advertisement

Final currículum presentación

86 %
14 %
advertisement
Information about Final currículum presentación
Education

Published on February 25, 2014

Author: Isappa

Source: slideshare.net

Description

Una reflexión sobre lo que nos ofrecen los medios y la publicidad, particularmente a las mujeres. ¿Qué intereses se movilizan? ¿Quién crea aquellas imágenes? ¿A quiénes benefician la creación de estereotipos?
advertisement

La mujer en el currículum de la ciudad Isabel Cristina Pérez Acosta Licenciatura en Educación Especial 4°semestre

Introducción Si bien, la mayoría de las problemáticas y conceptos consignados en los textos tratados durante el semestre, giraban en torno al contexto escolar y a los contenidos seleccionados y presentados en él. Me permito hacer esta reflexión, de acuerdo con lo expuesto por el profesor Martínez Bonafé, y considerando que la ciudad sí puede ser leída en clave curricular, ya que es en sí misma un dispositivo cultural, el cual crea y a su vez reproduce identidades y subjetividades1.

En la ciudad también se puede evidenciar una selección de contenidos, con el objetivo de crear un tipo específico de ciudadano en respuesta a los intereses de algunos sectores de la sociedad. Particularmente, de lo que quiero hablar es del tipo de mujer que se quiere establecer, desde mi punto de vista, en nuestro contexto. A través de estas líneas hablaré de algo sobre lo cual, tal vez, se habrán escrito vastos comentarios, y en este sentido, mi pretensión no es exponer una idea revolucionaria, ni una novedosa teoría, mucho menos cerrar la discusión, sino, por el contrario, dejar abierta la posibilidad a la reflexión y la discusión en torno a la mujer, su rol y algunas de las representaciones de feminidad en nuestro contexto.

¿La mujer? ¿O debo decir las mujeres? ¿Mujer, como un conjunto para designarlas a todas, o Mujeres para nombrar y reconocer a todas y cada una, con sus identidades, subjetividades, y modos de ver el mundo y moverse en él?. Mujeres niñas, mujeres jóvenes, mujeres adultas, mujeres gruesas, mujeres delgadas, mujeres estudiantes, mujeres amas de casa, mujeres profesionales, mujeres madres, mujeres sin hijos, mujeres casadas, mujeres solteras, mujeres heterosexuales, mujeres homosexuales, mujeres bisexuales, mujeres femeninas, mujeres no femeninas, mujer, mujeres tan diversas pero con una característica en común, que en la mayoría de los casos no las han dejado ser, sino lo que les tocó ser, lo que eligieron los demás para ellas, aquellos papeles que tradicionalmente les han sido atribuidos, tan solo por el hecho de haber nacido con ovarios y vulva, que las designa biológica, anatómica, y sexualmente como mujeres.

En este sentido, ha habido ciertos aspectos socialmente inculcados a través de los preconceptos y estereotipos de género, en el proceso de identidad y subjetivación de las mujeres (esposa, madre, profesora, enfermera y secretaria parecieran ser el obvio potencial femenino y la única opción que puede ejercer en nuestro contexto). Sin embargo hay teorías que afirman que no se nace mujer, se llega a serlo2, y en ese sentido, la identidad y la orientación sexual, más que un designio biológico, son el resultado de una construcción social, dado que no existe identidad sexual -cultural y social- que no sea discursiva y socialmente inculcada y significada3.

Pues bien, si algo nos ha vendido la tradición patriarcal, es que hay un solo modo de ser mujer y ejercer la feminidad, Zaratustra (700 a. C) planteaba que la mujer debía ponerse de rodillas enfrente de su hombre y servirle, Aristóteles (400 a. C) por su parte, afirmaba que la mujer era un “hombre mutilado” cuya alma era inferior a la de los varones, mientras que Enrique VII (1500 d. C) exponía que las mujeres, juntos con los dementes, no servían para los negocios. Esta noción de mujer inferior y hogareña, dedicada exclusivamente a la procreación y el cuidado de los niños, persistió en el imaginario social desde tempranas épocas de la historia hasta hace pocos decenios en los cuales se dieron pasos importantes aunque no definitivos, para la resignificación de su rol en nuestro país: cuando se le permite tener propiedad a su nombre (1930), el ingreso a la universidad (1935), y el derecho al sufragio (1954). Hasta nuestros días, la mujer ha debido cargar a cuestas con un papel que, probablemente, no pidió que le dieran, de aquella pasiva, sacrificada y quien debe callar sus propias penas y desdichas por estar al servicio de los demás. Bien pregona una canción de la venezolana Gloria Martín ♪…mujer si te han crecido las ideas, de ti van a decir cositas muy feas, cuando no quieras ser incubadora, dirán no sirven estas mujeres de ahora ♪

