El inicio de la vida. Revista SCJ.es número 11

50 %
50 %
Information about El inicio de la vida. Revista SCJ.es número 11
Spiritual

Published on March 7, 2014

Author: DehonianosESP

Source: slideshare.net

Description

Este es el nuevo número de la revista dehoniana SCJ.es en el que se habla de la defensa de la vida en todos sus estadios y en cualquier circunstancia, especialmente cuando es susceptible de mayor debilidad.

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 1 Revista de la Familia Dehoniana Nº 11

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 2

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 3 scj. Nº 11 | Marzo 2014 EDITORIAL Creemos en la vida L SUMARIO 2. Apadrina a un niño 3. Editorial 4. Tema Central Ondina Vélez Fraga 12. Neófito P. Gonzalo Arnaiz Álvarez, scj 16. Diálogos sobre el origen de la vida H. Miguel Ángel Millán Atenciano, scj 20. Creemos en la vida Mons. Claudio Dalla Zuanna, scj 24. Voz en Off P. Yves Ledùre, scj 27. Palabras que generan vida: Mirar P. Pedro Iglesias Curto, scj 28. En lo secreto P. Ramón Domínguez Fraile, scj 30. Actualidad y misión Ideas para una pastoral de la vida P. Francisco Javier Luengo Mesonero, scj 34. Meditación P. Ángel Alindado Hernández, scj 36. Actualidad scj P. Alfonso González Sánchez, scj Director P. Antonio Rufete Cabrera, scj Subdirector P. Juan José Arnaiz Ecker, scj Equipo de Redacción P. Ángel Alindado Hernández, scj P. Juan José Arnaiz Ecker, scj P. Ramón Domínguez Fraile, scj P. Pedro Iglesias Curto, scj P. Antonio Rufete Cabrera, scj Diseño y maquetación P. Ángel Alindado Hernández, scj D. Francisco Antón Martínez Imprime Gráficas Dehon La Morera, 23­25 28850 TORREJÓN DE ARDOZ Dpto. Legal: M­5254­2012 a reciente Exhortación del Papa Francisco, Evangelii Gaudium, nos recuerda la predilección evangélica por los débiles y la llamada ineludible a cuidar a los frágiles de la tierra. Con los próximos cuatro números de nuestra publicación queremos contribuir, con humildad y con firmeza, a la defensa de la vida en todos sus estadios y en cualquier circunstancia, especialmente cuando es susceptible de mayor debilidad. Afirmamos con rotundidad que creemos en la vida como el regalo de Dios y en el ser humano como hijo suyo. Por eso la vida es siempre sagrada. Queremos animar al diálogo con todos, no al juicio ni a la exclusión, para defender el derecho a la vida como un valor no negociable. Y queremos mirar a cualquier hombre y mujer, de cualquier credo o ideología, con los ojos y con la esperaza con la que nos mira el mismo Dios. Nos unimos a las palabras del Papa Francisco en La alegría del Evangelio: Entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilec­ ción, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo. Frecuentemente, para ridi­ culizar alegremente la defensa que la Iglesia hace de la vida, se procura presentar su postura como algo ideológico, oscu­ rantista y conservador. Sin embargo, esta defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano. [...] No es progresista pretender resolver los problemas elimi­ nando una vida humana. Pero también es verdad que hemos hecho poco para acompañar adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus pro­ fundas angustias, particularmente cuando la vida que crece en ellas ha surgido como producto de una violación o en un contexto de extrema pobreza. ¿Quién puede dejar de com­ prender esas situaciones de tanto dolor? (Evangelii Gau­ dium, 213­214). ■ 3

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 4 scj. 4 el inicio de la vida

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 5 Nunca la humanidad ha gozado de tantos conocimientos, y al mismo tiempo, nunca se han correspondido tantos intereses encontrados ni tanto debate sobre el valor de la vida humana en sus primeras etapas. Aunque es un debate más ideológico que biológico. Ningún científico que manipula embriones humanos en su laboratorio duda de que se halle ante un embrión humano miembro de nuestra especie. ONDINA VÉLEZ FRAGA Profesora de Biología y Genética de la Conducta Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo L os conocimientos científicos sobre el inicio de la vida del ser humano que se han obtenido en las últimas décadas nos per­ miten admirar, más que nunca, la maravilla de estos primeros y cruciales momentos por los que todos hemos pasado. Distintas ramas de la biología, como la genética o la embriología, la biología mole­ cular y celular, han permitido que poda­ mos asomarnos a ese momento único y contemplar así el misterio que encierra el inicio de toda vida humana. El avance en tema central 5

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 6 scj. las técnicas de imagen microscópicas, así como la posibilidad de grabar y fotografiar lo que está sucediendo en cada momento de esos primeros días del ser humano han permitido que nos resulten cercanos esos acontecimientos. Si en otras épocas sólo un halo de incerti­ dumbre y suposición rodeaban los cono­ cimientos sobre el inicio de la vida, hoy en día podemos estudiar y analizar cada segundo, ya que el desarrollo de estos pri­ meros días es tan vertiginoso a la vez que necesario y apasionante, que los científi­ cos están consiguiendo descifrar cada una de las distintas etapas por las que el embrión humano va pasando. Pero como la cara oculta de la luna, exis­ ten actualmente grandes controversias y discusiones sobre la dignidad del hombre 6 el inicio de la vida Vida, porque tiene movimiento propio. Humana porque es de la misma especie que el principio generador, que son los padres. Individual, porque posee un código genético propio distinto del padre y de la madre. en estos primeros momentos. El vértigo que produce el conocimiento cuando deja de estar al servicio de la humanidad ha hecho que haya muchos intereses, cientí­ ficos y económicos, que intentan restar dignidad de persona al embrión humano. Si bien es cierto, todos aquellos que tra­ bajan y manipulan esos pequeños embrio­ nes saben que son embriones humanos y que si los dejasen crecer llegarían a ser adultos.

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 7 Nunca la humanidad ha gozado de tantos conocimientos y, al mismo tiempo, nunca se han correspondido tantos intereses encontrados ni tanto debate sobre el valor de la vida humana en sus primeras etapas. Aunque es un debate más ideológico que biológico. Hasta hace pocas décadas, el inicio de la vida humana siempre había tenido lugar a través de la reproducción sexual, esto es, tras una relación sexual. Ningún científico que manipula embriones humanos en su laboratorio, duda de que se halle ante un embrión humano. Hay una serie de argumentos que intentan justificar la producción, uso y manipula­ ción de los embriones humanos en los pri­ meros días de vida. Esto ha provocado grandes discusiones y argumentos varios que intentan justificar este uso de las per­ sonas por pequeñas que sean. Los principales argumentos que se dan para restar dignidad al embrión en esos primeros días de vida son los siguientes: ¿Es el embrión un ser humano? 1. Si la fecundación no es un proceso ins­ tantáneo ¿en qué momento se inicia la vida humana? Para la ciencia de la biología, el embrión es una vida humana individual. Vida, por­ que tiene movimiento propio. Humana porque es de la misma especie que el prin­ cipio generador, que son los padres. Indi­ vidual, porque posee un código genético propio distinto del padre y de la madre. El embrión es un ego o sujeto activo distinto de los gametos antes de su fusión fecun­ dativa. La biología clásica, de finales del siglo XIX, ya atribuía el inicio de la vida de cada mamífero al momento de la fecundación. Las primeras observaciones que se hicie­ ron fueron en animales y se extrapolaron a humanos. Hoy en día se conoce cada uno de los acontecimientos que suceden en la fecundación, y sabemos que no es un proceso instantáneo, sino que dura alrededor de 24 horas. Como señala tema central 7

