R evista biosferabotanico

100 %
0 %
Information about R evista biosferabotanico

Published on March 12, 2014

Author: GlobalMediaPress

Source: slideshare.net

Colaboradores de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura

// 3 // ‘Biosfera Fuerteventura’ es una invitación a co- nocer la Isla declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO, y a hacerlo precisamente desde la óptica de los autores locales. ‘Biosfera Fuerteventura’ se plantea también como una contribución desde lo local a la propa- gación de los mensajes de conservación del pla- neta y la lucha contra la pérdida de biodiversidad y cambio climático. Es también una expresión del orgullo de las gentes de esta tierra por mos- trar aquello que guardan con más cariño y que ha conformado desde siempre la esencia del alma majorera y su cultura. Mario Cabrera González PRESIDENTE DEL CABILDO DE FUERTEVENTURA Y DEL PATRONATO DE TURISMO DE FUERTEVENTURA BIENVENIDOS A FUERTEVENTURA EDITA RESERVA DE LA BIOSFERA DE FUERTEVENTURA C/ Lucha Canaria 112 35600 Puerto del Rosario Tfn. 928 852106 www.fuerteventurabiosfera.es REALIZA RECURSOS DE INFORMACIÓN Y COMUNICACIÓN INTEGRAL S. L. C/ Velázquez 5, P 4, 6º A 24005 León Tfns. 630 543 066 / 636 969 637 Fax 987 210 400 www.ric-rici.com COLABORACIONES Manuel Carrillo (cetáceos), Rafael Herrero (fondos marinos), Gustavo Peña (ornitología), Cipriano Marín (Starlight), Ana Martín, Teresa Martín, Yanira Cáceres, Manuel López Bolaños, Juan Medina, Carlos de Saá, Jaime Avilés (ilustraciones lobos marinos), María López Bolaños, Alvaro Antona, Antón Torre.

// 4 // La isla de Fuerteventura, con 1.660 km2 , es la segunda en tamaño en el ámbito de los archipiélagos de la Macaronesia. Es una isla que tiene una fuerte personalidad regional por la particularidad de sus rasgos geológi- cos y por las manifestaciones de su extenso patrimonio natural que emerge de la aridez y de la presencia de un rico y diverso medio marino. La impronta de la Isla dentro de la Región Macaronésica viene determinada por su cer- canía a África, cuya costa más cercana se encuentra a tan solo 52 millas. Esta gran proximidad al continente africano de ne uno de los rasgos característicos, su extremo cli- ma, convirtiéndola en una de las zonas des- érticas y semidesérticas más grandes de la Unión Europea. Así mismo, la mayor parte de la costa oeste de Fuerteventura se mantiene prácticamente virgen a lo largo de más de 100 km. de litoral, lo que la convierte en uno de los enclaves costeros mejor conservados de Canarias. Otra característica singular es el hecho de que Fuerteventura es la isla más antigua de la Macaronesia y que en ella son observables los fenómenos que dieron lugar a la formación del Archipiélago, constituyén- dose en uno de los mejores observatorios geopaleontológicos de ésta. VALORES NATURALES La Reserva contiene una alta tasa de endemis- mos motivada por el aislamiento geográ co y peculiaridades del clima. De los 721 taxones que forman su ora vascular, 42 son especies endémicas canarias y 15 son endémicas ex- clusivas. Se han descrito al menos una espe- cie de hongo, 7 de líquenes y 5 brió tos en- démicos. Con respecto a la fauna, sobresalen los invertebrados con 1.771 especies, de las cuales 498 son endemismos canarios y, de éstas, 120 resultan exclusivas de la Isla. Por su parte, los vertebrados cuentan con 6 en- demismos canarios, destacando las poblacio- nes de Hubara, las mayores conocidas para la especie, y el Alimoche canario -Guirre-, único lugar de Canarias donde sobrevive. En cuanto a la fauna marina, destacar las im- portantes colonias de aves y el hecho de que en sus aguas son frecuentes 22 especies de cetáceos y 4 especies de tortugas marinas, así como una importante variedad de peces y organismos marinos. Tambien cuenta con razas autóctonas como son la Cabra, el burro y el Camello y (Dromedario ) Majoreros, así como el perro Bardino. EXTENSIÓN 352.812,6 ha. NÚCLEO 60.517 ha (36,35% de la super cie terrestre), 13.785 ha marinas (7,34% de la super cie ma- rina). TAMPÓN 47.062 ha (28,27% de la super cie terrestre), 150.793 ha marinas (80,28% marinas) TRANSICIÓN 58.873 ha (35,34 % de la super cie terrestre ), 23.258 ha (12,38% super cie marinas). MUNICIPIOS CON TERRITORIO EN LA RB Antigua, Betancuria, La Oliva, Pájara, Puerto del Rosario, Tuineje. POBLACIÓN 97.859 habitantes. ENTE GESTOR Cabildo de Fuerteventura. C/ Lucha Canaria 112. 35600 Puerto del Rosario. Tfn. 928 852106. Pág web: www.fuerteventura- biosfera.es correo: tony@canariasmedioambien- te.com y tmartin@cabildofuer.es FECHA DE DECLARAIÓN 27 de mayo 2009 PARQUES NATURALES SUPERFICIE Parque natural y ZEPA del Islote de lobos ;Par- que Natural y ZEPA de Corralejo, Parque Natural y ZEPA de Jandía, Parque Rural y ZEPA de Be- tancuria. MONUMENTOS NATURALES Monumento Natural del Malpaís de La Arena, Monumento Natural de Montaña Tindaya, Monu- mento Natural de Caldera de Gairía, Monumento Natural y Zepa de Cuchillos de Vigán, Monu- mento Natural de Montaña Cardón, Monumento Natural de Ajuí. PAISAJES PROTEGIDOS Paisaje Protegido de Malpaís Grande, Paisaje Protegido de Vallebrón. SITIOS DE INTERÉS CIENTÍFICO Sitio de Interés Cientí co y Zepa de Playa del Matorral / Humedal Internacional RAMSAR. ZONAS ZEC MARINAS Playa de sotavento de Jandía (ES7010035), Cue- va del Lobo (ES7010014), Sebadales de Corrale- jo (ES7010022). ZONAS ZEPAS Costa Norte de Fuerteventura (ES0000348), La- jares Esquinzo y Costa de Jarubio (ES 0000101), Llanos y Cuchillos de Antigua (ES0000310), Pozo Negro (ES0000096), Vallebrón y Valles de Fima- paire y Fenimoi (ES0000349). REGIÓN BIOGEOGRÁFICA Macaronesia. 1.000LA RESERVA EN palabras

// 5 // CULTURA La Isla conserva una multitud de paisajes cul- turales y un extenso patrimonio construido, en su mayoría asociado a las expresiones de un mundo rural. El árido paisaje de Fuerteventura ha sido mo- delado en gran medida por la mano de agri- cultores y ganaderos, a lo largo de los siglos, adaptándose a un medio duro caracterizado por la baja fertilidad de los suelos y al clima. Muchos de los paisajes de la Isla, especial- mente en aquellas zonas donde se han man- tenido los aprovechamientos agrícolas como las vegas y cauces de barrancos, son autén- ticos paisajes culturales únicos de la aridez que han pervivido milagrosamente hasta nuestros días; las gavias, nateros y cadenas, sistemas que combinan el aprovechamiento de la tierra y del agua, son sistemas idóneos para practicar una agricultura de la conserva- ción del suelo, una forma secular y sostenible de aprovechamiento de la naturaleza. Junto a estas manifestaciones, nos encontramos con un rico patrimonio construido donde destacan los molinos y molinas, los aprovechamientos ganaderos -gambuesas o resguardos-, junto a otros elementos como los hornos de cal o las salinas costeras. Podemos visitar 80 Bienes de Interés Cultural y 15 museos dedicados a una variedad de te- mas como por ejemplo la sal, la vulcanología, la agricultura, la pesca, la arqueología y la etnografía. SOCIOECONOMÍA La Isla de Fuerteventura ha ido perdiendo peso, con el paso de los siglos, como zona de producción agrícola sometida a periódicas se- quias que provocaron éxodos masivos. Sólo ha sido en el último tercio cuando Fuerteven- tura ha iniciado una nueva etapa económica ligada al desarrollo turístico. La extensión de la Isla y la tardía incorpo- ración al turismo de masas han posibilitado que haya tenido desarrollos urbanísticos con- centrados en tres grandes polos: zona norte, centro y sur. Al tiempo, la mayor parte del te- rritorio insular y prácticamente toda la franja de la costa oeste ha quedado al margen de este desarrollo urbanístico, lo que ha permi- tido disponer en la actualidad de una Isla con poca densidad de ocupación del suelo. Esta situación ha servido de base al Cabildo de Fuerteventura para iniciar una política de fomento del desarrollo sostenible mediante la aplicación de limitaciones normativas al cre- cimiento turístico, propiciando una política de “más calidad, menos cantidad”, que permite

