Observatorio Exterior de Febrero 2014

30 %
70 %
Information about Observatorio Exterior de Febrero 2014

Published on February 27, 2014

Author: cesce_es

Source: slideshare.net

Description

Observatorio Exterior de febrero de 2014. Una publicación con artículos de opinión sobre temas de actualidad elaborado por el Servicio de Riesgo País de CESCE.

  bservatorio Exterior rv                     Febrero 2014   IINDIIA   ND A El vo olcánico M Modi enam mora a los s mercado os    Para  los inverso ores, se trat ta del hombre que debe dirigir lo os destinos  de la India a y de  sus 1 1.200 millon nes de habitantes. Tan nto la Bolsa a de Bomba ay como la  rupia salud daron  con  entusiasmo la  victoria  del  part o  tido  Barath hiya  Janath (BJP)  en las  elecc ha  n  ciones  regionales  celebrada as  en  c cuatro  Est tados  importante de  la  Fed es  deración:  M Madhya  Pradesh,  Chattisgarh Rajastán  y  la  regió de  Delh El  C h,  ón  hi.  artífice de l a la victoria e es Narendra a Modi, líde er del  BJP,  y  gobe ernador  (“C Chief  Minist ter”)  desde  hace  doce  años  del  Estado de  Gujara en  el  qu ha  d o  at,  ue  venido aplicando una  serie de re v eformas diri igidas  a atraer inv a versiones qu ue le han co onvertido en n uno  de  d los  de  más  rápid crecimie do  ento  de  toda  la  Federación.  La  re eacción  d de  la  rupia,  r concretame c ente,  ha  sid espectac do  cular.  Nada más  a  conocerse l c los resultados electora ales en los cuatro  estados  citados,  la  div india  g e visa  ganó  casi  un  2%  u frente al dó f ólar, pasand do a cotizar a  su nivel más  alto  desde  el  pasado  agosto.  Co a omo  se  sab la  be,  rupia  habí sido  un de  las  monedas  más  ía  na  vapu uleadas  por los  merc r  cados  desde  que  a  finales  del  pasado  m de  may el  f mes  yo  Presi idente  de  la  Reserva Federal  e a  estadounide ense,  ante  los  favora ables  signo de  os  recuperación de e la econom mía de su p país, anunciara su intención de empezar a retirar  de fo orma gradua al la política a de expans sión cuantitativa iniciad da a finales de 2008.     El Sr. Modi es, p pues, visto e en los medios empresariales com mo el único  capaz de sa acar a  la  India  de  su  a actual  mara asmo  econó ómico,  aun nque  para  e su  part ello  tido  tendría que  a  resul ltar  venced en  las  próximas  elecciones  generales  que  tendrán  lugar  en  la  dor  e primavera  de  2 2014.  Lo  ci ierto  es  qu hoy  por  hoy,  el  a ue,  actual  gobierno  que  dirige  d Manmohan Sing gh, del Part tido del Con ngreso, está á desacredi itado por lo os escándalos de  corru upción  y  la  incapacida para  sac adelante las  reform económ ad  car  e  mas  micas  neces sarias  para  reactivar  la  inversión  y  el  crecim miento.  Seg el  Banco  Mundial,  en  el  año  fiscal  gún  que  acabará  el  próximo  m de  julio el  PIB  cre mes  o  ecerá  sólo  u 4,7%,  un tasa  muy  por  un  na  deba ajo de la qu ue necesita  un país con n una tasa d de crecimie ento demog gráfico tan a alta y  con u unos niveles de pobrez za todavía m muy elevado os.  