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 8 scj. G. Herranz: “En la fecundación, el nuevo ser, al heredar de sus progenitores su pro­ pio y nuevo genoma, no solo queda ads­ crito a una especie, sino que también adquiere su identidad biológica como indi­ viduo concreto”. El conocimiento de la complejidad de la fecundación, en lugar de provocar una mayor admiración por la naturaleza creada, ha desembocado en múltiples debates bioéticos para poder precisar en qué momento la nueva entidad biológica es persona. El genetista Lejeune así lo clarificó: “Cuando el ovocito es fecun­ dado por el espermatozoide, esa entidad es un cigoto; cuando el cigoto se divide es un embrión” El cigoto es ser humano que se dividirá en dos células, y a partir de ese momento lo llamaremos embrión. 2. ¿Cuándo se inicia la vida, en la concep­ ción o con la implantación? Este debate se inició en los años 70, a par­ tir de la introducción de los fármacos anti­ conceptivos y dispositivos intrauterinos. El mecanismo de acción de algunos de 8 el inicio de la vida estos productos tiene lugar impidiendo la implantación de los embriones en el útero. La implantación finaliza alrededor del día 14 de vida intrauterina. De ahí surgió la idea, pronto extendida, de que los embrio­ nes de menos de 14 días de vida no mere­ cían ser considerados personas, pues lo que no se podía discutir era que tenían vida humana. La barrera de los 14 días, por otra parte, fue aprovechada por aquellos científicos que fueron desarrollando las distintas técnicas de reproducción asistida para justificar la producción, pérdida y manipulación de los embriones que aún no se habían implantado. 3. El embrión puede dividirse en los pri­ meros días de vida, dando lugar a los gemelos monocigóticos. Este argumento intenta reforzar, desde un punto de vista biológico y filosófico, el que no se considere persona a los embriones de menos 14 días de vida. Se trata de uno de los argumentos más importantes que respaldan esta idea.

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 9 Los gemelos idénticos proceden de un mismo cigoto (monocigóticos), a diferen­ cia de los mellizos, o gemelos dicigóticos, que provienen de dos cigotos que han sido fecundados en el mismo ciclo. La división del embrión se puede producir en distintos momentos de esos 14 días, dando lugar a distintos tipos de gemelos que no solo compartirán material genético, sino tam­ bién la placenta, y las distintas envolturas. Según este argumento, a lo largo de las dos primeras semanas de vida el embrión no puede ser considerado un ser humano individual, ya que podría escindirse y dar lugar a dos o más gemelos. El razona­ miento es el siguiente, desde un punto de vista antropológico: como el ser humano es indivisible, si el embrión de menos de 14 días se puede dividir, dando lugar a dos o más personas, entonces no lo conside­ raremos persona. Este argumento, que para algunos es el argumento estrella que justifica el uso de los embriones, cuando lo explico a mis alumnos no dan crédito. ¿Dónde queda­ rían los siameses? Ya que fue un embrión que nunca llegó a dividirse correctamente ¿tampoco serían personas? Todos estos argumentos son la expresión de un mal uso de la ciencia que deja de estar al servicio del ser humano y ha dejado de maravillarse ante el mundo que descubre. El asombro ante todo lo que nos ha sido dado, en primer lugar, la vida, permite tener una actitud mucho más abierta a la verdad. Conocer estas primeras etapas de la vida del hombre, en la que no se encuentra ningún detalle sin sentido, nos debe llevar a respetar y valorar la vida de cada hombre en todos sus momentos, sobre todo aquellos en los que somos más indefensos, el principio y el final. tema central 9

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 10 scj. Los principales acontecimientos que se producen en el inicio de la vida humana y el desarrollo embrionario posterior. Para que un nuevo individuo comience a existir son necesarias dos células: una célula materna (el óvulo) y otra paterna (el espermatozoide). La mujer, desde la pubertad hasta la menopau­ sia, en casi todos sus ciclos ovulará una vez, o incluso dos, lo que podría dar lugar a unos her­ manos mellizos. Para que la ovulación tenga lugar es preciso que haya un adecuado equili­ brio de las hormonas secretadas por regiones del sistema nervioso central con las hormonas secretadas por el ovario, esto es, los estróge­ nos y la progesterona. Estas hormonas permi­ tirán que en cada ciclo se produzca una maduración en el ovario que dará lugar al óvulo preparado para ser fecundado por el esperma­ tozoide. El varón tiene desde la pubertad una produc­ ción casi continua de espermatozoides. Los espermatozoides son células muy diferenciadas con 23 cromosomas, cuya misión será encon­ trar al óvulo y fecundarlo. El espermatozoide madura a lo largo del recorrido que realiza, pri­ mero en el varón, y más tarde en el interior de la mujer, hasta que puede realizar con éxito su misión. En cada eyaculación se generan unos 10 el inicio de la vida 200 millones de espermatozoides, pero de estos sólo entre 2 a 20 llegarán a su destino, al lugar donde se debe producir la fecundación; se trata de una intensa selección natural que permitirá que lleguen aquellos con mayor capa­ cidad de fecundar. El gameto femenino, llamado óvulo, es liberado por el ovario tras un proceso de maduración. El óvulo es una célula mucho mayor que el esper­ matozoide, también con 23 cromosomas, que contiene elementos nutritivos y moléculas que se utilizarán en las primeras fases del desarrollo embrionario. La fecundación es un proceso complejo en el que, tras varias etapas, se verifica la unión de los gametos femenino y masculino. Dura apro­ ximadamente unas 24 horas. En el encuentro entre ambos gametos, el óvulo y el espermatozoide, tras un reconocimiento celular recíproco y la activación de ambas célu­ las, se producirá la unión y fusión de ambos núcleos celulares y del material genético paterno y materno, para culminar con la cons­ titución del cigoto o embrión unicelular.

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 11 ¡Ya tenemos un nuevo miembro de la especie humana!, una nueva vida ha comenzado a vivir en el interior de su madre. Todavía nadie sabe que está ahí, aunque muchas veces la madre lo intuye, pero empieza ese viaje maravilloso de la vida de este nuevo niño o niña. Todas las células de los individuos, desde el momento de la concepción, tienen 46 cromo­ somas formados por ADN, 23 paternos y 23 maternos. En este ADN se encontrará la infor­ mación genética única e irrepetible para cada persona humana, salvo los gemelos monocigó­ ticos, que compartirán la misma información genética. Todas las células tienen 46 cromoso­ mas, salvo las células encargadas de la repro­ ducción, óvulo y espermatozoide, que tienen 23 cromosomas. Tras la fecundación y la unión de los pronúcleos de la célula materna y paterna se forma el cigoto, se recupera el número de 46 cromosomas, diferentes a los de sus padres, produciéndose así la variación de la especie, gracias a la recombinación del material genético paterno y materno. A partir de este momento, en el nuevo genoma está determi­ nado el sexo primario y todas las características propias de este nuevo individuo. Se inicia en este instante el desarrollo embrio­ nario, un proceso dinámico, continuo y orde­ nado de división celular. No nos hallamos ante un conglomerado de células que se dividen sin más, sino que cada paso está perfectamente ordenado al siguiente, gracias al cumplimiento del programa genético del que es portador. En el viaje que el embrión realiza hasta el útero presentará distintos cambios de apa­ riencia de cigoto a mórula y días después, alrededor del día 6, el embrión se encuentra en fase de blastocisto; a partir de este momento comienza la implantación en el útero que finalizará alrededor del día 14. Durante todo este proceso y en todas las eta­ pas posteriores por las que pasará este ser humano al que llamamos primero embrión, más tarde feto, y posteriormente bebé, niño, adulto y anciano, no se produce ningún cam­ bio cualitativo, sino solo un crecimiento en todos los órdenes. Todas etapas de la vida del hombre, cada una distinta, pero en todas la persona tiene la misma dignidad. ■ tema central 11