Y aunque hoy hablemos de un cambio de paradigma, de la emancipación y el empoderamiento de la mujer en la sociedad actual, al mismo tiempo, en esta ciudad, en la ciudad de la eterna primavera, persiste esa imagen de mujer, al servicio de los deseos de los demás. Para algunos, herencia -buena o mala- del narcotráfico, esos, los cuerpos diseñados y comprados por y para el disfrute de los hombres. Mujer como objeto, como adorno, como lujo que se ostenta. Cuerpos con los cuales se venden artículos de diversa índole: prendas, maquillaje, cremas, pero también autos, licor, cigarrillos, canciones, y otros objetos para los cuales la publicidad y los medios usan la figura femenina. Esa otra visión de mujer, la mujer alta, esbelta, rubia en la mayoría de los casos, de curvas prominentes y redondas, aunque esas precisamente, no sean las características propias de la mujer latina, de la mujer colombiana. Figuras que se quieren imponer como ideal, como eso a lo que cada mujer debe llegar, y que en poca, o gran medida, se va insertando en el deseo de cada una, imágenes que desde que se enciende la televisión en la mañana, exhiben modelos de „perfección‟, rostros felices y cuerpos privilegiados.

Y no solo se quiere configurar un modo de lucir, sino de pensar y de actuar, a través, por ejemplo, de los programas de televentas de la mañana y el medio día, casualmente sincronizados con una hora de altos índices de audiencia, cuando las amas de casa sintonizan la tv y la radio mientras organizan los últimos detalles del almuerzo. Programas que giran en torno al ‘verse bien’, que brindan tips para la vitalidad del cabello, para acabar con el acné, para disimular las arrugas, para rebajar esos ‘kilitos de más’, y en general, para ocultar esas características físicas para ellos, sin lugar a dudas, indeseables. En otras palabras, ellos le han ahorrado a la mujer ese trabajo, porque ni siquiera le dan el chance para decidir por sí misma, las categorías de lo bueno y lo malo, lo bonito y lo feo. Prácticamente esta sociedad de consumo pareciera empeñarse en hacer desaparecer a la mujer real, mediante la tiranía de la belleza, la consideración del cuerpo como un objeto, la comida como una amenaza y la vida como un insoportable peso.

Pero si la mujer, por suerte, aun no se había topado con lo que la radio y la televisión tenían para ella, si saliera a pasear por algunas de las calles de esta ciudad, se encontraría inevitablemente con vallas, avisos y pasacalles, que le recuerdan que hoy por hoy, es un pecado ser rellenita e incluso es inaceptable, tener todavía los modestos pechos con los que ha venido al mundo. Avisos grandes y llamativos que presentan tipos de mujer que distan de la realidad de las calles de esta ciudad, donde incluso vemos una nueva tendencia de almacenes para mujeres de tallas grandes, quienes tal vez no se identificaban con lo que nos quieren vender las tiendas de prendas femeninas.

Medellín es llamada la capital de la moda de América Latina, es cuna de reconocidas modelos y notables reinas, pero también ostenta la corona de la ciudad del mundo con mayores tasas de anorexia y bulimia, un 17.7 % de la población de jóvenes sufren de trastornos alimenticios comparado con un 5.0 % en España y un 10.2 % en Estados Unidos s4.

Tal vez no es casualidad que Medellín luzca un lugar importante en turismo estético, y que poco a poco haya más clínicas especializadas en cirugías de todo tipo: en narices respingadas, labios inflados, rostros estirados, senos y caderas de tamaños colosales, progresivamente más accesibles, económicas, e incluso dosificadas en cómodas cuotas. Infortunadamente, no todos esos procedimientos se realizan con las debidas medidas médicas, higiénicas, y éticas, hecho que ha llevado a la muerte a centenares de mujeres, haciéndolas víctimas de este sistema. Tampoco parece ser un hecho aislado, el incremento vertiginoso de gimnasios y centros de acondicionamiento físico ‘para verse y sentirse bien‟, y aunque reconozco que hay una relación importante entre la delgadez y la salud, resulta peligroso hablar de pesos ideales y de dietas basadas en el consumo exclusivo de productos diet y light, sin tener en cuenta la estructura física de las personas, convirtiendo estas prácticas saludables en una obsesión manejada inadecuadamente5 que más que una búsqueda de salud, pareciera responder a una necesidad por encajar en la sociedad •

Pero ¿qué saben ellos de lo que es verse bien?¿Mujer bonita es sinónimo de una mujer con cara fresca y un cuerpo lozano, de labial, tacones y vestido? ¿Acaso puede existir un sólo ideal de mujer? ¿Acaso es el mismo ideal para las mujeres afrocolombianas, las mujeres indígenas, las mujeres jóvenes, las mujeres mayores, las mujeres con ideales punk, rastafari o skinhead, las mujeres homosexuales, e incluso aquellas que se autodenominan mujeres, pese a tener una corporeidad contraria?. Es tal vez, una demanda de ese consumismo feroz que nos ataca, parafraseando al profesor Martínez Bonafé, para quien la mercancía, el imperio de la moda, la avidez de consumo y el hedonismo nos ha hecho creer que valemos más en la medida que tenemos y consumimos, a través de lo que él llama currículum espectáculo.