    La  personalidad  de  Modi,  sin  embargo,  presenta  también  puntos  oscuros.  El  más  relevante es su acendrado nacionalismo hindú, algo que hiere sensibilidades en un país  con  tantas  confesiones.  En  este  sentido,  se  recuerda  que  en  2002  unos  enfrentamientos  religiosos  entre  hindús  y  musulmanes  en  el  Estado  de  Gujarat  se  saldaron con mil trescientos muertos, en su mayoría musulmanes. El Sr. Modi era ya  presidente de dicho estado y fue acusado, en el mejor de los casos de no hacer nada  por  evitar  la  matanza  de  musulmanes  y  en  el  peor  por  haber  atizado  la  violencia.  La  masacre  le  valió  una  condena  internacional  y  que,  incluso,  la  UE  y  los  EE.UU.  le  privaran  de  visado.  El  año  pasado,  sin  embargo,  la  Corte  Suprema  india  le  eximió  de  toda  culpa  y,  de  forma  progresiva,  la  diplomacia  europea  y  estadounidense  han  ido  restableciendo  lazos  con  esta  figura  indispensable  de  la  política  india.  En  las  últimas  semanas, un “lobby” ha comenzado a actuar en el Congreso de los EE.UU. con el fin de  conseguir  que  le  sean  definitivamente  levantadas  las  sanciones  que  de  momento  le  impiden viajar a ese país.        TAIILANDIIA   TA LAND A ¿Hacia un callejón sin salida?     ¿Puede  Tailandia  convertirse  en  un  pequeño  Egipto?.  Parece  improbable,  pero  no  imposible.  En  Egipto,  la  sociedad  está  terriblemente  polarizada  entre  secularistas  e  islamistas.  En  Tailandia,  ocurre  algo  parecido  entre  los  partidarios  de  la  Primera  Ministro Yingluck Shinawatra y sus detractores.    La  Sra.  Shinawatra  es  hermana  de  Thakshin  Shinawatra,  sin  duda  el  político  más  controvertido que ha tenido el país asiático en los últimos años. Thakshin fue Primer  Ministro desde principios de la década pasada hasta que, en 2006, fuera derrocado por  un  golpe  militar.  En  estos  momentos  se  encuentra  exiliado  en  Dubai,  ya  que  en  el  momento  en  que  ponga  un  pie  en  su  país  será  automáticamente  detenido  y  encarcelado  al  estar  acusado  de  varios  delitos  (abuso  de  poder  y  otro  tipo  de  corruptelas). Por su parte, su hermana Yingluck es Primera Ministro desde que en 2011  su partido Puea Thai (PT) ganase las elecciones legislativas con un amplio margen. El  pasado  mes  de  noviembre,  la  sospecha  de  que  pudiera  estarse  preparando  un  decreto  para  indultar  a  su  hermano  y  permitirle  regresar  a  Tailandia,  encrespó  a  la  oposición,  encarnada  por  el  Partido  Demócrata (PD), cuyo líder exhortó a sus  seguidores a “tomar la calle”, lo que han  venido  haciendo  desde  en  entonces  con  acampadas  frente  a  los  principales  ministerios  y  la  residencia  de  la  Primera  Ministro,  cortes  de  los  accesos  a  la  capital  y  otras  acciones.  Al  mismo  tiempo,  los  150  diputados  del  PD,  el  grupo  más  numeroso  en  el  parlamento  tras  el  Puea  Thai,  dimitieron  en  bloque  a  principios  de  diciembre pasado. El volcánico líder del Partido Demócrata y sus seguidores acusan a  2     

    Yingluck de ser una mera marioneta de su hermano y de estar preparando su vuelta al  país, y no se andan con componendas, ya que reclaman su dimisión, pura y simple, y la  creación de un gobierno de “hombres justos” hasta que se cambie el sistema electoral.  Para  tratar  de  calmar  las  aguas,  la  Primera  Ministro  propuso  convocar  elecciones  anticipadas,  las  cuales  tuvieron  lugar  el  pasado  día  2  de  febrero.  Sin  embargo,  tal  y  como había prometido, el Partido Demócrata las boicoteó, haciendo casi imposible la  votación  en  Bangkok  y  en  las  regiones  del  sur,  más  prósperas  y  en  las  que  tradicionalmente  domina  esta  formación  política,  lo  que  a  su  vez  refleja  la  fractura  política que divide al país en dos  mitades. La jornada electoral fue tensa, pero no se  registraron incidentes violentos, pese a que a causa del boicot fuera imposible votar en  el  10%  de  las  mesas  electorales  del  país.  Además  del  boicot  propiamente  dicho,  la  oposición  prepara  una  batalla  legal  en  varios  frentes  para  tratar  de  invalidar  las  elecciones.  Sin  embargo,  si  finalmente  esto  ocurriera,  podrían  movilizarse  los  partidarios  la  Primera  Ministro  y  de  su  hermano  lo  que  podría  dar  lugar  a  serios  enfrentamientos en las calles de Bangkok y otras grandes ciudades.     El  rechazo  del  principal  partido  de  oposición  a  presentarse  a  las  elecciones  es  entendible,  ya  que  sabe perfectamente que no iba a  tener  ninguna  posibilidad  de  victoria. Como es sabido, el Puea  Thai  –que  en  realidad  es  la  misma  formación  política  creada  por  Thakshin  hace  catorce  años  sólo  que  con  distinto  nombre–  tiene  un  auténtico  “caladero”  electoral  entre  los  campesinos  pobres  de  las  regiones  del  norte  y  nordeste  del  país,  las  más  pobladas  y  al  mismo  tiempo  desfavorecidas  económicamente.  En  sus  seis  años  como  Primer  Ministro,  Thakshin  se  preocupó  mucho  por  atraerse  el  favor  de  estos  campesinos,  tradicionalmente  olvidados  por  las  élites  políticas  de  Bangkok,  con  medidas  de  tipo  populista  como  créditos  blandos,  subvenciones  varias,  condonaciones  de  deudas  y,  gracias a ello, se aseguró su fidelidad como votantes. Quien ahora se ha beneficiado de  este  voto  fiel  ha  sido  su  hermana,  gracias  al  cual  ganó  holgadamente  las  elecciones  legislativas de  2011.  Los  líderes  del  principal  partido  de  oposición  están  dispuestos  a  llegar hasta el final en su estrategia de caos creciente con el fin, incluso, de que este  llegue  a  tales  niveles  que  las  FF.AA  se  vean  forzadas  a  intervenir  mediante  un  golpe  militar. Tailandia tiene una cierta tradición golpista, ya que ha sufrido 18 asonadas en  los últimos ochenta años. Los militares, de momento, están adoptando una postura de  exquisita neutralidad y contención, pero podrían cambiar de parecer si la situación de  violencia callejera empeorara, lo que podría ocurrir si el resultado de las elecciones es  finalmente invalidado y los partidarios de la Primera Ministro se echaran a la calle.    La  economía  está  empezando  a  resentirse  de  la  actual  inestabilidad  política.  La  producción industrial cayó el pasado diciembre un 6,1% con relación al mismo periodo  de 2012, especialmente en el sector automovilístico, uno de los más importantes del  país  al  ser  Tailandia  el  décimo  fabricante  mundial  de  vehículos  a  motor.  También  se  3     