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 12 scj. 12 neófito

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 13 neófito P. GONZALO ARNAIZ ÁLVAREZ, scj A sí se llaman en la Iglesia a los recién bau­ tizados. ‘Recién nacidos’ (neófitos), inde­ pendientemente de la edad que tengan. El nombre viene desde la más antigua Iglesia, cuando el bautismo era ordinariamente de adultos…, y algunos bien adultos. ¿Por qué ese nombre? Este nombre quiere decirnos que la expe­ riencia vivida en el Bautismo es algo seme­ jante al inicio de una nueva vida; una vida ensamblada en la vida biológica pero que la transforma de tal manera que emerge una realidad nueva distinta de la anterior. Tanto es así que se dirá que en el bautismo muere el “hombre viejo” y nace “el hombre nuevo en Cristo”. ¿Qué es y qué acontece en el Bautismo? La Iglesia ha tratado de visualizar la expe­ riencia bautismal por medio de signos que reflejan en su contenido todo un mundo de realidades que se celebran y acontecen en la interioridad de la persona. Como signos naturales se utilizan el agua, la luz, el aceite, la sal y el vestido. El signo más fuerte utilizado en el bautismo es el del agua. De por sí, el agua significa bebida, limpieza, fertilidad, fuerza, salud; el agua es signo de vida y su ausencia signo de desierto y de muerte. Además, el agua nos recuerda el ambiente donde se gesta la vida humana en el útero materno que, al abrirse y romper aguas, anuncia la llegada de una nueva vida. Si miramos la Biblia y repasamos un poco dónde aparece el agua, podremos ver las aguas primordiales en la creación sobre las que aletea el Espíritu, las aguas del diluvio, las aguas del mar Rojo, las fuentes de Meribá, el río Jordán; todas ellas “aguas” que marcaron acontecimientos salvadores por parte de Dios, desde el Dios creador hasta el Dios de la Alianza en Moisés. Todas ellas indican un “antes” y un “después”, que supone un Paso de Dios que trasforma y crea una realidad nueva. En el bautismo, el bautizando es sumergido en una pileta o bañera llena de agua. Triple 13

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 14 scj. inmersión y triple emersión. Una inmersión que va precedida por el despojamiento de las vestiduras viejas, que indica el despoja­ miento de la vida anterior, de todo pecado y toda esclavitud, para, sumergidos en el agua, renunciar al mundo, al demonio y a la carne, y emerger a la vida del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Esta es la experiencia principal. El bauti­ zado, por su acto de fe, se encuentra o, mejor, se deja encontrar por el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo, y este encuentro realiza en él un cambio radical. Al dejar a Dios entrar en su vida se la trasforma por completo. Dios entra, le toca, le sana, le re­ crea y le regala la vida de hijo de Dios. En el bautismo siente que Dios le llama por su nombre y le dice “tú eres mi hijo; mi predi­ lecto; hoy te he engendrado”. Son palabras dichas sobre Jesucristo, pero todo bauti­ zado se convierte en “otro Cristo” y, por tanto, esas palabras se dicen sobre cada bautizado. Saberse amado de Dios hasta 14 neófito esa radicalidad es una experiencia fundante inenarrable que cambia la vida totalmente: te sabes amado de Dios en la gratuidad y empiezas a amar a Dios y a tus hermanos los hombres desde la gratuidad, que es entrega y servicio desde al amor. Un amor que Dios ha derramado sobre nosotros dán­ donos su Espíritu y, por lo tanto, movidos por un dinamismo nuevo que es la misma vida de Dios: su Espíritu. Al salir de la pileta bautismal es revestido con un vestido blanco y nuevo, recordando con ello la nueva vida recibida por el reves­ timiento de Cristo. Somos hijos en el Hijo y somos “otros Cristos”. Después, se entrega la luz encendida del Cirio pascual que repre­ senta a Cristo Luz del mundo. Recibiendo la luz significamos que nuestra vida está ilumi­ nada desde Cristo y que, por lo tanto, tene­ mos nuevos ojos para ver la realidad. Podemos ver con los ojos de Dios o desde los ojos de Dios y, por lo tanto, podemos ver al mundo con misericordia y amor. Además,

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 15 indicamos que la luz nos quema y purifica de lo “viejo”, del “pecado” y que nos hace a nosotros participar de esa luz. Somos más que reflejo. Somos constituidos, también nosotros, en luz para iluminar y no ser pues­ tos debajo del celemín. El aceite, que alimenta, arde, cura, engrasa, embellece y da fuerza, nos está diciendo que al ser ungidos por el Espíritu, éste en nosotros hace todo eso. Nos penetra, sana, cura, embellece y nos da la fuerza para poder ser testigos del Evangelio. El Espíritu nos hace hijos en el Hijo y nos envía, o cata­ pulta, a vivir el Evangelio en medio del mundo siendo testigos de la resurrección de Jesús. La sal, signo que ahora es opcional, también tiene resonancias en la vida, la salud, la sana­ ción, la conservación y hasta en lo valioso. Al tomar la sal hacemos referencia al “ser salados” por el Espíritu de Dios que nos penetra hasta las entretelas para sanearlas y transformarlas en la realidad del hombre nuevo renacido en Cristo. El viento (el rito del effetá) también indica esta acción de fuerza de Dios y la necesidad de abrir la mente y el corazón (el oído) a la Palabra de Dios y a su Espíritu. La nueva vida surgida en el bautismo es nece­ sario cuidarla y mimarla como la vida de cual­ quier neófito en la vida biológica. Por el bau­ tismo nacemos y entramos en la vida cuidados por una nueva familia: la Iglesia. Una Iglesia que se palpa en la comunidad eclesial donde normalmente desarrollamos nuestra vida de fe. Es fundamental, para mantener esta vida de forma robusta, la celebración de la Eucaristía donde comemos y bebemos del Cuerpo y de la Sangre del Señor y donde escuchamos la Palabra de Dios. Si nuestro bautismo no es ali­ mentado, ejerciendo nuestra vida vinculados a la comunidad Iglesia y celebrando semanal­ mente el Día del Señor, no será fácil mantener la vida nacida en el Bautismo. ■ 15

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 16 scj. 16 diálogos sobre el origen de la vida

