advertisement

Guía 6 arquitectura civil y militar en la edad media

44 %
56 %
advertisement
Information about Guía 6 arquitectura civil y militar en la edad media
Education

Published on September 17, 2014

Author: PatriciaRachelSierra

Source: slideshare.net

Description

Hecho por YO.
Información sobre la arquitectura Civil y Militar en la edad media, correspondiente a la cátedra de historia de la arq. 2
UASD
advertisement

Guía 6 Arquitectura Civil y Militar en La Edad Media 1. Introducción al tema 2. Aportes Arquitectónicos de esas construcciones civiles y militares en comparación con los aportes de las iglesias cristianas 3. Materiales de construcción 4. La arquitectura civil (fundamento del diseño de las viviendas) 5. Las edificaciones en altura 6. Los ayuntamientos o palacios municipales 7. Las influencias de Roma en la Arquitectura Civil 8. Las viviendas particulares (diseño, uso de los pisos) 9. Forma de los techos 10. Las fachadas 11. Las obras de uso general ( puentes, carreteras) 12. Restauración de las antiguas vías romanas 13. Arquitectura Militar (introducción, origen, desarrollo) 14. Elementos que formaban las fortificaciones o murallas (torres y cortinas) 15. Las torres y las cortinas de las murallas: Formas y evolución 16. Elementos y ventanas que conforman tanto los coronamientos como los paños de las cortinas y las torres. 17. Evolución de la muralla acorde al ataque 18. Evolución de las torres de las murallas ( por la misma razón) 19. Las puertas de las murallas: sistemas de defensa y ataque acorde a su diseño 20. El castillo feudal (ubicación, diseños, partes que lo conforman) 21. Las puertas y puentes levadizos 22. Sistema de ataques y su contrarresto arquitectónico (catapultas, dobles murallas)

1-Arquitectura Civil de la Edad media 1.2-Lonja 1.3-Los ayuntamientos 1.4-Los castillos 1.5-Los hospitales 1.6-Efecto de la prosperidad Comercial 1.7-Puentes y vías 1.8-Influencias de Roma 2-Arquitectura Militar de la Edad Media 2.1-Origen y desarrollo 2.2- Las Murallas 2.3-El patio de armas 2.4-Las Torres 2.5- Espesor y Altura de los muros 2.6-Merlón o Almena 2.7- Las Aspilleras 2.8-Ménsula 2.9-Garitas 2.10-Matacán 2.11-Puertas y Puentes levadizos

1-Arquitectura Civil de la Edad media Los fundamentos estéticos y técnicos del mundo antiguo fueron transmitidos a la Edad Media, entre otros caminos, por el tratado de Vitruvio De architectura. En el Medievo el término «arquitectura» se restringía a las grandes obras religiosas y, sólo en un segundo plano, hallamos algunas construcciones civiles de rango áulico que revelan preocupación por cuestiones estilísticas, si bien lo habitual en la arquitectura civil del momento es el interés por la estricta funcionalidad de los edificios. En el Livre de Portraiture de Villard d'Honnecourt (siglo XIII) se dan algunas observaciones sobre arquitectura que resultan las más ilustrativas que se escribieron durante la Edad Media. En este período comienza a darse una diferenciación clara entre el «operarius», que dirige la construcción, y el «artifex», que es quien trabaja en ella, dándose una evidente relevancia al primero. A finales de la Edad Media una nueva tipología civil alcanza el rango de gran arquitectura: son las lonjas, arquitectura civil pública que se sitúa junto a iglesias y palacios. Castillos y palacios constituyen otro de los tipos constructivos más característicos de la baja Edad Media. Ya fuera con fines defensivos o residenciales, aislados o formando parte de la trama urbana, estas construcciones, poseen una variedad extraordinaria, que se hace más rica a fines del siglo XV. En Castilla, por ejemplo, destaca el Palacio del duque del Infantado, en Guadalajara, con elementos decorativos que evidencian las influencias islámicas, y en Portugal la Torre de Belém, en Lisboa.

La creciente importancia de las ciudades, que acumulan gran poder económico y, en algunos lugares, también político, determina que edificios de uso civil adquieran relevancia. En concreto, el gran desarrollo de las ciudades italianas desde el siglo XIII explica el temprano entusiasmo que allí hubo por la construcción de palacios comunales, como el Palacio Viejo de Florencia o el de Siena, en ambos casos con una esbelta torre que se eleva por encima de los tejados como símbolo de un nuevo poder. En Venecia también se construye, a partir del siglo XIV, el Palacio Ducal, con una espléndida fachada, dividida en tres niveles, en la que se combinan todos los elementos característicos del gótico. LA VIVIENDA URBANA MEDIEVAL: Son casas altas, estrechas como consecuencia del uso intensivo del suelo. Son de varios pisos. Estas no se desarrollan en torno a un patio. No es una “unidad privada”, ya que en ella viven la familia, el grupo de trabajadores, los criados, etc (carácter comunitarios), esto se transmite también en su fachada que es abierta al exterior, es una vivienda extrovertida (el carácter comunitarios interno, se extiende al exterior, a escala urbana). Las funciones por tanto son las de habitar y trabajas (talleres, negocios, etc.) Partes: - 1. Sótano: para despensa y depósito. - 2. Planta Baja: taller del artesano. - 3. Primer Piso: salones y dormitorio principal. - 4. Segundo piso: otros dormitorios. - 5. Ático: usado probablemente como almacén. Según Jacques Heers la ciudad medieval no responde a un modelo único, cada ciudad es distinta a las demás, tiene sus propias características fruto de "una personalidad continua, constantemente renovada y en definitiva nunca concluida". Es cierto que ni las motivaciones creadoras, ni el papel desempeñado en los entornos donde se ubican, ni el desarrollo o crecimiento que alcanzan es similar para todas ellas. Sin embargo las ciudades por muy

