Extractos Maharaji Boletin Inspira I

38 %
63 %
Information about Extractos Maharaji Boletin Inspira I

Published on November 19, 2008

Author: pasajeroeneltiempo

Source: slideshare.net

Description

Extractos de Conferencias de Prem Rawat durante sus eventos por ciudades de practicamente todo el mundo.

La necesidad más básica Destacadas figuras del mundo empresarial, autoridades municipales y miembros del Gobierno dan la bienvenida a Maharaji En una intervención en el National Performing Arts Center de Mumbai, Maharaji se dirigió a un público de 1.100 personalidades locales. Fue presentado por el Presidente de la Indian Merchants Chamber, la Cámara de Comercio más antigua del país, de la que Mahatma Gandhi fue miembro honorario. Tras finalizar su conferencia, la máxima autoridad política de Mumbai cerró el acto agradeciendo la intervención de Maharaji. “Hay una necesidad básica en cada ser humano, y es sentir la plenitud. Independientemente de quiénes seamos y de que vivamos en un pueblo pobre o en un edificio de setenta pisos, todos queremos ser felices. Deseamos sentirnos satisfechos, plenos. No importa cómo lo llamemos; todos tenemos el mismo objetivo. Todos vinimos del mismo lugar y llegamos al mismo puerto: la Tierra. Luego nos quedamos atrapados en la telaraña de lo que deberíamos hacer. El viento de este mundo nos dispersó, y ahora, en lugar de nuestra semejanza, vemos nuestras diferencias. ¿Qué es lo que está diciendo nuestro corazón? Tenemos que volver a escuchar y a reconocer la llamada, la voz, el anhelo, la necesidad de nuestro auténtico ser. Nada de fórmulas ni de ideas. Necesitamos sentir. Así es como se nos ha hecho. Todo se reduce a unos fundamentos muy sencillos. La voz de nuestro corazón está diciendo: quot;¡Siente la plenitud!quot;. Cuando el corazón está lleno, hay alegría. Cuando la claridad reemplaza a la duda, cuando las preguntas se han cambiado por respuestas y la singularidad sustituye a la dualidad, el resultado es un corazón plenamente satisfecho. Entonces hay alegría, hay un ser humano embarcado en el increíble viaje de la vida. En medio de la adversidad, el ser humano busca la paz. En medio de las preguntas, busca respuestas. En medio de la duda, busca la claridad. Así es la naturaleza del ser humano. Ésa es la necesidad que hay que satisfacer. La felicidad que estamos buscando está dentro de nosotros. Hay cosas que necesitamos sentir en nuestro interior, y resulta que la paz es una de ellas. También lo es la alegría, pero no una alegría que llega y se va, sino la que reside permanentemente dentro del ser humano. Tampoco una felicidad que va y viene, conectada al mundo exterior, sino una felicidad que está siempre ahí. Incluso en el momento más oscuro, esa alegría reside dentro de mí. Hay un sentimiento de paz muy sólido cuando vamos a nuestro interior y encontramos ese lugar.” Maharaji Fuente: http://inspira.contactinfo.net/ Una paz única