    están n registrand do salidas d de capitales s tanto de renta fija co omo de la Bolsa de Ban ngkok  (en la semana d del 23 al 30 0 de enero  los inversores han sac cado del pa aís 499 mill. .$), lo  que a a su vez est tá afectando o a la cotiza ación del ba aht, que cot tiza a 33 b/1 $, su nive el más  bajo  en  dos  sem manas.  En  cuanto  al  t turismo,  un sector  que genera  el  9%  del  PIB,  de  n  e  mom mento no se e está resint tiendo demasiado, aun nque podría an aumenta ar sensiblem mente  las ca ancelacione es si las condiciones de e seguridad siguen emp peorando.        MÉXIICO   MÉX CO Una a energétic ca reform ma    En  las  últimas  semanas  los  merca ados  emerg gentes  han sufrido  l n  las  turbule encias  finan ncieras deriv vadas del fin de la polí ítica expans siva de la Re eserva Fede eral. El prev visible  encarecimiento  del dinero en las economías ava anzadas en  los próximos años pro ovoca  en  sobre  los  a activos  “de  riesgo”,  q supone una  retira o  que  e  ada  ya  un  efecto  e cadena  s encarecimiento  de  los  flujos  de  capit tales  en  los países  em s  mergentes.  S embargo,  no  Sin  todo os los países s están registrando el  impacto de el mismo modo. Uno d de los países que  se es stá viendo  menos afec ctado es México. Así,  en el mes d de enero, m mientras qu ue las  princ cipales mon nedas de los s países emergentes se e veían som metidas a un na fuerte pr resión  para  depreciars y  obligab a  vario Bancos  Centrales  a  elevar  los  tipos  de  in se  ban  os  C nterés  (espe ecialmente  en Turquía a, India, Brasil, Sudáfric ca), México ha manten nido una relativa  estab bilidad cam mbiaria (‐2% %) y mantien ne el tipo d de interés d de referenci ia en un mí ínimo  histó órico (3,5%). A ello han n contribuid do un cuadr ro macroeco onómico es stable y la b buena  valor ración  en  lo mercado del  impu os  os  ulso  reform mista  de  la  nueva  adm ministración, algo  ,  poco o común ent tre los paíse es emergen ntes.    enero  ambas  cámaras  del  Cong greso  mexicano  apro obaron  los  cambios  en  la  e En  e Cons stitución  qu permiten  la  reform energét ue  ma  tica,  posiblemente  la  legislación  más  impo ortante  den ntro  del  pro ograma  de  reformas.  La  reforma es  clave  d a  debido  a  que  la  q producción  petrolera  está en  declive desde  20 (ha  caí en  2013  a  2,5  mill.b/d  á  e  004  ído  desd un  máximo  de  3,4  mill.b/d)  y aunque  su  peso  sob el  PIB  es  reducido los  de  y  bre  o,  ingre esos por hid drocarburos s son muy r relevantes e en las expo ortaciones y y, sobre tod do, en  cuan nto a los ing gresos fiscales (casi un n tercio del  total). Ade emás el resu urgimiento  de la  producción  ene ergética  estadounidens podría  derivar  en  u desvent se  d una  taja  compe etitiva  s  n  del  que  mente  en  cuanto  a  los costes  de  producción respecto  al  vecino  d norte,  q actualm 4     