// 6 // albergar la esperanza de diseñar nuevos escena- rios de futuro sobre los presupuestos actuales que de nen al turismo responsable en la Red Mundial de Reservas de Biosfera. Aun así, los aspectos energéticos, de residuos, urbanísticos y de las ac- tividades agropecuarias insostenibles representan un importante desafío cargado de oportunidades que encajan a la perfección con los principios que inspiran al concepto de Reserva de la Biosfera y que han quedado re ejados en un ambicioso plan de acción refrendado por todas la instituciones de la Isla y los agentes sociales. PRODUCTOS Sin duda, el producto tradicional más importante es el queso majorero que tiene Denominación de Origen y ha sido premiado en numerosos certá- menes internacionales. Entre los productos de la huerta destacan el tomate, los tunos y los higos que también se preparan secos. Hay que desta- car la variedad de pescado fresco y, sobre todo, el pescado jareado a la forma tradicional. La carne de cabra y el puchero completan el arsenal gastronó- mico de la Isla. Como en el resto del Archipiélago Canario, el mojo tanto verde como rojo y las papas arrugadas acompañan habitualmente a todos los platos. Entre los productos agrícolas que se culti- van también se encuentra el aloe y la tunera. CONTRIBUCIÓN AL DESARROLLO SOSTENIBLE La Reserva de la Biosfera de Fuerteventura, por su geopaleontología, es un observatorio privilegiado para el estudio de los fenómenos del cambio global y especialmente de los paleoclima del planeta, así como para la lucha contra la desertización, actuan- do como laboratorio. Las aguas que circundan a la isla declaradas hoy Reserva de la Biosfera están consideradas como puntos calientes de la biodiversidad planetaria. El compromiso por conseguir la declaración de Área de Protección de Cetáceos en la Macaronesia, acor- dado en la reunión WATCH, la convierte en lugar de encuentro y re exión para la conservación del Atlántico. En lo que se re ere al desarrollo económico, la apuesta decidida por contener el crecimiento tu- rístico y desarrollar políticas de sostenibilidad la ha convertido en la única Reserva de la Biosfera que es miembro asociado de la red del conocimiento de La Organización Mundial del Turismo de las Nacio- nes Unidas (UNWTO). En el campo energético, su compromiso por con- seguir a medio plazo “Fuerteventura: Isla Renova- ble”, la lleva a implementar políticas de movilidad y ahorro energético e impulsar decididamente el desarrollo de tecnología limpia para la producción de agua renovable. Por último, la adhesión de Fuerteventura al proceso Starligth de la UNESCO, de protección del cielo, la colocan junto con otras reservas como punto de lanza por la recuperación de ese rico patrimonio universal que son los cielos estrellados. Proyectos y programas como la reintroducción de

// 7 // la tortuga caretta caretta en Canarias, la recupera- ción de la población de alimoche canario -guirre, la conservación de aves estepáricas como la hubara, el corredor sahariano, la lucha contra el veneno en el medio natural y la recuperación de la cubierta vegetal y la lucha contra la desertización y pérdida de suelo fértil, o la declaración de la costa oeste como Parque Nacional, son ejemplos en lo concer- niente a la conservación activa que se desarrollan en la Reserva. Potenciar las tradiciones y aplicar criterios de sos- tenibilidad en la actividad primaria son objetivos de la Reserva de enorme repercusión en la calidad de vida. Así, el Mercado de la Biosfera, la generación de frío solar para las instalaciones de las cofradías de pescadores y la planta de compostaje, son otras de las acciones que se están ejecutando en el ca- mino de la Isla sostenible. USO PÚBLICO Infraestructura dirigida al uso público. La Isla dis- pone de 15 centros museísticos agrupados en la Red de museos entre los que cabe destacar el Museo de la Pesca Tradicional en el del Faro del Tostón, las Salinas del Carmen – Museo de la Sal, la Cueva del Llano (vulcanología), el Poblado de Atalayita, el Museo del Grano La Cilla, el Ecomuseo de la Alcogida (etnografía) y el Museo Arqueológico de Betancuria. En el Parque Natural de Lobos, el área temática sobre la Foca Monje, el Centro de Interpretación del Medio Marino. En Jandía, en el faro de la punta de Jandía, en el Parque natural del mismo nombre, y en el Parque Rural de Betancuria, el centro - mi- rador de Morro Velosa. De forma adicional, se han habilitado un total de 17 senderos repartidos por las áreas de mayor in- terés, incluyendo un sendero de gran recorrido que atraviesa la Isla de norte a sur. Como apoyo a la investigación, el Cabildo ha dis- puesto la Estación Biológica de la Oliva, y como apoyo a la educación ambiental, se ha habilitado el Aula de la Naturaleza de Parra Medina. Tambien se dispone una red de más de una decena de alo- jamientos rurales debidamente homologados y dis- tribuidos por el interior, además de alojamientos turísticos certi cados con “Q” de calidad y Turismo responsable. PARTICIPACIÓN La Reserva de la Biosfera está regida por un Conse- jo Rector donde están representados el Cabildo de Fuerteventura, todos los ayuntamientos de la Isla, la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias y la Secretaría de Estado del Medio Rural del MARM. Tambien tiene una representa- ción del Consejo Cientí co y del Consejo de Parti- cipación; este último es de carácter asambleario y agrupa a 80 asociaciones y representantes de los diversos sectores sociales de toda la Isla. Dispone de una web abierta y participativa con sis- tema de información geográ ca: www.fuerteventurabiosfera.es

// 8 //

// 9 // Es la isla de Unamuno, la elegida por Chillida para su obra póstuma. Un compendio de ausencias, resistencia, lucha e ingenio, exclusiva, al amparo de un sol y aliseos que no dejan de esculpir su desnudo paisaje. Paisaje cultural INMENSO, LLANO, DESNUDO Y SOLITARIO

// 10 // U n oasis en el desierto del mundo”. Así es como la llamó Miguel de Unamuno a esta isla con forma de barco, naci- da de una erupción volcánica hace 30 millones de años. Geografía que parece estar hecha para el destierro, “roca espiritual” e “isla sufrida y ermitaña”, como también la de nió, cuyo paisaje sigue entregando al viajero su unamuniano encanto: inmenso, llano, desnudo y solitario. Isla en la que otro viajero familiarizado con las humildes ver- dades esenciales descubrió el corazón de la luz. En Tindaya, el escultor vasco Eduardo Chillida imaginó un cubo de dimensiones colosales que sólo puede tener sentido en una isla cuya naturale- za no es otra cosa que un compendio de ausencias. Su espectacu- lar proyecto permitirá en un futuro abrir al mundo la verdad per- durable del paisaje, una riqueza espiritual que Unamuno ya supo desentrañar de esta llanura de privaciones, en la que sus gentes, desde los aborígenes austeros y hospitalarios hasta los majoreros de hoy, se han ido perfeccionando en el arte de la resistencia. “ isla desnuda (continúa)

