advertisement

Humedal de el espadañal

40 %
60 %
advertisement
Information about Humedal de el espadañal
Education

Published on February 25, 2014

Author: tomasmarcos1958

Source: slideshare.net

Description

Trabajo de Campo sobre El Humedal de 'El Espadañal' situado en Cuélalr (Segovia)
advertisement

Tomás Marcos Enero 2014

Índice • • • • • • • Situación y acceso Toponimia Historia del humedal y usos tradicionales Geología y Geomorfología Hidrología Climatología El paso de las estaciones: Primavera, Verano, Otoño e Invierno • Catálogo de especies • • • • • Mamíferos Aves Anfibios y reptiles Plantas Hongos

Situación y acceso Para llegar a El Espadañal, situado en el Prado Vega, a unos 6 km de Cuéllar, es preciso tomar la carretera CL-112 en dirección a Cantalejo, desviándose por el acceso al polígono industrial “Prado Vega” y al Campo de golf. Acceso

¿Por qué se llama ‘El Espadañal’? Iris pseudacorus

Historia del Humedal I • A finales de la Edad Media las Ordenanzas del año 1499 de la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar tienen algunas Leyes que regulaban el aprovechamiento de El Espadañal y el Prado Vega, como por ejemplo: – Ley 124: Prohíbe que se saquen o se caven tierras en la Vega. A cualquier persona que dos adelantados (guardas) o dos vecinos hallen cavando, deberá pagar por cada vegada (vez) cinco maravedís, al ser demandado ante el alcalde que está obligado a condenarle. – Ley 128: Prohibía segar en la Vega desde el primero de abril al día de Todos los Santos. Las sanciones eran de 1 maravedí por cada haz de hierba y de cuatro maravedís por cada mostela. – El Prado Vega se arrendaba desde los Santos al 31 de marzo. Las sanciones para aquellos que metiesen los ganados a pastar eran de tres maravedís por cada cabeza de ganado mayor (mular, caballar, asnar o vacuno), un dinero por cada ánsar, diez maravedís por cada rebaño de cincuenta ovejas o más, un dinero por cada cabeza si el rebaño no llega a cincuenta, un maravedí por cada cabeza de porcino durante todo el año (este ganado tenía prohibido pastar en la Vega durante todo el año). Si los delitos se cometen de noche, la pena se dobla.

Historia del Humedal II • • • Ley 129: Algunas veces se daba licencia a algunos vecinos de Dehesa y Dehesa Mayor para que paciesen ciertos pares de bueyes cuando lo hiciesen los de la Villa o sus arrabales, ya que daban cada año doscientos maravedís al Monasterio de San Francisco de Cuéllar. En este caso, sólo podían pacer los bueyes y vacas de los vecinos que labrasen heredades del Monasterio y ninguno más. A los frailes su regla les prohibía tener bueyes para labrar sus heredades (voto de pobreza), por lo que estos trabajos serían realizados por los arrendadores. La ley 94 de las Ordenanzas de 1546 era igual que la anterior, pero concretando que los arrendadores de los frailes entre 10 y 20 obradas, podían meter a pastar dos reses, y cada 20 obradas un par más; si tuviesen 10 obradas o menos, una res nada más. Ley 130: Prohibía arrancar o quitar los hitos de la Vega. Las sanciones por cada hito quitado eran de 1.000 maravedís para el Alcázar y 20 días en la cadena (entiéndase por cadena, según el diccionario de la Real Academia Española cualquiera de las dos acepciones siguientes: pena aflictiva de gravedad variable según los códigos y llamada así porque los condenados a ella llevaban sujeto el cuerpo a una cadena; o bien, “estar en cadena” dícese del que está en la cárcel asegurado a una cadena fija por los extremos).

Historia del Humedal III – Para estimular las denuncias, los que sorprendían al infractor participaban de la sanción de la siguiente forma: si el arrendador llegaba el primero y sorprendía al infractor, toda la “pena” (multa) era para él; si llegaban primero los adelantados o dos vecinos y posteriormente llegaba el arrendador cuando estaban echando al ganado, se distribuían la pena a medias; si los que han echado el ganado fueran los adelantados o dos vecinos, cuando llegue el arrendador, éste no cobra. – Desde el día de los Santos hasta fin de marzo era pasto libre para todos los ganados de la Villa y Tierra, excepto para los puerco – En cuanto a su historia reciente, en el año 1966 ó 67 el Ayuntamiento de Cuéllar vendió el Prado Vega, incluido el Espadañal, al Instituto Nacional de Colonización, aunque posteriormente, en el año 1980, lo volvió a recomprar. – Entre los años 1995 y 2010 se han construido distintos diques para retener el agua del Arroyo Pradillos con el objetivo de facilitar la aclimatación de distintas especies de aves a este entorno.