Hay dos preguntas que escucho a la gente una y otra vez: ¿Por qué estoy en este mundo? y ¿Quién soy yo? Son dos preguntas fascinantes. La más importante es ¿Quién soy yo? Si comprendo eso, también podré entender por qué estoy aquí. El mundo está poniéndonos etiquetas constantemente: quot;Eres Fulano de Talquot;. La cosa empezó en la escuela, cuando el profesor pasaba lista. ¿Es eso lo que soy? ¿Un nombre? ¿O soy lo que hago? ¿Soy un médico, un abogado, un capitán, un licenciado de esta o aquella facultad? Por un lado, tengo un cuerpo con sangre, células, nervios, cerebro, ojos y todo lo demás. Así que, claramente dentro de mí, hay algo que me está permitiendo existir y el sentimiento que produce no es sólo el de estar vivo, sino el de estar en paz. Trae consigo el sentimiento de la alegría, de la serenidad. Hay algo en lo que no influye nada de lo que ocurre a mi alrededor. A mí me afectan los días buenos y malos, pero lo que me mantiene vivo es ajeno a todas esas cosas. Eso es lo que soy. No sólo mi cuerpo, o mis logros. Soy algo más. Soy la suma de todo eso. Esto nos conduce a lo que es importante: hay una opción en la vida para sentir la plenitud. Sucederán cosas buenas y malas. Pero no se trata de eso. Cuando está lloviendo y abres un paraguas, su finalidad no es que se vayan las nubes. Todo lo que hace el paraguas es evitar que te mojes, en la medida de lo posible. Tal vez se te mojen los pies, pero por lo menos te mantendrá seca la cabeza. Así es la plenitud. Mucha gente piensa que la plenitud cambiará el mundo para ellos. No es así. Lo que hará es enseñarte dónde está tu verdadero hogar. La realidad es que la paz está dentro de mí, tanto si soy un mendigo como si soy un rey. Eso a la paz no le importa. Para nosotros, la diferencia entre un mendigo y un rey es muy grande. Pero piénsalo. ¿En qué sueña el mendigo? En convertirse en rey. ¿Y qué sueña el rey? “¡Ojalá mi vida fuera tan simple como la de ese mendigo!” Tan diferentes y, a la vez, tan iguales. Los dos están buscando la paz. El mendigo piensa: quot;Si fuese el rey, tendría pazquot;. Y el rey dice: quot;Si fuese un mendigo, tendría pazquot;. Son diferencias que hemos creado nosotros. Hay una semejanza muy sencilla que todos compartimos. La paz está dentro de todos nosotros. Y si queremos, podemos experimentarla. Maharaji Fuente: http://inspira.contactinfo.net/ Uno con el corazón Mucha gente habla del pasado. Y es verdad que hubo tiempos muy buenos, pero no fueron mejores que los de ahora. Lo único que tenemos que hacer es darnos

cuenta de lo afortunados que somos por estar aquí, mantener los ojos abiertos y ver lo que está ocurriendo ahora, porque es increíblemente emocionante. Ven desde un lugar simple en tu vida. Cuando reconozcas eso que está dentro de ti y que ha hecho su templo en tu interior, empezarás a comprender el valor del ser humano. Ese templo está en el corazón de todos los seres humanos y existe dentro de ti. No lo pintes de rojo, ni de verde. No pongas dentro una estatua. No vale la pena. Lo importante es estar vivo y reconocerlo. La santidad es para las personas que han muerto. Estamos vivos ahora. Siente el triunfo en tu vida. Eso es lo único que importa. Es una cuestión de comprensión. Si alguien fuera un santo, se le reconocería por su gratitud, por su comprensión, por su plenitud. En esta vida, necesitamos comprendernos a nosotros mismos. La vida nos impulsa a ir hacia adelante cada día. Nos está transformando. Ése es el desafío. Lo que se ofrece es evolucionar al máximo, brillar al máximo. Mucha gente se enfoca en sus dificultades y problemas. Si pudiéramos mirarnos a nosotros mismos y ver que hay algo que nos ha protegido y salvado una y otra vez... Aunque sólo se nos recuerde por una fracción de segundo lo que es importante en nuestra vida, es suficiente. Todo el mundo está haciendo un viaje. Miro la cara de cada persona y todos tienen una historia que contar. Cada arruga tiene una historia que contar. Cada lágrima tiene una historia que contar. Cada sonrisa tiene una historia que contar. Cada persona tiene una historia que contar. Así es. La expresión de lo que están sintiendo en sus vidas cuenta una historia. Permanece con este regalo de la vida, de la comprensión y lucharemos en cualquier batalla en que haya que luchar. No vamos a ir buscando la oscuridad, pero si viene, encenderemos tantas lámparas que no sabrá dónde quedarse. Eso es lo que tenemos: no tenemos espadas, pero sí lámparas, y las encenderemos. La confusión y la duda no tienen por qué entrar en nuestras vidas. Ésa es la posibilidad. No estoy diciendo que nunca nos confundamos, pero existe la posibilidad de que no tengamos por qué estar confundidos. No tiene por qué haber ninguna duda. Mientras estamos vivos y existimos, podemos experimentar la vida en su verdadera pureza, en su verdadera belleza, despojada de todo el caos y el drama. La vida está diciendo: quot;Cruza el río, y no tienes por qué mojarte. No tienes por qué caerte al agua. Disfruta del paseo.quot; Si has aceptado en tu vida el desafío de sentir la plenitud, llega hasta el final. Requiere la misma cantidad de energía dudar de la experiencia que sentirla. Enamórate de lo que tu corazón quiere que hagas. Sincronízate con él. Únete a tu corazón. Haz un equipo con él. Cuando formamos equipo con la confusión y la duda no llegamos a ningún lado. Aunque nos prometan que ganaremos todas las partidas, las perdemos todas. Únete al corazón. Cuando el corazón y tú formáis equipo es increíble. Así que quédate con él. Es importante.