// 11 //

// 12 // En Fuerteventura y al abrigo del desierto coexisten playas de cine y un interior desolado en el que, de vez en cuando, surge el milagro de caseríos blancos entre palmeras. Aquí el tiempo se ofrece como una piedra más, al amparo del viento y un sol que no paran de dibujar el paisaje de una isla desnuda salpicada por la vida de endemismos y especies tan frugales como resistentes, paisajes de otro mundo que marcan su fascinante personalidad natural. Paisajes exclusivos, bien de nidos, desoladores cuando nos adentramos en sus orígenes volcánicos. Tierras de jable y mal- país, bañadas por mares de lava que han dejado sus huellas en cada uno de sus espacios, en sus barrancos y cuevas, en sus grie- tas… Tierras de la resistencia, de una historia pasada por agua, de lucha e ingenio para hacer frente a la sequedad ambiental y el clima semidesértico. Escenario singular, natural, en el que se desenvuelve la vida de un pueblo laborioso, respetuoso con su pasado, con sus tradiciones, incluso mágico cuando se trata de sacar soberbios frutos de sus secos campos. Excepcionalidad pueblo laborioso

// 13 // que da sentido a un legado que el Cabildo y sus ayuntamientos se esfuerzan en conservar como símbolos de identidad: gavias, trastones, presas secas, cadenas, molinos y molinas… estructuras que durante siglos vienen per lando el paisaje de una isla absorta en extraer el máximo rendimiento de un agua que marca tanto su pasado como su futuro, su quehacer diario. Paisaje cultural que día a día se adapta a las necesidades de su población en desarrollo echando mano de tecnologías de última generación, extendiendo el servicio público de abastecimiento a toda la isla, introduciendo energías renovables, apostando por la energía eólica… Isla esculpida tanto por las fuerzas telúricas como por los hom- bres y mujeres que habitan La Oliva, Tuineje, Pájara, Antigua, Be- tancuria y Puerto del Rosario que pone la capitalidad; seis ayun- tamientos que dan vida a una isla triscada por las cabras, cuya leche es la base de uno de los quesos más apreciados en España. Cabras que, dicho sea de paso, rumian pastos que el viajero nun- ca encontrará en esta, insistimos, isla desnuda. excepcionalidad

// 14 // Caminos de historia un viaje al corazón de Fuerteventura C aminante no hay camino se hace camino al an- dar”, escribía el poeta Antonio Machado como metáfora optimista de la vida. Pero en el caso de Fuerteventura, la isla más antigua del Ar- chipiélago, se puede a rmar que el caminante si tiene camino. Un camino de 255 km y 15 itinerarios que atra- viesan la Isla de punta a punta y se despliega como ramas de un árbol frondoso permitiéndonos disfrutarla en todo su esplendor. Así el caminante puede comenzar con el sobrecoge- dor espectáculo del Estrecho de la Bocaina, que separa Lanzarote de Fuerteventura, divisado desde el faro de Martiño en la Isla de Lobos, punto cero de este sendero de gran recorrido. Atravesar el mar en la línea regular de barco que une este Parque Natural de Lobos con la isla madre de Fuerteventura... Recorrer sin perderse las coladas volcánicas y malpaíses recientes de Calderón Hondo, Escanfraga y Montaña Arena y tomar un descan- so si apetece en La Oliva, en alguno de sus tradicionales bares o bochinches o incluso, si apetece, pasar la noche en los cuidados hoteles rurales de la zona. Porque el caminar no está reñido con el placer de la la cultura ni con el descanso. El caminante más avezado sin embargo puede seguir camino sin pararse, descendiendo suave- mente hacia las estepas de Lajares, Esquinzo y Te a, donde un ramal nos llevará al hermoso pueblo de Tisca- manita y su magní co molino restaurado que da vida al museo, al pan de horno recién cocido, a la quesería arte- sanal de Julián o al cuidado hotel rural de la zona. Y otro hacia la costa Oeste por un ramal que lo llevará hasta Los Molinos pasando por la única presa de Maxorata, donde podrá observar un interesante agrupamiento de aves migratorias y seguir por el único curso de agua permanente de la Isla hasta la misma playa . De Te a seguiremos en ascenso hacia el Macizo de Betancuria, auténtico espinazo de esta Isla y verdadero baluarte natural. Betancuria nos descubre la Fuerteven- tura de montaña, más vegetada y húmeda de roquedos escarpados de fonolitas y gabros. Muralla natural que protegió a la primera ciudad del Archipiélago, la Villa de Betancuria (1404), de las razias piráticas. Ciudad con cinco siglos de historia a su espaldas, de pequeñísimas calles empedradas y esplendidas casonas señoriales hoy dedicadas a la gastronomía local.Tambien tendremos oportunidad de visitar su Museo Arqueológico con los idolillos antropomór cos de la Cueva de los Ídolos, cuna de las joyas arqueológicas más importantes de Canarias y que dan testimonio de la cultura de los Majos, antiguos pobladores prehispánicos de la Isla, por ellos llamada Maxorata . “

// 15 // De Betancuria a Pajara, otra ciudad interior muy inte- resante donde poder descansar en su hotel rural y dis- frutar de enjundiosos platos de papas arrugadas, queso majorero y carne de cabra en sus magní cos restauran- tes, sorprendernos con su iglesia de portada singular, artesanado y retablos muy cuidados. La naturaleza árida y majestuosa se nos mani esta en toda su expresión en el tramo del istmo de Jandía, Parque Natural protegido y futuro núcleo del Parque Na- cional de Fuerteventura. Dunas, fósiles de diferentes etapas de mioceno, aves estepáricas y el espectáculo de la erosión costera nos acompañan en este recorrido para el que hay que aprovisionarse de su ciente agua y som- brero si no queremos ser pasto del desierto. Unos kiló- metros de arena para acabar en la Playa de Sotavento, marisma cálida, aunque a veces ventosa, que da paso a 30 km de hermosas playas de arena dorada y a aguas remansadas protegidas del viento dominante. A la altura de la Solana del Matorral un ramal nos in- vita a subir al punto más alto de la Isla: el Pico de la Zarza, de 807 metros de altitud, desde donde se puede divisar el sobrecogedor espectáculo de la costa de bar- lovento y, sobre todo, una visión casi de pájaro de la Playa de Cofete. 14 kilómetros de espacio virgen abierto al Atlántico. El camino principal nos lleva a través del paseo denominado Senda del Mar a la vera del humedal saladar de Jandía. Un lugar extraordinario de marismas inundadas salvado del cemento por decisión de los ha- bitantes del municipio de Pajara, hoy declarado de inte- rés internacional por la convención de zonas húmedas RAMSAR en donde hallaremos el faro más grande de la Isla: el faro del Matorral y un hermoso esqueleto de cachalote de 16 metros de largo recuperado y expues- to dentro del proyecto Senda de los Cetáceos – Senda del mundo. La playa es óptima para bañarse o disfrutar del surf y ha dado lugar a una importante urbanización con innumerable cantidad de hoteles y apartamentos. Por este camino costero o avenida llegamos al pueblo de Morro Jable, verdadero enclave pesquero de Fuerte- ventura donde es obligado probar los diferentes frutos del mar aderezados, si es posible, con vino de la tierra. Aquí también podremos dedicar unas horas al descanso en los hoteles, albergues, o apartamentos del pueblo y sobre todo disfrutar de la playa marinera y su muelle. Especialmente instructiva puede ser la visita a la ins- talación de la Guardería de Tortugas Sodade donde se realiza el proyecto de reintroducción de la tortuga ma- rina en Canarias y donde podremos ver en directo a los pequeños alevines de tortugas, siendo cuidadosamente alimentados y criados para su repoblación. Del muelle a la Punta de Jandía, aunque en el intermedio un ramal que asciende 600 metros para luego descender hasta el nivel del mar por un escarpe hasta el pueblo de Cofete y la playa del mismo nombre, en el corazón del Parque Na- tural de Jandía. En la Punta de Jandía, nal de trayecto, podremos disfrutar de su afamado caldo de pescado, vi- sitar el faro, hoy museo, y apreciar las fuerza de los dos mares que se enfrentan con enorme ereza. En suma, caminante si hay camino. Una senda antaño recorrida por los habitantes de la Isla y que hoy une de norte a sur, de este a oeste, a todos los que nos visitan.

// 16 // Isla Ballena LA SENDA DE LOS CETÁCEOS un instrumento para la conservación y disfrute del litoral El proyecto, incluido por su diseño y creación paisajística en la obra El valor del paisaje, editada por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, se ampliará en el 2011 con la Senda de los Cetáceos del Mundo, un nuevo peldaño en la recuperación de los esqueletos de cetáceos varados en otras partes de la geografía ecuménica.