Usos tradicionales • Entre los usos tradicionales que los lugareños hacían de estos enclaves y sus productos naturales, hoy casi abandonados en su totalidad, destacamos los siguientes: – Abastecimiento de agua. – Baños medicinales. – Extracción de lodo como fertilizante y para la construcción de adobes. – Caza y pesca. – Cría de tencas, ranas y anátidas domésticas. (patos) – Fabricación de cestos (carrizos) y sillas (eneas y espadañas). – Pastoreo de caballos, ovejas y vacas en zonas próximas al humedal con pastizal fresco durante todo el año.

Geología El Espadañal se localizam en la “Tierra de Pinares”, a medio camino entre las sierras del Sistema Central y la Cuenca del Duero. Como cualquier otro paisaje geológico, son varios los factores que determinan sus características actuales: la litología o tipo de rocas donde se asienta, la tectónica y el clima, que a su vez determina la actuación de los agentes geológicos externos modeladores del paisaje, los cuales lentamente erosionan y depositan los fragmentos rocosos que antes habían arrancado. El viento y principalmente los ríos transportan los materiales hacia la zona central de la Cuenca del Duero, río en el que desembocan.

Geomorfología Como resultado de su historia geológica y bajo las características litológicas y climáticas continentales actuales, aparecen tres unidades geomorfológicas que determinan el paisaje geológico de Cuéllar en torno al humedal: – Páramos calizos – Arenales – Llanuras de inundación En ocasiones estas llanuras de inundación o vegas tienen zonas inundadas no permanentes que constituyen humedales de gran importancia ecológica por su riqueza botánica y faunística, por ser zona de paso y descansadero de aves migratorias, o por ser áreas de anidación de otras especies. El humedal de El Espadañal se ubica sobre arenas de cuarzo y feldespato con una fina capa de arcilla muy superficial, materiales que en buena parte depositó el arroyo Pradillos en su discurrir meandriforme por el Prado Vega.

Hidrología • • • • • • El humedal de El Espadañal, que llegó a tener una extensión de 150 hectáreas, fue desecado a principios de los años sesenta dragando el arroyo Cerquilla, desviando las aguas del arroyo Pradillos mediante un cauce artificial y canalizando las aguas de lluvia y de los manantiales. Su desecación, promovida desde las instituciones oficiales, y que también afectó a un buen número de zonas húmedas de nuestra península, se justificó como medida sanitaria para la erradicación del paludismo, y los terrenos resultantes se utilizaron como tierras de cultivo y como zona de pasto de ganado lanar y vacuno. El humedal, seco durante los últimos cuarenta años, en la actualidad presenta una superficie potencialmente inundable de 50 hectáreas. El estancamiento periódico del agua se ve favorecido por la reciente construcción de dos diques artificiales en su margen oeste, hacia donde desagua. Los diques han sido construidos con arena y mantillo de las dunas próximas y tienen una longitud de 45 y 120 metros aproximadamente. El humedal se alimenta con el agua proveniente del Arroyo Pradillos y de los pequeños manantiales de la zona de dunas procedentes del acuífero superficial de los Arenales. No llega agua de los acuíferos colgados de los Páramos. La profundidad máxima del agua viene determinada por la altura de los diques y alcanza los 120 centímetros. Las diferencias estacionales determinan que el humedal se seque completamente en verano.

Hidrología del agua • Las aguas del humedal tienen una mineralización media, y en ellas se desarrolla una importante comunidad de organismos planctónicos. – – • El fitoplancton está representado por algas verdes (Clorela) y filamentosas (Spirogira y Zignema). Son organismos muy sensibles a las variaciones periódicas de las condiciones del agua, como la temperatura, la cantidad de luz, la acidez, etc. Suelen concentrarse en la capa superior del agua, donde viven suspendidos o flotan pasivamente. El zooplancton lo constituyen protozoos flagelados (Chlamydomonas) y ciliados (Colpidium, Paramecium y Vorticella). Son organismos en constante movimiento. Los que no viven fijos al sustrato o sobre la vegetación, realizan desplazamientos verticales, hacia el fondo durante la noche y hacia la superficie durante el día. También aparecen gusanos nematodos, en ocasiones visibles a simple vista, y algunos crustáceos de pequeño tamaño como las pulgas de agua (Quidorus, Linceus y Daphnia longispina). La actividad de los organismos planctónicos está determinada por el paso de las estaciones, ya que se paraliza totalmente en verano y se recupera de nuevo en los meses de octubre y noviembre con las primeras lluvias otoñales.

