¡Qué maravilla!

0 %
100 %
Information about ¡Qué maravilla!

Published on November 29, 2016

Author: Freekidstories

Source: slideshare.net

1. 25 devociones de Navidad para los niños Freekidstories Publishing

2. Diciembre 1 Es estupendo pensar en el pesebre, en los ángeles y en la noche en que Jesús vino al mundo. Esos pensamientos nos acompañan unas semanas en la temporada navideña y hasta es posible que nos visiten ocasionalmente durante el resto del año. Pero esa es solo una pequeña parte de algo mucho mayor. Jesús no se apareció en el mundo para que los ángeles lo vitorearan. Dios se comprometió con nosotros sin fin y sin límite. Todo el que le abra su corazón a Jesús tiene una garantía de seguridad eterna en brazos de Aquel que no pone límites a la inmensidad de Su amor. De repente, hasta el espectáculo que tuvo lugar aquella noche en que el cielo se pobló de ángeles parece poca cosa en comparación con las maravillas que Dios vino a entregarnos personalmente a la Tierra.

3. Diciembre 2 La Navidad nos recuerda el nacimiento de Cristo; de ahí que sea un momento estupendo del año para pensar en Él y en todo lo que ha hecho por nosotros, lo cual trasciende con mucho la temporada navideña. Él es parte integral de nuestra vida, y quiere y puede estar presente en todo lo que hacemos siempre que se lo permitamos. Independientemente de las circunstancias en que nos encontremos, de las vicisitudes que hayamos pasado y de lo difíciles que puedan estar las cosas, Él también vive en nosotros. Estemos donde estemos, Su poder y Su Espíritu nos acompañan. En toda eventualidad, en todo lugar, tanto en nuestra ciudad natal como en un lejano país, Él está con nosotros y obrará a través de nosotros en la medida en que se lo permitamos.

4. Diciembre 3 Para los que conocemos el relato navideño al derecho y al revés es fácil perder ese sentido de asombro. Tan repetitivo se torna el tema que pierde lustre. Así, el cumpleaños de Cristo acaba siendo una festividad más, desprovista de encanto, cuando debiera ser todo lo contrario. La verdad es que Dios nos ama a tal extremo que se hizo hombre y vino a la Tierra encarnado en Su Hijo, Jesús, para que pudiéramos conocerlo y aprendiéramos a confiar en Él y corresponder a Su amor. ¡Mantengamos siempre viva esa capacidad infantil de maravillarnos ante tan increíble regalo!

5. Diciembre 4 Parte del prodigio de la Navidad radica en la magnitud de lo que resultó a partir de unos hechos muy triviales. Lo que empezó con un bebito en un insignificante pesebre, en un pueblito de un minúsculo país, se convirtió en un regalo colosal e interminable para un número incalculable de personas y por un tiempo inconmensurable. El nacimiento de Jesús nos recuerda que no importa tener orígenes humildes. Él empezó naciendo en un establo y terminó a la diestra del trono de Dios. Además, gracias a Él nuestros humildes comienzos tendrán un final esplendoroso en Su reino eterno.

6. Diciembre 5 Si nosotros seguimos el ejemplo de Jesús, transmitiendo a los necesitados cariño y apoyo por la vía que Él nos indique, esta temporada navideña puede cumplir todas Sus expectativas. Mientras más lo emulamos, más se enriquece nuestra vida espiritualmente. Si hacemos lo que podemos para manifestar Su amor a los demás, Él nos ayudará a entender mejor el plan que tiene para nosotros. En Su cumpleaños, el regalo que Él más desea es que le permitas que se valga de ti para comunicar Su amor. Ese es un regalo que puedes hacerle sin importar cuáles sean tus habilidades y tu situación. Además, es algo que solo tú puedes darle, pues significarle regalarle tu corazón.