    comp pra cerca de e un 80% de las export taciones me exicanas. Po or tanto, fre enar el desc censo  productivo y rec cuperar la p producción resulta prio oritario.    Méxi ico cuenta  con  un elevado  poten ncial  de reservas  no  co onvenciona (60.000 mill.  ales  0  barri iles)  y  en  a aguas  profu undas  (55.0 mill.  ba 000  arriles),  per su  explo ro  otación  req quiere  fuert inversio tes  ones  y  las  e exploracion tienen  un  ratio  de éxito  cerc nes  u e  cano  al  20% (no  %  conv vencionales) La  petrolera  estatal  Pemex,  qu soporta  una  fuerte carga  fisca no  ).  ue  e  al,  tiene esta  capacidad  de  in e  nversión.  Po tanto,  es crucial  cr or  s  rear  un  mar de  inve rco  ersión  favor rable a las m multinacion nales privad das. Algo qu ue hasta aho ora no se da aba, dado q que la  única a posibilidad era firma ar contratos s por presta ación de ser rvicios, que acarreaban n una  fiscalidad excesiva. En este e sentido, la a reforma energética h ha supuesto o, sobre el p papel,  un  cambio  prof fundo.  Si  bien  la  prop piedad  de  lo recursos sigue  sien naciona las  os  s  ndo  al,  empresas tendr rán la posib bilidad de optar a una  variedad de e contratos s, en particu ular a  travé de conce és  esiones  o  licencias de  producción o  del  repa n  arto  de  la p producción, algo  ,  que  permite a las compañí ías incluir lo os activos e en sus cuentas, lo que  abre la pue erta a  una p participació ón más activ va en las exploraciones s. También se contemp plan una ser rie de  camb bios en el m marco regula atorio, que ahora depe enderá tant to del Minis sterio de En nergía  como o de la Com misión Nacio onal de Hidrocarburos (CNH) y de e la Comisió ón Nacional de la  Energía (CNE). E En los próxim mos cuatro meses los l legisladores s deberán a aprobar toda una  batería  de  leyes que  desarrollen  en  d s  detalle  la  reforma.  Po el  momento,  parece que  or  e  esta  legislación  puede  suponer  el  cambio  que se  llevaba reclamando  más  de una  e  a  e  década. El impacto final de e la misma e es algo más incierto, ya a que en la práctica mu uchos  facto ores pueden n afectar al resultado. El objetivo del gobiern no es, al me enos, restab blecer  el niv vel de prod ducción en t torno a los  3 mill. b/d, , algo que p parece alcanzable. Ade emás,  el sector podría ser un foco o important te de invers sión directa extranjera en los próx ximos  s.  años       ARGENTIINA   ARGENT NA ¿Anuncia la d devaluació ón el fin del kichner rismo?    En Buenos Aires s llaman “arbolitos” a  los que cam mbian peso os por divisa as en la calle, en  refer rencia  al  verde  de  lo dólares  americanos  que  lleva y  que  los  ahorrad os  an  dores  argentinos  busc cada  v con  ma can  vez  ayor  ahínco Los  grav problem económ o.  ves  mas  micos  arge entinos  y  los  cada  vez  mayores  cont troles  para  hacerse  c con  dólares han  s  prov vocado  un fuete  c n  crecimiento  del  nego ocio  del  “arbolado”  en  las  princi ipales  ciud dades  del  país,  lo  q que  recuer rda  a  époc cas pretérit tas de los añ ños 80, don nde la  hipe erinflación  y las  devalu y  uaciones  er el  ran  pan  de  cada  d Algo  que  ha  venido  a  día.  conf firmar  la  r reciente  de evaluación,  que  también  supon el  reco ne  onocimiento del  o  gobi ierno de qu ue está agot tando su cré édito,  tant to en sentid do figurado como litera al.  5     

    Lo  q que  subyac detrás  d los  últim aconte ce  de  mos  ecimientos  es  el  fin  del  model de  lo  crecimiento  arg gentino,  bas sado  en  po olíticas  fisca y  mone ales  etarias  expa ansivas.  Hace  ya  dos a años que A Argentina se e ha topado o con sus limitaciones  a medida q que las bala anzas  fiscal y externa  se deterior ran y sigue  sin acceso a a financiación internac cional. Busc cando  soluc ciones  de  corto  plazo  el  gobie erno  ha  ag gravado  sus    tendencias  de  po olítica  econ nómica  het terodoxa:  intervencio onismo,  co ontroles  de capital,  proteccionismo,  e  expro opiaciones.  Al  mismo tiempo  busca  comp o  plejas  fórmu ulas  para    tener  acce a  eso  finan nciación e in nversión int ternacional l, algo que  choca con  sus pésimas relaciones con  las In nstituciones s Financiera as Internaci ionales (IFIs s), los problemas legales derivados de  los hold outs y la pésima se eguridad jurídica. Todo o indica que e el progres sivo deterio oro de  las  re eservas,  el  ascenso  de la  inflació y  la  caída  del  crecim e  ón  miento  term minaran  an ntes  o  desp pués  provoc cando  serio problema de  pago  al  exterior, descontro monetario  y/o  os  as  ,  ol  una c crisis polític ca. La reciente devalua ación es sin ntomática y y se trata de el último intento  del  gobierno  p ganar  tiempo.  Las  eleccion por  nes  de  2015,  sino  a antes,  marc carán  seguramente el fin del tray yecto de est te gobierno.    En la a última sem mana de enero, ante la a continua p pérdida de  reservas, el gobierno s se vio  oblig gado a una “ “devaluació ón” (el tipo de cambio, , que funcio ona en régim men de flotación  sucia desde  2009,  permití una  dep a  ía  preciación  progresiva).  El  Banco  Central  dej de  p jó  inter rvenir  y  en  dos  días  e peso  perdió  un  17%,  con  lo  que  en  apenas  un  mes  la  el  m depr reciación era del 25%,  colocando  el cambio e en el entorn no de los 8  pesos por d dólar.  Con  esto el ejec cutivo prete ende frenar r la  pérdida  de  reservas  y  cerrar  la  fue erte  dispa aridad  que se  empe e  ezaba  a  ab brir  entre e la cotización oficial y y el peso en n la    calle  o  dollar  b blue  (12  p/ /$).  Al  mism mo  tiempo,  ha  apr robado  cierta  relajación  de  las  fue ertes  e  impopulares  ricciones  al  acceso  a  dólares,  q que  restr son  la  causa  última  de  la  aparición  del  r  eto,  desde  el  dólar callejero.  En  concre lunes 27  se  vuelve  a  permitir  la  s  adqu uisición  de divisas  e e  extranjeras  a  particulares  para  atesoram miento,  estableciendo un  límite de  2.000 al  mes,  para  o  e  0$  ellos  que  ju ustifiquen  in ngresos  sup periores  a  los  7.200  p l pesos  mens suales,  unos 900  s  aque dólar al  camb oficial.  Asimismo,  la  adquisic res  bio  ción  de  moneda  extra anjera  tendrá  un  recar rgo del 20% % (anteriorm mente del 3 35%), a men nos que se d deposite a p plazo fijo en n una  entid bancaria  por  un  plazo  mínimo  de  un  año.  La  m dad  medida  da  e entender  que  el  gobie erno  consid dera  que  la devaluación  llevada a  cabo  es suficiente para  fren la  a  a  s  e  nar  pérdida de divis sas.    embargo,  e esta  devalu uación  no  va  acompañada  de  un  cambio en  la  po o  olítica  Sin  e econ nómica gene eral que ha aga pensar q que se va a a frenar el d deterioro de e la situació ón. Al  contrario,  sólo  busca  gan tiempo, pero  en  los  próxim meses  el  efecto  de  la  nar  ,  mos  deva aluación se  trasladará a a los precio os, por lo que finalmen nte la presi ión sobre el tipo  de  c cambio  y  la reservas se  recrud as  s  decerá.  Sol cabe  pe lo  ensar,  pues que  el  actual  s,  a gobie erno  insistirá  en  medidas  de  c corte  heter rodoxo,  como  reforza los  cont ar  troles  6     

