Entrevista P. Juan Carlos Di Camillo

100 %
0 %
Information about Entrevista P. Juan Carlos Di Camillo
Education

Published on February 2, 2009

Author: guest93d7cc7

Source: slideshare.net

Description

Entrevista realizada por la COMISION INTERNACIONAL DE DIVULGACION al R.P. JUAN CARLOS DI CAMILLO, C.R. Prepósito Provincial de los Clérigos Regulares ( Teatinos ) de Argentina. Copyright del BLOG VOCACIONAL TEATINO: provok@ndo

“Hoy, más que nunca, la identidad de la persona consagrada se fundamenta en vivir la normalidad desde la intensidad de la mística…” 1 Entrevista al R.P.JUAN CARLOS DI CAMILLO, C.R. Prepósito Provincial de los Teatinos de Argentina Coincidiendo con la Jornada Mundial de la Vida Consagrada y con el 392º Aniversario de aquella experiencia mística de Madre Úrsula, que diera origen a esa doble Familia Religiosa de Romitas y Teatinas, entrevistamos al R.P. JUAN CARLOS DI CAMILLO, C.R., Prepósito Provincial de la Provincia Argentina “ Nuestra Señora de Luján y San Cayetano “. Sin duda, una oportunidad interesante para adentrarnos en su teatinidad y sus profundas reflexiones en torno al tema vocacional. Qué disfrutéis de esta entrevista… En este blog vocacional, la pregunta inicial siempre es la misma para todos nuestros invitados, así que, allá vamos: Nos gustaría saber, Padre Juan Carlos, cómo fue su proceso vocacional ¿A qué edad Ud. se plantea la consagración como opción de vida? Un Jueves Santo, durante la misa de la Cena del Señor, la presencia de un seminarista me cuestionó de un modo especial. Contaba con 20 años de vida y ese testimonio pudo haber sido una

mediación, un punto de partida para que sintiera fuertemente en mi interior el llamado de Jesús al sacerdocio. ¿Con qué obstáculos se encontró inicialmente? Más que obstáculos yo hablaría de cuestionamientos. Ante la inmensidad de la llamada de Dios uno se siente muy pequeño y, como en todo comienzo de una relación, no faltan los miedos…¿seré capaz de llevar adelante semejante empresa?, ¿seré digno de este llamado? , etc., etc. . Creo que estos cuestionamientos son muy sanos, los profetas y los hombres y mujeres de Dios que nos precedieron también se hicieron las mismas preguntas. Pero Dios es más fuerte que nuestros temores y no llama a los más capaces, ni siquiera a los que aparentan ser más santos, sino a los que Él, providencial y amorosamente elige para sí. La vocación es un misterio de predilección, me 2 atrevería a decir que es una elección casi “ caprichosa “ de Dios… ¿Por qué teatino? Primero, porque Dios lo dispuso de esa manera. Segundo, porque mi vida de niño y de joven la lleve a cabo en una parroquia teatina. Además, hilvanando coincidencias (providencias diría yo) con el correr de los años descubro que mi abuelo paterno era también “teatino” – chietino- ya que era oriundo de Chieti (Theate), antiguo obispado de Juan Pedro Caraffa y de donde proviene el nombre de teatino. Bueno, y si añadimos más, tengo que decir que nací justamente el día de San Andrés Avelino … ¿Hubo alguna persona significativa que acompañó su vocación de un modo especial? ¿Quién fue su modelo de sacerdote? Sí, sí, por supuesto. Si bien cuando era niño no me cuestionaba vocacionalmente, la experiencia con el P. Juan Nadal fue muy importante. De chico, yo era su monaguillo. Con el paso del tiempo, ya como adolescente, tuve un confesor salesiano, el P. Ranguni quien siempre me inspiró mucha confianza. Al ingresar a la Orden me reencuentro con el P. Juan quien me acompañó de un modo único. ¿Qué enseñanzas para la vida le dejó ese vínculo? El P. Nadal fue para mí un gran sacerdote de quien aprendí muchísimo, sobre todo su gran amor a la Iglesia y su entrega incondicional a la Orden Teatina, como párroco y como formador. Siempre tengo presente su testimonio y sus palabras. Por ejemplo, nunca se cansaba de repetir la importancia de sentirnos hermanos y también amigos, es decir, abrirnos a las personas que comparten nuestra vida en la casa religiosa, conocernos, comunicar nuestras vivencias de fe… Era profundamente religioso y por ello, profundamente humano y cercano. He sido un privilegiado de poder contar con su guía y compartir su amistad por largos años. Un hombre de Dios, un teatino con mayúsculas… Sin duda, a lo largo de su vida sacerdotal debe haber vivido momentos fuertes que marcaron su opción por el Evangelio. ¿Podría contarnos alguno de ellos que haya constituido una verdadera experiencia de fe, algo que haya supuesto para Ud. un antes y un después?