7. Diciembre 6 Jesús renunció temporalmente a los derechos que le otorgaba Su ciudadanía celestial a fin de hacerse habitante de este mundo. Aunque era rico, por nosotros se hizo pobre, a fin de enriquecernos por medio de Su pobreza. No solo asumió nuestra forma corporal, sino que también se ajustó a nuestro modo de vivir, nuestras costumbres, idioma y vestimenta a fin de comprendernos mejor y comunicarse con nosotros en el modesto plano de nuestro entendimiento humano. Lo hizo con el ánimo de transmitirnos Su amor, manifestarnos Su compasión e interés y ayudarnos a entender Su mensaje en términos sencillos e infantiles que pudiéramos captar.

8. Diciembre 6 Jesús vino a traer salvación a todos los pueblos, es decir a todo el que creyese en Él, sin distinciones de raza, religión, extracción social ni ninguna otra consideración. «Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.» (Juan 3:16-17, NLT) «Todo el que crea». La salvación es un regalo de Dios para todos.

9. Diciembre 8 Si bien Jesucristo estaba predestinado a ser rey —más aún, Rey de reyes—, no vio la luz en un lujoso palacio en presencia de ilustres cortesanos. Por el contrario, vino a nacer en el suelo sucio de un establo, rodeado de vacas y asnos. Seguidamente lo envolvieron en trapos y lo acostaron en el pesebre de donde comían los animales. Su nacimiento no fue celebrado por el gobierno ni por las instituciones de la época, pero recibió la visita un grupo abigarrado de pastores que se enteraron de la noticia por boca de una multitud de ángeles. Esta Navidad, mientras disfrutas de todas las dichas y bondades de esta vida, detente a pensar en las circunstancias tan precarias en que nació Jesús. Habiendo tenido tanto se hizo tan pequeño. Se hizo nada para que nosotros pudiéramos tenerlo todo. Se lo debemos todo a Él.

10. Diciembre 9 Permíteme pasar unos minutos con Jesús. Él es el alma misma de la Navidad. Quiero que la celebración de Su nacimiento me conmueva de formas nuevas este año. Quiero descubrir los regalos que Él me concedió hace tanto tiempo. Quiero participar más íntimamente de la Navidad, asemejándome más a Él. Quiero parar un ratito para mirar a Jesús.

11. Diciembre 10 De Jesús, con cariño Mi nacimiento fue un amoroso regalo que Mi Padre le hizo al mundo, pero también un obsequio para ti personalmente, un obsequio que no ha perdido ni pizca de vigencia. Para quienes vieron la estrella, el coro de ángeles o el niño en el pesebre, fue una experiencia espiritual inesperada y sobrecogedora. Para los benditos —pocos, por cierto— que reconocieron al Mesías en aquel bebito, fue un sueño hecho realidad. Para ellos y para muchos millones más que desde entonces han creído, es la puerta de acceso a la vida eterna. Y eso no ha cambiado en la actualidad. Si celebras la Navidad en espíritu y en verdad, puedes sentir la misma admiración y gozo inefable, y ser beneficiario de la misma promesa.

12. Diciembre 11 Jesús, quiero ver el mundo desde Tu perspectiva. Quiero conocer Tu voluntad y hacer lo posible por que se cumpla. Deseo dar la cara por la verdad y la justicia. Dame fuerzas para ello. Indícame cómo puedo mejorar mi entorno. Enséñame a amar y a ayudar a mis semejantes como lo harías Tú si estuvieras hoy en día en la Tierra. Eres el Príncipe de Paz. Hazme saber cómo puedo promover la paz. Amén. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios (Mateo 5:9).

13. Diciembre 12 La Palabra de Dios dice que uno de los apelativos de Jesús es Admirable. «Un niño nos es nacido, Hijo nos es dado, y el principado sobre Su hombro; y se llamará Su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz» (Isaías 9:6). A lo largo de Su vida fue una persona admirable, porque iba por todos lados haciendo el bien y sanando a los oprimidos (Hechos 10:38). Fue admirable también en Su muerte, toda vez que se entregó por nosotros para que alcanzáramos la vida eterna (Romanos 6:23; 1 Pedro 2:24). Admirable fue además Su resurrección, ya que se levantó de los muertos para que nosotros también pudiéramos vencer la muerte (1 Corintios 15:20,21). Por último, es asimismo admirable ahora en Su vida después de la muerte, pues vive para interceder por nosotros (Hebreos 7:25)