    camb biarios y sobre la salida a de capital les (en los ú últimos días s se ha restr ringido el ac cceso  a dól lares a los importadore es). Tampoco se debe descartar o otro tipo de e acciones, c como  medidas exprop piatorias sobre empres sas extranje eras. Es cier rto que el g gobierno es studia  eleva ar los precio os subvenci ionados de  la energía, que supon nen un creci iente coste, algo  que  se  tendrá  que  hacer  antes  o  d después.  No obstante,  la  debilid política y  el  o  dad  a  horiz zonte electo oral hacen c complicada esta medid da.    Aunque  el  partido  de  la  Pres sidente  Cristina  Fernández  (Frente  para  la  Victoria),  cuya  popularida antes  de la  devaluación  ya  estaba  ad  e  en mínimo os, obtuvo la victoria e en las elecciones  legislativas de  octub de  201 el  resu s  bre  13,  ultado  supuso  un  fuerte  rev vés,  y  las  p posibilidade de  es  que se revi ise la Const titución para que Cristi ina se  presente  en  las  Pre esidenciales de  2015 son  s  5  prácticame ente  nulas.  No  se  pude  desc cartar  incluso  un  adelanto  e electoral  si  el  gobiern no  no  consigue fr renar el actual desgast te político o o si su  salud  sufre una  recaí e  ída.  Hasta  e entonces  parece  dudoso  qu el  actua ejecutivo pueda  da un  ue  al  o  ar  cambio de rumbo hac cia otro tipo o de políticas.    Las p próximas pr residenciale es estarán m muy abierta as y dado el deterioro b bajo las act tuales  políticas es prev visible que  de las mism mas salga una opción a algo más or rtodoxa (alg gunos  cand didatos ya s se han pron nunciado en n este senti ido). El prim mer y más  complicado o reto  del n nuevo gobie erno será fr renar el cre eciente des scontrol mo onetario y c cambiario. C Como  aspecto  positivo,  dado  qu ni  el  en ue  ndeudamien externo ni  los  de nto  o  esequilibrios por  s  cuen nta corriente o fiscal so on excesivamente amp plios, si el n nuevo gobie erno fuera c capaz  de  obtener  la  c confianza  ex xterna  med diante  un  programa  en colaborac n  ción  con  las IFIs,  s  ifícil  en  Arg gentina  por  las  connot taciones  po olíticas,  el  ajuste  no  te endría  algo  siempre  di por q qué ser dram mático.         SIIRIIA   SRA Consecuencia as económ micas y soc ciales del conflicto sirio    Raramente  se  m mide  la  evo olución  de  la  economía de  un  paí durante  una  guerra  civil.  a  ís  Suele en ser los h historiadore es, con el paso del tiem mpo, los qu ue terminan n por estab blecer  balan nces compa arando los d datos de antes del conflicto y las e estadísticas s de los prim meros  años de  paz.  S embarg el  perio s  Sin  go,  odista  econ nómico  liba anés  Bachir El  Khoury en  r  y,  colab boración co on diversos  organismos internacio onales y sir rios (UNRW WA, UNDP, B Banco  Mundial, Sirian  Center for  Policy Rese earch, Banc co Central d de Siria) ha logrado ex xtraer  del c caos de la guerra civil d datos macro oeconómico os que nos  dan una vis sión más pr recisa  del d desastre.    7     

