Novena a la Divina Pastora

0 %
100 %
Information about Novena a la Divina Pastora
Spiritual

Published on February 19, 2014

Author: venamisio

Source: slideshare.net

ÍNDICE Parroquia Urbana de la Santa Cruz Presentación…………………………………….. Pág. 3 0. ¿Cómo rezar la novena?.................................... Pág. 3 1. Oración inicial para todos los días…………… Pág. 4 2. Reflexión para cada día……………………… Pág. 5 Primer día................................................. Pág. 5 Segundo día……………………………. Pág. 6 Tercer día……………………………….. Pág. 7 Cuarto día………………………………. Pág. 9 Quinto día………………………………. Pág. 10 Sexto día……………………………….. Pág. 11 Séptimo día…………………………….. Pág 13 Octavo día……………………………… Pág. 14 Noveno día……………………………. .Pág. 16 3. Petición para todos los días…………………. Pág. 18 4. Padre nuestro, Ave María y Gloria…………. Pág. 18 5. Oración final para todos los días…………… Pág. 19 6. Oración de consagración a María…………… Pág. 20 Cantos Marianos………………………………. Pág 21 Himno a la Divina Pastora……………. Pág. 21 María la Madre Buena………………… Pág. 22 NOVENA A LA VIRGEN MARÍA, Magníficat…………………………….. Pág. 22 DIVINA PASTORA Oh María……………………………… Pág. 22 DE LAS ALMAS Estrella de la mañana…………………. Pág. 23 Popurrit……………………………….. Pág. 23

ESTRELLA DE LA MAÑANA En tu vientre, una gran luz, destello de eternidad, principio de la paz, hizo su morada, en ti, en tus ojos, brilló la salvación, sagrario del eterno, eres llena de gracia y madre del amor. Porque tú eres María, estrella de la Mañana, amparo del que te busca, madre y reina soberana, porque tú eres María la aurora que trae la paz ternura de una mamá, los brazos que me hacen descansar. (2) En tus brazos cayó el salvador, desciende del madero, que siendo rey, se convirtió en esclavo por amor, tu María silencio y oración, todo lo guardaba y lo meditaba en su corazón POUPURRIT Viva María, la inmaculada, la vencedora de todo mal / en esta iglesia hay una nube que al cielo sube es la oración/ (2) OH María (3) la Reina del cielo es (2) María y los doce amigos de Jesús oraban y oraban sin cesar (2) / para alcanzar las gracias de Dios y fuerzas para trabajar/ (2) aleluya (2) vamos todos a orar, aleluya (2) /vámonos a trabajar/ (3) Con María es más fácil caminar por el camino angosto donde Jesús siempre está (2) ella nos guía en el camino, ella guía nuestros pasos, / porque a Jesús nos quiere llevar el es el camino y la verdad (2). La presente edición ha sido elaborada por los Misioneros Verbum Dei. Las oraciones: inicial, de petición y final; han sido tomadas de la “Novena a la Divina Pastora” de Mons. Omar Ramos Cordero. Ed. Paulinas. Las reflexiones escritas por el P. Venancio Ancajima, fmvd. Cantos populares. Imágenes de dominio público, tomadas de internet. Con María vamos todos los que creen en el Señor porque en ella esta su Espíritu Santo y consolador / (2)