// 17 //

// 18 // Senda de los Cetáceos que une, que se ofrece como fuente básica de informa- ción cientí ca y un recurso expositivo y de sensibilización ambiental sin par, que convierte a Fuerteventura en la Isla Ba- llena. Nueva empresa que, además de ofre- cer al visitante una nueva y más bella perspectiva de los paisajes costeros, ge- nera una re exión acerca del medio ma- rino y su interrelación con el territorio insular. Escaparate de esqueletos perte- necientes a grandes ballenas que esta- blece un proyecto artístico nunca antes conocido en lugares de gran importancia paisajística de la naturaleza insular; una excelente oportunidad para contribuir a los nes de conservación compatibles con el uso y disfrute de la costa de Fuer- teventura, al ofrecer la oportunidad de comunicar la importancia de las acciones L a relevancia que cobran los am- bientes marinos en Fuerteventu- ra está fuera de dudas. Todo un referente para los amantes de las zonas costeras forjado a lo largo de mi- llones de años… El marco en el que surge la Senda de los Cetáceos, una iniciativa social, cultural y cientí ca que pretende mostrar en lugares públicos y emble- máticos del litoral majorero elementos singulares de la naturaleza, dotarlos con esculturas constituidas por osamentas de diferentes especies de cetáceos varados en playas de la Isla. Biólogos y artistas, conservacionistas, profesionales de los más diversos o cios y administraciones de la mano. Un pro- yecto común, impulsado, coordinado y auspiciado por el Cabildo de Fueteven- tura a través de su Consejería de Medio Ambiente. “ Osamentas de un rorcual común de 18,5 metros y de un cachalote de 14 metros en las Salinas del Carmen y en la zona del Saladar de Jandía, único Humedal Internacional RAMSAR de Canarias. UNA REFLEXIÓN ACERCA DEL MEDIO MARINO Y SU INTERRELACIÓN CON EL TERRIORIO INSULAR

// 19 // La conservación de los esqueletos de cetáceos varados trata de disponer de un material patrimonial de elevado interés cientí co. El estudio osteológico pretende averiguar la posible existencia de poblaciones macaronésicas o incluso exclusivas del Archipiélago. de mejora ambiental y la realización de actividades formativas orientadas a pro- piciar un cambio de actitud en la relación con la naturaleza. Diseño y creación paisajística valo- rados. Experiencia sin par reconocida por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en su obra El valor del pai- saje que, este año 2011, se ampliará con la Senda de los Cetáceos del Mundo, un nuevo escalón en el afán de recuperar los esqueletos varados en otras partes de la geografía internacional. Una llamada a la re exión sobre los pe- ligros que acechan a estos bellos mamí- feros marinos que se completa en Fuer- teventura, de la mano de la Fundación Biodiversidad, con un programa de talle- res para el aprendizaje de las técnicas de osteología y recuperación de cetáceos. Fuerteventura, de la mano de la Fundación Biodiversidad, acoge un programa de talleres para el aprendizaje de las técnicas de osteología y recuperación de cetáceos.

Desde Lobos a Jandía Todo empezó el 18 de abril de 2000 en la costa de Mahanicho, en La Oliva, con la recuperación de la impresionante osamen- ta de un gigante, una hembra de rorcual común de 18,5 metros de longitud. Tras los trabajos de recuperación y tratamiento artístico del esqueleto, en mayo de 2003 se inauguró su escultura en el entorno de las Salinas del Carmen. La segunda osamenta recuperada y que da continuidad al proyecto pertenece a un ca- chalote varado en diciembre de 2004. Su escultura se exhibe en la zona del Saladar de Jandía, paisaje de gran belleza catalo- gado como Zona de Especial Conserva- ción por la Unión Europea (Natura 2000), único Humedal Internacional RAMSAR de Canarias. La última escultura insular pertenece a una hembra adulta de Zi o de Cuvier, de 5,5 metros de longitud, aparecido en Roque Negro, en la zona del Faro de La Entallada. Su osamenta se localiza en el Centro de Interpretación del Ecosistema Marino localizado en el interior del Faro de Jandía, Parque Natural y Zona Núcleo de la Reserva de la Biosfera. En la actualidad se trabaja en la prepara- ción de otros ejemplares para su exposi- ción en diferentes puntos de la geografía insular. A corto plazo, se prevé la insta- lación de nitiva de una osamenta en la Avenida Puerto de Cabras, en Puerto del Rosario, de una ballena piloto en la Isla de Lobos, un cachalote en el Faro del Tostón, en El Cotillo, y un zi o de Cuvier en el Centro de Interpretación de Gran Tarajal. La Senda de los Cetáceos de Fuerteventu- ra ha llegado al Jardín Botánico de Madrid con la cesión de una osamenta de rorcual tropical de 8 metros de longitud.

// 21 // NATALIA DEL CARMEN ÉVORA SOTO CONSEJERA DE MEDIO AMBIENTE, AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA DEL CABILDO DE FUERTEVENTURA El próximo mes de mayo se cumplirán dos años del recono- cimiento de Fuerteventura como Reserva de la Biosfera; un merecimiento que a anzó un modelo de desarrollo viable en un entorno privilegiado y que, no nos olvidemos, con- cluyó compromisos institucionales a favor de un desarrollo sostenible de la Isla. ¿Qué se ha hecho al respecto desde el Cabildo Insular? Hemos trabajado en dos líneas. Por un lado ir constituyendo y poniendo en funcionamiento todos los órganos de participación ciudadana, asesoramiento cientí co y gestión administrativa. Ya están creados y en funcionamiento. Y en diciembre acabamos de rmar el convenio con el plan de actuación para 2011, que reco- ge una inversión de unos 1,2 millones de euros. Mientras tanto también trabajamos en la labor formativa y de concienciación, así como colaborando con proyectos internacionales como la Red- BIOS que acaba de reunirse en Fuerteventura con representantes de países europeos y africanos. La población comienza a tener muy claro que la Reserva de la Biosfera es una herramienta de futuro.

// 22 // Ser Reserva de la Biosfera obliga a conservar la riqueza natural y la presencia humana que ha mode- lado y preservado dicho entorno. ¿Cuáles son las actuaciones en este último sentido? Son muy diversas, las actuaciones contempladas para 2011, van des- de la creación del vivero de plantas autóctonas y cultivares tradicionales; así como el vallado y repoblación en el Macizo de Jandía (Pico de la Zarza), Macizo de Betancuria (Montaña de Morro Velosa) y Vallebrón (Montaña de la Muda). También en la señaliza- ción de zonas núcleo de la Reserva de la Biosfera, adecuación de los centros de interpretación y museos de la isla para la promoción y difusión del pro- ducto turístico Reserva de la Biosfera, aplicación de medidas correctoras de la sobre iluminación del espacio rural y la conversión de las Cofradías de Pescadores en instalaciones sosteni- bles. Proyecto frío solar. ¿Cree, sinceramente, que la po- blación ha entendido el signi ca- do del título, de ser Reserva? Progresivamente se va consiguiendo. Está claro que es un proceso lento, que además genera muchas dudas e incertidumbres, pero creo que en Fuerteventura la población comienza a tener muy claro que la Reserva de la Biosfera, más que como una gura de protección, hay que valorarla como una herramienta de futuro. ¿Qué sectores y subsectores se han visto más potenciados, el tu- rístico, el primario…? ¿Estamos sabiendo aprovecharnos, en rea- lidad, de ser Reserva de la Bios- fera? Hay una repercusión directa en la ac- tividad turística, de hecho los estudios de opinión sobre nuestros visitantes nos apuntan la buena valoración que hacen de nuestro entorno natural y el impulso que ha supuesto la Reserva La Reserva de la Biosfera está muy por encima de las discrepancias políticas.

