdico negro con almohadas que hacían conjunto con las paredes pintadas del mismo color, blanco y rojo. Dos grandes mesitas blancas de noche que estaban a cada parte de la cama, sobre ellas unas lámparas color crema. Encima de ellas, varios centímetros más arriba colgaban un cuadro de Marilyn Monroe y otro de la ciudad ambientada en una noche lluviosa. Delante de la cama tenía una pequeña mesa a

la altura de esta con una televisión plasma de 52” pulgadas y una pared que con un control remoto podía hacer que subiese y dar visión a toda la metrópoli desde lo alto. -Todavía recuerdo cuando vivía aquí, ¿Por qué no das la cara Kat? Sé que estas aquí.-Dije mientras miraba por todo el dormitorio. -Y yo todavía recuerdo como intentaste arruinar a mi familia.-Vaciló Kat. Estaba justamente detrás de mí, no había escuchado sus pisadas ni notado su presencia. Únicamente la fría pistola en mí cabeza, además de su lenta y tranquila respiración. -¿Tanto tiempo sin verme y así me recibes? Entiendo, sigues cabreada conmigo.-Decía mientras intentaba dar la vuelta y verle la cara. Durante unos segundos aparto la pistola de mi cabeza, pero cuando quise darme cuenta ya era demasiado tarde. Había levantado su arma por la parte del cargador y bajaba con fuerza. El golpe fue tan fuerte que me hizo una brecha en la mejilla y retroceder unos pasos atrás apunto de perder el equilibrio. -¡Intentaste joder a mi familia y desapareciste sin dejar rastro! – Gritaba a pleno pulmón con los ojos llorosos. -¡Era mi trabajo!-Respondí gritando más aun. Kat era una mujer alta, pero aun así siempre se ponía unos tacones de aguja que resaltaban sus largas y bonitas piernas cubiertas por unas mallas trasparentes. Su cabello negro como el carbón y brillante que sobrepasaba los hombros resaltaba aun más sus grandes ojos verdes que parecían ver en tu interior, y unos labios gruesos y sensuales. Como costumbre llevaba una camisa totalmente blanca de botones cerrada de arriba-abajo y una falda gris que dejaba sus rodillas al descubierto. -Y mi trabajo es terminar contigo ahora.- Decía mientras separaba sus piernas, alzaba su arma hasta su pecho y me apuntaba. -¿De verdad crees que perseguí a tu padre por gusto? Él trabajó con narcotraficantes y tenía indicios de hacerlo también con terroristas.-Difería mientras llevaba mi mano a la herida. Era un corte bastante profundo y doloroso. -¿Y por qué no me constaste nada?-Pregunto bajando lentamente su arma. Era una GP-35 semiautomática, su favorita. Suficiente con un disparo y acabar conmigo. -¿Quién se quedo con el caso? -Márquez.-Musitó mirando al suelo.-Murió unos meses después de que resolviera tú caso, consiguió la fama que buscabas, prensa, televisión y hasta iban a hacer una película. -Yo no buscaba nada de eso, solo hacía mi trabajo.-Negaba mientras me acercaba a ella.-Ahora dime, que ha pasado con la EIS y quien es realmente Kuzkoff.

-¿Kuzkoff? Jé.-Pregunto sonriendo.- ¿De verdad vas a ir tras ese hombre? Ni siquiera se quien es. Tras tu desaparición muchas cosas cambiaron. Freeman me hizo su mano derecha, debía contárselo todo y hacer todo lo que el me dijese. Nuestra principal misión eras tú, sabías demasiadas cosas y temíamos que te unieras al enemigo… -¿¡Qué enemigo¡? He sido el más leal y aun así queríais acabar conmigo…-Dije interrumpiendo a Kat. -Es por eso que querían matarte, eras demasiado fiel. Hasta el propio Presidente del Gobierno se percato de tus actos, y te marcaron como una amenaza por el país. -Dime todo lo que sepas de ese ruso. Ahora.-Ordene mientras miraba a mí alrededor. -No sé nada de él.-Respondió ella mientras me tocaba la herida con sus suaves manos.-Lo siento mucho… -Pues dime por donde empezar. -La oficina, ahí está todo.-Respondió alejándose de mí.-Pero no puedo dejarte ir. <<¡MIIIIIIIIKE!>> Se escuchaba desde el fondo del pasillo <<¡MIIIKE DEBEMOS IRNOS!>> Era Frank que corría hacía nosotros, estaba rojo y se le resaltaban las arterias y venas por todo su rostro y cuello. Parecía a ver visto al propio demonio. -¿Qué esta pasando?-Pregunté acercándome a él. -¡Un escuadrón de los POE están subiendo por las escaleras y bloqueado el ascensor, debemos irnos!-Exclamaba mientras se aguantaba sobre sus rodillas para respirar. -Cómo sabían que estábamos aquí…-Me pregunté -Me dejaste varios mensajes, y Freeman no es tan estúpido como tú crees. Sabía que ibas a venir a verme, hasta me dijo que ibas a intentar excusarte sobre el caso de mi padre y preguntarme sobre ese ruso.-Afirmó mientras cargaba su arma. -Ese hijo de perra… -Debemos irnos ya, Mike.- Reitero Frank nervioso. -Hasta luego Kat.-Me despedí mientras eche a correr. Los POE ya habían entrado dentro el piso y lanzado varias granadas de humo. Ambos nos dirigimos al balcón más cerca situado en la habitación de enfrente del dormitorio de Kat. Las puertas de cristal del balcón estaban abiertas, abrimos la trampilla de la salida de emergencias que llevaba al piso de abajo. Bajamos los dos, repetimos la misma acción varias veces hasta llegar a una altura estable para saltar. Subí a la barandilla, mire hacía arriba y divise a Kat apuntándome con su arma. El sonido seco del hueso quebrajándose me hizo fijarme en mi hombro izquierda. Un agujero rojo que parecía un volcán en erupción de sangre que rápidamente mancho mi rostro y parte del de Frank. Perdí el equilibrio, cerré los ojos y caí de espaldas.