MARIA LA MADRE BUENA. PRESENTACIÓN Tantas cosas en la vida, nos ofrecen plenitud y no son más que mentiras que desgastan la inquietud. Tú has llenado mi existencia al quererme de verdad, yo quisiera madre buena amarte más. Queridas familias y pequeñas comunidades de fe de nuestra Parroquia Urbana Santa Cruz, les dirijo mi más cordial y afectuoso saludo al inicio de la Novena a nuestra Excelsa Patrona, la Divina Pastora. Pocas ciudades en el mundo son tan privilegiadas como Barquisimeto donde la Imagen de la Virgen recorre cada año sus Avenidas y sus calles. Este salir a recorrer las calles y pasar frente a las casas o detenerse delante de ellas, aunque sea unos momentos, es una muestra de cómo la Madre de Dios no está lejos de las angustias y tristezas, de los dolores, lágrimas y sufrimientos de sus hijos. Verla pasar al frente de nuestras casas es reconocer que nos lleva a todos en su corazón de madre, y estar en su corazón es estar muy cerquita de Dios. Ella sabe pedirle a Dios lo que nosotros tal vez no sabemos expresar o pedir. En silencio escuchabas la palabra de Jesús y la hacías pan de vida, meditando en tu interior, la semilla que ha caído, ya germina y está en flor, con el corazón de fiesta cantaré. AVE MARIA (4) Desde que yo era muy niño has estado junto a mí y guiado de tu mano, aprendí a decir si. Al calor de la esperanza nunca se enfrió mi fe, y en la noche más oscura fuiste tú. No me dejes madre mía, ven conmigo al caminar, quiero compartir mi vida y crear fraternidad, muchas cosas en nosotros, son el fruto de tu amor, la plegaria más sencilla cantaré. MAGNIFICAT Proclama mi alma la grandeza de Dios, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador, porque ha mirado la humildad de su sierva, desde ahora me felicitaran, todas las generaciones. Porque el poderoso ha obrado y hace maravillas en nosotros. Grande es su amor (3). Hace proezas con su brazo, corrige a los soberbios y con todo el corazón, ensalza a los humildes llena de bienes a los pobres, su promesa por siempre durará. Como dijo a nuestros padres. Porque el … ¡No hay alegría más grande para una madre que ver a todos sus hijos reunidos compartiendo como hermanos! Que esta próxima venida de nuestra Madre la Virgen a nuestra Parroquia sea un motivo para congregarnos con alegría y entusiasmo en nuestras casas todos los vecinos, familiares y amigos y compartir, dialogar y orar todos juntos. Que su paso por nuestra Parroquia nos convierta en mejores padres, en mejores hijos, en fieles esposos y en excelentes vecinos. Que la Virgen –Madre nos ayude a todos a imitar sus virtudes. Con afecto y cariño. P. Eusebio Úsuga, fmvd. Párroco. 0. ¿CÓMO REZAR LA NOVENA? 1. Oración inicial para todos los días. (pág. 4) 2. Reflexión para cada día. (pág. 5-16) OH! MARIA Cuando me siento solo y me oprime el dolor y cuando me siente triste y nada me hace ilusión; OH María empiezo a cantar/ OH María (2) la alegría me empieza a brotar. OH María (2) /OH María (2) grito OH María y mi alma empieza a cantar (2) 3. Petición para todos los días. (pág. 18) 4. Padre nuestro, tres Ave María y Gloria. (pág. 18) 5. Oración final para todos los días. (pág. 19) 6. Oración de consagración a María: Bendita sea tu pureza (pág.20)

1. ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS. HIMNO A LA DIVINA PASTORA Letra: Andres A. Delgado Música: Simón Whohnsiedler Dios Padre nuestro, por el gran amor que nos tienes nos has dado a tu Hijo Jesús, nacido de la Virgen María, por obra del Espíritu Santo, para que fuera nuestro hermano, nuestro compañero, nuestro redentor. Coro ¡OH piadosa y amante Pastora! De las almas dulcísimo amor, oye el himno que canta, señora, los que te aman con santo fervor (bis). Él quiso darnos a la Virgen por Madre, cuando moría en la cruz. Ella ha cumplido su oficio con nosotros, demostrándonos cariño maternal y llevándonos a Jesús. Como Divina Pastora se pone a cuidarnos como los pastores cuidan a sus ovejitas. ¡Tu eres, madre, divino consuelo del que lleva en el alma el pesar; Tú le ofreces las dichas del cielo al que siempre te sabe alabar! (bis). Gracias por darnos a Jesús, Buen Pastor, y a la Virgen, Divina Pastora. Queremos ser siempre ovejas fieles de su rebaño que es la Iglesia. Amén. I II Flores puras, lozanas y bellas, su exquisita fragancia te dan; y al redor de tu trono de estrellas los querubes cantándote están (bis). III A tu influjo, Pastora celeste, para siempre de aquí se alejó la horrorosa y mortífera peste que este pueblo infeliz desoló. IV ¡Dadnos, virgen, la paz que anhelamos y con ella la dicha eternal! ¡Cómo siempre nosotros te amamos dulce madre de todo mortal!

6. ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A MARÍA 2. REFLEXIÓN PARA CADA DÍA. PRIMER DIA Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen sagrada, María, yo te ofrezco en este día alma, vida y corazón. ¡Míranos con compasión! ¡No nos dejes, Madre mía! Y danos tu santa bendición que nosotros la recibimos, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. MARÍA ELEGIDA Y AMADA DE DIOS ESCUCHEMOS LA PALABRA DE DIOS. Lectura del evangelio según san Lucas. (Lc 1,26-28) “Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen que estaba comprometida en matrimonio con un hombre llamado José, de la familia de David. La virgen se llamaba María. Llegó el ángel hasta ella y le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo»”. Palabra de Dios MEDITACIÓN. ¡Alégrate María! El Señor se ha fijado en ti, te ha mirado con inmenso amor, te ha elegido y te conoce muy bien. ¡Que dicha inunda tu corazón María al escuchar esas palabras! Ella, se siente amada desde su nacimiento, pues ya fue mirada con amor desde el vientre materno. Ha sido cuidada y bendecida a lo largo de toda su vida. Dios mismo le abre los ojos a ver que Él siempre ha estado con ella y así abre su corazón a sentirse muy amada. Esa misma mirada de amor se fija en cada uno de nosotros: “antes de haberte formado en el vientre de tu madre ya te conocía” (Jer 1,3). Si, tú eres una persona amada desde antes de nacer por Aquel que te llamó a la vida: “Y ahora, así te habla Yahvé, que te ha creado, Jacob, o que te ha formado, Israel. No temas, porque yo te he rescatado; te he llamado por tu nombre, tú eres mío” (Is 43,1). Dios al traernos a la vida no se desentendió de nosotros. Él ha estado siempre acompañándonos, cuidándonos, levantándonos en todas las encrucijadas de nuestro camino. Junto a María nos invita a ver “cómo los llevó durante todo el camino, como un padre lleva a su hijo, hasta que llegamos a este lugar” (cf. Dt 1,31).

Alégrate tú también, junto a María, porque el anuncio del ángel es también para ti. “¡Alégrate,… porque el Señor está contigo¡”. No sólo “estuvo” contigo, sino que “está”, “está hoy”, en un presente continuo que nos expresa su preocupación, su amor y su predilección por ti. PREGÚNTATE. - ¿Sientes la alegría de vivir? ¿Te vives como una persona muy amada por Dios? CON MARÍA VIVIRÉ HOY. La alegría de saberme hijo(a) muy amado(a) por Dios. SEGUNDO DIA. MARIA, MUJER QUE ESCUCHA A DIOS. ESCUCHEMOS LA PALABRA DE DIOS. Lectura del evangelio según san Lucas. (Lc 1,29-35). “María quedó muy conmovida al oír estas palabras, y se preguntaba qué significaría tal saludo. Pero el ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado el favor de Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús. Será grande y justamente será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de su antepasado David; gobernará por siempre al pueblo de Jacob y su reinado no terminará jamás.» María entonces dijo al ángel: «¿Cómo puede ser eso, si yo soy virgen?» Contestó el ángel: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el niño santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios”. Palabra de Dios. MEDITACIÓN. ¿Quién no se sorprendería al escuchar que Dios le está hablando? Es sorpresa, no es miedo. Tienes el regalo María de escuchar a Dios a través del ángel presentándote ser la madre de su Hijo y tú, dialogas con Él, preguntas ¿cómo será esto? Y él te lo explica. AVE MARÍA Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén GLORIA Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 5. ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS. Divina Pastora, madre amable y bondadosa, me dirijo a ti para expresarte mi devoción, mi afecto y mi confianza. Quiero estar cerca de ti como las ovejitas que tienes en tu regazo. Enséñame a cumplir la voluntad de Dios, a amar a Jesús, a amar a la Iglesia, y a ayudar con mi apostolado a los pastores de la Iglesia, obispos y sacerdotes, a establecer en todas partes el Reino de Dios. Amén.

3. PETICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS. Jesús, Buen Pastor, concédeme por intercesión de la Divina Pastora, esta gracia …….. (si se quiere se puede nombrar la petición). Si es voluntad de Dios y para bien de mi alma. Amén. ¡Qué maravilloso diálogo entre la creatura y el Creador! Eso es la oración: “Tratar muchas veces, a solas con Aquel que sabemos nos ama” (S. Teresa de Jesús). Hablarle, alabarle, pedirle… pero, sobre todo, escucharle. ¿Escuchar su voz? Si. Pero, no una voz de ultratumba, sino su voz que resuena hoy para nosotros a través de la Sagrada Escritura, “pues a Dios hablamos cuando oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus palabras” (S. Ambrosio). María, enséñame a escuchar a Dios en la oración, a comprender su voluntad para mi vida, a descubrir esos proyectos grandes que tiene para mí como los tuvo contigo. Muchas veces sólo pido y pido. Hoy quiero hacer silencio y escuchar su voz, su Palabra que quiere hablarme al corazón y contigo Madre permitir que se encarne también en mi. PREGUNTATE. - ¿Uso la Biblia en mi oración para en ella escuchar a Dios? ¿Leo con frecuencia la Biblia que es Palabra de Dios? ¿He aprendido a escuchar a Dios cuando hago oración? CON MARÍA VIVIRÉ HOY. 4. UN PADRE NUESTRO, TRES AVE MARÍA Y GLORIA. Decidirme a amar la Sagrada Escritura (la Biblia) y aprender a usarla cada día en mi oración, pues, a través de ella, puedo escuchar a Dios. PADRE NUESTRO TERCER DIA. Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. MARÍA, MUJER QUE CONFÍA EN DIOS. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén. ESCUCHEMOS LA PALABRA DE DIOS. Lectura del evangelio según san Lucas. (Lc 1,37-38). “«Para Dios, nada es imposible». Dijo María: «Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí tal como has dicho.» Después la dejó el ángel”. Palabra de Dios MEDITACIÓN. Dijiste “Si”, María y por tu “Si” nos vino la salvación. Totalmente confiada en Dios, para el cual nada hay imposible, aceptaste el gran proyecto de ser la madre de su Hijo, nuestro

Salvador. Sabías que eso no era fácil, pues nunca son fáciles los planes de Dios, estaba en juego tu propia vida. Pero, pensaste en nosotros. Ese Hijo que iba a nacer sería el Redentor de la humanidad y en tu amor, unido al amor de Dios, aceptaste colaborar en nuestra redención. ¡Gracias Madre por tu Si, que nos ha liberado del pecado y de la muerte eterna! descanso del amor del Señor, que reconfortan nuestra alma. Aunque pasemos por quebradas oscuras, no hemos de temer ningún mal, porque tú estás con nosotros con tu vara y tu bastón. Con Dios y contigo Mamita querida voy sin miedo, pues nos aseguran la dicha y la gracia para todos los días de nuestra vida (cf. Sal 23). “¡Hágase en mi!”, es lo que también yo puedo decirte hoy a ti, mi Dios. Tú sigues buscando hoy hombres y mujeres que se atrevan a colaborar contigo para que muchos más encuentren la salvación, experimenten tu amor, conozcan a tu Hijo y lo reciban en su vida. ¿Quién los acercará a tu Hijo? ¿Quién les anunciará tu Palabra de amor? ¿Quién les mostrará que los estás buscando y a la vez esperando con los brazos abiertos?... ¡Hágase en mi Señor, yo quiero ser tu servidor(a)! A ti recurrimos Madrecita nuestra, que vivimos tantas veces como ovejas sin Pastor, sin conocer a tu Hijo Jesús, sin escuchar su voz y sin hacerle caso, encerrados en nuestros propios caprichos. Venimos a ti trayéndote no sólo nuestra vida sino también, la de tantos hombres y mujeres que andan errantes por este mundo, en búsqueda de lo que les llene la vida. No queremos, Virgencita querida, seguir más la dureza de nuestro corazón, pues queremos amar como Jesús nos lo pidió. Queremos conocer más a tu Hijo Jesús, llévanos hacia Él. Queremos escuchar su voz y vivir de acuerdo a sus enseñanzas, ayúdanos a convertirnos. Que seamos todos, verdaderos discípulos misioneros de tu Hijo. María, dame tu mirada de amor hacia todos tus hijos, la humanidad entera, que está aún esperando la verdadera vida, la libertad del pecado y de los vicios, el amor que colme todos sus deseos, la plenitud que en el mundo no encuentra. María, enséñame a colaborar con Dios para que todos lleguen a conocer a tu Hijo, le amen y le sigan; pues “el que tiene al Hijo tiene la vida” (cf. 1Jn 5,12). PREGUNTATE. - ¿Soy consciente que me tienes como colaborador tuyo para que llegue la salvación también a otros? ¿Cómo estoy dando testimonio de mi ser cristiano en mi familia, escuela, universidad, trabajo, vida social, iglesia? CON MARÍA VIVIRÉ HOY. Anunciar a Jesucristo con mis gestos, actitudes, buenas obras y mi palabra a quienes hoy encuentre. PREGUNTATE. - ¿Pides a la Divina Pastora que te conduzca al manantial de la Vida que es su Hijo Jesús? ¿Cuáles son los “verdes prados” donde alimentas tu vida de discípulo misionero de Jesús? CON MARÍA VIVIRÉ HOY. La espera dichosa de la visita de mi Divina pastora y alimentaré el deseo de dejarme pastorear por ella hacia Jesús.