diferentes que sean entre sí, tienen todas ellas elementos comunes que las definen como tales y las distinguen de otras realidades. En primer lugar el origen de su creación suele ser un documento fundacional redactado por el monarca o señor del territorio en el que quedan establecidas las condiciones de la relación que va a establecerse entre él y los pobladores del nuevo lugar. En segundo lugar se elige para su establecimiento un emplazamiento deshabitado en el que crean un hábitat concentrado y cerrado en contraposición con el sistema abierto y disperso del mundo rural. Construcción de una Vivienda Medieval

La combinación de estos dos elementos genera una realidad espacial, jurídica y social totalmente diferente al entorno en el que se ubican. El desarrollo del documento fundacional que establece los privilegios del nuevo grupo social, creará una sociedad totalmente diferente: en cuanto a sus libertades personales; en cuanto a sus actividades económicas, que dejan de ser exclusivamente agrícolas para poder dedicarse a los trabajos artesanales y al comercio; y en cuanto a su autonomía, ya que tendrán la capacidad de autogobernarse por medio de la elección de sus cargos concejiles. Aldea medieval 1. Bosque. 2. Castillo del señor. 3. Campos de cultivo. 4. Molino del señor. 5. Iglesia. 6. Aldea: viviendas y huertos. 7. Peaje No obstante estas desigualdades sustanciales, el nuevo grupo urbano siente la necesidad de acrecentar las diferencias dejando bien patente, desde el punto de vista físico, y espacial, que quieren ser otra realidad. Para ello construyen sus viviendas agrupadas en un espacio que cercarán de inmediato para protegerse de los enemigos y también para diferenciarse y no confundirse con los no privilegiados. Ubicada sobre un terreno llano, próxima a la ladera Norte del Valle del alto Dropt. Esto permite la construcción de una ciudad planificada regular, rectangular, con cuadrícula ordenada en base a una grilla y calles rectas. Esta forma urbana responde a la necesidad de

construir lo más rápido posible para cumplir su función urgente de defensa de los intereses reales. Debido a la caída del Feudalismo, resurge el poder del rey y se conquistan nuevos territorios, esta constituye por tanto una colonia Inglesa en terreno Francés. Es una bástide construida durante la guerra de los 100 años por el rey Eduardo I, como parte de ciudades amuralladas para proteger sus territorios ante los ataques franceses por el Este, así como para consolidar su autoridad sobre la región. Es por tanto, una ciudad de origen militar. En general, las tierras eran concedidas a los nuevos habitantes directamente por la corona, pero se comprometían a prestar alguna forma de servicio militar a tiempo parcial. Cada uno construye su casa, el gobierno construye la muralla (impuestos) y todos construyen la iglesia. Además de su importancia como guarnición militar fortificada, la bástide francesa era también una fuente primaria de producción agrícola y el centro local del mercado para el comercio. Así, encontramos dos actividades bien diferenciadas: religiosa, en la plaza religiosa en donde se encuentra la catedral con una gran torre como símbolo del poder religioso y comercial en la plaza del mercado. Recordemos que la plaza cívico – política, no existe, ya que la autoridad única recae en el rey que es el que construye y financia la construcción de la ciudad (no burgueses). Las murallas son regulares, así como su trazado, con cuatro bastiones en las esquinas y dos más en cada uno de sus lados mayores. Presenta 10 accesos, 3 en cada uno de sus lados menores y 2 en cada lado mayor. Una retícula perfecta, de 5 x 4 manzanas divididas a su mitad por pasajes de 2 metros de ancho; dentro de estas manzanas se definían lotes de 7 x 22 metros adjudicado junto a una parcela de tierra cercana a la ciudad para cultivos, con la condición de que la casa estuviera finalizada antes de los 2 años de concedidos los terrenos, este es el único tipo de reglamentación impuesta en la ciudad. La ciudad se organiza a partir de calles principales (5) que comunican las puertas de la ciudad con la plaza, más anchas que las secundarias. El espacio interior tiene una altura limitada, trazado regular y fachadas homogéneas, lo que hace que el espacio resulte monótono, sólo se interrumpe por la plaza comercial. Existe una plaza religiosa donde se encuentra la Catedral, la cuál en caso de peligro asume la función de refugio, por eso el carácter robusto y cerrado de la misma. No hay una organización barrial, los gremios y corporaciones no tienen mayor expresión, teniendo en cuenta que se trata de una bástide.