En veinte años de sacerdocio la verdad es que se dieron muchos momentos importantes, verdaderas experiencias de Dios. En este instante me acuerdo de una Navidad. Después de la misa de Nochebuena, los sacerdotes tenemos la costumbre de ir a visitar a las familias más empobrecidas del barrio y así lo hice. La sorpresa fue que al llegar a una casita muy humilde, me encontré con dos jóvenes madres. Las dos se habían reunido esa Nochebuena para no pasarla solas, ya que sus maridos estaban presos. Imagínate la dureza de la 3 situación, el desamparo que supone tener un ser querido preso y, por otro lado, el contraste de ver a cada una de ellas, con sus bebés mamando dulcemente en su regazo… Ellas y yo, sentados los tres en unas sillas rotas, con un cajón que hacía de mesa improvisada, y con un vaso de sidra en la mano para brindar a las doce. Aquella noche sentí que estaba ante la pobreza del mismísimo pesebre y que esas mujeres jóvenes con sus bebés me brindaban ese hermoso momento para que yo adorara al Niño Jesús que nacía. Esa sí que fue una verdadera Navidad. Otra situación comprometida y algo delicada, tuvo que ver con ser perseguido por defender los derechos de los más empobrecidos. Vivir la fe y compartirla con los que menos tienen, simplemente luchar por la justicia en situaciones cotidianas, es una opción que no todo el mundo comparte en Latinoamérica…Pero Dios da las fuerzas y no abandona nunca. Además, después de 2000 años, hemos comprobado que no hay amenaza capaz de amordazar al Evangelio. Y una última experiencia fuerte como sacerdote fue hace relativamente poco, en marzo de 2004, cuando me tocó acompañar a los familiares de los caídos en la Guerra de Malvinas: bendecir el cementerio argentino en las Islas, estar cerca del dolor de los que perdieron un familiar en la guerra y celebrar con ellos mis 16 años de sacerdote en el monte Logndon, lugar de batalla donde murieron prácticamente la mayoría de nuestros jóvenes soldados…Una vivencia de fe y de profundo compromiso con la defensa de la vida. Tengo que decir que para mí fue inolvidable y muy significativa, como argentino y como sacerdote… Volviendo al tema de la vocación a un vida consagrada, es una realidad que en todo grupo humano existen los conflictos…la comunidad