PREGUNTATE. - CUARTO DÍA. ¿Quién crees que te hará el milagro que estás pidiendo: Dios o la Divina pastora? ¿Pides con humildad y confianza la intercesión de la Divina Pastora? CON MARÍA VIVIRÉ HOY. La petición que estoy haciendo, la voy a dirigir con toda confianza a Dios por la intercesión de María Divina Pastora. NOVENO DÍA. MARÍA, DIVINA PASTORA DE NUESTRAS ALMAS. ESCUCHEMOS LA PALABRA DE DIOS. Lectura del libro de Jeremías. (Jer 3,14-17) “Vuelvan, hijos rebeldes, dice Yahvé, porque yo soy su Dueño. Elegiré de ustedes a uno de esa ciudad y dos de aquella familia y los introduciré en Sión. Les pondré pastores según mi corazón, que los alimenten con inteligencia y prudencia. Y cuando ustedes sean muchos y prosperen en el país, ya no se hablará más del Arca de la Alianza de Yahvé, ni pensarán más en ella, ni la recordarán más, ni la echarán de menos, ni la harán de nuevo. Entonces llamarán a Jerusalén «el trono de Yahvé» y a su alrededor se juntarán todas las naciones, sin seguir más la dureza de sus malos corazones”. Palabra de Dios. MEDITACIÓN. Jesús es el Buen Pastor que da su vida por cada uno de nosotros (cf. Jn 10,11). A ti María, bien te podemos llamar Madre del Buen Pastor. Pero además, Jesús, en la cruz te confió ser no sólo nuestra madre en la fe, sino además nuestra Pastora que nos guiara siempre hacia los verdes prados de la salvación. Tú eres, María, la Divina Pastora según el corazón de Dios; colaboradora fidelísima de Jesús, en la salvación de todos los hombres. Tú, María, con todo cariño y disponibilidad nos recibes y amas como verdaderas ovejas tuyas. Nos conducirás a las aguas de MARÍA, MADRE Y MAESTRA DEL HIJO. ESCUCHEMOS LA PALABRA DE DIOS. Lectura del evangelio según san Lucas. (Lc 2,51). “Jesús entonces regresó con ellos, llegando a Nazaret. Posteriormente siguió obedeciéndoles. Su madre, por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón. Mientras tanto, Jesús crecía en sabiduría, en edad y en gracia, ante Dios y ante los hombres”. Palabra de Dios MEDITACIÓN. De ti María y de José, aprendió Jesús todo lo que necesitaba. Tu amor de madre, y por supuesto el amor paterno de José, su padre putativo, formó en él mucho de su personalidad. Jesús es el Hijo amado de Dios que se dejó amar, cuidar, corregir y enseñar a obedecer en todo la voluntad de Dios, su Padre. De ti, María, aprendió a escuchar a Dios y a decirle siempre “hágase” (cf. Mc 14,36) y a ayudar a los más necesitados como cuando se lo pediste en las bodas de Caná (cf. Jn 2,1ss). Toda Mamá y Papá se convierten en maestros de su hijo(a) al ayudarle a crecer y llegar a ser “persona” en todo el sentido de la palabra. De ti, Mamá y Papá, tus hijos e hijas aprenderán a acercarse a Dios y experimentar su amor por el amor que tú les muestres; aprenderán a orar y confiar siempre en Dios si oras junto a ellos; y también los valores humanos y cristianos que lo harán una “buena persona” al darles ejemplo con tu amor y servicio a los demás. María y José, queremos ser buenos padres y madres. Sean nuestros modelos de vida e intercedan por nosotros, y por todos los padres y madres del mundo, para que todos nuestros esfuerzos por educar a nuestros hijos e hijas sean con amor, sabiduría y ejemplo de vida. PREGUNTATE. - ¿Cómo estás amando y educando hoy a tus hijos e hijas? ¿Cómo les inculcas la fe a tus seres más cercanos?