1.2-Lonja Si un edificio pudiera simbolizar la pujanza y la riqueza del floreciente siglo XV valenciano, éste sería sin lugar a dudas La Lonja. Muestra del alcance de la revolución comercial en el Medievo, del desarrollo social y del prestigio alcanzado por la burguesía valenciana. Es la pieza más singularmente bella de la arquitectura civil valenciana en la Baja Edad Media. La lonja de Valencia es uno de los edificios emblemáticos de la ciudad, pieza maestra de la arquitectura civil gótica, y maravilla en piedra gótica. La llamada Lonja de la Seda o de los Mercaderes es un edificio del siglo XV que además de Patrimonio de la Humanidad está considerado como el más brillante ejemplo del gótico civil europeo. Situada en el conocido

como "Barri del Mercat" (Mercado), es uno de los barrios históricos de la ciudad. En los primeros tiempos de la reconquista también se le conoció como barrio de Tarazona, aunque tal denominación ya ha pasado a la historia. El nombre de lonja proviene de la voz italiana "logia" que significa pórtico, ya que bajo los pórticos de iglesias y edficios públicos era donde se reunian los mercaderes para realizar sus transacciones y estar a resguardo de las inclemencias del tiempo. La historia cita que a mediados del siglo XV la prosperidad mercantil había alcanzado tal desarrollo en Valencia que el Consejo General de la Ciudad, considerando insuficiente el local de la primitiva Lonja, que se hallaba situada en lo que actualmente es la plaza del doctor Collado (detras de la actual Lonja), acordó que se construyese una Lonja "molt bella, magnífica y sumptuosa, la cual fora honor e ornament daquesta insigne ciutat". Compráronse al efecto veinticinco casas, y arrasadas que fueron, comenzóse a levantar el suntuoso edificio. Pere Compte, maestro cantero, "molt sabut en l'art de la pedra", según se le cita en documentos de la época, y que ya había acreditado su pericia en diversas obras, especialmente en la prolongación de la Catedral, por él terminada, fue el encargado de las obras. El soberbio edificio es uno de lo más importantes en la arquitectura gótica civil de Europa. Sus grandes fachadas rectangulares y labradas, los suntuosos medallones, las artísticas gárgolas, los pináculos ligeros, las proporciones de sus bellisimas puertas, los delicados ventanales, los señoriales escudos y las majestuosas almenas, rematadas por coronas reales, recuerdan épocas de esplendor, donde el Renacimiento y el gótico bordó sus más delicadas y elegantes fantasias. Interior de la Lonja de Seda,Valencia

Sección de la Lonja de Valencia

1.3-Los ayuntamientos Así en la ciudad de Síbaris junto al golfo de Tarento en Calabria, perteneciente a la Magna Grecia, y conocida por sus costumbres refinadas; ya en el año 600 a.C los gobernantes prohibieron trabajar los metales a martillazos dentro de los límites urbanos. Los artesanos que trabajaban con el martillo eran obligados a desplazarse fuera de las murallas de la ciudad para evitar las molestias a los otros ciudadanos. En esta ciudad griega también estaba prohibido cuidar gallos que perturbaran el descanso nocturno de los ciudadanos. Bien es cierto que la democracia directa de la que disfrutaba la ciudadanía griega hace más de dos milenios distaba mucho de la democracia “delegativa” que padecemos en Getafe. Desde hace casi dos milenios se conoce que la exposición a sonidos intensos incluidos en el campo auditivo producía déficits auditivos. En la Roma del siglo I, Plinio el Viejo nos dejó escrito en su tratado Historia natural la observación que hizo de personas que vivían junto a las cataratas del Nilo, muchas de las cuales sufrían sordera. Señalar que Plinio el Viejo fue uno de los desaparecidos en la erupción del Vesubio que sepultó la ciudad de Pompeya. En un escenario más simbólico, Dante (1265-1321) relata que el ruido era un invento del demonio y que algunos condenados al infierno eran sometidos a la tortura de un ruido sin fin como castigo de sus culpas. Sin embargo, hasta no hace muchas décadas el oído humano preferentemente se encontraba expuesto a sonidos procedentes de la naturaleza donde no existen sonidos de alta intensidad a excepción del ruido del agua o las tormentas. Pero a partir del uso de maquinarias desde las herrerías en la edad Media el inicio de la artillería en las guerras, se observó como los sujetos sometidos a sonidos de intensidades elevadas desarrollaban sorderas profundas.