religiosa no está ajena a las dificultades de cualquier otro sistema formado por hombres y mujeres vulnerables. ¿Cuáles son, a su juicio, los “demonios“ que hoy amenazan con más fuerza a la vida comunitaria? Creo que dos de los grandes obstáculos con que se enfrenta hoy la vida consagrada, vivida en comunidad, son la inmadurez y el individualismo. Si bien estas realidades no son las más frecuentes, a menudo los conflictos serios a la hora de vivir una auténtica fraternidad tienen como base la carencia de las capacidades humanas básicas para asumir una vida compartida desde la fe. También es frecuente que algunos jóvenes lleguen a nuestras casas religiosas con problemas no resueltos en su vida afectiva. Esto, tarde o temprano termina por salir a la superficie…con todos los “ismos“ que la vida consagrada debe eliminar si en verdad busca ser evangélica. Me refiero a los espiritualismos, escapismos, infantilismos, individualismos, activismos, 4 voluntarismos…..narcisismos al fin. Todos ellos constituyen la antítesis de una vida de compromiso serio y auténtico con la persona de Cristo y con un servicio a los hermanos sin dobleces. Son máscaras… y las máscaras, a la larga, se caen. Otra de las situaciones menos deseables son los esquemas de vida comunitaria que no favorecen al desarrollo de la persona adulta, sino que la mantiene en un infantilismo y una dependencia feroz. Se trata de sistemas del pasado, pero que en algunos sectores permanecen vigentes y que muchas veces se convierte en pseudo-comunidades neuróticas ancladas en el cumplimiento y en la apariencia. Me refiero a la prevalencia de los aspectos meramente disciplinarios y las estructuras por encima de la novedad del carisma encarnado en cada uno de los miembros de la comunidad, para enriquecimiento mutuo. Es curioso que en lugar de dar respuestas creativas y fraternas, haya institutos que pongan su acento en esos formatos más o menos integristas que parecieran dar “seguridad “ a los candidatos. Todo un tema… Y cuáles serían las oportunidades… Creo que la oportunidad de crear comunidades que vivan una verdadera fraternidad. Los jóvenes están buscando comunidades fraternas y místicas. De nada sirven los folletos vocacionales, las celebraciones más o menos piadosas y alejadas de la vida, los grandes discursos, los recuerdos de un pasado más o menos glorioso… Las palabras no resultan convincentes cuando la fraternidad enmudece.

Todo creyente sabe que Dios llama y elige, no por los propios méritos, sino por simple y puro don, como usted decía anteriormente, la elección de Dios raya en el “capricho“. Sin duda, el seguimiento de Jesús es un proyecto ambicioso, imposible de vivir desde el voluntarismo y las propias fuerzas. No obstante, hay una base de valores humanos que hace que la persona esté más abierta a una respuesta viable y permanente… ¿Cuáles serían esos valores a cultivar por alguien que aspira al sacerdocio o la vida religiosa? Dicho de otro modo...¿Existiría un perfil del consagrado para el siglo XXI? Yo lo definiría como la alteridad. Este valor es fundamental para la vida consagrada, implica la capacidad de salir de sí para ponerse en el lugar del otro. Es algo más que la simple “empatía“ o preocupación más o menos altruista. Teológicamente diría que alguien que quiere seguir a Cristo y 5 adoptar su manera de estar en este mundo, ha de vivir en una continua kenosis. El perfil del consagrado hoy sería vivir la normalidad desde la intensidad de la mística. A partir de ahí, no tener miedo a hundir las manos en la construcción de fraternidades profundamente místicas y por ello, profundamente comprometidas con las necesidades de los hombres; salir al encuentro de las diferentes pobrezas del hombre de hoy e iluminarlas con la presencia del Señor… ¿Qué le diría hoy a una persona joven que quiere consagrar su vida al Señor? Primero que no tenga miedo, que si Dios llama es Él quien te da las gracias necesarias para responder a ese llamado. Segundo, que busque una comunidad donde se viva una verdadera fraternidad y un esfuerzo sincero por ser fiel a su carisma ¿Cuáles son las diferencias más significativas que detecta en la forma de responder a la llamada de Dios en las personas de su generación y en la actual? En nuestros tiempos (y tampoco hace mucho de esto… me refiero a los que profesamos entre mediados de los años ochenta y principios de los noventa) la respuesta era con muchísima utopía, con gran ilusión, hasta te diría que con cierto “heroísmo“ sano….Ese querer dárselo TODO al Señor y no parar hasta hacerlo realidad, costara lo que costara… sin pretensiones, sin calcular nada, sin asegurarnos nada…Era sólo a Dios a quien buscábamos. No queríamos cargos, ni estudios, ni reconocimientos, ni pretendíamos que nos proporcionaran nada en particular…sólo buscábamos ingenuamente y con todo el corazón, entregarnos a Dios… No quiero caer en derrotismos absurdos, pero sinceramente, por experiencia de acompañar a muchas vocaciones, veo que las respuestas de los candidatos a la vida consagrada más “postmodernos“ ( una franja cronológica que va más o menos desde finales de los 90 hasta ahora ) viene dándose con mucha carga de inseguridad. Eso se ve también en las edades a las que se realizan los ingresos a la vida religiosa (idénticas a las que se ven en los que contraen matrimonio). Es frecuente que lleguen a los treinta, cuarenta años, sin saber muy bien lo que quieren, postergando opciones (responsabilidades, compromisos) y tratando de tener respuesta a todo. A veces con una gran carga de angelismo, dependencia y aislamiento, cuando no de escape, porque la vida religiosa puede resultar un buen refugio para el que no ha conseguido “