Las puertas están abiertas. Éste es un aprendizaje muy específico. Es una práctica para sacar el mayor partido de cada aliento. Aquí no se trata de alguien que viene y suelta un discurso preparado. No. En esto hay mucho más. Permanece contigo mismo y disfruta de esta vida. Mantén el foco porque puedes ir muy lejos. Me siento muy orgulloso de las personas que hacen un esfuerzo para sentirse satisfechas. Muy, muy orgulloso. Maharaji Fuente: http://inspira.contactinfo.net/ Una vida plena La mayor parte de lo que escuchamos en la vida gira en torno a cómo fueron las cosas o a cómo podrían ser. Especialmente al hacernos mayores recordamos lo que sucedía cuando éramos jóvenes. Entonces miramos hacia el futuro y pensamos en

lo que podrá ocurrir, y trabajamos para eso, para hacer realidad nuestros sueños, nuestras aspiraciones. Pensamos: “Algún día seré feliz. Estaré satisfecho.” Yo hablo de una dimensión diferente, de otro tiempo. Ese tiempo no está en el pasado ni en el futuro, sino que existe ahora, en este momento. En este mismo segundo, el aliento entra en ti anunciando la posibilidad de una alegría inconmensurable. En ese momento llamado “ahora” se están cumpliendo todos tus deseos y anhelos. Pero, ¿quién es ese “tú”? Ese “tú” es lo que te permite ser padre o madre, esposo o esposa, profesor o piloto, médico o abogado. Es ese “tú” lo que hizo posible que fueras un niño, lo que hace que puedas tener un trabajo y lo que permitirá que te jubiles. Un día el “yo” no estará y ya nada tendrá importancia. Lo que sí es importante es si reconoces o no a ese “tú” que te permite ser todo lo que eres y te permitirá ser todo lo que serás. ¿Qué es este aliento, esta vida, esta existencia? Cuando lo tienes, lo posees todo. Cuando te falta, no tienes nada; ni siquiera nada. No es preciso que te esfuerces para conseguirlo ni que lo ganes, porque ya lo tienes. ¿Y qué es lo que tienes? Todo empieza con la comprensión básica de ti mismo; cuando comprendes lo que ya tienes, no lo que podrías tener. El mundo dice que si quieres ser feliz tienes que hacer tal cosa, pero nunca te muestra a alguien que haya hecho eso y sea realmente feliz. Lo que el mundo te ofrece es una fórmula que no tiene el signo “igual” al final. ¿Cuál es el resultado? Nadie lo sabe. No estoy criticando nada. Lo que digo es que el ingrediente clave que falta en todo eso eres tú. Tienes todas tus responsabilidades en la vida, pero ¿qué pasa con la responsabilidad de reconocer lo que se te ha dado? ¿Has oído la llamada de tu corazón? Escucha, porque lo que pide es paz, alegría, sentir plenitud ahora; no mañana ni pasado mañana. Se trata de sentirse satisfecho; no “casi satisfecho”. Un cuadro que está casi acabado no expresa lo que podría expresar. Su potencial no se ha materializado. Una canción que está casi terminada no transmite lo que su autor quiere transmitir. Nosotros también estamos casi completos en la vida, pero no del todo. Es como un puente fantástico al que le faltan unos dos metros para llegar al otro lado. Nadie lo puede utilizar porque no está completo. Lo está casi, pero no totalmente. ¿Cómo llegas a completarte? ¿Qué es necesario para completar esta existencia? Muy sencillo: reconocer lo que se te ha dado. Eso es todo lo que tienes que hacer. Lo que ocurre después es automático. Comienza la apertura, el descubrimiento del hogar que hay en tu interior. Muchas cosas cambian constantemente a mi alrededor y seguirán cambiando. Sin embargo, hay algo que no ha cambiado. El aliento que entra en mí y la llamada de mi corazón han sido siempre los mismos. No han variado nunca. La llamada del corazón siempre ha sido: “Siéntete satisfecho. Siente la plenitud en cada momento”.