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 17 H. MIGUEL ÁNGEL MILLÁN ATENCIANO, scj L a vida humana adquiere su estatuto de persona desde su originalidad biológica en potencia, dotándola así de valor y dignidad desde el mismo instante de la gestación, mo­ mento en el que inicia su recorrido para en­ contrar próximamente su lugar en el mundo. En nuestro día a día empleamos con rela­ tiva facilidad la palabra “vida” para expre­ sar nuestras inquietudes personales, incertidumbres humanas, carencias afec­ tivas, debilidades corporales o el menos­ cabo degenerativo de la salud con la suma de los años… La vida se nos anuncia como una palabra polisémica, con una variada presencia de significados en su mensaje, pero con una idea sustancial en su conte­ nido, presentándose como la fortaleza interior que hace obrar al ser. Precisamente, nuestro tiempo actual, en sus variadas manifestaciones mediáticas 17

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 18 scj. (ya sea el veloz mundo digital, la sociedad lucrativa de la imagen o el poder envol­ vente de las ondas) ha establecido una es­ pecial filiación con la vida para hacer de ella un debate público, un espejo donde reflejar la pluralidad de opiniones sobre la misma. Resulta extraño el día en que una agencia de noticias no filtra alguna información que tenga a la vida como centro. De esta ma­ nera, los contertulios de cualquier medio de comunicación social pueden debatir abierta y, en ciertos momentos, corajuda­ mente sobre el valor y el significado que para cada cual posee el tema. La existencia humana se ha convertido en objeto del debate social en el que se argu­ yen planteamientos y contenidos muy variados, sostenidos en disquisiciones filo­ sóficas, éticas, legislativas y teológicas, siendo elementos rigurosos para expresar y justificar la opinión de cada cual, viendo reducida su importancia en el origen de su naturaleza. El debate sobre la vida se ha visto desplazado de su componente bio­ lógico en muchos foros de discusión. El campo biológico es una evidencia clarifi­ cadora del misterio natural donde la cien­ cia puede argüir y presentar el profundo significado que la propia palabra contiene en sí. La vida humana está dotada, desde el mismo instante de su concepción, de un código genético irremplazable e indiferen­ ciable que acompañará a cada persona en su recorrido vital, desde su nacimiento hasta su defunción. En las moléculas de ADN está almacenada toda la información indispensable que constituye al hombre como especie biológica. La genética se convierte en una rama de la biología que ahonda precisamente en la 18 capacidad reproductiva y evolutiva del ser humano, hecho que podemos verificar mediante la unión de los gametos en la reproducción, lo que nos permite com­ prender la importancia de la transmisión hereditaria de los genes y, al mismo tiempo, su evolución por medio de las mutaciones. Es la mutación la que permite comprender las diversas modificaciones que explican la evolución. La belleza biológica de la vida no parte de una división celular, como caracteriza a la reproducción asexuada cuando se desgaja o es separada de una célula madre, sino del esplendor que conlleva la unión de células gaméticas diferentes que permiten el origen de la vida. La ciencia permite conocer su más delicada y hermosa etapa vital ayudándonos a responder a la pre­ gunta: “¿cuándo surge un ser vivo?”. De esta manera, el valor vital es presen­ tado desde la originalidad que cada orga­ nismo vivo oculta tras de sí en su con­ figuración genética, dotándole de una existencia humana exclusivamente única. Ahora bien, la vida humana no debe que­ dar reducida a una explicación meramente biológica o a detalles genéticos solo alcan­ zables para doctos en la materia. Hay muchas preguntas que responder y que circunvalan el concepto ‘vida’, permitién­ donos tender hacia un sentido de lo hu­ mano o tratando de ajustarlos a compro­ misos éticos. Responder a interrogantes sobre cuál es el sentido de la vida está in­ disolublemente unido a la filosofía en su afán por responder a cuál es el lugar del hombre en el mundo, siendo indisociable del planteamiento biológico y participando paralelamente en el discurrir gradual de la diálogos sobre el origen de la vida

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 19 vida humana desde su inicio hasta su fina­ lización. Todo esto permite incidir en la dignidad y valor de la existencia teniendo como refe­ rencia nuestro propio código genético, gra­ cias al cual, en un proceso evolutivo, vamos creciendo hasta tomar pleno dominio sobre nuestro yo mediante el distintivo propio de la racionalidad. La vida humana nos hace ser partícipes de una especie en la que la razón resultará ser una característica indis­ pensable para la evolución y distinción frente a otras especies vivas. La importan­ cia de la razón dota al hombre de la facul­ tad del entendimiento, lo que nos permite abrirnos a los otros e ir constituyendo lazos con nuestros semejantes. Abrirse al prójimo significa acceder a un mundo de valores di­ ferentes donde cada cual manifiesta libre­ mente la primigenia originalidad de su ser. No debemos obviar el sentido determi­ nante que la filosofía puede otorgar a las ciencias biológicas, en sus variadas ramas como la genética, embriología… para pre­ sentar un sentido y finalidad de lo humano en el mundo que nos permita acoger, tra­ tar y responder como una unidad com­ pleta llamada ‘persona’. Esto nos permite, a su vez, comprender que el ser humano no está reducido a una mera productivi­ dad o a un empleo utilitarista, sino a un profundo significado natural inscrito en la entraña de nuestro ser. Presentar el misterio de esa unidad es la finalidad de la bioética personalista, que establece la mutua interrelación entre bio­ logía y persona y permite ayudar a com­ prender todo lo que de humano hay en el hombre y en la mujer. ■ 19

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 20 scj. 20 creemos en la vida

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 21 CLÁUDIO DALLA ZUANNA, scj Arzobispo de Beira La Vida, anhelo de toda la humanidad En las visitas a las parroquias y en varias reuniones, he encontrado este deseo de vida. En la aspiración a tener condiciones materiales suficientes para una vida más digna; en la firme voluntad de paz, y en la expectativa de una mayor seguridad; en la búsqueda de un trabajo remunerado para asegurar el sustento de la familia; en la necesidad de acceso a una educa­ ción de calidad y a una salud donde el enfermo se sienta tratado, lo pri­ mero, como persona; en el deseo de unidad y comunión, en nuestra Iglesia, llamada a ser familia de Dios. He recogido muchas señales de vida: muchos jóvenes llenos de entusiasmo; la laboriosidad en el trabajo de tantas madres y padres, en el cultivo de la tierra, en el mejoramiento de casas; en la alegría de las fiestas que reúnen a la gente y les hacen sentir que no están solos. También en la vida cristiana he encontrado muchos signos de vitalidad: el crecimiento de las comunidades cristianas; el deseo de conocer mejor a Jesús, con una buena catequesis; las numerosas ordenaciones sacerdotales con las que nuestra diócesis fue bendecida a lo largo de este año. De hecho, tenemos dentro de nosotros un deseo de crecimiento, de alegría, de realización, de vida. Deseo que nos lleva a buscar la vida, con todas nuestras fuerzas por encima de todo. 21