brillar “ en la vida normal y corriente…o para el que busca acomodarse y utilizarla de plataforma para obtener lo que por sus medios no podría conseguir ni en sueños. Ahora, no sería justo si no dijera que hay una gran mayoría de jóvenes (por supuesto, todos los futuros teatinos de se están formando actualmente son así, 100 %….) que vienen respondiendo con un corazón sincero y con una búsqueda de Dios maravillosa y honesta. ¿Qué resaltaría como positivo en esas nuevas generaciones de teatinos…? Lo dicho: un gran esfuerzo por buscar la coherencia de vida, los jóvenes teatinos quieren vivir la inspiración carismática original y así nos lo hacen saber a los “ mayores “ , estimulándonos a construir 6 comunidades cada vez más acordes con el sueño inicial de Cayetano de Thiene… ¿Podría darnos su opinión acerca de la tan discutida “disminución vocacional“ ? ¿Cuál es, a su juicio, la raíz de la cuestión? Es una pregunta de respuesta compleja, por eso no pretendo agotar el tema ni mucho menos, es una aproximación que haré desde mi humilde pensar. Ante todo creo que hay un mundo en cambio, como dicen los filósofos y sociólogos estamos viviendo un cambio epocal. Por eso mismo los proyectos de vida que tengan perpetuidad no son fáciles de hacer. Además, hemos confundido llamada vocacional con necesidad de reclutar personas que sostengan un sistema que a mi juicio está perimido cuando no está basado en la fraternidad palpable. Por otro lado, hoy todo lo institucional se ve con desconfianza y las personas o comunidades que tenemos que hacer presente el carisma original no estamos exentas de equivocarnos. Es más, muchas veces perdemos el rumbo en lo que a vida fraterna se refiere, y se nos critica con razón. Hoy como ayer Cristo sigue llamando a una consagración y donación total. Esta llamada está vigente y sigue siendo atractiva para muchos jóvenes y no tan jóvenes. Cabría preguntarse si las mediaciones estamos siendo tales. Porque a lo mejor, en vez de mediar estamos “en medio“ y nos transformamos en un obstáculo para que los jóvenes perciban la cercanía de Cristo que llama. La clave, desde mi humilde juicio, reside en el afianzamiento de comunidades de amor y de servicio, especialmente a los más vulnerables. En esa autenticidad de vida, el Señor se hace presente y convoca con fuerza…Es el testimonio de los primeros cristianos lo que mueve a conocer a Cristo. Es preciso recuperar el “ miren como se aman….” de los Hechos de los Apóstoles. Sabemos que en Europa o en América del Norte, la disminución de vocaciones es un hecho más notorio. También en América Latina. No obstante, en su Provincia, pareciera haberse dado un “ baby boom “ desde aproximadamente el 2004 hasta ahora… ¿Es lo último que nos ha comentado podría ser el “secreto“ de este florecimiento vocacional ? Ante todo creo que las vocaciones que tenemos son una gran bendición de Dios y eso no es mérito de nadie. Sólo es obra del Señor. Ahora, es cierto que desde hace tiempo venimos luchando como Provincia, para lograr una re-significación de nuestro carisma. Sin una vida intensamente carismática y fiel a los orígenes es imposible tener verdaderas vocaciones.