- ¿En qué necesitas mejorar para que tu amor materno o paterno, sea reflejo del amor de Dios para tus hijos e hijas? CON MARÍA VIVIRÉ HOY. Orar con mis hijos e hijas y tener hacia ellos mayor atención, dedicación y amor con cada uno. QUINTO DÍA. MARÍA, DISCÍPULA DEL HIJO ESCUCHEMOS LA PALABRA DE DIOS. Lectura del evangelio según san Mateo. (Mt 12,46-50). “Mientras Jesús estaba todavía hablando a la muchedumbre, su madre y sus hermanos estaban de pie afuera, pues querían hablar con él. Alguien le dijo: «Tu madre y tus hermanos están ahí fuera y quieren hablar contigo.» Pero Jesús dijo al que le daba el recado: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?» E indicando con la mano a sus discípulos, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos. Tomen a cualquiera que cumpla la voluntad de mi Padre de los Cielos, y ése es para mí un hermano, una hermana o una madre»”. Palabra de Dios MEDITACIÓN. Madre María, alguno pensaría que Jesús te está rechazando, sin darse cuenta que lo que en realidad hace es alabar quién eres para Él. Eres la mujer que escuchas a Dios y en todo cumples su voluntad. Eres la discípula perfecta, modelo acabado para nosotros que queremos seguir también a Jesús y llegar a ser como Él. Eres la madre, hermana, amiga, compañera en el seguimiento de tu Hijo. María no es una diosa, pero si es quien más ha amado a Jesús Un cristiano que quiere ser verdadero discípulo misionero de Jesús no puede dejar de lado en su vida a María. En ella Dios nos revela su rostro materno de la manera más cercana y familiar, más eficaz y delicada. María, toda y sólo amor, engendra, forma, educa y acompaña por los mismos pasos de Jesús a los dispuestos a seguirle hasta las mayores pruebas y extremos de amor. «Hagan lo que él les diga.» Había allí seis recipientes de piedra, de los que usan los judíos para sus purificaciones, de unos cien litros de capacidad cada uno. Jesús dijo: «Llenen de agua esos recipientes.» Y los llenaron hasta el borde. «Saquen ahora, les dijo, y llévenle al mayordomo.» Y ellos se lo llevaron. Después de probar el agua convertida en vino, el mayordomo llamó al novio, pues no sabía de dónde provenía, a pesar de que lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua. Y le dijo: «Todo el mundo sirve al principio el vino mejor, y cuando ya todos han bebido bastante, les dan el de menos calidad; pero tú has dejado el mejor vino para el final»”. Palabra de Dios. MEDITACIÓN. Pareces entrometida María en la vida de Jesús, pero no puedes ser indiferente a la necesidad que ves en esa boda. “No tienen vino”, signo bíblico de la alegría y la bendición de Dios, y Jesús es quien ha venido a darnos la gran bendición de Dios: la salvación, fuente de nuestra verdadera alegría. Tú llevas hacia Él nuestra necesidad, Tú intercedes para que la fiesta del amor no se termine, Tú casi empujas a Jesús a manifestarse como nuestro Redentor. Y Jesús no puede rechazar la petición confiada y llena de amor de su madre. Tú, no eres Dios, María, pero el inmenso cariño de tus hijos te ha llamado “Divina Pastora de las almas”. Tú, no haces los milagros que te pedimos cuando de rodillas acudimos a ti. Eres nuestra madre y pastora que nos lleva siempre a Jesús. Como en aquellas bodas de Caná, Tú María, sólo llevas ante Jesús nuestra necesidad, nuestra humilde petición. Él es el único que puede hacer el milagro. Él es quien te ama tanto, María, que escuchará tu intercesión por mí. Él nos ama tanto, que nos dará -quizá no lo que le pedimos-, pero si lo que más nos conviene. Acerquémonos con confianza a nuestra Madre Divina Pastora de nuestras almas, amémosla como es: Nuestra Mamá querida que nos lleva hacia Cristo e intercede con amor por nosotros. La petición que tenemos para Dios pongámosla en manos de María.