// 23 // de la Biosfera. Luego hay un trabajo importante que se está haciendo para potenciar el entorno rural y en gene- ral el sector primario, desde redes de senderos para promocionar nuestros pueblos y espacios naturales hasta mercados de comercialización directa de productos del campo y el mar. Con las elecciones municipales a tiro de piedra, ¿continua el apoyo expreso, rubricado en su día, de las principales instituciones so- ciales, políticas y cientí cas de la Isla a favor de la propia Reserva de la Biosfera? Sí, por supuesto, de hecho forman parte de los órganos de gestión y de- cisión. La Reserva de la Biosfera está muy por encima de las discrepancias políticas. Es evidente que la Reserva ha marcado un antes y un después en el devenir insular. Y no menos cierto que lo mismo que se ganó el título se puede perder. ¿Exis- te algún peligro que pueda dar al traste con el merecimiento? Me re ero a un posible conformismo institucional. Claro, ahí entra la importancia de la supervisión del trabajo que se vaya haciendo. La UNESCO evalúa perma- nentemente los avances, igual que se concede se puede retirar, por eso digo que es un compromiso global de la sociedad, ya que al n y al cabo los políticos estamos aquí sólo temporal- mente. ¿Cuáles son los principales retos de la Reserva? ¿Quizá sacar ade- lante el futuro Parque Nacional de Zonas Aridas? El reto de la Reserva es convertirla en un motor de promoción económica y de desarrollo equilibrado, que ge- nere bene cios para nuestro entorno natural, que ponga en valor esa otra faceta de Fuerteventura que para muchos puede ser desconocida. El Parque Nacional es una línea de tra- bajo paralela, pero no igual. Son gu- ras distintas, con nalidades distintas y funciones también diversas, pero que con uyen en la potenciación de nuestros valores naturales. Lo que nadie puede cuestionar es que nos encontramos ante una Reserva de la Biosfera excepcio- nal con un consejo rector y otro cientí co sin par… Bueno, quizás lo que yo destacaría es la rapidez con la que se ha ido con- rmando toda su estructura, dese cuenta que hay otras Reservas de la Biosfera declaradas varios años an- tes que la nuestra y que todavía ni si quiera tienen creados sus órganos de gestión y participación. El ejemplo de Fuerteventura fue expuesto en la reciente reunión de la RedBIOS como el camino a seguir, eso demuestra la seriedad con la que se trabaja. El reto de la Reserva es conver- tirla en un motor de promoción económica y de desarrollo equi- librado, que genere bene cios para nuestro entorno natural, que ponga en valor esa otra fa- ceta de Fuerteventura que para muchos puede ser desconocida.

// 24 //

// 25 // Paraíso para las aves OBSERVATORIO ORNITOLÓGICO La fauna ornitológica de Fuerteventura y su estado de conservación han sido determinantes para la con- secución de la Reserva de la Biosfera. Esta Isla de Maxorata, como calificaban los antiguos pobladores a este promontorio emergido, es probablemente uno de los mejores observatorios de aves de Canarias. A la izquierda, ejemplar de guirre. Bajo estas líneas, una tarabilla.

// 26 // E n Fuerteventura, podemos encontrar una magni ca repre- sentación de la avifauna de las estepas, empezando por la hubara o avutarda, especie sub endémica de las islas orien- tales y que aquí alcanza importantes poblaciones, siendo adoptada como símbolo faunístico de la Isla por la admiración que despierta su magnético cortejo y su capacidad de camu aje. Otros no menos ilustres compañeros en este hábitat tan hostil son el corredor sahariano, la ganga y otros paseriformes que ha- cen las delicias de los observadores y cientí cos. Las grandes extensiones vírgenes del interior y una actividad ganadera extensiva han permitido la supervivencia de la rapaz más grande del Archipiélago, el guirre, primo hermano sub endé- mico del alimoche peninsular con características propias tanto de plumaje como de envergadura. Ave de porte sin par, compañe- ra inseparable de los habitantes del campo majorero durante su existencia, cuyo declive estuvo marcado por el abandono del mis- Hubara. Guirre. La voluntad de conservar el rico patrimonio natural de Fuerteventura ha hecho que una parte del territorio haya sido recono- cido como área ZEPA.

// 27 // mo a favor de la actividad turística. Finalmente, el progreso en forma de líneas de alta tensión y ve- nenos puso la puntilla. Hace unos años se pensaba que se extinguiría irremisiblemente, aunque con el esfuerzo y tesón del Cabildo y el Gobierno de Canarias, y gracias al apoyo de los fondos LIFE de la Unión Europea y la colaboración inestimable de los cientí cos de la Estación Biológica de Doñana, su situación ha mejorado de forma notable, hasta el punto de empezar su recuperación. En la Isla existen también importantes poblacio- nes de águilas ratoneras, halcones, cernícalos y rapaces nocturnas. Precisamente, la voluntad de conservar el rico patrimonio natural de Fuerteventura ha hecho que una parte del territorio haya sido reconocido como área ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), siguiendo las recomendaciones de la Direc- tiva Aves de la UE. A día de hoy, estas áreas se hallan recogidas en la zoni cación de la Reserva de la Biosfera como zonas núcleo o tampón de la misma. Así, endemismos tan importantes y curio- sos como la tarabilla, especies tan raras de los hu- medales como la cerceta pardilla y el tarro canelo, pájaros tan llamativos como el pispo, la bisbita, y tantos otros, forman la gran familia de las aves de Fuerteventura. Su conservación dependerá del respeto y conocimiento que despierten entre luga- reños y visitantes, además de los esfuerzos desa- rrollados tanto por parte de la Reserva como del futuro Parque Nacional de Zonas Áridas y Costa de la Macaronesia de Fuerteventura. A la izquierda, tarros canelos y espátula. Bajo estas líneas, charranes, aguililla y cerceta pardilla.

// 28 //

// 29 // REFERENTE EN LA RECUPERACIÓN DE LA FOCA MONJE Una de las joyas de la Reserva de la Biosfera, referente en la recu- peración de la foca monje... La Isla de Lobos sigue manteniendo el protagonismo de una historia que habla de un marcado simbolismo medioambiental.

// 30 // I sla brava del estrecho de la Bocai- na. Islote con tierra baja a cada lado de la elevación central. Isle- ta que tomó su nombre del lobo marino. Y no por capricho, sino por los muchos que salían a ella en los tiempos pasados, a la Playa de La Calera, Playa de La Concha, donde dormían y ron- caban con fuerza, donde las hembras parían sus cachorrillos. Así se sabe que los primeros conquistadores compañe- ros de Juan de Bethencourt iban a ella a cazarlos para hacer zapatos de cuero. Lobo marino que vive ordinariamente en el agua y se cree que ha sido el mo- delo de aquellas sirenas y tritones que los poetas hermosearon. Promontorio volcánico este de Lobos a la sombra de su isla madre, Fuerteven- tura; referente y lugar de nacimiento e inspiración de dos excelsos escritores, Jose na Plá y Alberto Vázquez-Figue- roa. Una de las grandes joyas de la Re- serva de la Biosfera y, a buen seguro, uno de los pulmones del futuro Parque Nacional de Zonas Áridas. Ejemplo de conservación y uso soste- nible de los recursos naturales, buque insignia de un nuevo modelo de turismo en el que la calidad y el respeto del en- torno juegan un papel principal. Isla de lobos marinos -una de las diez especies más amenazadas de extinción de todo el mundo-, que hoy juega un papel fundamental en su recuperación, que quiere volver a ser el hogar de es- tos mamíferos también conocidos como focas monje. Condiciones y voluntad están fuera de dudas. Un reto de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura que exige esfuerzos de todos a favor de la crea- ción de una pequeña colonia en Lobos, lo que aumentaría las posibilidades de conservación de la especie y permitiría reconciliar a la población con una parte extinguida de su patrimonio. Esta Isla ejemplo de resistencia y de preocupación por lo auténtico trabaja ya en la reintroducción de estos mamí- feros marinos, lo que la han convertido en referente para su conservaci, al en- contrarse a mitad de camino entre las dos colonias atlánticas existentes.

// 31 //

// 32 //

// 33 // DE CABO VERDE A COFETE La costa oeste de Fuerteventura, prácticamente virgen, acoge el proyecto de reintroducción de la tortuga Boba nidificante, de- sarrollado en colaboración con la República de Cabo Verde. De Boa Vista a Maxorata; de las praias de Calheta, Ervatao y Ponta Cosme a la Playa de Cofete, el lugar elegido por sus excepciona- les condiciones para la instalación de una nueva población de tortugas en el Archipiélago Canario.