1.4-Los castillos Castillo (del latín castellum, diminutivo de castrum) es, según definición del Diccionario de la RAE, un «lugar fuerte, cercado de murallas, baluartes, fosos y otras fortificaciones». Existe toda una serie de edificaciones militares que guardan analogías con el castillo, como el alcázar, la torre, el torreón, la atalaya, el fuerte, el palacio fortificado, la ciudadela o la alcazaba, lo que hace que no siempre sea fácil asegurar si se trata o no de un castillo propiamente dicho. Se tiene normalmente por tal el conjunto formado por un recinto amurallado que encierra un patio de armas, en torno del cual se sitúan una serie de dependencias y que dispone por lo menos de una torre habitable. Es la torre principal, la que sirve de residencia del señor y cumple con las funciones más destacadas del castillo, albergando las estancias principales y, en ocasiones, los almacenes de víveres. Se encuentra en la posición más abrigada en relación con un posible ataque exterior, de forma que si sucumbiese el resto de las defensas, esta torre proporcionase un último refugio. Generalmente es más alta que el resto del conjunto, sus dimensiones pueden ser de hasta 40 metros. La torre del homenaje más alta en España es la del Castillo de los Sotomayor Zúñiga enBelalcázar (Córdoba).

El castillo era muy conocido en la Edad Media pero su origen es más antiguo y tiene precedentes en la Grecia clásica. Se utilizaba como cerco defensivo una mera empalizada de madera, pero la evolución del armamento y de las técnicas militares hicieron inservible este procedimiento; más adelante, se confió en la solidez de las construcciones en piedra y en la altura de los muros que con este material podía alcanzarse. Durante la Edad Media, el castillo no sólo cumplía funciones militares, sino que servía también de residencia a los señores de la nobleza y a los propios reyes, derivando con el tiempo en un auténtico palacio fortificado. Si bien podía estar enclavado en los núcleos urbanos, lo común es que se situase en lugares estratégicos, normalmente en puntos elevados y próximos a un curso de agua para su abastecimiento, desde donde pudiera organizarse la propia defensa y la de las villas que de él dependían. A partir del siglo XVI, con el ocaso del feudalismo y la consolidación de las monarquías absolutistas, la nobleza propietaria de los castillos los fue abandonando a cambio de mansiones palaciegas en la corte. Por este motivo, y porque quedaron obsoletos en su función militar, los castillos perdieron todo interés y decayeron hasta la actual ruina de la mayor parte de ellos.

La muralla. Todo el recinto va cercado de una alta y gruesa muralla con un camino que la recorre en su parte superior. De trecho en trecho, se intercalan en la muralla cubos o torreones que permiten diversificar los ángulos de tiro y defenderse. Todos los lienzos suelen estar rematados por almenas para la protección de los defensores. También es habitual disponer garitas voladas para mejorar las condiciones de tiro sobre los asaltantes. Al pie de la muralla y rodeándola por el exterior se abre a veces un foso para impedir la aproximación del enemigo; se salva con puentes levadizos. Puede haber más de un anillo defensivo amurallado. Torre del homenaje. Es la torre principal, la que sirve de residencia del señor y cumple con las funciones más destacadas del castillo, albergando las estancias principales y, en ocasiones, los almacenes de víveres. Se encuentra en la posición más abrigada en relación con un posible ataque exterior, de forma que si sucumbiese el resto de las defensas, esta torre proporcionase un último refugio.

Torre barbacana: Es una obra de fortificación situada frente a las murallas y protegiendo una puerta de acceso. Podían contar con portales propios fortificados de paso obligatorio para acceder a la puerta principal El rastrillo o peine suele ser una pesada reja, rematada abajo en puntas que formaba parte de las fortificaciones de la puerta, junto al puente levadizo y la barbacana. Almenas, tenían como función proteger a los defensores, algunas tenían orifcios, comotroneras (para las armas de fuego) o saeteras (para lanzar armas arrojadizas Adarve o camino de ronda, donde se parapetaban los defensores. El patio de armas: Es un espacio central en torno al patio donde se distribuyen determinadas estancias, como la capilla (cuando la hay), la sala de recepciones, las naves para acuartelamiento de la tropa, etc. La entrada al castillo se produce a través del patio de armas; desde él se accede al resto de las dependencias.