Climatología • • • • Alejada del mar, la zona de Cuéllar presenta notables variaciones de temperatura y pluviosidad a lo largo de las estaciones. La elevada temperatura y sequía del verano, interrumpida por alguna precipitación estival de carácter convectivo, contrasta con los intensos fríos invernales. El área de estudio se localiza en una zona seca, pues las precipitaciones anuales no superan los 600 mm. Las lluvias son más intensas durante la primavera y el otoño (60%). Las lluvias invernales suponen el 28%, mientras que las estivales sólo alcanzan el 12% del total anual. De las temperaturas reinantes se hace eco el dicho popular “nueve meses de invierno y tres de infierno”: verano breve y caluroso, primavera y otoño cortos y variables e invierno extremo y duradero, prolongándose la temperatura invernal durante más de seis meses y con posibilidades de heladas de octubre a mayo, por lo que se intercalan con días de buen tiempo. La temperatura media del mes más cálido es de 22 ºC y la del mes más frío es de 4 ºC. La temperatura media anual es de 12 ºC.

Climograma de El Espadañal - Cuéllar (Segovia) Datos: Instituto Nacional de Meteorología Año 1996 Precipitaciones Temperatura 32 25 25 26 24 23 21 16 15 18 14 15 15 13 13 12 11 10 8 8 9 6 4 Enero 2 Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

El paso de las estaciones: Primavera I • • • • • • Las plantas comienzan su ciclo vegetativo dando lugar a un colorido espectacular, tanto dentro del agua (lirio amarillo, lenteja de agua, filigrana, botón de oro o enea) como fuera de la misma (zurrón y alfilerillo de pastor, aulaga, nazareno, narciso, acedera y acederilla, pimpinela menor, verónica, violeta y las siempre llamativas orquídeas). Entre la fauna, los anfibios desarrollan una amplia actividad y son fácilmente observables, sobre todo en noches lluviosas de suave temperatura. Es frecuente, desde el mes de abril, observar las puestas de ranas y sapos Aparecen las primeras especies de hongos. Los mamíferos siguen dejando rastro de su presencia en los alrededores de la laguna: excrementos y huellas de conejo, galerías de topillo, tierra removida por los jabalíes e incluso restos de huevos de focha y azulón que algún zorro se ha merendado, cansado de la dieta invernal principalmente frugívora y vegetariana. Las aves invernantes, como Cerceta común, Cerceta carretona y Cuchara común junto con aves limícolas (Andarríos chico, Archibebe y Cigüeñuelas) abandonan el humedal, que es visitado por otras especies procedentes del continente africano: Alondra común, Cogujada común, Alcaudón común, Abejaruco, Abubilla y Tórtola europea son acompañadas por Golondrina común, Avión común y Vencejo común Ánade azulón, Focha común y Zampullín común construyen sus nidos en el humedal o próximos a él. Mientras que el azulón nidifica en pequeñas depresiones del suelo o en nidos abandonados de árboles o ruinas, fochas y zampullines construyen nidos flotantes entrelazando tallos y ramas de plantas acuáticas.

El paso de las estaciones: Primavera II • • • Las aves invernantes, como Cerceta común, Cerceta carretona y Cuchara común junto con aves limícolas (Andarríos chico, Archibebe y Cigüeñuelas) abandonan el humedal, que es visitado por otras especies procedentes del continente africano: Alondra común, Cogujada común, Alcaudón común, Abejaruco, Abubilla y Tórtola europea son acompañadas por Golondrina común, Avión común y Vencejo común Ánade azulón, Focha común y Zampullín común construyen sus nidos en el humedal o próximos a él. Mientras que el azulón nidifica en pequeñas depresiones del suelo o en nidos abandonados de árboles o ruinas, fochas y zampullines construyen nidos flotantes entrelazando tallos y ramas de plantas acuáticas. Anunciando que el verano está próximo, el canto del Cuco común nos advierte de su presencia