Lo que estás buscando está dentro de ti. En cada aliento existe la posibilidad de sentirse satisfecho. Escucha la hermosa canción de la vida. Siempre has dicho: “Creo que lo tengo todo, creo que lo tengo todo”. Tienes que saber. Tienes que ser consciente de que en cada aliento existe la posibilidad de sentirse satisfecho. Camina con plena certeza hacia el pozo que saciará tu sed. Si no sabes dónde está, no lo busques fuera, mira dentro de ti. Has buscado en el exterior durante demasiado tiempo. Has encontrado muchas cosas, pero no la que estabas buscando, la que dio lugar a una búsqueda de toda una vida. ¿Cuál es esa cosa? No necesito decírtelo. Tú lo sabes. Tú eres quien busca. Cuando te llama la atención una señal de la carretera, estás buscando. Cuando miras un escaparate, estás buscando. Cuando contemplas una preciosa luna llena que brilla en el cielo, estás buscando. Y así seguirás hasta que lo encuentres. Lo único que tienes que hacer es leer lo que está escrito en los capítulos de tu corazón. Es tu libro. ¿Es interesante? Nadie lo sabrá excepto tú, porque es tu libro y sólo tú lo puedes leer. Cada día, dedica un poco de tiempo a leerlo, porque el libro que se está escribiendo es el libro de la vida. Espero que su lectura te llene de alegría, porque son tus palabras las que estarán escritas. Ésa es la posibilidad. Esto trata de la alegría, de la verdadera alegría: la alegría del corazón. Una vez que la sed del corazón se ha hecho evidente, la finalidad del pozo se hace también muy obvia. Hasta ese momento, sin la sed, todo es pura especulación. No vivas esta vida en la especulación y en la incertidumbre. Cada paso, cada aliento debería vivirse con plena certeza. La vida es un viaje demasiado precioso para perdérselo. ¿Cómo sabrás que estás plenamente satisfecho? Lo sabrás el día en que la llamada del corazón cambie de “Siéntete satisfecho” a “Gracias”. Cuando empieces a sentir agradecimiento te darás cuenta de que estás alcanzando la plenitud. Maharaji Fuente: http://inspira.contactinfo.net/ Un regalo sin igual Me gustaría hablar de algo muy simple: la historia de cada ser humano. Esta historia es bastante interesante porque en ella definitivamente hay acción, drama. Algunas veces hay comedia y otras un poco de tragedia. Todo eso le da interés. Pero, ¿de qué historia hablo? No necesito decirlo. Ya lo sabes porque es tu historia. Trata de ti, no de mí. No trata de un rey, ni de un león de la selva, ni de un ratoncito. Trata de ti. Mientras te llega el aliento, mientras estás vivo, la historia no concluye. Sigue evolucionando. Por lo menos una parte de esa evolución depende de ti. Algunas personas dicen: quot;Estoy en manos del destino. No soy responsable de lo que ocurra