1.5-Los hospitales El primer hospital se data en Bizancio, en el siglo IV, posiblemente por influencia de Santa Elena, madre del emperador Constantino. Rápidamente se extendieron por Occidente, siempre en manos monásticas, pese a la reticencia eclesiástica. Se levantaban junto a los monasterios y eran llamados Casas de Dios por cumplir con el mandato cristiano de hospitalidad, que se extendía a viajeros y peregrinos de cualquier extracción social, para lo que se edificaron los anejos xenodoquios. Durante el siglo XI las ciudades más prósperas y algunos señores feudales fundaron hospitales en sus dominios, siempre situándolos junto a la iglesia, incluso algunos gremios construyeron hospitales para atender a sus miembros, como en las ciudades de la Hansa o los gremios de tejedores y herreros en Flandes. Aunque se conoce muy poco sobre estas edificaciones altomedievales, se sabe que constaban de un edificio principal, donde se instalaba la enfermería, con un claustro central, la sala de camas (generalmente doce, por ser éste el número de los apóstoles, aunque en Bizancio existió uno con capacidad para cincuenta camas), la sala de sangrías y purgas, cuarto para enfermos graves, refectorio, habitaciones para el personal médico, cocina, baño, farmacia y huerto para el cultivo de plantas medicinales. Con el tiempo la arquitectura de este tipo de construcciones se fue transformando, así surgen diferentes tipos de plantas: basilical, que reproduce la estructura de la basílica romana, pertenecen a este estilo el Hospital del Rey (Burgos) o el de Tonnerre (Francia); de cruz griega, en el centro de la cual se situaba el altar y en uno de los brazos la sala de los enfermos más graves, para que éstos pudieran seguir los oficios desde la cama; palaciano, gran estructura con varios pisos y corredores, capilla y vivienda para los religiosos que lo regentaban. Con el tiempo el ejercicio de la medicina pasó a manos laicas, pero los hospitales siguieron llevándolos órdenes religiosas. Desde el siglo XII el número de centros asistenciales se multiplicó al compás de la expansión hacia el sur. La mayoría de las iglesias contaron con una institución hospitalaria. También la

generosidad de los grandes señores, de las órdenes militares y de los propios reyes contribuyó a que la nueva tierra se fuera cubriendo de centros benéfico-asistenciales. Cuando en las ciudades comenzó a crecer la importancia de la burguesía, y a la vez se pudo contar con buenos profesionales de la Medicina laicos, se empezaron a fundar hospitales seculares, debidos a la munificencia de burgueses acomodados. La disposición arquitectónica de los hospitales medievales varió desde una pequeña casa a grandes centros con numerosas dependencias. Podemos distinguir cuatro tipos fundamentales. a) Los más numerosos fueron los hospitales instalados en casas particulares destinadas a este nuevo objeto o construidas ex profeso, con una o más habitaciones para camas. Las hubo masculinas, femeninas y mixtas, en este último caso con habitaciones separadas para mujeres y hombres. Su característica común era la escasa capacidad y las pocas dependencias con que contaban. Solían tener adosada una capilla. b) Hospitales de tipo intermedio entre los anteriores y los grandes. Disponían de salas de mayor capacidad, acostumbraban a ser mixtos, respetándose la separación de sexos, y contaban generalmente con algunas dependencias, aparte de los dormitorios, como refectorio, cocina, despensa, granero, pozo y huerta. c) Desde fines del siglo XII van surgiendo los grandes hospitales de tipo basilical, dispuestas las salas con sus camas en las naves laterales, con la capilla en una de las cabeceras de la nave central, situada en un plano más alto. Estos centros tenían abundantes y espaciosas dependencias anejas, contando además con grandes huertas, granjas, caballerizas, horno, botica, etc. d) A fines del siglo XV ya se habían edificado los primeros grandes complejos hospitalarios, de forma cuadrangular, con patio central y mucho terreno propio en el entorno, en el que se distribuían las dependencias, incluidas muchas veces iglesia y cementerio. El mejor exponente en Aragón de este tipo es el Hospital de Nuestra Señora de Gracia de Zaragoza. Entre los hospitales cuya existencia consta en el siglo XII, cabe citar la Hospedería de Jaca, sostenida por la orden de San Juan de Jerusalén, el de Santa Cristina de Somport, el de La Seo de Zaragoza (fundado en 1152 para peregrinos y enfermos) y el Familiar de San Juan de los Labradores de Calatayud, que se alzaba junto a la Puerta de Soria. Del siglo XII son el de San Marcos de Daroca y en la ciudad de Zaragoza los de San Pablo - anterior a 1217-, San Gil -en la calle de Cinegio- y San Julián y San Lucio -que ya existía en 1251. El de San Lázaro de Zaragoza, dedicado al cuidado de leprosos, ya estaba fundado en el siglo xiv; luego pasaría a ser convento de mercedarios. El hospital de Tiermas,

de antigua fundación, fue restaurado, a la par que los baños, en 1380 por el franciscano fray Benito de Olmedo. En 1305 un burgués zaragozano, maestre Fuert, fundó en su propia casa, cercana al templo de La Seo, el hospital de Santa Marta, provisto de doce camas, para asistir a los peregrinos compostelanos. Junto a la ermita de Santa Elena, que luego sería iglesia del Portillo, se erigió hacia mediados del siglo xiv un hospital de Peregrinos. Del XV debe de datar el de Santa Lucía en Caspe y el de los Luna en Calatayud. La culminación de esta obra hospitalaria en Aragón fue la fundación en 1425 por el rey Alfonso V del Hospital Real y General de Nuestra Señora de Gracia en Zaragoza, la institución asistencial más importante del Aragón medieval, que se desarrollará cumplidamente en la época moderna. 1.7-Puentes y vías El creciente interés por el patrimonio medieval se ha extendido no sólo a edificios religiosos sino también a los civiles y militares. En este panorama cabe mencionar el importante valor de los puentes medievales, desde muy diversos puntos de vista: arquitectónico, histórico, económico, simbólico y por supuesto, estético. Muchos de aquellos puentes construido durante los siglos medievales han perdido su utilidad primitiva, pero siguen siendo una sorpresa visual de primer orden para quien se topa con ellos, sobre todo si -como suele suceder- se encuentran en bellos parajes rurales, como el de la foto lateral (Puente de Covatillas, entre Torreiglesias y Peñasrrubias de Pirón - Segovia).

