matzgdh7

50 %
50 %
Information about matzgdh7
Entertainment

Published on November 20, 2007

Author: avsar

Source: authorstream.com

FLSP 7970: Seminario de Lingüística:  Dialectología hispanoamericana Visión histórica FLSP 7970: Seminario de Lingüística Otoño de 2006 Visión histórica:  Visión histórica Influencia andaluza Tradicionalmente se afirmaba que las características más sobresalientes del castellano de América (seseo, yeísmo, nivelación de l y r, glotalización de -s y j) eran de origen andaluz. Durante el primer cuarto del s. XX, principalmente Pedro Henríquez Ureña y Amado Alonso cuestionaron el andalucismo del castellano de América. Afirman que estos rasgos se desarrollan independientemente en ambas variedades. Esta posición se fundamenta en la suposición de que dichos rasgos se desarrollan en Andalucía con posterioridad a los primeros años de la conquista y colonización de América, y en la creencia de que los andaluces no tenían una proporción significativa entre los conquistadores y colonizadores. Amado Alonso afirma que “la base del español americano no es el andaluz del siglo XVI” (Estudios lingüísticos: Temas hispanoamericanos, 1961, p. 14). Slide3:  Influencia andaluza (cont.) Estudios posteriores demuestran el error de ambos supuestos: Los rasgos en cuestión ya estaban presentes en Andalucía antes del descubrimiento de América. Aunque los conquistadores y colonizadores provenían de todas las regiones de España, excepto de Aragón, el grupo mayor (40%) procedía de Andalucía, y de estos, la mitad de Sevilla. A esto hay que agregar que el 67% de las mujeres que llegaron a América durante el primer cuarto del siglo XVI procedía de Andalucía. Ellas tuvieron influencia decisiva en el desarrollo lingüístico de sus hijos. Los viajeros a América tenían que salir de puertos andaluces, donde debían esperar varios meces antes de embarcarse. El 70% de los marineros de los barcos que venían a América eran andaluces. Slide4:  Influencia de las jergas marineras Durante la travesía América los viajeros estaban durante unos 40 días en contacto constante con el habla de los marineros. La influencia marinera se hizo sentir muy especialmente en el léxico. Eugenio de Salazar, madrileño, funcionario judicial en La Española, Guatemala y Nueva España en la segunda mitad del siglo XVI, dice “que haya yo aprovechado tanto en esta lengua en cuarenta días … que ya no es en mi mano dejar de hablar esta lengua” (Alonso, 1961: 54-55). Muchos marinerismos se incorporaron al castellano de América para ser usados corrientemente fuera del contexto marítimo. Marinerismos como amarrar y botar ahora equivalen a atar y arrojar. Slide5:  Nivelación dialectal Durante el periodo antillano (1493 a 1519), en que los españoles permanecen en las Antillas con pocos contactos con otras partes de América, se comienza a formar la variedad americana. Durante estos años la influencia andaluza fue muy importante, pero otros grupos también están representados: 18% de Castilla la Vieja, 14% de Extremadura, 9 % de Castilla la Nueva, 7% de León y 12 % del resto de España. El dialecto de Toledo, la norma prestigiosa en España hasta mediados del siglo XVI, tuvo influencia a través de los escribanos y funcionarios públicos que provenían de esa ciudad. La koiné antillana resultó de la mezcla de estos dialectos, en la que todos aportaron ciertos elementos, aunque las variedades andaluzas dominaron el proceso. Slide6:  Nivelación dialectal (cont.) Este nuevo dialecto tuvo características propias que lo hacen diferente de todas las hablas que contribuyeron a su formación. Los conquistadores que durante el periodo antillano contribuyeron a la formación de dicha koiné fueron los que dominaron en las fuerzas que conquistaron el resto de América, con la excepción del Río de la Plata. La koiné antillana fue la base de los otros dialectos que se formaron posteriormente en diferentes partes de América. En todos estos lugares predominó inicialmente el componente andaluz. Impacto del nuevo mundo Cuando los españoles llegaron a América se encontraron con animales, plantas, alimentos, instrumentos y artefactos, vestuarios, costumbres, jerarquías y conceptos desconocidos para los que no tenían vocabulario. Slide7:  Impacto del nuevo mundo (cont.) Como, al igual que Colón, los españoles creían haber llegado al Asia, para nombrar las nuevas realidades usaron el árabe, única lengua conocida que se asociaba con lo asiático. Muchas de las voces árabes dejaron de usarse, pero algunas perduraron, como tabaco y gandul. También se adaptaron palabras españolas mediante los procesos de derivación (gallinazo), composición (gallina de la tierra) y analogía (lagarto). La analogía puede tener como resultado que se de el mismo nombre a diversos objetos, o diversos nombres al mismo objeto: ‘buzzard’ tiñosa (Cuba), cuervo (Paraguay), gallinazo (Colombia y Perú). Slide8:  Lenguas amerindias Se estima que en lo que hoy es Iberoamérica en 1492 había más de 12 millones de habitantes (Rosenblat 1945 y 1954). Tovar (1961) informa que para esta población se pueden identificar más de 100 familias lingüísticas, compuestas de aproximadamente 2000 lenguas y dialectos. Para los españoles, en muchos casos, fue