// 34 //

// 35 // E l Proyecto de Reintroducción de la tortuga Caretta caretta en Fuerteventura aspira a recuperar una especie perdida en las costas majoreras hace 3 siglos. Todo un referente mundial de recuperación de fauna marina. Un reto a me- dio y largo plazo que tiene en el voluntariado ambiental, en aso- ciaciones como AVANFUER, y en la propia Reserva de la Biosfera a dos pilares fundamentales. Las tortugas nacidas en los nidos de Fuerteventura volverán en fase adulta a nidi car a las mismas zonas de playas donde nacie- ron. En el caso de la Caretta caretta, o tortuga Boba, el proceso de maduración y nidi cación para su retorno se estima entre 15 y 20 años. En cualquier caso, el éxito en la reintroducción pasa por trasladar huevos a las playas majoreras durante al menos 10 años. Un `plan de vida´ con el sello de Cabo Verde y los avales medioambientales de Fuerteventura que implica acuerdos y com- promisos tanto institucionales como sociales. Un reto con el mar- co del desarrollo sotenible insular favorecido por Cabo Verde, el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Fuerteventura y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. el mejor `plan de vida´ Autoridades, voluntariado... y S.M. la Reina de España han participado en el proyecto de recuperación de la tortuga Boba en las costas de Maxorata.

// 36 // Fuerteventura atesora algunos de los pai- sajes nocturnos más bellos de Canarias en áreas como la Península de Jandía, el Ma- cizo de Betancuria y sorprendentes espa- cios en la gran llanura central. Hábitats de especies como la pardela, tortugas, insectos y otras migratorias que exigen condiciones de iluminación natural nocturna tanto para su conservación como para orientarse. Reserva Starlight LUZ DE ESTRELLAS LUZ DE VIDA Pardela. A la derecha, Tindaya.

// 37 //

// 38 // Autores: Antonio González, Carmelo González y Yoni Afonso.

// 39 // L a palabra conformismo no parece tener cabida en Fuerteventura. Su reco- nocimiento internacional como Reserva de la Biosfera en mayo de 2009, su compromiso para un desarrollo sostenible, no hizo más que dar el bandera- zo de salida para la consecución de nuevos títulos. Próximos me- recimientos, como el de Reser- va Starlight, que han convertido a la Isla en uno de los primeros territorios de la Red Mundial de Reservas de Biosfera en adoptar una particular estrategia para la protección y valorización de sus cielos nocturnos. Una gura privilegiada que garantizará la protección de la calidad del cielo nocturno y el mantenimiento de los paisajes asociados como un recurso bási- co a proteger en la estrategia de la propia Reserva. Un concepto que, aunque a expensas de su aprobación de nitiva, ya ha sen- tando las bases para salvaguar- dar la biodiversidad, resguardar la calidad del paisaje nocturno -no en vano el Plan de Acción de la Reserva majorera ya incluía táctica y objetivos como Reserva Starlight-, y preservar diferentes valores asociados, ya sean culturales, cientí cos, astronómicos, paisajís- ticos o naturales. Dimensiones que dibujan la extraordinaria perso- nalidad de una Isla con a oramientos de paisajes nocturnos de extraordinario valor, sólo a la par de sus hábitats, especies y patrimonio cultural sin pa- rangón con tintes de cosmogonía aborigen, como es el caso de los Podomorfos de Tindaya o el Tablero de los Majos, tradiciones etnográ cas como “las cabri- tillas” asociadas a la constelación de las Pléyades o leyendas como la “Luz de Mafasca”. Garantizar la calidad de los cielos nocturnos y el derecho general a que se visualicen las estrellas ase- gura, además, un nuevo pilar para la oferta turística insular, permitiendo la puesta en valor del excep- cional patrimonio cultural ligado al cielo nocturno, el aprovechamiento de enclaves accesibles y muy apropiados para el desarrollo de observaciones as- tronómicas nocturnas, consolidando una red de mi- radores o miradores al cielo majorero, y la incorpo- ración de los cielos nítidos a la imagen del destino Fuerteventura como cualidad y recurso con gran potencial. La creación de la Reserva Starlight supondrá la de- claración de una zona núcleo, donde se mantendrá intacta la nitidez del cielo nocturno, rodeada de un área de amortiguación, coincidente con los principa- les Espacios Naturales Protegidos, y completada con el resto del territorio isleño, para el que se prevé promover una iluminación inteligente que evite la contaminación lumínica y el despilfarro energético.

// 40 // Fernando Galán te. Y lo que pasa (también) es que esas láminas de acero no son tampoco una simple base del montaje, sino que encierran una inmensa (10x6 metros) caja de música de la que procede la banda sonora original de la instalación, que, en realidad, es una compleja instalación formada por tres individuales pero in- terrelacionadas e interactivas. Y aquí podemos decir Campos deRese K L A U S B En esta so sticada y aparen- temente sencilla instalación (múltiple), Klaus Berends ha sa- bido combinar el concepto ético- político candente, la técnica so s- ticada y una estética casi “povera” con la que ha conseguido unos re- sultados plásticos originales y muy meritorios. Incluso sorprendentes. Las cámaras de ruedas de todo tipo y tamaño (coches, tractores, carretillas…) han sido hinchadas forzadamente para alcanzar defor maciones y formas escultóricas fantasmagóricas. Toda una me- táfora del concepto de aprendiz de brujo que subyace en toda la obra respecto a la irresponsabili- dad del hombre contemporáneo. Como espectral resulta también su contraste con las sencillas luce- cillas que se abren camino a tra- vés de las láminas de acero cortén que forman la base del montaje. Lo que pasa es que esa especie de luciérnagas no son tampoco algo tan simple como parecen, un mero recurso de iluminación, sino que representan elmente el mapa estelar del hemisferio Nor- Reserva de fe (+ esperanza y caridad) A R T E Y B

// 41 // ervade Aire E R E N D S I O S F E R A De izquierda a derecha, Reser- va de Aire para Inmigrantes y Reserva de Aire para Duisburg. Arriba, Reserva de Aire Móvil, Reserva de Aire para un Economista. Abajo, Reserva de Aire para un Político. Campos de Reserva de Aire. rotundamente que el total resul- tante es más que la suma de las partes. Como digo, una aparente sencillez (incluso simpleza) que encierra una ilustrada y sesuda obra que el espectador va leyen- do y escuchando poco a poco con la sensación de ser un explorador sideral. Lo que a primera vista pa- rece el escenario de un desguace industrial es, en realidad, la repre- sentación del desguace que nues- tra sociedad postindustrial está haciendo de la naturaleza. Las cámaras de las ruedas, tan forza- damente hinchadas, son lo que da titulo a la instalación, que es, a su vez, la primera de las tres obras individuales: Reserva de aire. Una reserva que no servirá para rodar y avanzar hacia el futuro, como sirvió tan e cazmente la invención de la rueda hace miles de años, sino para retroceder del camino irresponsablemente equivocado por el que parece que nuestra ambición desarrollista empezó a transitar hace ya varias décadas. A dos o tres metros de este mon- taje, se despliegan, a lo largo de la pared, 30 libritos que sirven para sujetar unos pequeños lienzos en los que aparecen las “claves” mu- sicales de la banda sonora. Am- bas cosas, banda sonora y libros, forman las otras dos instalaciones autónomas dentro de la instalación múltiple y global. Campos - Felder - Fields 30’ 30’’ está concebida como “escultura acústica”: de cada lámina de acero que contiene perforacio- nes (= estrellas) surge el sonido de un piano, de un minuto y un segundo de duración, formando entre todas una composición de 30 minutos y 30 segundos. Al piano se une el sonido de un goteo de agua y de una respiración arti cial. Como explica el propio Berends, “los dos campos de sonido {piano y goteo – res- piración} entran en una interacción de intervalos de pausas y partes de peque- ñas melodías tonales o atonales que surgen bajo un concepto de casualidad que es dirigida por el tiempo y la constelación de las estrellas”.