Historia y estructura A lo largo de los siglos románicos y con el renacer de la movilidad de gentes y mercancías de unos lugares a otros, a lo que no es ajeno el trasiego de peregrinos se hizo necesaria la construcción de nuevos puentes o de reconstrucción de los que perduraban de origen romano. Existen características comunes de los puentes medievales de estos siglos y los que se fueron erigiendo posteriormente a lo largo de la Edad Media hasta la llegada del Renacimiento. La mayoría tiene un número de ojos o arcos impar de tal manera que los laterales son los más pequeños creciendo en diámetro hasta el central que es el mayor y coincide con el punto de mayor caudal del río que atraviesan. Esta disposición de arcos creciente hacia la mitad genera un perfil a dos vertientes con el característico "lomo de asno". Los arcos de los puentes medievales pueden ser de medio punto (en época románica y al final de la Edad Media cuando se vuelve a imponer el arco semicircular con motivo de los nuevos aires renacentistas) o ligeramente apuntados en los siglos góticos. Éstos apoyan sobre machones prismáticos que pueden llevar por encima un arco de descarga. Adosados se colocaron tajamares de planta angular orientados aguas arriba para dividir la corriente y aliviar la presión ejercida. Estos puentes tenían pretil y a menudo se construían torres en el eje del puente o a su entrada. Estas construcciones permitían tener soldados que controlaban el acceso bien con motivos defensivos o de cobro de peajes y aduanas. Los caminos: Los caminos estaban instalados, en muchos casos, sobre viejas calzadas romanas y caminos ya existentes. Eran viejas vías militares, económicas, de ordenación del territorio, usados ya por todas las civilizaciones anteriores a las medievales, que fueron abandonados durante la invasión musulmana, y

reutilizados una vez que la frontera de la reconquista baja más allá del Duero. El trazado de esos viejos caminos se había ejercido con un criterio similar para todos ellos, facilidad del relieve y comodidad de vados. Lo mismo que haría hoy un ingeniero de caminos que tuviera que realizar un nuevo camino. El mercader encuentra muchos obstáculos a lo largo de los caminos de tierra y de agua por donde transporta sus mercancías. Ante todo, obstáculos naturales. En tierra, hay que atravesar las montañas por caminos que, si bien no tan malos como se ha dicho a veces y más elásticos que los caminos empedrados y pavimentados de la Edad Antigua, son, sin embargo, muy rudimentarios. Si pensamos que las grandes rutas del comercio norte-sur han de cruzar los Pirineos y sobre todo los Alpes (más permeables al tráfico, pero de dificultades multiplicadas por el volumen muchos más considerable de las mercancías) nos damos cuenta en seguida de los esfuerzos y riesgos que representaba, el transportede un cargamento desde Flandes a Italia. Y no debe olvidarse que, si bien en ciertos tramos se utiliza lo que pueda subsistir de las vías romanas, y en algunos itinerarios se encuentran carreteras de verdad, la mayoría de las veces los caminos medievales a través de campos y colinas no son otra cosa que “el lugar por donde se pasa”. A eso hay que añadir las insuficiencias del transporte.

2-Arquitectura Militar de la Edad Media Esta imagen refleja la evolución desde el castillo medieval a la fortificación moderna. La artillería revolucionó la arquitectura militar. En la edad media se buscaba construir torres altas, murallas altas, y además construidos en elevaciones del terreno. La altura era un factor positivo: era difícil de escalar. Pero los cañones hacen que lo que hasta entonces era positivo se convierta en todo lo contrario, una torre alta es un blanco ideal. Entre 1520 y 1530 se crea un nuevo estilo de fortificaciones en Italia. ¿Por qué allí? Porque allí era donde se estaban librando las guerras del momento, entre Francisco I de Francia y Carlos I de España. Además en Italia hay magníficos ingenieros y arquitectos que son contratados en otros países, y así difunden el nuevo estilo, conocido como la Traza Italiana. Un ejemplo temprano: el castillo de Salces, en el Rosellón, es el paradigma de la transición entre la fortificación medieval y la traza italiana. Comenzado a construir en 1494, Fernando el Católico encargó al ingeniero Ramiro López que lo adaptara a los nuevos tiempos, y lo hizo añadiéndole elementos pensados para contrarrestar el poder artillero: - caponeras: viaductos por las que los soldados pueden llegar de la plaza de armas a las obras exteriores protegidos por parapetos con aspilleras o troneras - foso amplio para prevenir la excavación de minas