    El  vo olumen  del  PIB,  que  era  de  60.00 mill.$  en el  2010,  s ha  reduc 00  n  se  cido  en  cerc de  ca  48.00 00 mill.$ ha asta junio d del 2013. La a crisis econ nómica se aceleró ese  año a la so ombra  de  la intensifica a  ación  de  lo combates En  comp os  s.  paración  con  los  mism periodo del  mos  os  2012 2, el PIB se  redujo en u un 34,3 % e en el prime er trimestre de 2013 y  un 39,6 %  en el  segundo. El consumo priva ado se ha de errumbado: la caída fu ue del 19% e en el 2012, y del  47%  durante el   segundo trimestre de el 2013, com mparándolo o con el mi ismo period do de  2012 2. Igualmente, durante e ese segun ndo trimestr re, la invers sión privada a se contra ajo un  23% y la inversió ón pública u un 30%.    Las  p pérdidas  de capital  a  finales  de  junio  de  2013  se  est e  2 timan  en  4 49.600  mill. La  .$.  econ nomía  siria  ha  sufrido de  hecho una  desin o  o  ndustrializac ción  masiva tras  el  cierre,  a  quieb pillaje  y  destrucc bra,  ción  de  muchas  empresas.  El  PIB industrial ha  sufrido una  B  l  o  caída a del 70% e en el 2012,  del 12,8% e en el primer trimestre  del 2013 y y del 23,3%  en el  segundo, compa arándolo a los mismos trimestres del año ant terior.    La es structura ec conómica del país ha c cambiado drásticamente en los úl ltimos tres  años.  La ag gricultura re epresentaba el 54 % del PIB en el segundo tr rimestre de e 2013, ratio o que  prob bablemente  se  daba  e la  época  otomana La  produ en  a.  ucción  agríc cola  tambié se  én  habría reducido o en ese mi ismo period do un 7%, c comparándo ola con el p primer sem mestre  de 20 012. El sect tor del turis smo representaba una a parte significativa del PIB antes  de la  guerra, con uno os ingresos  anuales de 8.000 mill. .$. Su aport tación actua al a la econ nomía  del p país es prác cticamente  nula. La ind dustria del  petróleo se e ha derrum mbado, pas sando  de una producc ción de más s de 380.000 barriles d día en 2011 a 18.000 a a finales de  junio  del 2 2013. Por ot tra parte, el colapso de e la econom mía formal h ha llevado a a un crecim miento  de  la “informalidad”  y  de la  “econo a  e  omía  crimin nal”  (blanq queo  de  din nero,  tráfic de  co  arma as, etc.).    El dé éficit público, que no s superaba el l 3% del PIB B en el 2010 0, se estima en un 33% % del  PIB e en el segundo trimestr re del 2013. Los ingres sos del Esta ado represe entaban a fi inales  8     

    de ju unio un pob bre 5,4% de el producto o interior br ruto, mientras que el  gasto público se  incre ementaba hasta el 39% % del mismo o.    En  p particular,  el  gasto  militar  ha abría  aume entado  de esde  el  2011  en  un  acum mulado  de  5 5.500  mill.$ sabiendo por  $,  o  otra parte que los presupu uestos milita ares,  as  cterísticas  d régimen de  del  n  dada las  carac Bash hard  Al  Assad  y  la  situa ación  geoe estratégica  del  país,  ya  e eran  prop porcionalme ente muy elevados.    La  de euda  públic ronda  actualmente el  73%  de PIB,  impu ca  e  el  ulsada  por  el  aument del  to  défic cit. Antes de el conflicto  la deuda s siria se situa aba en el 23% del PIB, , una de las s más  bajas s del mundo o. Un ejemplo de esta  evolución es el crédito concedido o en el 2013 por  Irán  al régimen  por un imp porte de 4.6 600 mill.$. L Las reservas de divisas s se estiman n hoy  en 9. .000 mill.$, contra uno os 20.000 mill.$ en el 20 010.     Los  p precios  han aumentad más  de  un  200%  en  los  dos  ú n  do  e últimos  año laminando  el  os,  pode er adquisitiv vo de las cla ases medias s del país. La libra siria ha perdido o oficialmen nte un  115% de  su  valor  entre  m %  marzo  de  2 2011  y  juni del  2013 En  el  me io  3.  ercado  neg la  gro  difer rencia entre e el valor of ficial y el cambio real e es del 80%,  con una fuerte tenden ncia a  la aceleración del diferencial en los últ timos mese es.    Desd el  punto  de  vista  so de  ocial,  2,3  m millones  de  puestos  de trabajo  ha desaparecido  e  an  durante la guer rra, destruy yendo la eco onomía fam miliar de 10 0 millones d de sirios. La a tasa  de pa aro podría s ser del 60% % de la pobla ación activa a, contra el 10‐15% ant tes de la crisis. El  salar medio  e este  peri rio  en  iodo  habría caído  40% hasta  150 dólares  a mes  al  ca a  %,  0  al  ambio  oficia al. Reflejando este det terioro del  nivel de vid da, el índice e de desarr rollo human no ha  vuelt to a los nive eles de los  años 80. Se e calcula qu ue más de la mitad de   la població ón, es  decir r unas 10 m millones de  personas, v vive por deb bajo del niv vel de pobre eza, 7,9 millones  más  de  las  que se  censaro en  el  20 e  on  011.  Entre  ellos  4,4  m millones  sufrirían  nivele de  es  pobr reza extrem ma.    El  sistem ma  educ cativo  también  ha  sido  devastado por  la  gu o  uerra.  La  mitad  de  los  niño no  os  tienen  a acceso  a  la  educación, se han perdido  3.000 escu uelas y unas 700  sirven  d de  refugio a  o  personas  desplazadas.  En  lo  que  con ncierne  la  salud,  s el rat tio de médicos por habitante ha  pasado de  1 por 661 p personas a  1 por 4.041 1. Por  otra  parte  37  h hospitales  e están  fuera  de  servicio 57  tienen grandes  d o,  n  desperfecto así  os,  como o 593 centr ros de atenc ción primaria.    9     