más fácil usar palabras de las lenguas indígenas para nombrar cosas desconocidas para ellos, que adaptar palabras españolas. Desde muy temprano se comenzaron a tomar préstamos de las lenguas indígenas, así en 1493 Antonio de Nebrija registra canoa en su Vocabulario. Las primeras lenguas con que los españoles entraron en contacto fueron el taino, de la familia arahuaca, en La Española, Puerto Rico y parte de Cuba y el caribe insular, en las Antillas Menores. Slide9:  Lenguas amerindias (cont) El taíno contribuyó con un gran número de préstamos léxicos: ají, barbacoa, batata, batey, bohío, cacique, canoa, caoba, carey, cazabe, enagua,, hamaca, huracán, iguana, jicotea, maíz, maní, papaya, sabana, tuna y yuca. Del caribe insular son bucán (del que se deriva bucanero), caimán, manatí y piragua. Del caribe continental son arepa, butaca, loro y múcura. Del náhuatl, la lengua de los aztecas de México, tomaron aguacate, cacahuate, cacao, coyote, chicle, chile, chocolate, jícara, milpa, papalote, petaca, tamal y tomate. Del quechua son alpaca, carpa, coca, cóndor, ñapa, pampa, papa, poroto, puma y vicuña. Del maya es cigarro (pero se discute su origen). De la familia tupí-guaraní (Argentina, Paraguay, Brasil) son: jaguar, mandioca, maraca, tapioca y tiburón. Slide10:  Lenguas amerindias (cont) Las dos lenguas que proporcionaron más préstamos al castellano fueron el taíno y el náhuatl. A pesar de su escaso número de hablantes y el relativo atraso cultural de éstos, el taíno tuvo gran influencia porque fue la primera lengua con que los españoles entraron en contacto, y fue el único contacto que tuvieron por casi un cuarto de siglo. Cuando se produjo el contacto con el náhuatl y la cultura azteca, mucho más avanzada, los españoles principalmente tomaron préstamos para los objetos que no existían en las Antillas. El número de nahuatlismos fue comparable al de tainismos. El contacto con el quechua fue mucho más tardío, y por eso el número de préstamos fue menor. Los españoles que entraron en contacto con la cultura tupí-guaraní llegaron directamente de la península y no tuvieron contacto con las otras culturas. Slide11:  La adaptación de los indigenismos Como todo préstamo, los indigenismos tuvieron que adaptarse a las características fonológicas y morfosintácitcas de castellano. En lo fonológico, las vocales y las consonantes se adaptaron a las fonología castellana. Así las vocales átonas débiles fueron reemplazadas por vocales átonas fuertes: cazabi > cazabe. Los grupos consonánticos ajenos al castellano se redujeron: El grupo tl del náhuatl se redujo a t o te naguatlato > nahuatato, aguacatl > aguacate, coyotl > coyote. Los plurales, se marcaran o no en las lenguas indígenas, pasaron a marcarse con -s o -es: papas, cóndores. El género, existiera o no en la lengua indígena, se marcó de acuerdo al sonido final del préstamo, cuando no se podía determinar por el sexo: la yuca, el puma, el jaguar, el tomate. Slide12:  Conflictos entre lenguas Desde el comienzo, pos préstamos llenan vacíos léxicos del castellano, pero a veces ocurre que el préstamo desplaza a una palabra española de igual significado: conuco desplaza al huerta o roza. Según Zamora, más del 20% de los antillanismos adoptados inicialmente desplazaron a palabras españolas. También, los indigenismos de una lengua reemplazaron a los de significado igual de otra: En México, los nahuatlismos chile y milpa lucharon hasta desplazar los tainismos ají y maizal, introducidos por los conquistadores. La convivencia de indigenismos de diferente origen es la excepción, sin embargo. La regla es que los conquistadores extiendan a las regiones conquistadas los indigenismos que han adoptado en el lugar donde han llegado por primera vez. Slide13:  Sustrato y adstrato Sustrato es la lengua que a consecuencia de una invasión queda sustituida por la de los invasores. No desaparece sin dejar algunos rasgos: palabras, hábitos fonéticos, entonación, etc. Las lenguas indígenas americanas son el sustrato de las variantes del castellano de América. Cada variante tiene como sustrato indígena la lengua indígena que se hablaba en la región. Adstrato es una lengua que sobrevive y coexiste con la lengua de los invasores. El adstrato sí tiene influencia, especialmente cuando se desarrolla una situación de bilingüismo. La influencia será aun mayor si el bilingüismo se extiende a gran parte de la población, y no sólo a la población indígena. Slide14:  Sustrato y adstrato (cont.) La influencia mayor del sustrato y del adstrato se encuentra en el léxico. En la fonología y en la morfosintaxis es mínima. En el pasado se ha exagerado la influencia del sustrato y el adstrato. Por ejemplo, Rodolfo Lenz propuso su tesis indigenista a fines del siglo XIX: el español hablado en Chile “es principalmente español con sonidos araucanos”. Esta tesis ha sido rebatida. Influencia africana La influencia africana se limitó a las Antillas, las costas del Golfo de México y el Mar Caribe, y la costa del Pacífico de Colombia y Ecuador. Su influencia es nula fuera de estas áreas. El único afronegrismo extendido a otras regiones es banana. En lo fonético, no hay ninguna influencia africana.

Add a comment

Related presentations