¿Cuáles son los lineamientos que están en la base de este proyecto de formación? Es otra pregunta que no se puede responder en dos líneas. Pero sintetizando te diría que primero y ante todo debe darse una maduración humana verdadera. Luego, en la etapa inicial, lograr la incorporación de criterios y valores que sostengan una verdadera vida fraterna, porque el mero hecho de vivir juntos bajo el mismo techo y con los mismos horarios no es igual a fraternidad. Más tarde ir creciendo en una espiritualidad sólida, sin misticismo, ni activismos. Y por último, la formación de un corazón sacerdotal, configurado con el de Cristo, muy íntimamente ligado al Padre por la oración y muy comprometido con las necesidades reales de la gente que te rodea… 7 Como ya te dije anteriormente, todo esto no tiene como objetivo el narcisismo, la autocomplacencia, el ser pluscuamperfecto…. sino que es el punto de partida que tiene que llevar a una vida de comunidad y apostólica sincera, al modo de las primeras comunidades cristianas. Bueno, y para ir terminando….le hacemos ” la “ pregunta: ¿Es usted feliz?¿ Hay recetas para ser feliz en la propia vocación ? Si soy muy feliz. La única receta que conozco es luchar por la propia felicidad y, como hombre de fe, para mí la felicidad está en la fidelidad a la persona de Cristo. Íntimo y Personal Nombre completo: Juan Carlos Di Camillo Apodos: No sabe, no contesta Ciudad de origen: Villa Adelina (San Isidro) Un recuerdo de infancia: La primaria ( en el Colegio San Andrés Avelino ) y los juegos y deportes Hermanos: Dos Equipo de futbol: River Plate La mejor enseñanza que aprendió de sus padres es…la vivencia de los valores religiosos, y el amor al trabajo bien hecho. Actualmente vive en: Boulogne (Zona Norte del Gran Buenos Aires) Y vive con: otro hermano sacerdote, P. Ricardo y dos juniores: Hno. Henrique y Hno. Cristian

¿Mascotas ? Un pajarito, Cipriano. Un “ritual” o costumbre fraterna de su comunidad que le guste mucho: Los encuentros comunitarios en torno a la mesa. El recibimiento cálido y esmerado del hermano que llega de un campamento, un viaje por temas de apostolado, misión con jóvenes, etc. En ese caso, el que se queda en casa es quien prepara la cena, elige el vino, está atento a que no falte ningún detalle y pone la mesa, como dicen en España “ por todo lo alto…” Una verdadera fiesta. 8 Un libro imprescindible, además de la Biblia: “Beber del propio pozo” y “Espiritualidad de la liberación” Una canción: Dos: “ Aprendizaje “ ( Sui Generis ) y “Memoria “ ( León Gieco ) Una película: Hay muchas. Hoy diría “Otoño en Nueva York “ ( La conversión a partir de un GRAN amor ) y “El Tigre y la Nieve“ ( La temática del amor extremo, total, loco….hasta dar la vida) Un color favorito: Dos, el gris y el azul Un lugar para perderse: La montaña… (N.D.R: Vaya, ¡Como Úrsula! ) Una foto para el recuerdo: La celebración de la Eucaristía junto al Glaciar Perito Moreno Tres cualidades para definirse a sí mismo: Corazón tierno, capacidad de animación, don de escucha y consejo Un defecto suyo conocido por todos: La ansiedad. Tres cualidades que más valora en una persona: Sinceridad, amabilidad, coherencia… Tres antivalores que rechaza por completo: La ambición, el deseo de poder que lleva a desprestigiar al que vale de verdad y a pisar cualquier cabeza con tal de obtener reconocimiento, el ser buchón… (N.D.R: ser “ buchón “ en Argentina equivale a ser un delator sin sentido, alguien que acusa sin fundamento) Tres objetos que se llevaría a una isla desierta: Agua, Biblia, comida Algún deseo infantil que le gustaría haber realizado: ¡¡¡Haber jugado en primera división!!! Si estuviera en sus manos solucionar los problemas del mundo, ¿cuál cree que sería el primero? La pobreza