    El  co onflicto  ha  provocado un  fenóm o  meno  masiv de  desp vo  plazamiento de  pobla os  ación,  tanto interno  c o  como  hacia los  paíse vecinos.  Más  de  u tercio  d los  sirio ha  a  es  un  de  os  aban ndonado  su  residencia habitual,  3 millones  han  salido  del  país,  d los  cuale 1,7  a  3  de  es  millo ones hacia los países ve ecinos y 1,3 3 millones h hacia países s occidentales (en particular  EE.UU.,  Canadá y  Francia) Los  desplazados  internos  se  estiman  en  4,8  millone de  á  ).  es  perso onas, el 20% % de la población.    esumen, un na primera  aproximación del cost te de la gue erra civil sir ria, sumand do las  En re pérdi   de  PIB, de  capital  y  el  aume idas ,  ento  del  gas militar,  da  un  importe  de  103 sto  3.000  mill.$ $, equivalen ntes al 174% % del PIB del 2010. Este cálculo n no mide, ev videntemen nte, lo  más  grave, el su ufrimiento d de la poblac ción. La situ uación econ nómica y so ocial ha llega ado a  tal  n nivel  de  d deterioro  q que  las  po osibles  soluciones  al conflicto  deberán  venir  l  acom mpañadas de medidas d de tipo económico par ra reconstru uir el país.        SUDÁN  DEL SUR  /  REP..  CENTROAFRIICANA   SUDÁN DEL UR / R P CENTROAFRIC ANA L S RE Dos países pr recipitánd dose hacia a la guerra a civil    Sudá án del Sur y y la Repúbli ica Centroa africana son n dos vecino os que han iniciado se endos  confl lictos  interi iores  en  los últimos  m s  meses,  cada uno  de  m a  manera  inde ependiente  pero  con  trasfondos  similares.  En  ambos  casos,  la  pobreza,  la divisione internas y  la  as  es  s  fragilidad de las s institucion nes han orig ginado espirales de vio olencia étnica, con miles de  es de despla azados.  muertos y decenas de mile   En el caso de la a República  Centroafric cana, la cris sis se recru udeció a par rtir de marzo de  2013 3. El país su ufrió entonc ces un golpe e de Estado o a manos d de Seléka,  una coalició ón de  milic cias  rebeldes  mayorit tariamente  musulmanas.  Su  lí íder,  Miche Djotodia se  el  a,  autoproclamó  presidente  tras  tomar  Bangui.  Las  milic cias  siguier ron  atacando  y  saqueando  poblados,  crecidos  gr s racias  al  clima  de anarquía mientras que  a e  a,  s  Djotodia  se  mostrab incapaz de  D ba  z  imponer su  autoridad.  Las poblaciones  cristianas  respondier c ron  con  más  violencia,  g v generando  una  espira de  al  brutalidad y b y odio étnic co. Las presiones  internaciona ales  y  la  debilidad  interna  empujaron  a  Djotodia a  present la  e a  tar  dimisión  en enero  d 2014.  Le  ha  d n  de  L reemplazado  la  alcald r desa  de  Ba angui,  Samba‐Panz conside S za,  erada  una  figura  f políticamente  neutral  que  no  ge p enera  rechazo  a  ninguna  de  las  pa r artes.  Francia,  la  ex  metróp F poli,  ha  enviado  1.600  soldados  para  in 1 ntentar  fren el  nar  desastre en ciernes. La Un nión African na también  se encuent tra present te en el paí ís con  6.000 efectivos,  y  se  espe una  apo 0  era  ortación  de la  UE  de  hasta  5.00 soldados Las  e  00  s.  10     