El paso de las estaciones: Verano • • • • • El corto, seco y suave verano castellano, con momentos de aridez extrema, determina una importante evaporación de la lámina de agua, que unida a la falta de aporte del cauce artificial y al descenso generalizado del nivel freático de los acuíferos, trae consigo la pérdida de agua de El Espadañal, que se seca, aunque mantiene cierta humedad en las capas superficiales y profundas. Muchas plantas aparecidas en primavera se mantienen en esta estación estival y comienzan a fabricar frutos con las semillas en su interior, las cuales facilitarán la propagación y la aparición de nuevos ejemplares de la misma especie. Son varias las plantas que florecen en verano: brezina, juncos, juncias, carrizo, menta, malvavisco, fraile, mordida del diablo y algún ranúnculo, entre otras especies. Aunque las condiciones suelen ser desfavorables, si la primavera se alarga durante la estación estival y se dan condiciones favorables, no es rara la observación de ciertas especies de hongos: Marasmius oreades, Agrocybe aegerita, Pleurotus ostreatus, Agaricus sp. etc. En cuanto a la fauna, casi todos los anfibios han completado su metamorfosis, por eso es frecuente observar subadultos de Rana verde, Sapo corredor y Ranita de San Antonio; son todas ellas muy abundantes en el Espadañal, y pueden verse durante la tarde y noche ya que, debido a las altas temperaturas, están a resguardo durante el día entre la vegetación o parcialmente enterradas en el suelo arenoso. Las aves se muestran más inactivas durante el verano aunque siguen viéndose especies insectívoras volando por encima del humedal, ahora seco: Golondrina común, Avión común, Vencejo común y Abejaruco.

El paso de las estaciones: Otoño I • • • • • Durante el otoño las lluvias son abundantes y el agua comienza a llenar el humedal. Aunque aún podemos disfrutar de temperaturas agradables, de amaneceres y atardeceres con variedad de luces y colores, los días más cortos y el descenso generalizado de las temperaturas traen consigo las primeras heladas de la temporada. Entre las plantas, son muchas las especies (escaramujo, espino albar, etc.) que conservan o producen frutos, los cuales servirán de alimento a otros seres vivos que a su vez colaboran a su diseminación. Ciertas plantas conservan bulbos y raíces durante todo el año. En el otoño se dan las condiciones ambientales más idóneas para la observación de especies de hongos, aunque la falta o escasez de precipitaciones y las bajas temperaturas (heladas) dificulten la proliferación de las mismas o pongan fin a su fructificación. Las manchas de agua son buenos lugares para que la fauna se proteja del frío. Por miles podemos encontrar a jóvenes y adultos de ranas y sapos (Rana verde común, Ranita de San Antonio y Sapo corredor) que aún buscan alimento antes de su obligada hibernación. Menos numerosos, el Sapo común y el Sapo de espuelas, pueden ser vistos en los lugares más frescos. También pueden observarse, durante las horas cálidas del día, algunos reptiles, como el esquivo Lagarto ocelado, calentando su cuerpo al sol y cazando insectos y pequeñas presas.

El paso de las estaciones: Otoño II • Al comienzo de la estación empiezan a llegar algunos bandos de Ánade azulón, el anátida más abundante de El Espadañal, que cría en la laguna y, aunque los individuos son divagantes durante el invierno, pueden observarse durante todo el año. • Junto a ellos pueden verse otras aves acuáticas: Cerceta común, Focha común y, con suerte, hasta algunos ejemplares de Gaviota reidora. • Garza real y Cigüeña blanca buscan alimento en el límite noroeste junto a la presa artificial, próximas al caño de descarga del arroyo Pradillos. Recorriendo el curso del arroyo seguro que levantaremos alguna Agachadiza común. • Los mamíferos, debido a sus hábitos crepusculares y nocturnos, son difíciles de observar, aunque pueden llegar a identificarse por sus huellas y excrementos dejados en los bordes arenoso-limosos de la laguna: zorros erizos, liebres, jabalíes y corzos dejan rastros perfectamente reconocibles.

El paso de las estaciones: Invierno I • Al llegar el invierno se completa la recarga del humedal, favorecida por la escasa evaporación. • Si el invierno es suave, algunas especies de hongos que crecen en otoño, pueden prolongar su fructificación durante todo el mes de enero • En el borde e interior de la laguna, los tallos y algunas hojas de plantas como juncos, carrizos, pocas espadañas y algunas gramíneas permanecen • En el margen próximo al pinar, la brezina (Calluna vulgaris) conserva sus frutos y los tomillos (Thymus sp.) se mantienen verdes durante todo el invierno. • La nota de color de esta estación la proporciona el narciso (Narcissus bulbocodium) que puede comenzar su floración en el mes de marzo.