14. Diciembre 13 De Jesús, con cariño Aunque todo ese ajetreo es en honor a Mí —al fin y al cabo es Mi cumpleaños—, rara vez veo en las tiendas regalos que me interesen. Es que poco me importan los aparatos nuevos, los juguetes, la ropa ni nada que se compre con dinero. El regalo que más me agrada es ese mismo que es tan valioso para tu familia y amigos: tu amor y tu amistad. Sí, quiero un espacio en tu corazón. En serio. Me gustaría instalarme en él y no abandonarlo jamás. El mejor regalo que me puedes hacer es invitarme a tu corazón. Aunque fuerzas no me faltan, nunca derribo una puerta. Siempre aguardo que me inviten. Sencillamente llamo, con la esperanza de que me oigan y abran. ¿Harás eso por Mí en Mi cumpleaños?

15. Diciembre 14 Hace dos mil años, sobre la ciudad de Belén, alumbró una nueva estrella y un ángel de Dios proclamó a un grupo de pastores: «Les traigo buenas noticias que darán gran alegría a toda la gente. ¡El Salvador —sí, el Mesías, el Señor— ha nacido hoy en Belén, la ciudad de David!». (Lucas 2:10-11, NLT). Aquella noche singular Dios nos concedió el obsequio más sublime que alguien pudiera ofrecer: Su Hijo, Jesús. Aunque llegó al mundo como una criaturita indefensa, trajo consigo los más excelsos dones de parte de Dios. Una vez que se hizo grande, los fue desenvolviendo de uno en uno, enseñándonos a amar a Dios y al prójimo. Años después, al morir por nosotros, nos dejó el más grandioso de todos los obsequios: la promesa de vida eterna en el Cielo cuando nuestro tránsito por la Tierra haya tocado a su fin.

16. Diciembre 15 De Jesús con cariño ¿Qué puedes obsequiarme esta Navidad? Un regalo que en todo momento me fascina es un corazón lleno de gratitud. Me haces feliz cuando aprecias las bendiciones que te concedo, sean grandes o pequeñas, pues me deleita verte feliz. Me agrada verte sonreír, y eso a su vez me hace sonreír. Me encanta verte reír, y es un gusto para Mí reír contigo. Cada sonrisa o carcajada me dice que me amas y me aprecias. Tus alabanzas y expresiones de gratitud unen tu corazón al Mío, nos acercan y pueden hacer que esta Navidad sea la mejor que hayas celebrado hasta ahora. Ahora bien, todo eso no tiene por qué terminar después de la Navidad. Sigue dándome las gracias por todo lo que te obsequie, y Yo seré cada vez más generoso contigo, tanto que cada día será como Navidad.

17. Diciembre 16 Los ángeles que entonaron alabanzas a Dios la noche en que nació Jesús siguen haciéndolo hoy en día. El ruido y el ajetreo de la vida ahogan un poco sus voces; pero si prestas atención, las oirás. Únete a ellos. La gratitud nos lleva a prestar atención a todas las maravillas de que gozamos y no tanto a lo que creemos que nos falta o que todavía no hemos recibido. Al reconocer lo mucho que tenemos y pensar en esa abundancia con actitud agradecida se nos abre la puerta para recibir más bendiciones de Dios.

18. Diciembre 17 De Jesús con cariño ¿Qué puedes regalarme, a Mí, Rey de reyes y Señor de señores, que tengo Mi trono en el Cielo, y la Tierra por estrado? ¿Qué regalo puedes hacerme a Mí que lo tengo todo? ¿Qué podría hacerme falta? Pues obsequios que broten de tu corazón. Cualquier cosa que venga de tu corazón es un regalo que Yo aprecio enormemente. He dotado a cada persona de una combinación única de dones, talentos y habilidades. Te concedí todos esos dones para enriquecer tu vida y la de los demás. Mas de ti depende lo que hagas con ellos y hasta qué punto decidas aprovecharlos. Nada me pone más contento que ver que los empleas en beneficio de los demás y en aras de su felicidad. Cuando lo haces, sucede algo maravilloso: tus dotes y talentos aumentan, se multiplican, y el amor que te estimuló pasa de un corazón a otro hasta retornar a ti.