    tropa extranje as  eras  han  c conseguido controlar algunos  puntos  vit o  r  tales,  pero son  o  insuf ficientes  pa garantiz la  paz  en  un  país con  una  e ara  zar  s  extensión  s superior  a  la  de  España.    El  co onflicto  en  Sudán  del  Sur,  por  s parte,  es su  stalló  en  diciembre  de  2013,  cu uando  solda ados  del  p presidente  Salva  Kiir,  de  la  et tnia  dinka, trataron  de  arrestar  al  ,  exvic cepresident Riek  Machar,  de  la étnia  nue A  partir  de  ese  momento  las dos  te  a  er.  s  comu unidades en ntraron en  conflicto, c causando m miles de muertos y la p partición de el país  entre zonas  dominadas por  milicias  e  s  enfre entadas.  La población de  Sudán del  a  n  n  Sur c cuenta con  armamento o y una ext tensa  expe eriencia  de  combate  derivada  d la  de  guerra civil cont tra Sudán, q que terminó ó con  la secesión en 2 2011.     La  m mediación  internacion tratará de  nal  á  pone freno  a la  violen er  a  ncia  en  am mbos  paíse es, ahora qu ue los dos c conflictos aú ún se  encu uentran  en  sus  prime eras  etapas La  s.  expe eriencia en p países vecin nos como la a R.D.  del  C Congo  mue estra  que,  si  la  guerr se  ra  consolida,  las  c consecuencias  pueden llegar  a  ser  mucho  más  atroce La  fragilidad  n  s es.  extre ema de las  institucione es, la pobre eza, la pugna por los es scasos recursos y la div visión  étnic ca son una  combinació ón explosiva a y habitua al en África  Central, sin n duda la región  más castigada d del planeta.        ANGOLA   ANGOLA Situación y pe erspectiva as: el impu ulso del p petróleo    Ango ola es un de estacado de estino de exportación  española e en África Su ubsahariana a, con  un  p promedio  de 300  mill.€ anuales.  Asimismo,  ha  sido  un proveedor  importante  de  e  €  n  petró óleo:  se  estima  que  España  le adquirió  cerca  de  2.000  mill en  201 El  e  l.€  13.  crecimiento formidable de el país desde 2002, cua ando finaliz zó la guerra civil, ha ab bierto  innumerables  p posibilidade de  negoc Angola  adquiere  del  exterio casi  todo los  es  cio.  or  os  biene de consu es  umo  y  de  c capital  que  se  utilizan  en  el  país,  y  éstos  son  cuantioso ya  os,  que  se  están  e ejecutando  una  infinida ad  de  proyectos  para  paliar  el  enor rme  déf ficit  de  infraestructuras s.     Ango ola  tiene  en  la  actua alidad  una de  las  a  renta as  per  cápita  mayo ores  de  Áfr (4.580  rica  11     

    $ en 2012) y es la tercera economía subsahariana, sólo detrás de Sudáfrica y Nigeria.  Esta bonanza se debe al petróleo. El crudo genera en torno a la mitad del PIB, un 98%  de  la  exportación  y  un  80%  de  los  ingresos  públicos.  Nuevos  pozos  y  prospecciones  prometedoras  permiten  presagiar  que  la  bonanza  se  prolongará,  al  menos  por  el  momento.  No  obstante,  el empuje de  la  producción  de  petróleo  ha  causado  un  caso  agudo de ‘enfermedad holandesa’ que ahoga el desarrollo de la industria local y causa,  entre otras cosas, que Luanda sea hoy la ciudad más cara del mundo, por delante de  Oslo, Tokio o Zúrich. Otro desafío que enfrenta la economía angoleña es la mejora del  clima de negocios, hoy por hoy muy complicado.     El presidente dos Santos gobierna desde 1979. Pronto habrá que afrontar su sucesión,  pero por el momento este proceso se encuentra rodeado de incertidumbre. Por otro  lado,  el  descontento  de  una  parte  de  la  población  se  ha  hecho  visible  en  manifestaciones y protestas, en especial desde el año 2011, aunque de momento éstas  han tenido un alcance limitado. En estas protestas se critica la desigualdad, la pobreza,  y la falta de rendición de cuentas de los poderosos. No obstante, el alto crecimiento  genera grandes rentas que dan margen para aplacar las críticas. Así que, para concluir,  se puede señalar que parece probable que mientras se mantenga la bonanza petrolera  el país siga disfrutando de años de estabilidad y prosperidad.  12     

Add a comment

Related pages

Observatorio Exterior de Febrero 2014 - Documents

Observatorio exterior de julio 2014 Observatorio Exterior de julio de 2014. Una publicación con artículos de opinión sobre temas de actualidad elaborado ...
Read more

El Observatorio Cuyano: febrero 2014

El ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia expresó hoy preocupación ante los intentos de fuerzas políticas extremistas de Ucrania de desatar un ...
Read more

Observatorio de la Cronosfera: febrero 2014

... etc. Se busca mano de obra barata en el exterior, ... 13 de febrero de 2014. ... Suscribirse al Observatorio de la Cronosfera
Read more

Observatorio de El Ventorrillo: febrero 2014

Observatorio de El Ventorrillo. ... 14 de febrero de 2014. Corzos, ... correspondientes a los dedos exteriores o traseros.
Read more

Observatorio suburbano: febrero 2014

9 de febrero de 2014. ... En Observatorio ... se aproximan unas fechas en las que la vía láctea queda demasiado baja y deja ver el cielo exterior, ...
Read more

Observatorio Venezolano de las Autonomías: febrero 2014

Publicado en el diario español "El País" el 6 de febrero de 2014. ... el procubano ministro de Exteriores Elías Jaua ante las ...
Read more

Boletin del Observatorio de Seguridad y Defensa N°6 de ...

... Boletin del Observatorio de Seguridad y Defensa N°6 de 2014, Author: Observatorio S&D ... Año 2014 20 de febrero de 2014. ... exterior colombiana ...
Read more

Nº 14 Febrero 2014

Nº 14 Febrero 2014 ... semanas después de que el ministro de Asuntos Exteriores chino viajara a ... Observatorio de Conflictos y Construcción ...
Read more