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 22 scj. Este deseo de vida es un don de Dios, un don que hace crecer a la humanidad hacia una vida plena: la vida divina que Jesús llama vida eterna, y “que es fin para el cual el hombre vive en este mundo, es orientado y llamado” (Evangelium vitae 30). No todo nos da vida A veces, sin embargo, resulta que perdemos de vista a dónde vamos y nos detenemos a buscar sólo algún aspecto de la vida. Por ejem­ plo: la salud física, el bienestar del cuerpo, el placer. Resulta que nuestro deseo de vida se reduce sólo a buscar medios, recursos, sensa­ ciones, que satisfagan nuestra sed de infinito. Entonces puede comenzar la búqueda de dinero cueste lo que cueste, incluso con des­ honestidad y corrupción, como formas de garantizarnos los recursos necesarios para vivir. Si por encima de todos nos ponemos a noso­ tros mismos, con nuestros intereses individua­ les y materiales, puede llevarnos a la falta de respeto por la vida que está a punto de salir a la luz. Porque lo percibimos como algo que 22 creemos en la vida viene a reducir nuestra libertad, nos cambia los planes. Podemos también llevarnos al abandono de los ancianos, enfermos, huérfa­ nos, tal vez porque se parecen quitarnos lo que tenemos, que es a veces tan poco. Por otra parte, la búsqueda de nuestro exclu­ sivo bienestar individual puede llevarnos a la insaciable codicia de poseer cada vez más, olvi­ dando el bien común, el bien al que todos los miembros de una sociedad tienen derecho, pisoteando los derechos de los demás: sus posesiones, su dignidad, el derecho a la tierra y a un trabajo justo, e incluso su derecho a la vida. Los bienes son necesarios para la vida, pero nunca pueden ser más valiosos que la vida misma. No se puede quitar la vida a un joven porque robó, o un anciano porque creemos que nos impide tener lo que nece­ sitamos. Este deseo de vida que llevamos dentro de nosotros, si lo limitamos a la vida física, nos lleva a veces, y particularmente a los jóvenes, a “aprovechar la vida”, a “disfrutar la vida”, buscando lo fácil y lo inmediato, a buscar la felicidad en las cosas que no la dan, como el alcohol y las drogas.

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 23 Si se reduce la vida al cuerpo y al bienestar, incluso la religión acabará prisionera de esto. Corremos el riesgo de ir buscando otras igle­ sias, sectas, personas o grupos que, a través de otros ritos y ceremonias, nos prometen bienestar, riqueza, suerte o liberación de las fuerzas ocultas que creemos que nos están amenazando, como la maldición. La verdadera vida Nosotros, cristianos, estamos convencidos de que esta vida, que toda persona humana desea tan ardientemente, no se reduce al tiempo entre el nacimiento y la muerte, no puede se reduce al bienestar de cuerpo, mente y espíritu, sino que incluyendo esto que es muy importante, lo supera para llegar a la vida propia que Dios quiere compartir con nosotros. Jesús es testigo de esto. En nuestras iglesias domina la visión la cruz, tantas veces al día nos bendecimos con la señal de la cruz: al levan­ tarnos, antes de acostarnos, antes de comer. Este signo nos habla de la muerte de Jesús. Si la vida Él vino a darnos se redujese a la vida física entre el nacimiento y la muerte, la cruz sería el final de su vida y misión y no un signo de la salvación, la puerta que se abre con la resurrección. Si no hubiese vida después de la cruz no tendría sentido seguir a Jesús y tratar de vivir según sus enseñanzas. Jesús, el hijo de Dios, se hizo uno de nosotros y asumió un cuerpo humano. Con su vida, señales y milagros nos comunicó la vida de Dios: vida de amor, generosidad, servicio, compasión, misericordia, perdón; vida que permanece para siempre. “Gracias a este anuncio y este don, la vida física y espiritual del hombre, también en su fase terrena, adquiere plenitud de valor y sentido” (EV 30). De hecho, la vida eterna no es una alternativa a la vida humana en la tierra. Esta es el princi­ pio de aquella, lo que hace en esta desemboca en aquella. Por eso la Iglesia se preocupa tam­ bién de la vida del cuerpo, con todo lo que hace para promoverla. Todo mal contra la vida física hiere a la humanidad (también la dimen­ sión espiritual de la persona) y va en contra de la voluntad de Dios; así como todo el bien, el respeto, la promoción de la vida ayuda a rea­ lizar el proyecto de Dios: que tengamos la vida en abundancia, la vida divina. ■ 23

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:06 Página 24 scj. voz en off el código del Reino En las páginas que ocupan los escritos del P. Dehon encontramos una constante referencia a la Escritura. Siempre encierra en sus palabras una clave, el código, para interpretar el querer de Dios y la manera tan propia de construir una espiritualidad de relación afectuosa con Dios y un modo de compromiso misional en el mundo. P. YVES LEDÙRE, scj Escribe Dehon: La devoción al Sagrado Corazón abarca todos los misterios y todos los estados de vida de Cristo. Da la explicación de todo con esta única palabra: Amor... (OSP II,521). El término “devoción” se limita a un conjunto de prácticas y de ritos, por eso no es adecuado a la doctrina del Sagrado Co­ razón. Ésta da un princi­ pio de explicación de donde manan actitudes 24 de vida. Nos explica el porqué de “los misterios y los estados” de vida de Cristo. Nos revela el espí­ ritu que animó a Jesús: el ágape, el amor, es decir, en Jesús todo fue Amor a su Padre y a los hom­ el código del Reino bres. El Padre Dehon no se cansa de repetir esta verdad primera del cris­ tianismo y buscará mos­ trar sus implicaciones para la vida de los cristia­ nos y para el funciona­ miento de la sociedad.

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 25 León Dehon propone esta vía para penetrar en la personalidad de Jesús y para, por Él, ir al Padre. El camino dehoniano es fundamentalmente cristocéntrico y retiene que Cristo tiene un Corazón y un comporta­ miento de “misericordia”, y que está animado por una inmensa caridad. Dehon descodifica la persona de Jesús. Va a Él para saber quién es y para así conformarse mejor con Él. Recuerda que Cristo se definió como “manso y humilde de corazón” (cf. Mt 11,28­29) y va a hacer de esta afirma­ ción el trazo que revela la persona misma de Jesús. Dehon medita el lla­ mamiento insistente de Jesús: “Venid a mí, todos los que estáis cansados y oprimidos, que Yo os aliviaré” (Mt 11,28). La meditación de este pasaje evangélico hizo que el Padre Dehon estuviese atento a las condiciones de vida de la gente humilde. Aquí perci­ bimos la coherencia interna entre un compromiso social innovador y una espiritualidad cristológica auténtica. Se comprende cómo para el Padre Dehon “mansedumbre y humildad, paciencia y caridad” son “el código del Reino” (OSP IV,186) que Jesús anun­ cia a los hombres oprimidos. Son los rasgos característicos de la fortaleza de alma y de magnanimidad. Es la voz en off 25

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 26 scj. puerta de entrada de la Encarnación que ordena toda la aventura de Cristo y traduce su extrema profundidad. Es el primer fruto del amor divino, la condición para que Dios entre en la historia de los hombres, no para dominarla, sino haciéndose hombre Él mismo. Para Dehon, quien quiera seguir a Jesús deberá adquirir esta fuerza interior y esta magnanimidad que le hacen disponible para lo que inspire el Espíritu. Encontramos aquí de nuevo lo que ha sido nuestro punto de partida. La espiritualidad deho­ niana se basa en una pedagogía de la acogida, de la escucha, en orden a la obra de Dios que es el servicio de la humanidad. La vida del Padre Dehon es un ejemplo entre muchos otros: es preciso vaciarse de uno mismo, de nuestros egoísmos, apegos, miedos, para dejarnos invadir por la luz y por la generosidad de Cristo. Tomar sobre nosotros el yugo de Jesús es dejarle vivir en nosotros, poniéndonos a la escucha de su Palabra. El Padre Dehon hizo de la espirituali­ dad del Corazón de Jesús una diná­ mica misionera que, tal como el fuego que Jesús vino a encender sobre la tierra, renovase profunda­ mente la vida cristiana. ■ 26 el código del Reino