19. Diciembre 18 En Su nacimiento Jesús se vio rodeado de simples animales domésticos —tal vez un burro, una vaca, una cabra, unas ovejas— y algunas aves. Durante Su vida Él fue al encuentro de los humildes y mandó a Sus seguidores a predicar el evangelio a toda criatura. Atendió a los mansos y quebrantados de corazón, a las prostitutas, los recaudadores de impuestos, los pescadores, los niños, es decir, los de los estratos más vulnerables de la sociedad. Vino a buscar y salvar a los perdidos. Transformó a hombres y mujeres semejantes a bestias de carga en hijos e hijas de Dios.

20. De Jesús con cariño La Navidad es una buena fecha para reconciliarse. Y a menudo hay que empezar haciendo el esfuerzo de perdonar a alguien, aunque te parezca que esa persona debería pedirte perdón a ti. ¿Alguien dijo o hizo algo que te hirió? Perdona. ¿Albergas resentimiento hacia alguien? Perdona. El hecho de que la persona que procedió mal contigo merezca o no el perdón no es lo medular del asunto; lo importante es que tú obres bien. En realidad, nadie merece ser perdonado. Quien ha obrado mal, en justicia merece una sanción. Sin embargo, el perdón trasciende la justicia. La justicia es humana; el perdón, divino. Diciembre 19

21. Diciembre 20 El Rey que yace en una humilde artesa es nuestro amigo en toda aflicción. ¡Cómo comprende Jesús nuestra flaqueza! La frente inclinemos en honra al Redentor. Es Rey de reyes y nuestro Redentor. Jesús siempre nos acompaña. Está presente en nuestro peregrinaje por la vida, en cada una de nuestras pruebas y batallas. Como dice el villancico, es nuestro Amigo. Entiende nuestras flaquezas y debilidades. Nos conoce al derecho y al revés. Sabe lo bueno, lo malo y lo feo que hay en nosotros y, a pesar de ello, nos ama. Quiere participar en nuestra vida, no solo cuando tenemos dificultades —cuando clamamos a Él en situaciones de apremio—, sino también en nuestros momentos de alegría y felicidad, cuando celebramos nuestros logros y los de familiares y amigos.

22. Diciembre 21 ¿Te has preguntado alguna vez qué se le pasa a Dios por la cabeza cuando piensa en ti? Ninguno de nosotros es el modelo de amabilidad, generosidad y amor que quisiera ser. Ante esa realidad, es fácil que nos imaginemos que Dios está harto de nuestras ruindades. No obstante, no es así ni mucho menos. La Palabra de Dios promete: «El gran amor del Señor nunca se acaba, y Su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan Sus bondades; ¡muy grande es Su fidelidad!» Es imposible que Dios se llegue a cansar de nosotros, toda vez que Él es la esencia misma del amor. Él ama al mundo que creó y nos ama a todos a pesar de nuestros errores y defectos. Es más, abriga tanto amor por nosotros que envió a Su único Hijo, Jesús, con la misión de hacerse uno más de nosotros y abrirnos la puerta del Cielo y de la vida eterna. La única condición que nos puso es que creamos en Él y lo aceptemos.

23. Diciembre 22 Durante 2.000 años, Jesús y Su Reino han permanecido ocultos a este mundo, manifiestos solamente en el corazón y en la vida de los que lo aceptan por fe. Sin embargo, llegará el día en que se acabará esta era actual y todo el mundo «verá al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del Cielo, con poder y gran gloria» (Mateo 24:29-31). Esta vez no vendrá como un manso y tierno bebito acostado en un pesebre —Dios en manos de los hombres—, sino como el omnipotente Rey de reyes, y serán los hombres los que se verán en manos de Dios.