Tras el fuerte golpe en el agua de la piscina perdí el conocimiento unos segundos, pero Frank consiguió despertarme y sacarme de ahí. El agua ya no era transparente ni se veían los azulejos tanto como antes. La sangre lo había contaminado. Me apoye en el hombro de Frank y salimos del hotel. No había guardias en la entrada, Freeman se había confiado o quizás no quería llamar la atención de la prensa, algo muy propio de él. Nuestro coche nos esperaba una calle más abajo y debíamos ser rápidos si queríamos salir con vida. Frank me soltó y me dejo apoyado sobre un coche. -Espérame aquí, iré a por él. Bajo corriendo, y en pocos segundos lo perdí de vista. Mire hacía atrás, levanté la mirada hacía el balcón por el cual nos habíamos lanzado previamente. No podría creerme que saltar desde tan alto nos mantendría con vida ni cayendo sobre una piscina llena de agua. -Vamos, ¡sube!-Gritó Frank. -Eres rápido chico…-Dije casi susurrando mientras entraba en el coche. Me hacía más débil a cada segundo y perdía mucha sangre. -¿¡A donde vamos!?-Preguntó gritando. -Ves al barrió Chino…- Respondí mientras se me cerraban los ojos lentamente. Varios POE salieron del Hotel y abrieron fuego hacía nosotros. Rompieron la luna del coche de atrás, mientras que el resto de disparos solo alcanzaron el maletero. Nos dirigíamos al distrito 7, también conocido como China Town. Ahí residían los altos cargos mafiosos chinos, ricos, pobres e infiltrados de otras bandas, y seguramente agentes de la EIS. Tú vida corría peligro desde la primera pisada que das ahí dentro. La gran mayoría vivían en casas antiguas y destrozadas por las malas condiciones. No pagaban los impuestos al Gobierno, por lo cual perdían muchas cosas, tales como: la sanidad pública, colegios públicos, casas en buen estado, ayudas a los parados, medicamentos gratuitos, etc. -Mike despierta.-Decía Frank.-Hemos llegado, despierta. Cuando abrí los ojos y me levante, contemple que habíamos llegado. El chico había aparcado en una de las calles. Sólo se escuchaban gritos del mercado, el cacareo de las gallinas, los niños jugando, los ancianos bebiendo en los bares y jugando al Xiangqi, las mujeres que contaban sus cotilleos más frescos de ventana a ventana, cuando otros en cambio se pararon en seco mientras contemplaban nuestro coche destrozado por las balas. -Pregunta por Liu… Liu Shan.-Decía mientras volvía a perder el conocimiento. KHALID B.T. *EIS (Equipo de Investigación Secreta) *POE (Policía Operaciones Especiales) * Xiangqi: Es un juego de mesa de estrategia, pertenece a la misma familia que el ajedrez o el Shögi.

Add a comment

Related presentations

Related pages

youtu.be

Hier sollte eine Beschreibung angezeigt werden, diese Seite lässt dies jedoch nicht zu.
Read more

Parte 3 - YouTube

Vídeo subido desde un teléfono Android ... This feature is not available right now. Please try again later.
Read more

CCEA 88 parte 3 - YouTube

CCEA 88 parte 3 mackskynet. Subscribe Subscribed Unsubscribe 34,366 34K. Loading... Loading... Working... Add to. Want to watch this again ...
Read more

photos.google.com

photos.google.com
Read more

You-Tube-Download

Señora Acero 3 La Coyote Capitulo 90 Completo Parte 3 4 HD Señora Acero 3 La Coyote / Capitulo 90 Completo / Parte 2/4 HD Señora Acero 3 La ...
Read more

Friday the 13th Part III (1982) - IMDb

Search for "Friday the 13th Part III" on Amazon.com. Connect with IMDb. Share this Rating. Title: Friday the 13th Part III (1982) 5.7 /10. Want to share ...
Read more

| Watch NBA Replays NBA Playoff,Finals Full Games Free in HD

NBA Replays NBA Finals Full Games Free in HD. Home; Regular Season; Preseason; Playoffs; Special Games ... Loading...
Read more

Berlin Mag

© 2016 by bring the pixel. Remember to change this. Back to Top
Read more

Loving Annabelle (Parte 3 - final) on Vimeo

Did you know? Spruce up your video page with production stills or random photos from your birthday party. Link straight from Instagram or Flickr.
Read more

OneDrive

OneDrive
Read more