¿Noche o día? Día ¿Playa o montaña? Las dos ¿Carne o pescado? Carne ¿Campo o ciudad? Ciudad ¿Perón o Evita? Evita 9 HECHO HISTÓRICO que marcó su vida: La dictadura, la guerra de Malvinas … PERSONAJE HISTÓRICO preferido: Dos de la historia reciente y comprometida de mi país de origen: Monseñor Angelelli, el P. Múgica… PROFESOR/A que dejó huella (positiva) en su corazón…El profe de historia SU cita evangélica es… Las bienaventuranzas ( Lc 6 ) El lema de su sacerdocio es…”Me hice todo para todos con tal de ganar a algunos” (ICor 9) Un proyecto que hoy le apasione…La resignificación del carisma Como le gustaría ser recordado…Como lo que soy, un sacerdote teatino, que intentó vivir con un oído en el pueblo y otro en el Evangelio. ¿Me olvido de preguntarle algo? Mmmh, no sé…¿Podría ser la edad? Tengo 49 años. Muchas gracias, Padre Juan Carlos, por su valiosísimo tiempo y por su aportación. Ha sido un placer compartir con Ud. esta mañana. Lo que hay que oír…después de 25 años de amistad, me llamas de usted. ¡Dios santo!

Para saber más… Si te ha gustado la entrevista y quieres ampliar información, puedes saber más sobre el P. Juan Carlos y los teatinos de Argentina visitando los siguientes links: www.teatinosdeargentina.net http://www.eldia.com.ar/ediciones/20030802/laciudad13.asp 10 http://www.eldia.com.ar/ediciones/20050328/laciudad20.asp http://www.diariolarepublica.com.ar/notix/in.php?c=11&f=2005-07-31 http://ursula.zoomblog.com/archivo/2007/04/05/jueves-Santo-Dia-del-Amor-Fraterno.html http://ursula.zoomblog.com/archivo/2008/01/12/una-Invitacion-Una-Visita-Una- Experien.html ©Copyright: Comisión Internacional de Divulgación. Religiosas Teatinas.- Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta información sin previo consentimiento de los autores.

Add a comment

Related presentations

Related pages

Entrevista P. Juan Carlos Di Camillo - Education

Entrevista realizada por la COMISION INTERNACIONAL DE DIVULGACION al R.P. JUAN CARLOS DI CAMILLO, C.R. Prepósito Provincial de los Clérigos Regulares ...
Read more

Entrevista P. Juan Carlos Di Camillo - Education

Entrevista P. Juan Carlos Di Camillo Entrevista al R.P. Juan Carlos Di Camillo con motivo de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada 2009.
Read more

Entrevistas Teatinas: febrero 2009

Entrevista al R.P.JUAN CARLOS DI CAMILLO, C.R. Prepósito Provincial de los Teatinos de Argentina Coincidiendo con la Jornada Mundial de la Vida ...
Read more

Escuchar, reflexionar y rezar en las islas

Malvinas 30 años • Entrevista con Juan Carlos Di Camillo ... P. Loughry y D. Gutierrez // Jueves 14 de junio de 2012 ... Juan Carlos Di Camillo, ...
Read more

Entrevistas Teatinas: NOVIEMBRE 2009: Hno. Henrique de ...

Entrevista P. Juan Carlos Di Camillo. ... Juan Carlos Di Camillo (1) Juana María Rocha (1) JULIA ARTEAGA (1) Julia Díaz (1) Marcelo Zubía (1)
Read more