en este mundo. Haga lo que haga, ahí arriba hay alguien que mueve los hilos y yo estoy bailando a su son. Soy una marioneta.quot; No voy a discutir eso porque no tendría sentido. Lo que sí es importante es que cierta parte de la historia depende de ti. Tú controlas el resultado de una parte de la historia; quizá no de toda, pero sí de cierta parte. La parte de la historia que controlas trata de la auténtica alegría, de la felicidad, de la satisfacción. También del reconocimiento y de mirar adentro para encontrar respuestas a preguntas que tal vez ni siquiera te has formulado todavía. Esta historia empieza contigo: quot;Había una vez una persona que estaba viva, que respiraba, que era únicaquot;. No hay nadie como tú. Quizá haya alguien que tenga tu mismo corte de pelo o que lleve la misma ropa, pero no hay nadie que sonría como tú cuando eres feliz. Nadie puede sonreír como tú. Nadie puede sentirse agradecido de la misma forma que tú. Es tu expresión de gratitud y de alegría lo que te hace ser único. Has recibido tu propia paleta para la expresión. Incluso aunque una persona no lo quiera, expresa. No necesitas conocer la vida de alguien para saber que está triste. No hace falta que conozcas su historia para saber que está alegre, ni siquiera tienes que ver los dientes de una persona para saber que está sonriendo. Puedes mirarle a los ojos y ver la expresión de alegría. Podemos expresar lo que sentimos por dentro. ¿Pero qué es lo que podemos sentir? Podemos sentir la satisfacción suprema; podemos sentir paz. Para eso tenemos la capacidad de sentir. Ahí está lo realmente posible. Todo eso apunta a la belleza que hay dentro de ti y que está esperando a brillar. Reconoces la belleza porque estás familiarizado con ella. Comprendes la alegría porque te resulta familiar. No son desconocidas para ti. ¿Y qué hacemos? Las ignoramos. Ignoramos lo que es real y no tenemos en cuenta lo que dice el corazón. Nadie nos indica: quot;Ésa debería ser tu prioridadquot;. Para nosotros tiene prioridad todo lo demás. Pondré un ejemplo: vas a emprender un largo viaje por el desierto y has hecho muy bien el equipaje. Has puesto ropa, zapatos, una pequeña tienda de campaña y comida. Incluso metiste un sombrerito con un ventilador de energía solar para mantenerte fresco. Ya tienes quince maletas llenas de cosas. Entonces llego yo. Tú estás muy orgulloso por lo que has hecho. Todo lo que has empacado denota un plan meticuloso. Y yo te pregunto: quot;¿Pusiste algo de agua?quot; La gente reacciona ante eso de distintas maneras. Algunos dicen: quot;Gracias. Gracias por recordarme que lleve agua. Al elaborar esta increíble lista y hacer el equipaje de forma tan impecable, lo olvidé por completoquot;. Meten agua en el equipaje y hacen un viaje estupendo. Mantén tu vida simple, real. Mantenla de forma que puedas caminar con orgullo cada día y no cargado con todo el material innecesario que llevas contigo. En esta vida, tenemos que ser nosotros mismos. Debemos sentirnos orgullosos de estar vivos. Tenemos que mantenernos firmes, no encorvados por las cargas que hemos acumulado. Entre todas las cosas que tenemos que empacar, necesitamos meter eso que es esencial, y debemos saber lo que es esencial.

Tengo que llevar agua dondequiera que vaya para que cuando esté sediento pueda beber y saciar mi sed. Llevaré comida para que cuando esté hambriento pueda comer y satisfacer mi hambre. También llevaré una sombrilla para que cuando haga calor pueda abrirla y sentarme a la sombra para descansar un rato. Comprende el significado de estar vivo. Luego, comprende la necesidad de paz que tiene tu corazón. Necesitas paz. Se está escribiendo una historia. Mi sugerencia es que empieces a escribirla, porque va a ser escrita tanto si lo haces tú como si no. ¿Por qué no poner un final bonito y feliz a esta historia? La pluma es tuya. Cambia las tragedias. ¿Alegría? Pon más. ¿Humor? Pon tanto como quieras. Es tu historia. Depende de ti. Necesitas paz. Pregúntale a tu corazón. Él te lo dirá. Eso es lo que el corazón lleva diciéndote desde que eras muy pequeño. Lo has ignorado, pero no tienes por qué hacerlo. Yo estoy aquí para recordártelo. Algunas personas se preguntan: quot;Si llego a tener paz, ¿seguiré queriendo a mi familia?quot; Por supuesto. Hay quien piensa que para alcanzar la paz en esta vida hay que dejarlo todo. No es así. No tienes que renunciar a nada. Lo único que tienes que dejar es tu tristeza, tu odio. Sólo tienes que renunciar a las cosas que tú no quieres. Si de verdad las quieres, puedes conservarlas y seguir teniendo paz, porque la paz no es la ausencia de algo. Es una realidad en sí misma. Lo principal es que necesitas tener paz en tu vida. Escribe bien la historia. La persona que va a leerla eres tú. Haz que esté bien, que sea interesante, que sea real. Haz que este aliento cuente, que este día cuente, que esta vida cuente. Es un regalo incomparable. Maharaji Fuente: http://inspira.contactinfo.net/ Atrapa el viento Me gustaría hablar de algo muy sencillo. Me gustaría hablar de lo que ya tienes, no de lo que no tienes. De algún modo, vivimos en una época y en una sociedad en las que es muy frecuente creer que debemos progresar. Tenemos que ser mejores. Hay seminarios, libros que leer y sitios a los que ir, todos ellos basados en la premisa de que tenemos que mejorar. Había un señor que tenía una granja en Australia. Era muy pobre y tuvo que vender muchas cosas para poder mantenerse a flote. Llegó un momento en que no podía permitirse nada. Al final, decidió vender la granja misma. Las cosas se habían puesto tan mal que su familia tenía que alimentarse de lo que brindaba la naturaleza, porque no tenían dinero para comprar comida. Uno de los últimos días antes de vender la granja, por frustración o por lo que fuera, el hombre se puso a cavar. Y cuando empezó a hacerlo, encontró una mina de oro. Esa mina de oro siempre había estado en aquel lugar. Nadie la puso allí el último día. Sintió el impulso de cavar y, cuando lo hizo, encontró algo que estaba más allá de su imaginación, algo que no podía comprender. Durante todo aquel tiempo que