// 42 // A R T E Y B Un mar lleno de signos. Esculturas Efímeras en la Orilla 2010. Playa de Tarajalejo. La idea de realizar esculturas con los deshechos que la mar arroja al litoral (elemento que en Fuerteventura se conoce como ‘jayo’) surge según Klaus Berends de la necesidad de “hacer entender a la gente lo que significa ser Reserva de la Biosfera, porque no es un premio, sino una responsabilidad”, dice el artista de origen alemán afincado en la Isla desde hace 24 años. La iniciativa se enmarca en el programa ‘Empápate de Biosfera’, que promueven la Consejería de Medio Am- biente y la Fundación Biodiversidad... El ‘Wet Paint Workshop’, según el autor, es una especie de taller que surge de un concepto lúdico, creativo e interactivo del arte relacionado con la naturaleza, que trata de acercar a las personas hacia una concienciación medioambiental. “Se trata de crear objetos y esculturas efímeras que se van destruyendo medida que va su- biendo la marea”, aprovechando la misma performance para ofrecer información a las personas sobre la impor- tancia de cuidar el medio natural, en este caso marino.

// 43 // I O S F E R A Los 30 libritos son otros 30 ejemplares del Acuerdo de Kio- to, y forman, junto con los lien- zos que penden de ellos, la ins- talación Kyoto - Sound - Check. En ella, Berends demuestra el dominio que tiene también de los materiales con los que tra- baja habitualmente, plurales y diversos; a menudo insólitos. Cada lienzo alberga un “plot- ter” que representa cada una de las láminas de acero, cada uno de los campos de reserva de aire, a los que ha añadido polvo de mármol, óxido, cobre y cera de abejas. El Acuerdo de Kioto fue rma- do por los países de las Nacio- nes Unidas en 1997 para poner remedio al grave riesgo que para la supervivencia de nues- tro Planeta Azul representa el cambio climático, producido, fundamentalmente, por las emisiones de dióxido de carbo- no (CO2), que llegaron a mul- tiplicarse por 12 a lo largo del siglo XX. Las reticencias egoís- tamente miopes de muchos países, que se resistían (y al- gunos se resisten aún) a frenar su desarrollo económico, retra- só su entrada en vigor hasta 2005, cuando nalmente 141 naciones se comprometieron a reducir sus emisiones contami- nantes en un 5,2% para 2012. Estados Unidos, responsable del 25% del CO2 que lanzamos mortíferamente a la atmósfe- ra, se niega a rati carlo. Si lo han hecho, en cambio, la Unión Europea, Rusia, Japón, China y la India. El dióxido de carbo- no lo genera la combustión de carbón, petróleo y gas para la obtención de energia. Una vez terminada la lectura, la audi- ción y la asimilación de las tres instalaciones hilvanadas, en ese ambiente de penumbra físi- ca y metafísica que Berends ha creado tan acertadamente, nos queda un sobrecogedor poso (no pasivo sino efervescente) de conmoción, temor, esperan- za elegíaca y elegía esperan zada. Un poso de fe, esperanza y caridad. Fe en nuestro pro- pio instinto de supervivencia. Esperanza de que los artistas consigan la toma de conciencia colectiva que tantos políticos y estadistas parecen incapa- ces de generar. Y caridad bien entendida, que empieza por la caridad con nosotros mismos y nuestros sucesores. Nueva York, 7 de agosto de 2006, con la premonición que provoca un irresistible calor in- humano.

// 44 // F uerteventura y sus insti- tuciones emprendieron ya hace algunos unos años la re exión sobre la necesidad de atemperar su crecimiento. La sociedad majorera se sentía acu- ciada por una creciente demanda de servicios básicos a los que le era muy difícil responder y, sobre todo, a un proceso acelerado de pérdida de identidad cultural y so- cial. El binomio turismo-construc- ción generaba una necesidad de devorar territorio, importar mano de obra, y amenazaba con afectar gravemente los valores naturales y culturales que daban identidad a la Isla y la hacían atractiva pre- cisamente para los visitantes. Este es el contexto eco- nómico y social donde surge la necesidad de poner en marcha una política distinta que redimensione y diver- si que la economía y que permita poner las bases de un desarrollo más armónico y sostenible. Una verdadera política de desarrollo perdurable en el tiempo que per- mita a los ciudadanos de la Isla y a sus descendientes garantizarles una calidad de vida. La propuesta no era otra que la puesta en marcha de herramientas de cam- bio. Así, se a anza la idea de incorporar a Fuerteventura al grupo de aquellos lugares en el mundo con excepcio- nales valores naturales, como es el caso de Maxorata, que intentan compatibilizar desarrollo con cuidado de su medio natural. Que buscan ser dueños de su des- tino aplicando una sabia ecuación entre desarrollo de sus capacidades endógenas y aprovechamiento de los aportes externos. Lugares como aquellos que forman parte de la Red de Reservas de la Biosfera. EL RETO DE LA SOSTENIBILIDAD Consejo Cientí co de la Reserva de la Biosfera. Primera la, de izquierda a derecha, Pascual Calabuig; Antonio Fernandez, Natalia Evora, Fernando Hiraldo, Tony Gallardo y Antonio Rodríguez. Segunda la: Luis Balairon, Arnaldo Santos, Ricardo Haroun, Alvaro Frutos, Manolo Carrillo, Cipriano Marín, Agustín Santana y Juan Miguel Torres. BIOSFERA FUERTEVENTURA FUERTEVENTURA BIOSFERA Tony Gallardo

// 45 // El proyecto se culminó con la declaración de toda la Isla y su mar circundante como Reserva Mundial de la Biosfera. Los acontecimientos pos- teriores con el desencadenamiento de la crisis no han hecho más que con rmar la fragilidad y vul- naberabilidad del modelo económico de turismo masas, donde impera la cantidad a la calidad, y el estallido de la burbuja inmobiliaria con el con- sabido corolario de paro y ruina familiar, lo que ha hecho más imprescindible si cabe la Reserva. LA RESERVA Y EL TURISMO SOSTENIBLE COMO ALTER- NATIVA La Reserva de la Biosfera se constituye así en un nuevo elemento destinado a catalizar las energías de la sociedad para innovar en turismo, en investi- gación y desarrollo, en energías renovables, en un nuevo sector agropecuario y de la pesca. En suma, canalizar el enorme potencial de una sociedad vi- tal y joven como la de esta Isla en el camino de la sostenibilidad y la salida de la crisis. Y esto sin renunciar a su identidad, su cultura y sus conoci- mientos tradicionales. Los primeros pasos están dados: Dotarse de una estructura de funcionamiento operativa con un nú- cleo gestor robusto; asesorarse con los mejores cientí cos en las diversas materias tanto de dentro como de fuera de nuestro país; crear un espacio común de dialogo e intercambio transparente con la ciudadanía para que las decisiones sean consen- suadas y asumidas; y sobre todo, aprobar un plan de acción ambicioso de largo recorrido con medi- das a corto, pero con objetivos a largo plazo.