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 27 P. PEDRO IGLESIAS CURTO, scj “¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!” (Gn 2,23). Las primeras palabras del hombre brotan en el momento en que el Creador pone ante Adán a la mujer que había formado de su propia carne. Dios le había presentado todos los seres vivos, pero en nada había encontrado a alguien como él. Sólo Eva le abre los ojos: la reconoce y en ella se conoce a sí mismo, hasta descubrirse ambos como una sola carne. Entonces el hombre puede ver definitivamente que todo lo que Dios había hecho era muy bueno. El relato bíblico de la creación expresa con este lenguaje simbólico cómo la mirada es nuestro primer lenguaje, antes que cualquier palabra. La mirada que la madre dirige a su hijo en brazos que acaba de nacer es la experiencia primera, silenciosa pero fundante, que nos da la bienvenida a la vida. Porque mirar al otro no es una simple experiencia sensorial. Al mirar buscamos, como Adán, a alguien frente a nosotros, distinto, pero con quien nos une una misma carne y ese vínculo que nos hace hermanos, fruto del mismo designio creador del Padre. Mirar al otro, por tanto, es una forma de decir: “Tú vives. Tú existes para mí”. Sin esta mirada de vida el ser humano se reduce a objeto: “Todo el que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón” (Mt 5,28) o, más aún, se vuelve un “don­nadie” que no merece ni siquiera se le mire a la cara. Es entonces cuando la fraternidad se hace imposible y el otro es visto, o bien como una amenaza ante quien bajamos la mirada, o bien como alguien inferior a quien miramos por encima del hombro. A menudo nos damos cuenta de cómo nos hemos vuelto demasiado individualistas, incapaces para una auténtica relación personal. Quizá sea porque hemos perdido la facultad de mirar. En nuestra vida diaria se cruzan cientos de personas, con sus historias, preocupaciones, dramas y sueños. Y, sin embargo, pasan a nuestro lado como si fuesen de celofán, vidas transparentes a través de la cuales se puede ver sin saber que están ahí, como cantaba el bueno de Amos Hart en el musical “Chicago”. Necesitamos volver a recuperar esa capacidad de mirar que genera vida, que saca del anonimato a quien tenemos en frente, que es el punto de partida indispensable para el diálogo, que hace posible decir al otro, como al principio de nuestra historia: “También tú eres carne de mi carne”. ■ palabras que generan vida 27

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 28 scj. orar en lo secreto gracias por la VIDA, Señor “Tú has creado mis entrañas, me has tejido en el seno materno. Te doy gracias porque te has distinguido con portentos y son maravillas tus obras” (Salmo 139, 13-14). Si te sorprendes porque cada día emerge de nuevo la luz; si te sientes dichoso porque tus ojos ven, porque late tu corazón y tus manos saben percibir, revivirás. Si sabes sentirte vivo; si crees que hoy es el primer día en que comienza el resto de tu vida, revivirás. Si observas a tus semejantes y cuanto les rodea; si aún sabes reír; si aún te puedes alegrar por las sencillas y pequeñas flores que encuentres en el camino de tu vida, revivirás. ¡Tómate tiempo para ser feliz! ¿Acaso ignoras que sobre la Tierra eres un milagro vivo y real, único y singular, incomparable? ¿Por qué no te sorprendes, por qué no te maravillas por ti mismo y por cuanto te rodea? ¿Tan lógico y natural se te antoja el hecho de estar vivo, de poder vivir? ¿No encuentras nada de particular en el tiempo que se te regala para que puedas ser dichoso, para que puedas reír y bailar? 28 gracias por la vida, Señor

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 29 ¿Por qué perder el tiempo tras la insensata búsqueda del dinero? ¿Por qué acumular preocupaciones pensando en lo que mañana, o pasado mañana sucederá? Acepta lo que este día te ofrece: su luz, el aire y la vida, su risa, el llanto y el juego, su milagro. Señor, danos un poco de sol. Danos una sonrisa para este día. Danos los ojos de un niño. Señor, danos a todos la alegría de vivir. Palabra de Dios (Mt 11,25) En aquel tiempo, Jesús dijo: “Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y se las has manifestado a los sencillos. Sí, Padre, porque así lo has querido... Salmo al comenzar la mañana Al tocar mis ojos la luz del día, Señor, mi corazón se levanta hacia ti en busca de tu mirada. Escucha las palabras de quien siente la vida de nuevo. A ti abro mi ser, mis ganas de vivir, mi despertar. En tus manos pongo mis miedos y mis ilusiones; de mañana, en tus ojos pongo la sinceridad de mi búsqueda; de mañana, en tu camino quiero dirigir mis pasos. Oye, Señor, mi voz, tú que eres bueno, y alienta mi vida que busca en ti luz y calor. A ti me acojo, Señor, al comenzar el día: protégeme. En ti pongo mi confianza como un niño en su madre: ayúdame. A ti abro mis proyectos y los planes de este día: acompáñame A ti ofrezco lo que soy y lo que tengo, acógelo. ■ en lo secreto 29

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 30 scj. 30 ideas para una pastoral de la vida

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 31 ideas para una pastoral de la vida Defender la vida desde la concepción en un mundo que no cree en la vida P. FRANCISCO JAVIER LUENGO MESONERO, scj B asta ver las reacciones que están te­ niendo distintos colectivos a raíz de la re­ forma de la Ley del Aborto para darse cuenta de que no es fácil hacer una pastoral de la vida desde la concepción. La mayoría de las personas, al menos en nuestro país, están posicionadas a favor o en contra de un modo radical que tiene más que ver con las vísceras que con los argumentos. En esta dinámica sospecho que hay un perdedor ya declarado: el sentido común. Y detrás de él la postura de la Iglesia sale altamente damnificada, pues ya se han encargado los proabortistas de identificarla con algo retrógrado y funda­ mentalista. Por eso planteo un cambio en nuestra manera de comunicar nuestras ideas. Se necesita no solo una definición clara y sin ambigüedades de las cuestiones mora­ les, sino también una comunicación, una pas­ toral, una explicación a pie de calle. Y eso es lo que propongo en este artículo: algunas ideas o actitudes para sacar el debate de la agresión verbal y devolverlo al diálogo pa­ ciente y argumentativo con nuestros seme­ jantes. “¿Tienes media hora por delante?” Luna es una chica madrileña de un grupo juvenil que, cuando alguno de sus compa­ ñeros le hace algún reproche por ser cris­ tiana, le responde: “¿Tienes media hora por delante?”. Y es que hay temas que no se pueden despachar en dos minutos. Noso­ tros, los cristianos, necesitamos sentarnos con nuestros amigos y familiares a charlar animadamente para hacernos entender. No hay campaña, ni homilía, ni libro, ni declaración de obispo que convenza tanto como nuestro propio testimonio. Necesita­ mos sacar el debate sobre el aborto de los grandes titulares y darle media hora de nuestra vida para explicárselo a nuestros congéneres. No obstante, si tuviéramos media hora por delante con algún amigo, ¿sabríamos bien qué decir sobre el aborto? actualidad y misión 31