había vivido con su drama, con su anhelo, con sus plegarias para que las cosas mejorasen, todo lo que buscaba había estado allí mismo. Siempre. Cavar era justo lo que no había hecho. Quizá había rezado y buscado y pedido ayuda a sus amigos. Probablemente se había pasado muchas noches en vela tumbado en la cama, esperando, deseando: quot;Por favor, haz que vengan tiempos mejores. Dame fuerza para continuarquot;. Pero no sucedió nada. No aparecieron signos, ni mensajes en el cielo, nada. Las cosas simplemente siguieron su curso. Finalmente, llegó el día en el que iba a vender la granja, pero, al cavar un poco, todas sus plegarias y preguntas fueron respondidas en un instante. No puedo evitar sentir que a cada uno de nosotros nos pasa exactamente lo mismo. Tenemos esta granja, que es la vida, y ha visto días buenos y días malos. Ha conocido épocas de prosperidad, de lluvia, de cosechas abundantes y también de sequía. Nosotros, los granjeros, hemos pasado muchas noches echados en la cama, deseando, esperando, pensando que volverán los días buenos, que de algún modo las cosas se pondrán bien otra vez. Esta historia puede tomar la forma que quieras. El granjero puede estar ahí tendido, con la esperanza de que, de alguna manera, será mejor granjero (lo que hace mucha gente). Quieren mejorar. Pero lo único que de verdad hace falta es cavar dentro y encontrar la mina de oro. Curiosamente, tenemos la ambición de ser mejores, pero no estamos realmente capacitados para ello porque no conocemos nuestro propio ser. Nos quedamos atrapados intentando visualizar en qué deberíamos mejorar, pero si no conocemos nuestro propio yo, ¿cómo podemos mejorarlo? Lo que hay que descubrir y comprender es que todo lo que estamos buscando está en nuestro interior. Si alguna vez hemos deseado tener paz, hay una mina infinita de paz dentro de cada uno de nosotros. Si hemos deseado amor incondicional, en cada ser humano hay una fuente ilimitada. Si alguna vez quisiste tener alegría en tu vida, dentro de ti hay una alegría inconmensurable, más profunda que el océano. Dentro de cada ser humano hay una alegría infinita. Ésa es la realidad. La paz y la alegría no son algo nuevo. Se ha hablado de ellas una y otra vez a lo largo de la historia. Este pequeño drama en el que nos encontramos atrapados no es nada nuevo. El sufrimiento del que intentas escapar, por muy grande o pequeño que sea, sigue siendo el mismo. Las generaciones cambian. Sé que dentro de cien años la gente jugará con aparatitos que ni siquiera puedo imaginar. Pero cuando no funcionen, la frustración será la misma que la de hoy. Si bien aquello de lo que intentamos huir está dentro de nosotros, lo que intentamos alcanzar también lo está. Lo que no queremos está en nuestro interior, y lo que queremos también. Comprender el propio ser no es complicado. Significa que eres tú quien te comprende, no otra persona. Escucha tranquilamente y oye. Oye lo que tu corazón está diciendo. No te va a pedir que vayas a la Luna, o que compres un coche nuevo. Lo que tu corazón te