2.2- Las Murallas Las riquezas de un asentamiento requerían protección, en ese caso, se hacia necesario rodear a la ciudad con una muralla. Las murallas que rodeaba la ciudad constituía un sistema de defensa mucho mas antiguo y mucho mas popular que el castillo; el castillo era un símbolo visible de sometimiento, la muralla alrededor de la ciudad recordaba a los burgueses sus derechos como ciudadanos y su comunidad de intereses. El contraste claramente definido entre campo y ciudad una característica medieval. Durante el periodo renacentista las murallas iban a adoptar características extremadamente complejas y costosas, hasta tal punto que las defensas de la ciudad llegaron a ser, probablemente, el principal condicionante de la forma urbana. En ocasiones las murallas se construían asimismo para encerrar dentro de su perímetro a nuevos suburbios discontinuos. 2.4-Las Torres En el escenario bajomedieval las fortificaciones familiares salpicaron la geografía cántabra con edificaciones destinadas a defender la costa y a la protección frente a las luchas de banderías.5Se trata de torres aisladas construidas entre finales del siglo XII y principios del XV, que responden a cierta función militar y de atalaya sobre el territorio.

Responden a un estilo gótico, en muchas ocasiones tardío, y no suelen aparecer en núcleos urbanos. Tienen, como características comunes, plantas cuadradas y muros de mampostería con refuerzos de sillares, ventanas estrechas, ya geminadas o ensaetadas, normalmente una entrada única y pisos de madera. Suelen poseer entre tres y cuatro plantas, estando los servicios en la baja (bodega, saladero), una sala de banquetes y recepción en el primero y las dependencias señoriales en los sucesivos; la escalera principal se situaba cerca de la entrada y era generalmente de madera. Probablemente cada piso estaba libre de divisiones, a excepción de los tapices que ocultaban el lecho señorial, ya que no se han encontrado rastros de tabiques.6 Algunas poseyeron muralla y foso. En algún caso prácticamente todos los muros son de sillería. La entrada la constituía un arco rebajado flanqueado de saeteras; en el interior, la escalera que arranca junto a ella avanza dos tramos por planta pegada a fachada. El volumen general tiene pocos huecos y genera una apariencia de pesadez. La decoración es prácticamente inexistente. Normalmente estaban rematadas por almenas. En el interior se deja un espacio abierto en el muro junto a la ventana, con un banco, cubierto por un arco rebajado. La estructura interior consistía en un tronco central de madera que sostenía una gran viga de madera en cada planta, a partir de la cual se forjaba entre ella y los muros de piedra. Sólo a veces aparece un muro de mampostería interior sobre el cual forjar, sustituyendo al pilar de madera. En algunos casos, pocos, estas torres estaban rodeadas de una alta barbacana que las hacía parecer castillos al estilo de los de Álava.1 La existencia o no de estos sistemas defensivos (murallas, fosos, contrafosos, barbacanas, etcétera) marca la diferencia tipológica de las torres. Puertas y Puentes Levadizos:

Adarve Conjunto de dispositivos para facilitar la defensa y el desplazamiento de los defensores. Se compone de parapeto (almenado o no), camino o paseo de ronda y parados. Este adarve puede ser cubierto o no, almenado o a la barbeta, ciego o aspillerado, puede ser colgado, volado, configurando cadahalso, ladroneras, matacanes y/o escaraguaitas. Es un conjunto de dispositivos en la parte superior de las murallas, compuesto básicamente de parapeto, paradós y camino de ronda. Ajimez Palabra árabe que en su origen significa ventana o balcón con celosía. En el siglo XIX es cuando se empieza a utilizar para definir a la ventana que está dividida por un parteluz o columna en dos partes o arcos iguales. Alambor Talud en la zona baja de torres y murallas para reforzarlas, mantener a distancia a las máquinas de asalto, provocar el rebote de los proyectiles defensivos y reducir ángulos muertos. Aunque es a partir del siglo XII cuando comienza a difundirse su uso, es a mediados del siglo XV cuando se generaliza su uso con las nuevas técnicas pirobalísticas. Albacara, albacar Recinto amurallado con la misión de resguardar ganados, población del entorno y tropas en

tránsito o no fiables, en ocasiones contiguo a una fortificación de mayor entidad y con accesos a ella y a sus aproches. La comunicación con la fortaleza matriz puede limitarse a su liza. Aunque en origen no se edifica en el interior de la albacara, pueden encontrarse aljibes, pozos o abrevaderos coevos, y con frecuencia deviene en poblamiento amurallado. Almena Remate dentado de los muros de una fortificación. Tramo macizo del antepecho o parapeto que sobresale de este para la protección del defensor. Existen muchos tipos de almena cuya función común es la de proteger al defensor del alcance del atacante. Los remates se denominan albardillas si son piramidales con vierteaguas a dos o cuatro aguas. En ocasiones los huecos contaban con parapetos de madera abatibles, presentando las almenas ranguas para su basculamiento. Almenara Singular de Al-manur que significa lugares de fuego, pero se traduce más bien como torre de vela o de señales, o atalaya. Aspillera o Balistrarías Abertura en los muros que sirve para la defensa, precursora de las troneras, que sufre normalmente un ensanchamiento exterior llamado abocinamiento. Se llama deriva al ensanchamiento vertical y derrame al horizontal.