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 32 scj. Propongo algunas ideas que pueden ser sugerentes. Desenmascarar autoengaños Más que hacer un discurso sistemático sobre el aborto, me parece más eficaz des­ enmascarar ciertas ideas o consignas que la mayoría de los proabortistas defienden sin demasiado recorrido. Detallo algunos ejem­ plos: El derecho a abortar El eufemismo que sustituye la palabra “aborto” por “interrupción voluntaria del embarazo” ha conseguido desdramatizar el asunto, pero basta ver la bandeja donde se recogen los restos del feto abortado para darse cuenta de que el aborto es un asesi­ nato en toda regla. El aborto provoca la muerte de un ser vivo. No interrumpe su vida: la cercena de raíz. Y yo me pregunto, ¿podemos tener derecho a matar? ¿Se puede legislar este derecho sin conculcar los derechos humanos? Lo que no se ve, no existe Esa es la triste conclusión a la que llego cuando oigo los argumentos de los proabor­ tistas. Lo que no se ve no existe y por eso no tiene derechos. El niño que se gesta en el vientre de la madre no se ve. Y por eso nadie se pone en su lugar. Debemos reivin­ dicar con serenidad pero también con fir­ meza argumental el estatuto de ser humano del ser concebido. Este es uno de los puntos más fuertes de nuestro razonamiento: cuando se aborta se mata a un ser humano. A los que niegan este estatuto del embrión y el feto hay que preguntarles ¿entonces cuándo un feto empieza a ser un ser humano? Si se atreven a decir que al nacer, ¿qué pasa entonces con los bebés prematu­ ros?, ¿acaso no son ya niños? La ley despe­ naliza el aborto durante las primeras 14 32 semanas de vida, si bien el bebé está ya prácticamente formado Pero es que aunque a la 9ª semana tiene el tamaño de una uva, ya tiene sus estructuras básicas desarrolla­ das. ¡En la semana 7ª tiene ojos y párpados ya! Si seguimos así semana a semana nos damos cuenta de que el embarazo es un proceso que no tiene saltos, que es continuo e imparable. ¿En qué momento le damos a este nuevo ser el título de persona? ¿En qué momento lo podemos considerar “desecha­ ble”? Si ponemos un límite, las 14 semanas por ejemplo, cabría preguntarse qué tiene el feto de 14 semanas y media que no tenga el de 13 y 6 días. ¿Cómo es posible que nos­ otros, desde fuera, podamos decir a un feto de 13 semanas y 6 días que no tiene derecho a vivir, y en cambio al día siguiente sí lo tenga? El huevo o el águila Algunos médicos y científicos ya han mati­ zado su postura pues son conscientes de la continuidad del desarrollo del embrión y el feto. Sin embargo, se resisten a otorgar el estatuto de ser humano a los primeros ins­ tantes de la concepción, cuando el óvulo es fecundado y hay un proceso de multiplica­ ción de las células hasta que se forma el zigoto. Para ellos este conjunto de células es un tejido prescindible, pues incluso la misma naturaleza desecha a muchos de ellos antes de que se forme el embrión. Es curioso que no sepan ver en el zigoto a la persona individual que llegará a ser si se le deja prosperar. De hecho, si lo comparamos con otras especies, resulta que la legislación española protege por ejemplo el huevo del Águila Real con dos años de cárcel y sin embargo el aborto está despenalizado. Este es un dato dramático. Todo el mundo entiende que el huevo no es el águila. Sin embargo, si destruyes el huevo no habrá nunca águila. Este razonamiento tan contun­ dente no sirve cuando lo trasladamos al ser ideas para una pastoral de la vida

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 33 humano, incluso habiendo más continuidad entre el embrión y el niño, que entre el huevo y el animal. Nosotras parimos, nosotras decidimos Otro de los mitos de los proabortistas es arrogarse el derecho de decidir sobre cues­ tiones que nadie tiene el derecho moral. Muchas feministas arguyen que su cuerpo es suyo y sobre él solo deciden ellas. Discutir esto excedería las pretensiones de este artículo. Prefiero discutir el derecho a decidir. ¿Quién tiene derecho a decidir sobre la vida de otro? ¿Un médico? Estaríamos ante una eutanasia activa sin cortapisas. ¿Un juez? Estaríamos ante la pena de muerte. ¿El Esta­ do? Nos equipararíamos a China con su polí­ tica de hijo único. Detrás del aborto hay una cuestión tremenda: ¿quién puede ostentar el derecho a eliminar una vida? Lo que tan claro se ve en cuanto a la pena de muerte, ¿por qué se oscurece ante la vida del no nacido? Una pastoral de la vida Podríamos añadir muchas más razones que no caben en este artículo. Sin embargo, pro­ pongo ir más allá y salir de la polémica, que si bien es necesaria, no es lo único ni lo más importante que podemos hacer. Invito a todos los creyentes a hacer una pastoral de la vida, o sea, a dignificar, amar y defender la vida en todos los ámbitos, en todas las edades y a todo trance. Lo que está en juego detrás de las posturas proabortistas no es solo la cuestión del no nacido, sino una actitud vital que no valora la vida. Se ha dado en decir que cuando no hay calidad de vida, la vida ya no tiene sentido. Nosotros debemos proclamar que la vida tiene sen­ tido siempre, porque sin ella no hay nada. La vida es la que da calidad a las demás cosas: la libertad, la autonomía, el disfrute, las relaciones. Si no hay vida no hay nada. La vida no admite excepciones ni medias tintas, o se ama la vida a ultranza o si no permitimos que la vida pierda. Si la vida pierde, acabamos perdiendo nosotros, es obvio, ¿no? Además la vida no es solo ésta, la que tene­ mos ahora, la que atesoramos en el pre­ sente. La vida está cargada de promesa. Cada vida también tiene encerrada en sí misma lo que está llamada a ser. Quien aborta lo hace porque ve en la vida sola­ mente un problema presente, sin darse cuenta de lo que puede llegar a ser. Nuestra actitud de creyentes ante la vida tiene que saber transmitir no solo la inviolabilidad de la vida presente, sino el entusiasmo que anti­ cipa lo que toda vida encierra ahora y flore­ cerá seguro en un mañana que tenemos que hacer posible. ■ actualidad y misión 33

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 34 scj. Creer en alguien o en algo es confiar, desear, aceptar, vivir, hacer propio. Creer tiene que ver con asumir, empatizar, hacerse “el otro”. Creer es amar. Es aceptar el Amor de Dios que confía, desea, vive, acepta, hace propio, asume, se hace “otro”, se hace “nosotros”, se hace “yo”. Imagen: Rogelio Partido, sm., y Ángel Alindado, scj. Jornadas de PJV-Confer P. Ángel Alindado Hernández, scj 34

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 35 meditación 35

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 36 scj. Marcha solidaria en el colegio Fray Luis: El lunes 28 de octubre tuvo lugar la VII Mar­ cha Solidaria organizada por el colegio Fray Luis de León. Actividad dedicada a nuestras misiones de Ecuador, se han recaudado más de 17.000 €. Tras la marcha, se escucharon los testimonios de tres voluntarios coope­ rantes, se dio paso a la comida, concluyendo con el regreso al colegio. Actividades pastorales en ESIC: A finales de octubre, alrededor de un cente­ nar de alumnos universitarios participan este curso en las iniciativas de voluntariado y pastoral coordinadas por el equipo de pas­ toral de ESIC: voluntariado en Madrid; volun­ tariado internacional en Ecuador, Camerún, Venezuela, Paraguay, Angola y Mozambi­ que; grupo de fe; diálogos con la cultura; y campo de trabajo solidario. Publicación de “Fuerte como un león”: A finales de octubre salió a la luz este libro, obra del P. Juan José Arnaiz, de la comunidad de Alba de Tormes. En él se cuenta la historia del antiguo monasterio de San Leonardo, desde sus orígenes con la Orden Premostra­ tense hasta la actualidad pasando por la pre­ sencia de la Orden de San Jerónimo, su desamortización, así como la recuperación por parte de nuestra Congregación. 36 actualidad