pedirá es paz. Te pedirá que te llenes de alegría. Te va a decir: quot;Haz eso que me traerá gratitud hoyquot;. ¿Será hoy ese día? ¿Puede ser? ¿No debería ser hoy el día que he estado esperando toda mi vida? Pensamos que podemos permitirnos lujos con eso que llamamos tiempo. No comprendemos el poco tiempo que tenemos hasta que se nos termina. Cuando aún nos queda, pensamos que tenemos todo el tiempo del mundo. Pero cuando se nos empieza a acabar, nos preguntamos: quot;¿Qué ha pasado?quot; No ha pasado nada nuevo. Eso le ha estado sucediendo a todo el mundo. Cuando nuestra sed es tan clara que ya no nos importan los lujos, la cosa se hace muy sencilla. Ni siquiera necesitamos saber el idioma para pedir agua. Llega un momento en que la sed se hace tan patente que la necesidad de agua supera todas las barreras. Es clara. Es como hacer volar una cometa cuando no hay viento. Mientras corres con la cometa, se eleva, pero en cuanto dejas de correr, vuelve a bajar enseguida. Mientras sople el viento, puedes hacer volar la cometa y lograr que baile. Cuando deja de soplar, no hay nada que puedas hacer. Tiene que haber viento. El viento es tu sed y tú eres la cometa. Si quieres volar, es preciso que haya viento. Atrapa el viento y ve. Mientras haya viento, vuela. Ése es tu lugar. Empaquetada en una caja no tienes buen aspecto. Lo tienes cuando vuelas. Así debe ser para todos. Te digo esto porque es posible sentirse satisfecho en esta vida. Es posible comprender y tener paz. Maharaji Fuente: http://inspira.contactinfo.net/ El único lugar El tema del que hablo es tan increíblemente sencillo que cuando tratamos de entenderlo desde nuestra complejidad se nos escapa por completo. No se trata de un invento. No es que anoche tuviera un sueño fantástico en el que descubrí una nueva fórmula para que todo el mundo se haga millonario. No es ningún invento de una olla que cocina sin calor, ni de una lámpara que alumbra sin electricidad. Siempre estamos buscando atajos, y esos atajos se empiezan a convertir en nuestros milagros. Se vuelven un medio para liberarnos, para alcanzar sueños que son más fantásticos de lo que nunca podríamos imaginar. Afortunadamente, la realidad es más bella que cualquiera de mis sueños. La sed que hay dentro de mí es simple y real. Es la sed de un agua que ya está en mi interior. Ahí radica la belleza de lo que hablo. Seguro que habrás asistido a seminarios o a conferencias, o los habrás escuchado en esa caja mágica llamada televisión. Es sorprendente. Siempre hay alguien intentando venderte algo aunque no lo necesites. Viajo por todo el mundo diciéndole a la gente lo que ya tiene. Pero la sociedad no funciona así.