No te des por vencido o vencida, tú que eres madre o padre de familia, si hay falta de amor en tu hogar. Acércate a María, Divina Pastora, y con ella aprende a reunirlos otra vez. Recibe a través de ella el amor de Dios, la gracia del Espíritu Santo que necesitas para seguir construyendo tu familia. Reúnelos en torno al Señor, con María invítales a hacer oración los unos por los otros y confía en la fuerza de la oración y del amor. - PREGUNTATE. - PREGUNTATE. - María, sé nuestra modelo y compañera en este maravilloso camino de seguir a Jesús. Queremos escuchar su voz cada día, como lo hiciste tú; aprender de ti a vivir su palabra, a amar como Él amó; que junto a ti se nos reconozca como discípulos misioneros de Jesús porque vivimos como Él vivió. ¿Cuándo fue la última vez que se reunieron juntos en familia para orar? ¿Crees que a pesar de los problemas que pueda haber en tu hogar, la oración en familia y el amor pueden reconstruirlo todo? ¿Es imprescindible María en mi vida cristiana? ¿Es mi educadora y modelo en la imitación de su Hijo? CON MARÍA VIVIRÉ HOY. Un mayor amor hacia María, pidiéndole sea mi modelo y ayuda para ser un auténtico discípulo misionero de Jesús. CON MARÍA VIVIRÉ HOY. Haré la propuesta en mi familia de reunirnos un día para orar juntos. Podría ser al menos un día a la semana. “Familia que reza unida, permanece unida” OCTAVO DÍA. MARÍA, INTERCEDE POR SUS HIJOS. ESCUCHEMOS LA PALABRA DE DIOS. Lectura del evangelio según San Juan. (Jn 2,1-10.) “Tres días más tarde se celebraba una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. También fue invitado Jesús a la boda con sus discípulos. Sucedió que se terminó el vino preparado para la boda, y se quedaron sin vino. Entonces la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino.» Jesús le respondió: «Mujer, ¿por qué te metes en mis asuntos? Aún no ha llegado mi hora.» Pero su madre dijo a los sirvientes: SEXTO DÍA. MARÍA, ALIENTO PARA EL HIJO EN LA PRUEBA ESCUCHEMOS LA PALABRA DE DIOS. Lectura del evangelio según san Juan. (Jn 19,25). “Cerca de la cruz de Jesús estaba su madre, con María, la hermana de su madre, esposa de Cleofás, y María de Magdala. Jesús, al ver a la Madre y junto a ella al discípulo que más quería, dijo a la Madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Después dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquel momento el discípulo se la llevó a su casa”. Palabra de Dios.