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 37 P. ALFONSO GONZÁLEZ, scj Sigue la actualidad dehoniana en el blog www.scjdehonianos.es Memoria dehoniana: El 26 de noviembre celebramos la Jornada de la Memoria Dehoniana. En este día se recordó a todos los dehonianos que ya des­ cansan y viven junto a Dios, fijándonos de modo especial en los testigos de la fe. Son decenas los dehonianos que, a lo largo del siglo XX, han dado su vida de un modo heroico. Todos ellos, encabezados por el beato Juan María de la Cruz, vivieron aman­ do y murieron perdonando. Sistema MESÍAS, “Inteligencia de Marca España” ESIC acogió el 18 de diciembre la visita del Ministro de Asuntos Exteriores al presentar el Sistema MESÍAS “Inteligencia de Marca España”. Se trata de un sistema de vigilancia que permitirá analizar la evolución de la Marca España y su imagen en los mercados internacionales para identificar debilidades y amenazas, pudiendo hacer más competi­ tiva nuestra marca­país a nivel mundial. Entrada al postulantado de Diego Illana El joven Diego Illana fue aco­ gido en el Postulantado de los Sacerdotes del Corazón de Jesús por el P. Jesús Val­ dezate, Superior provincial, en una sencilla pero intensa celebración que tuvo lugar en la capilla del Seminario San Jerónimo (Alba de Tor­ mes), en presencia de los alumnos del Seminario y los novicios, acompañados por su Maestro. Diego profundi­ zará en su discernimiento, acompañado por la comuni­ dad y por su Maestro, el P. Pedro Iglesias. actualidad 37

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:07 Página 38 scj. Sigue la actualidad dehoniana en el blog www.scjdehonianos.es Visita del Superior Provincial a Ecuador El ya Distrito de Ecuador acogió en el mes de enero a los PP. Jesús Valdezate y José Luis Miguel durante la visita pastoral anual. Esta visita incluyó las comunidades de Quito, donde pudieron encontrarse con cuatro aspirantes en discernimiento, y Bahía de Caráquez, donde se celebró la I Asamblea del Distrito de Ecuador. Plan de Innovación Docente Nuestra congregación apuesta por la mejora continua de la organización de sus centros, la dinámica de sus comunidades educativas y la cultura profesional de sus docentes. Así, se ha puesto en marcha un proceso de innovación educativa que comienza por la formación del profesorado de nuestros colegios en España. Esto significa una oportunidad para caminar juntos, compartiendo aspectos comunes relacionados con nuestra labor docente y pastoral, actualizando así el ideario de nuestro Fundador y la dimensión social de la tarea educativa. 38 actualidad

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:08 Página 39 Sí, deseo colaborar con las Obras Apostólicas de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús Formación de seminaristas: ❏ ❏ Beca Extraordinaria .... 1.200  € Beca Ordinaria ............ 600  € ❏ ❏ Pensión Mensual ........ 400  € Pensión Diaria ............ 30  € Celebración de misas a intención de ............................................................................................. Donativo Económico ............................................... € D./D.ª ..................................................................................................................................................... Dirección ............................................................................................... Nº .............. Piso .............. Población ............................................................................. C.P. ............................. Provincia .................................... Teléf. ............................... Correo-e ............................................ NIF ....................................................... Los donativos que realice tienen una desgravación del 25% de su importe en el Impuesto de la Renta. Para enviarle el certificado necesitamos que nos comunique su NIF. Deseo colaborar a través de: ❏ ❏ ❏ Giro postal ❏ Transferencia a:  C/C SANTANDER CENTRAL HISPANO IBAN ES94 0049 2866 4324 1400 6060 Domiciliación bancaria al: LA CAIXA IBAN ES76 2100 5077 8421 0005 0136 Cheque Titular de la cuenta ......................................................................................................... Caja o Banco .................................................................................................................. La cantidad de ........................................ € ❏ Mensual      ❏ Trimestral      ❏ Anual      ❏ Aportación única ........................... € CLÁUSULA DE INFORMACIÓN PARA LOS BIENHECHORES. De acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos personales son incorporados a un fichero automatizado, con la finalidad de gestionar las obligaciones derivadas de su aportación, así como para remitirle la revista scj.es y otras informaciones relacionadas con la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús, Padres Reparadores-Dehonianos, que puedan ser de su interés, salvo que marque la siguiente casilla ❏. Para el ejercicio de sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición deberá dirigirse al responsable del fichero: SEMINARIO PP. REPARADORES - Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús - Reparadores | Dehonianos Tel. 948 34 00 50 - C/ El Crucifijo, 1 - 31100 PUENTE LA REINA (Navarra) E-mail: puente@scj.es - www.scj.es ✄ Nº Cta. IBAN ES.........../..................../....................../.................../..................../...................

SCJ NUMERO 11:Maquetación 1 27/02/14 9:08 Página 40

Add a comment

Related presentations

Related pages

El inicio de la vida. Revista SCJ.es número 11 - Spiritual

Este es el nuevo número de la revista dehoniana SCJ.es en el que se habla de la defensa de la vida en todos sus estadios y en cualquier circunstancia ...
Read more

Revista de la Familia Dehoniana scj.es número 11

El inicio de la vida. Revista SCJ.es número 11. Sacerdotes del Sagrado Corazón de ... Reconocemos en el P. Dehon y en su carisma, aprobado por la Iglesia
Read more

Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús ...

Inicio. Sacerdotes del ... Revista SCJ.es; Editorial El Reino; Biblioteca Dehoniana; ... Todas las fechas destacadas de la Congregación y de la vida del ...
Read more

SCJ NUMERO 13-14 B:Maquetación 1 05/11/14 12:07 Página 52

es hacemos llegar una nueva entrega de la revista scj.es, ... el vino que es la vida dada por el Señor Jesús. SCJ NUMERO 13 ... desde el inicio de su ...
Read more

Paulina Rubio - Wikipedia, la enciclopedia libre

... la Revista Billboard lo elogió como el álbum ... número 31. El disco debutó en la ... añadiendo 'El tren de la vida' y un remix ...
Read more

Deporte - Wikipedia, la enciclopedia libre

[11] Los deportes han ... aumentaba la popularidad de los deportes y el número de aficionados ... el bienestar y la calidad de vida de la sociedad ...
Read more

Modaes.es | Noticias económicas del negocio de la moda

El grupo, número uno de la distribución de moda del mundo, ... Revista Modaes.es - Número 11 Jul/Ago/Sep 2014. ... Larga vida al buen centro comercial;
Read more

Novedades

... los contenidos de la edición número 32 de CTS. El ... Cultura y divulgación de la ciencia y la tecnología; 6. Revistas científicas ... (54-11 ...
Read more