¿Cuánto tiempo seguiremos dando importancia en nuestra vida a lo que no tenemos, cuando lo que tenemos es increíble? ¿Y qué tenemos? Vamos a empezar por lo más sencillo: el aliento. Es algo asombroso. Viene de uno en uno; no cien o cincuenta a la vez, sino uno tras otro. Cuando llega a ti, te infunde esa cosa llamada existencia. Gracias a que existes eres tío, padre o madre, ves el verde, el azul, el amarillo y el morado, te gusta el verano y te preparas para el invierno. Debido a que existes puedes decir: te amo, te odio, te necesito, te adoro. Todo gracias a que existes. Por cortesía del aliento que viene una y otra vez y te llena, sin juzgarte. En nuestra vida, en nuestras sociedades, se nos juzga y nosotros devolvemos el favor juzgándolo todo sin piedad. Como nos juzgan, nosotros respondemos enseguida haciendo lo mismo. Juzgamos tanto que incluso podemos hacerlo dormidos. Ni siquiera necesitamos estar despiertos. Emitimos juicios todos los días: bien/mal, correcto/incorrecto, esto es terrible, podría haber sido diferente, ¿por qué es así? Has oído la palabra quot;regaloquot;, pero el regalo del aliento supone una nueva definición de esa palabra. No te llega empaquetado y atado con un lazo ridículo, sino que te llega abiertamente. Todo lo que tienes que hacer es ser consciente de tu existencia. Estás vivo y esa cosa llamada aliento está entrando en ti. Lo único que tienes que hacer es ser consciente de que estás rodeado por los regalos más valiosos. Se están ofreciendo esos regalos. Tómalos. Tómalos y guárdalos. Hay una sed que no tiene que ver con el agua, sino con algo distinto que hay dentro de ti. La cuestión es: ¿hasta qué punto es evidente esa sed? Tiene que ser increíblemente obvia antes de que te pongas a hacer algo. No es una sed de agua o de un refresco. Es la sed de paz, de plenitud. Ésta es tu existencia. Es tu vida. Es única y estás aquí. Hay tres leyes que la rigen: no eras, eres y un día no serás. La magia de la existencia está en el medio: cuando existes. Ahí es donde puedes sentir, donde puedes comprender. Ahí es donde reside la posibilidad de aceptar el desafío de llenar totalmente nuestro ser. No en el exterior, no en este mundo. Está en nuestro interior. En tu hora más oscura hay una vela, y esa vela está encendida. Si quieres una prueba, toma un aliento. Ahí tienes la prueba. La vela está encendida y, por tanto, no tienes por qué experimentar la oscuridad, ni siquiera en tu hora más oscura. Incluso en esos momentos en que sientes dolor y sufrimiento, hay un lugar dentro de ti que baila y expresa alegría. En medio de la tristeza, hay dicha. ¡Qué oportuno! Mucha gente cree que la fórmula para traer luz a su vida es quitar la oscuridad. No funciona así. No puedes llenar un balde de oscuridad y tirarlo por la ventana. Prueba a hacerlo al revés: simplemente enciende una luz, y la oscuridad se irá automáticamente. En medio del alboroto y del caos, hay claridad. Hay un ritmo dulce y maravilloso que ha llamado a tu puerta una y otra vez pidiéndote que le dejes entrar. En nuestra vida de adultos estamos muy ocupados. Pero, ¿qué significa en realidad esa palabra? Ya que estamos dando nuevas definiciones de algunas cosas,

vamos a volver a definir quot;ocupadoquot;. Estar ocupado es otra manera de ignorar algo. A veces, cuando nos piden que hagamos algo que no queremos hacer, utilizamos esa palabra. Decimos: quot;Estoy ocupadoquot;. Es verdad, lo estás, pero ¿en qué? Estás ocupado en ignorar esa sed, en ignorar la llamada de tu corazón. Me gusta la alegría, eso no he tenido que aprenderlo, sino que es algo fundamental que mi Creador puso dentro de mí, dentro de ti. Nadie me enseñó a reír, ni a enamorarme de la risa. Hay algo muy básico en mi interior que quiere estar ocupado en disfrutar. La buena noticia es que puede ser así. Mucha gente tiene la idea equivocada de que si quieres paz en la vida, debes renunciar a todo lo que posees. No es cierto. Sólo queda un lugar en el que puedes tener la verdadera paz, y resulta que está dentro de ti. Ésa es la buena noticia. No necesitas renunciar a nada. Lo único que tienes que hacer es volverte hacia tu interior. Maharaji Fuente: http://inspira.contactinfo.net/

Add a comment

Related presentations

Related pages

Extractos Maharaji Boletin Inspira I - Documents

Inspira 1. INSPIRA a través detu liderazgo 2. La Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios presenta esta estrategia que tiene como objetivo que ...
Read more

Inspira Nº 162 - Documents

Extractos Maharaji Boletin Inspira I Extractos de Conferencias de Prem Rawat durante sus eventos por ciudades de practicamente todo el mundo. Proyecto Esc.
Read more

Maharaji - Palabras de paz - Taringa!

MAHARAJI Rawat Conocido también por el título honorífico de Maharaji, ... Inspira, que se publica regularmente y contiene extractos escritos y en vídeo ...
Read more

El mensaje de paz de Prem Rawat se presenta en la Feria ...

... también conocido como Maharaji, ... podía obtener conferencias en DVD y CD así como folletos con información y extractos. ... Inspira; info-es ...
Read more

El mensaje de Prem Rawat es descrito como “perspectiva ...

... 2004 a las 11:05 am | Publicado en Barcelona, Eventos con Prem Rawat, Maharaji, ... http://www.info-es.net/premrawat/extractos ... Boletín Inspira;
Read more

Enlaces - aglobalsupport.org

... (Maharaji) proporciona una ... contiene extractos seleccionados de sus conferencias que ... que combinan con música las palabras de Maharaji. inspira ...
Read more