El paso de las estaciones: Invierno II • • • • • Es la estación más propicia para contemplar a la fauna acuática, ya que numerosas especies visitan El Espadañal. Debido a su característica, los anfibios y reptiles no son capaces de mantener constante su temperatura corporal, por ello durante el invierno entran en hibernación. Resulta fácil observar una característica común a la mayoría de las especies de anátidas: el claro dimorfismo sexual entre machos y hembras debido a la diferente coloración de su plumaje. Mientras que las hembras presentan coloraciones pardas y apagadas, los machos lucen vistosos colores con tintes metalizados. Los patos de superficie, como Ánade azulón, Cerceta común, Cerceta carretona y Cuchara común, se alimentan en aguas de escasa profundidad, filtrando limos o hurgando en el fondo, sumergiendo la cabeza o la parte anterior del cuerpo. Sin embargo la Focha común y el Zampullín común buscan alimento en el fondo, por eso suelen estar en lugares donde el agua es más profunda. A finales del invierno, y en las orillas del humedal, pueden verse buscando comida en el barro distintas aves limícolas, como Agachadiza común , Archibebe común y Avefría europea.

Hongos Flores Bonete Aves Mamíferos Anfibios Malvavisco Zampullín común Conejo Rana común Níscalo Junco florido Garceta común Zorro Sapo corredor Bola de nieve Brezina Garza real Corzo Culebra de agua Champiñón Zurrón de pastor Cigüeña blanca Jabalí Rana San Antonio Seta de chopo Aulaga Ánsar común Topo común Molinera Lirio amarillo Cerceta común Corzo Junco Ánade azulón

Animales

Mamíferos

Aves

Flores y Plantas

FUENTES: La información contenida en este documento ha sido recopilada del trabajo Guia de Campo de ‘El Espadañal realizado por los profesores: Miguel Angel CUBERO CUBERO, , Santos de la FUENTE GOZALO, Félix GIL VALLEJO, Miguel Angel GÓMEZ VALERO, Tomás MARCOS MAGDALENO y María Jesús SUÁREZ TASCÓN en el año 2002

Add a comment

Related presentations

Related pages

El Espadañal. fotomontaje: Javier Senovilla - YouTube

El espadañal Humedal recuperado y consolidado en su flora y fauna En la villa de Cuéllar (Segovia)
Read more

El humedal del Espadañal: un espacio a proteger | Cuellar7

Editado Por Redacción Cuéllar en Jun 6, 2014. La celebración del Día Mundial del Medio Ambiente no hace hoy mirar a nuestro entorno natural, un espacio ...
Read more

El humedal del Espadañal “completamente seco” | Cuellar7

El humedal ahora seco, está considerado como zona ZEPA, de especial protección para las aves.
Read more

El Espadanal | Lugar de coincidencia en Internet ...

El Espadañal es un humedal situado en término municipal de la villa de Cuéllar (Segovia), en la comunidad autónoma de Castilla y León, por lo que se ...
Read more

El Espadañal - Wikipedia, la enciclopedia libre

El Espadañal es un humedal situado en término municipal de la villa de Cuéllar , en la comunidad autónoma de Castilla y León, por lo que se halla ...
Read more

El Espadañal - Turismo Cuéllar » Villa medieval ...

El humedal de El Espadañal, que llegó a tener una extensión de 150 hectáreas, fue desecado a principios de los años sesenta desviando las aguas del ...
Read more

Humedal de el espadañal - Education

Trabajo de Campo sobre El Humedal de 'El Espadañal' situado en Cuélalr (Segovia)
Read more

Categoría:Humedales de España - Wikipedia, la ...

El Espadañal; G. Guadalquitón; H. Parque natural de El Hondo; Humedal de Bolue; Humedal de Fuentepeña; Humedal de Lamiaco; I. Isla de Buda; L. Laguna de ...
Read more

Miguel Angel Gómez Valero - Google+

Miguel Angel Gómez Valero. 24,177 views. About Posts Photos Videos. Stream. ... Nuestro Humedal Humedal de el espadañal from tomasmarcos1958 ...
Read more