// 46 // SEGUIMIENTO DE LA POBLACIÓN DEL GUIRRE CANARIO. DIVERSIDAD DE CETÁCEOS EN LA MA- CARONESIA Y FACTORES DE AMENAZA EN LAS ISLAS CANARIAS: LA COLISIÓN CON EMBARCACIONES. RECUPERACIÓN DE MATERIAL OSTEOLÓ- GICO DE CETÁCEOS VARADOS. SOSTENIBILIDAD DE LA PRODUCCIÓN DE FORRAJES EN ZONAS DESERTIFI- CADAS CON RECURSOS HÍDRICOS NO CONVENCIONALES. VIABILIDAD DE LA PRODUCCIÓN DE JA- TROFA COMO BIOCOMBUSTIBLES EN TE- RRENOS MARGINALES DE CANARIAS. PLAN ESTRATÉGICO DE LUCHA CONTRA LA DESERTIFICACIÓN EN CANARIAS LIFE+. ACCIONES PARA LA LUCHA CON- TRA EL USO ILEGAL DE VENENO EN EL MEDIO NATURAL EN ESPAÑA FLÓRULA Y VEGETACIÓN DE LA ISLA DE LOBOS. REASENTAMIENTO DEL ÁGUILA PESCA- DORA O GUINCHO (PANDION HALIAE- TUS) EN FUERTEVENTURA E ISLOTE DE LOBOS. FUERTEVENTURA- RESERVA STARLIGHT IMPLANTACIÓN DEL ÁREA MARINA DE LA RESERVA DE BIOSFERA DE FUERTEVEN- TURA Y DE SUS ÓRGANOS DE PARTICI- PACIÓN CIUDADANA. SISTEMA DE INDICADORES DE SOSTE- NIBILIDAD PARA LA RESERVA DE BIOS- FERA DE FUERTEVENTURA. AMPLIACIÓN DEL HÁBITAT REPRODUC- TOR DE LA TORTUGA BOBA (CARETTA CARETTA) EN LAS ISLAS CANARIAS. PROYECTOS PROMOCIONADOS POR LA RESERVA DE BIOSFERA Zi o varado tras unas maniobras militares. EL RETO ESTÁ SERVIDO Con una primera dotación económica proce- dente de la Administración del Estado, de la Co- munidad Autónoma a través de los fondos euro- peos Feder y con fondos propios del Cabildo. La Reserva de la Biosfera está emplazada a realizar proyectos y programas que en primer lugar pa- lien la situación de paro de las familias actuando sobre el empleo. Creando lo que se ha dado en llamar empleo verde, que no es otro que aquel que se deriva de la aplicación del plan de ac- ción y del desarrollo de proyectos en energías renovables. Una propuesta novedosa en este sentido es la aplicación de paneles solares para producir frío para las cámaras de las cofradías de pescadores o de queserías artesanales, que disminuiría enormemente los gastos corrientes que éstas soportan. Otra, es la aplicación de la energía eólica para la producción de agua (agua renovable) y el consiguiente abaratamiento de la misma para ser empleada en la agricultura y ganadería, disminuyendo así la carga económica de las familias y contribuyendo decisivamente en una disminución de la emisión de CO2 a la atmosfera. Economía-empleo verde es también la recuperación de la cubierta vegetal de la Isla o la lucha contra la pérdida de suelo fértil y la deserti cación. Pero también actuando sobre la oferta turísti- ca, procurando su transformación en sostenible, apoyando la cuali cación del producto turístico y reforzando los sectores como el turismo rural, agroturismo, pescaturismo, turismo de observa- ción de aves y cetáceos, gastronomía, ocio y de- portes de naturaleza. Primando la calidad sobre la cantidad y la delización frente a una política de tierra quemada. Mejorando la cuali cación del destino con la declaración de Parque Nacio- nal de Zonas áridas y Costa de la Macaronesia. Actuando sobre los canales de comercializa- ción de productos agroganaderos de calidad y sostenibles ambientalmente, para aumentar su valor añadido por medio de iniciativas como el Mercado Biosfera, o a través de pactos con el sector hotelero instaurando el Día de los Produc- tos Locales de la Biosfera, garantizando nuevos ingresos a nuestros productores. Abriendo espacios nuevos de investigación aplicada para nuestros jóvenes licenciados e in- vestigadores en materia marina y de conserva- ción de especies. Dotándonos de herramientas de evaluación e investigación de la sostenibilidad y de for- mación de la ciudadanía, como el observatorio de la sostenibilidad y los programas de forma- ción de la Escuela de Sostenibilidad. La Reserva de la Biosfera pues, afronta im- portantes retos de gestión y organización. Pero, sobre todo, debe calar profundo en la sociedad hasta fundirse con ella y así ayudar a superar de forma imaginativa y sin complejos los nuevos tiempos que se nos avecinan.

// 47 //

// 48 // L a Reserva de la Biosfera de Fuerteventura ha di- versi cado esfuerzos en materia comunicativa y de formación, tanto en el plano educativo como bajo los crite- rios de sostenibilidad que rige la propia Reserva. Comunica- ción ágil y en tiempo real sobre la base de fórmulas que supe- ran las barreras físicas, permi- tiendo a cualquier ciudadano tomar decisiones informadas desde su propia casa gracias a la plataforma digital www. fuerteventurabiosfera.es, y for- mación avalada por iniciativas como la de `Radios Patio´. Baluartes que, fundamental- mente en el capítulo comuni- cativo, ayudan a fortalecer los lazos ya existentes entre las distintas Reservas de la Biosfe- ra de Canarias y de la región de la Macaronesia, acercando y compartiendo experiencias exitosas y soluciones imagi- nativas. Una situación que no es óbice para el desarrollo de planes a escala humana y de contacto personal, como los programas de voluntariado e intercambio entre Reservas. PLAN DE ACCIÓN 2011 El diseño del 2011 se constru- ye a partir de proyectos muy concretos, aspiraciones que van desde la conversión de las cofradías de pescadores en cofradías sostenibles y re- novables a través de energías renovables para producción de frío (frío solar), hasta la me- jora de la distribución de los productos locales por medio del Mercado Biosfera, pasando por la creación de la marca del consejo regulador de los pro- ductos Reserva de la Biosfera, la participación en el Club Tu- rístico Reserva de la Biosfera, la promoción exterior de la Isla como Reserva de la Biosfera, y la señalización de los espacios naturales y de los senderos a través de la propia Reserva. Actuaciones que en el plano educativo se completan con las que ya se conocen como “es- cuelas de sostenibilidad”, plan que encaja a la perfección con las Escuelas Biosfera puestas en marcha en países como Se- negal y Guinea Bissau. En de nitiva, un conjunto de medidas prácticas, concre- tas, con nanciación ya adqui- rida, para desarrollar políticas de sostenibilidad dirigidas a la consecución de Fuerteventura como destino sostenible a nivel mundial. ENCUENTRO COMUNICACIÓN Y FORMACIÓN BAJO CRITERIOS DE SOSTENIBILIDAD un ESPACIOde VIRTUAL

// 49 // El nuevo portal aplica el concepto WebSIG a través del proyecto de cooperación internacional GEOCID, cuyo principal objetivo es el fomento y la promoción del acceso a la infor- mación geográ ca de interés para la ciudadanía de Azores, Madeira y Canarias. Un reto que, para Fuerte- ventura, se centra principalmente en la puesta en marcha de una herra- mienta de información asociada a la Reserva de la Biosfera. Las actividades del proyecto GEOCID en Fuerteventura se complementan con acciones especí cas destinadas a ofrecer y acercar a la población los valores naturales y culturales de la Isla. Actuaciones que van desde vi- sitas virtuales a áreas singulares o a centros de interpretación de interés desde el punto de vista de la valori- zación de los medios terrestre, litoral y marino, hasta la elaboración de materiales didácticos para su uso en centros educativos, actualización de noticias de interés acerca del medio ambiente majorero y de la Reserva de la Biosfera, y recopilación de bue- nas prácticas. www.fuerteventurabiosfera.eswww.fuerteventurabiosfera.es

// 50 // EMPAPÁNDOSE DE BIOSFERA Los logros alcanzados por Fuer- teventura en desarrollo al Plan de Acción de la Reserva de la Bios- fera son incuestionables. Hasta la propia Unesco ha reconocido públi- camente los resultados cosechados en el poco más de año y medio trans- currido desde su aprobación el 26 de mayo de 2009. Frutos concretos y en los más diversos frentes: el desarro- llo sostenible, la preservación de es- pecies animales protegidas (la tortu- ga boba), el turismo y la educación. Capítulo este último de especial consideración que tiene en los ta- lleres educativos de Biodiversidad y Medios Audiovisuales de “Radios Patio” uno de sus principales avales, formando a 400 niños de 18 colegios en las artes radiofónicas como herramienta para sus campañas educativas e información relacionadas con el signi cado y el alcance de la Reserva de la Biosfera. “Radios Patio” que se ofrece como una herra- mienta de los niños y jóvenes majoreros para ayudar a mejorar la calidad de vida de todos. Una actividad organizada en el marco de la campaña institucional “Empápate de Biosfera” promovida por la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura, Reserva de la Biosfera, y la Fun- dación Biodiversidad, en la que han participado de forma directa 163 alumnos y jóvenes, y que ha in- volucrado a 3.000 oyentes pasivos (500 alumnos en promedio por colegio), todos entre los 9 y 17 años de edad, y 12 profesores de distintas especializaciones. RADIOS PATIO

// 51 //

www.fuerteventurabiosfera.es

Add a comment

Related presentations