(Martinez 2011) Mi propuesta es que pensemos estas prácticas sociales y culturales como currículum, es decir, como programas, dispositivos y artefactos de producción de identidad; y que tomemos conciencia que hay un curriculum basura productor de identidades basura. (…) Podemos continuar así, digo, pero mientras tanto otras formas de cultura y representación, de textualidad y selección de lo socialmente relevante, otros discursos de experiencia y subjetivación, vienen a ocupar y disputar el deseo y la producción de subjetividad. La pedagogía está también en la calle y la educación escolar no puede ignorar por más tiempo ese otro curriculum. La escuela debe enseñar a interpretar la vida y proveer de herramientas para reciclar su inmundicia6.

En otras palabras, la escuela no es la única que produce identidades, algunos elementos basura -como lo expone Martínez- exteriores a la escuela, también contribuyen a la subjetivación de los sujetos. En aras de la invitación que nos hace el profesor, como maestros en formación, como familiares y como sociedad en general debemos tener muy en cuenta que lo que está educando a los y las jóvenes, a los niños y las niñas, son los videojuegos, las redes sociales, los programas de televisión, los personajes de la farándula, la música, de forma que es menester dotarlos de las herramientas necesarias para que sepan discernir de entre esos contenidos, lo mas beneficioso para su vida.

Y hablando de las mujeres, por supuesto, desde mi perspectiva como mujer es claro que debemos saber leer, traducir e interpretar aquello que el currículum nos quiere vender en la ciudad y aquello que la ciudad nos quiere vender a través del currículum. La invitación es, a ser espectadoras activas y conscientes. No es dejar de consumir los productos que nos ofrece el mundo, sino, descubrir los intereses y poderes que movilizan a ese curriculum, intereses patriarcales, capitalistas, consumistas, intereses de los medios, de las modas, tal vez no sepamos a ciencia cierta, lo que sí debemos es interpretar nuestro papel dentro de ellos y asumirnos como constructoras y deconstructoras de esas narrativas, para permitirnos ser creadoras, perpetuadoras y reproductoras de identidades, ojalá en aras de la libertad, más humanas, igualitarias, equitativas, productivas y beneficiosas para el género femenino y en general para la sociedad.

A realmente cuestionarnos si el ser bonita (si es que hay una definición universal de belleza) es la única forma de éxito y si es el único mérito o atributo por el cual seremos reconocidas, o si podemos, por encima de cómo lucimos, aceptarnos y asumirnos dentro de la diversidad para alcanzar nuestros ideales.

Referencias bibliográficas 1. 2. 3. 4. 5. 6. La ciudad en el currículum y el curriculum en la ciudad. Saberes e incertidumbres sobre el currículum. (2010) compilación realizada por José Gimeno Sacristán. DE BEAUVOIR, Simone. (1949) El segundo sexo. Citado en Educar en femenino y masculino TADEU, Tomáz.(2011) Espacios de Identidad. La teoría Queer Véase No comer... cuento! (2007) http://www.tareanet.edu.co/index.php?option=com_content&view=article&id=22:proye cto-delgadez-no-comer-cuento&catid=8:hospital&Itemid=10 Véase Proyecto delgadez. Alcaldía de Medellín (2004) http://www.medellin.gov.co/alcaldia/jsp/modulos/N_admon/obj/pdf/anorexiabulimia.p df MARTINEZ, Jaume. Currículum Basura (2011) Cuadernos de Pedagogía nº 409

Add a comment

Related presentations

Related pages

Currículum, solicitudes y cartas de presentación ...

Experiencia. Los currículum deben incluir su historia laboral: los nombres y direcciones de las organizaciones para las que trabajó, los años que ...
Read more

Presentacion final Modelo de Administración y Supervisión ...

Presentacion final Modelo de Administración y Supervisión del Currículum copia ... Presentación Modelo CANVAS Equipo RVOE - Duration: ...
Read more

Presentación Final Fondo Fae Aplicaciones - prezi.com

Presentación Final Fondo Fae Aplicaciones. ... pedagógicas para el desarrollo integral de sus alumnos como complemento al currículum general.
Read more

RECOMENDACIONES PARA ELABORAR UN CURRÍCULUM VITAE FINAL ...

Le presentamos cuales son las principales recomendaciones para elaborar un buen currículum ... CURRÍCULUM VITAE FINAL ... presentación ...
Read more

EL CURRÍCULUM O PRESENTACIÓN DE EMPRESA. TAREA FINAL. 2.14 ...

Ficha de la tarea Objetivos de la tarea: realizar el currículum o presentación de Telefónica. Apartado: Léxico, discursivo, sociocultural.
Read more

Currículum vítae - Wikipedia, la enciclopedia libre

Un currículum vitae, [1] también simplificado C. V. o currículum, es el documento de presentación de habilidades, formación y vida laboral, con el fin ...
Read more

Lo que debes evitar | Modelo Curriculum

A la hora de redactar el currículum hay una serie de errores muy comunes en los que debes evitar caer si quieres que tu currículum tenga éxito.
Read more