MEDITACIÓN. María estaba de pie ante la cruz, expresando fortaleza y ánimo a Jesús, a pesar de tener traspasado el corazón por la espada del dolor de ver al Hijo allí clavado. Tú, María, bien sabes que amar conlleva sufrimiento; que hacer la voluntad de Dios pide la entrega de la vida. Tú acompañas, con amor y dolor, la decisión de Jesús de amarnos hasta el extremo, de dar su vida en la cruz para que nosotros nos veamos liberados del pecado y de la muerte, para que vivamos en una vida nueva. Hoy, como buena madre, Tú nos acompañas en el seguimiento de tu Hijo, Tú nos enseñas a hacer la voluntad de Dios, Tú nos animas a no temer el sufrimiento, a cargar la cruz y hasta morir a nosotros mismos por amor. Cuantas veces la prueba, el dolor, nuestra propia fragilidad; nos hace sentir el fracaso, el derrotismo y nos desaniman al pensar que los caminos del Señor son imposibles de vivir. Es tu presencia cercana, tu mirada de amor, tu serena fortaleza; la que nos transmite fuerza, alegría, esperanza, para pasar los obstáculos que podamos encontrar para vivir el proyecto de Dios en nuestra vida. ¡Ánimo, que no estás sólo en las pruebas! ¡Ánimo, que tenemos la mejor compañía y fortaleza para las noches de dolor! Jesús ha querido que María sea nuestra fortaleza, nuestro aliento, nuestra alegría y nuestra paz en este maravilloso camino de vivir amando como lo hizo Jesús. Un camino que, por supuesto, no es fácil; pero que tiene la maravillosa satisfacción de saber que al sembrar el amor con dolor, cosecharemos amor. PREGUNTATE. - ¿Los sufrimientos que vives son por amor? ¿Está presente María en tus pruebas y sufrimientos o los estás viviendo solo(a)? CON MARÍA VIVIRÉ HOY. Rezaré un Ave María y conversaré con mi Divina Pastora en los momentos que sienta alguna prueba o sufrimiento, pidiéndole la fortaleza y el amor para saberlo vivir en alegría y paz. SEPTIMO DÍA. MARÍA, MADRE QUE NOS REUNE EN FAMILIA. ESCUCHEMOS LA PALABRA DE DIOS. Lectura de los hechos de los apóstoles. (Hch 1,12-14). “Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte llamado de los Olivos, que dista de la ciudad como media hora de camino. Entraron en la ciudad y subieron a la habitación superior de la casa donde se alojaban. Allí estaban Pedro, Juan, Santiago y Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé y Mateo, Santiago, hijo de Alfeo, Simón el Zelotes, y Judas, hijo de Santiago. Todos ellos perseveraban juntos en la oración en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos”. Palabra de Dios. MEDITACIÓN. Después de la resurrección de Jesús, los discípulos se sienten aún con miedo y sin las fuerzas suficientes para vivir la misión que Jesús les encomendó. Eres Tú, María, quien permanece con ellos. Tú, los reúnes en familia, el nuevo pueblo de Dios que es la Iglesia. Tú, oras con ellos enseñándoles a poner todo su corazón y esperanza sólo en Dios. Tú te conviertes en el modelo de discípula misionera que sabe esperar en oración la fuerza del Espíritu Santo que les impulsará a la misión. Tú, eres la madre que engendra a la Iglesia. Una madre quiere siempre a sus hijos en familia. Su corazón se rompe cuando hay enfrentamientos entre hermanos y desunión. El amor de madre siempre busca el perdón, la reconciliación, la armonía del hogar. Más, ese amor, nos viene de Dios. Conflictos en la familia siempre los hay. Pero, Tú, María, hoy me enseñas que cuando nos acercamos a Dios, cuando oramos juntos en familia, cuando dejamos que sea Dios quien nos ayude a superar siempre las diferencias, los malos entendidos y hasta las ofensas cometidas; vuelve otra vez el calor de hogar en la familia, se reaviva el amor entre hermanos y familiares, nace una nueva familia llena de Dios.

Add a comment

Related presentations

Related pages

Yo soy Pastoreño: Breve Novena a la Divina Pastora

Bendito sea Dios Hijo, porque escogió a María Santísima para Madre suya; y porque le dio tanta sabiduría.
Read more

Novena a la Divina Pastora - Google Books

Get Textbooks on Google Play. Rent and save from the world's largest eBookstore. Read, highlight, and take notes, across web, tablet, and phone.
Read more

Yo soy Pastoreño: Novena de la Divina Pastora de Cantillana

Ejercicio de la Novena consagrada a la Santísima Virgen María que con el título de Pastora Divina se venera en la Iglesia Parroquial de la Villa de ...
Read more

La Divina Pastora: Novena Prayers - Google Books

We haven't found any reviews in the usual places. Bibliographic information. Title: La Divina Pastora: Novena Prayers: Edition: revised
Read more

LA DIVINA PASTORA - mon Valmonte

... The Tagalog Novena | The National Shrine ... The devotion to the Divina Pastora, ... was "La Divina Pastora."
Read more

NOVENA TO LA DIVINA PASTORA - blogspot.com

Blessed be the Eternal Father for ever and for ever because he hath raised up Mary to be His Daughter and hath given her such great power. Hail Mary
Read more

NOVENA A LA DIVINA PASTORA II. SEPTIEMBRE 2009 - YouTube

ALTAR DE CULTOS DURANTE LA NOVENA A LA DIVINA PASTORA. IGLESIA NTRA. SRA. DE LA ASUNCIÓN. CANTILLANA.
Read more

Incienso y Varal: Novena de la Divina Pastora

Su madre, la Divina Pastora, se encuentra inmersa en la novena en su honor que tiene lugar en su sede canónica ante la imagen. Se viene celebrando desde ...
Read more

Novena a la Divina Pastora de las almas - Google Books

Shop for Books on Google Play. Browse the world's largest eBookstore and start reading today on the web, tablet, phone, or ereader. Go to Google Play Now »
Read more