24. Diciembre 23 Amoroso Padre celestial, ayúdanos a recordar el nacimiento de Jesús para que participemos del canto de los ángeles, de la alegría de los pastores y de la adoración de los reyes magos. Cierra las puertas del odio y abre las del amor por todo el mundo. Que cada regalo siembre bondad y cada felicitación sea portadora de buenos deseos. Líbranos del mal por la bendición que nos depara Cristo. Llena nuestra mente de gratitud y nuestro corazón de perdón por amor a Jesús. Amén.

25. Diciembre 24 Según algunos historiadores, en la Palestina del siglo I los pastores eran considerados la escoria de la sociedad. Los pastores se pasaban la vida cuidando animales; a menudo dormían a la intemperie rodeados de estiércol y expuestos a enfermedades. Al parecer no se les creía dignos siquiera de ofrecer un sacrificio a Dios. Desde la limitada perspectiva humana, Dios encomendó a un grupo de parias la tarea de recibir a Su Hijo y divulgar la buena nueva de la salvación a todos los que prestaran oído. Como si hoy en día un coro de ángeles se apareciera a un grupo de recicladores de un vertedero. Pero Dios se fija en el corazón. No le importa qué oficio desempeña una persona ni cómo va vestida.

26. Diciembre 25 Buscamos la gloria de la vida de Jesús en Sus años de adulto, cuando hizo grandes milagros y reveló Su poder divino, cuando pronunció las magníficas palabras que han tenido una influencia benéfica en el mundo, cuando fue por doquier haciendo el bien, manifestando el amor de Dios en el curso de Su vida cotidiana y en Su cruz. […] Sin embargo, en ninguna etapa de la vida de Jesucristo hay mayor gloria que en Su nacimiento. Nada denotó mayor amor por el mundo que el que se dignara a nacer en él. El Hijo de Dios se despojó de Sus atributos divinos y asumió la vida humana con toda la fragilidad e indefensión de la niñez.

27. Lo esencial Regálale a Jesús tu corazón esta Navidad. Basta con que hagas esta sencilla oración: «Gracias, Jesús, por venir a este mundo a salvarme. Te acepto gustosamente en mi vida. Te ruego que permanezcas a mi lado ahora y para siempre».

28. Image credits: Cover: Supakitmod via FreeDigitalImages.net. Used under Free Image License guidelines. Page 1: Ben Spark via Flickr; used under Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 License. Page 2: public domain Page 3: Heroturko via Vector Open Stock; used under Creative Commons Attribution 3.0 License. Page 4: ibox55 via Deviantart; used under Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 License. Page 5: Digitalart via freedigitalphotos.net; used under Free Image license guidelines. Page 6: public domain. Page 7: children courtesy of Free Vectors via Vector Open Stock; used under Creative Commons Attribution 3.0 License. Background designed by Kjpargeter - Freepik.com Page 8: public domain Page 9: Kirimatsu via Deviantart; used under Creative Commons Attribution 3.0 License. Page 10: D3WIND via Flickr; used under Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 License. Page 11: Seirra Scarlet via Deviantart; used under Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 License. Page 12: public domain Page 13: public domain Page 14: public domain Page 15: Erin Ptah via Deviantart; used under Creative Commons Attribution-Noncommercial- Share Alike 3.0 License. Page 16: Designed by Freepik Page 17: Heroturko via Vector Open Stock; used under Creative Commons Attribution 3.0 License. Page 18: public domain Page 19: Girls hugging by Heximer 13 via Deviantart; used under Creative Commons Attribution 3.0 License. Background designed by Freepik. Page 20: Heroturko via Vector Open Stock; used under Creative Commons Attribution 3.0 License. Page 21: public domain Page 22: public domain Page 23: Kittisak via Freedigitalphotos.net. Used under Free Image license guidelines Page 24:. public domain Page 25: Annemaria45 via Deviantart; used under Creative Commons Attribution 3.0 License. Background by kjpargeter / Freepik. Compiled by www.freekidstories.org Text courtesy of Activated magazine. Used by permission.

Add a comment