Atalaya Del árabe "tala'la", e indica torre vigía de planta circular de pequeñas dimensiones ubicada en alto para vigilancia y comunicación con otras atalayas o poblaciones. Desde la cual se puede percibir y transmitir señales ópticas. Procede también del árabe al-manara, indicando literalmente "lugar con luz". Las atalayas o almenaras, de interior o en costa, constituyen uno de los dispositivos de seguridad más antiguos y de mayor vigencia a lo largo de la historia. Suelen tener su entrada por un primer piso mediante una puerta adintelada, con puertas de doble batiente y de la que sólo quedan las quicialeras, entrada que según el caso oscila entre tres y seis metros. La planta o parte inferior suele ser maciza, salvo que su entrada se realice a nivel del suelo. El que sean macizadas en la planta baja se debe a que es un método primario de defensa, pues retirando la escala, quedaban los atalayís, guarda escuchas o guarda escusañas aislados. Existen casos en que estas torres cuentan hasta con tres pisos y azotea. Algunas de ellas poseen o poseyeron una caseta de piedra o madera adosada que era una ampliación de la atalaya. La cubierta de la sala o salas es una bóveda de piedra o ladrillo. Es posible, desde la sala de la primera planta, acceder a la azotea por medio de una escalera embutida en el grosor del muro. Estas torres son herederas de las torres de atalayas cartaginesas que vieron los romanos por todo el sur y este peninsular. Baluarte Se caracteriza por estar destinada a la defensa del fuego artillero. Es una torre rectangular o poligonal con gruesos muros, poca altura y paredes en talud. La parte

que comunica con el resto de la fortificación se llama gola. Barbacana Edificación avanzada y aislada de defensa y vigilancia de un ingreso, paso, puente o puerta. Foso Defensa consistente en un canal natural o artificial que rodea la fortaleza al menos por uno de sus flancos, lo que impide el acceso directo a las defensas, dificulta la zapa y las minas, e incrementa la altura relativa de las barreras del castillo desde su base exterior. A partir del siglo XV, con la aparición de la artillería, se usa para "hundir" el castillo en el terreno para no ser blanco fácil. En España son escasos los fosos rellenos de agua. Garita y Garitones Borje hueco de vigilancia para los centinelas, de reducidas dimensiones, aspillerado y cubierto. son de época tardía y aparecen con frecuencia en fortificaciones abaluartadas. También recibe el nombre de escaraguaita.

Ladronera Elemento defensivo que se proyecta exteriormente del antepecho, a modo de balcón, con el suelo aspillerado para el ataque vertical, situado normalmente sobre accesos para su defensa y sostenido por matacanes. Matacán Largo parapeto voladizo apoyado sobre ménsulas o contrafuertes y con el suelo aspillerado. Generalmente situado sobre accesos, a los que protegían, permitían arrojar objetos o líquidos (vino o agua, nunca aceite) sobre los asaltantes por las aspilleras en el suelo. Su uso se generaliza a partir del siglo XII. Mechinal Orificios de muros y torres para sujetar los andamios durante la construcción o donde se introducen las vigas.

Torre Medieval

Add a comment

Related presentations

Related pages

Guía 6 arquitectura civil y militar en la edad media ...

Arquitectura en La Edad Media Arquitectura. Ruralización. Feudalismo. Iglesia. Moros y vikingos. Ciudades medievales. Muralla. Calles. Mercado.
Read more

Arquitectura medieval - Wikipedia, la enciclopedia libre

... murallas y otros ejemplos de arquitectura militar, [5] ... La arquitectura civil medieval adoleció ... Fue en la Baja Edad Media cuando el nuevo ...
Read more

Arquitectura en La Edad Media - Documents - MySlide.ES

Guía 6 arquitectura civil y militar en la edad media Hecho por YO. Información sobre la arquitectura Civil y Militar en la edad media, ...
Read more

Arquitectura - Wikipedia, la enciclopedia libre

Y una obra de arquitectura es una oferta a la arquitectura en la ... entre la arquitectura y los ... Arquitectura paleocristiana; Edad Media ...
Read more

edad media | Lugares con historia | Página 2

... la arquitectura religiosa y militar de la Edad Media con ... Ya en la Edad Media, ... Años y en su conflicto satélite, la Guerra Civil de ...
Read more

La construcción en la Edad Media: oficios, métodos y ...

La construcción en la Edad Media: oficios, métodos y sistemas ... militares y religiosas. Duración total del taller: 6 ... Arquitectura civil y militar.
Read more

Arteguias - Arquitectura Románica

... CONSTRUIR LA CIUDAD EN LA EDAD MEDIA. ... El templo tipo de la arquitectura románica. Naves y ... de órdenes militares participantes en la ...
Read more