El cognoscente y lo conocido 005 ZUBIRI

63 %
38 %
Information about El cognoscente y lo conocido 005 ZUBIRI
Education

Published on February 28, 2014

Author: carlossierralechuga

Source: slideshare.net

Description

Clase de Carlos Sierra-Lechuga para el Colegio de Estudios Libres sobre el Conocimineto y la Aprehnsión. En esta ocasión, presentando la continuación de la clase anterior, el pensamiento de Xavier Zubiri y la conclusión del curso.

El cognoscente y lo conocido: encuentro en la aprehensión. Clase 5: Continuación, Zubiri y Conclusión 1 de marzo de 2014 Colegio de Estudios Libres Carlos Sierra Lechuga © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Filosofía: “Yo sólo sé que no se nada” πρὸς ἐμαυτὸν δ᾽ οὖν ἀπιὼν ἐλογιζόμην ὅτι τούτου μὲν τοῦ ἀνθρώπου ἐγὼ σοφώτερός εἰμι: κινδυνεύει μὲν γὰρ ἡμῶν οὐδέτερος ο ὐδ ὲν καλὸν κἀγαθὸν εἰδέναι, ἀλλ᾽ οὗτος μὲν οἴεταί τι εἰδέναι ο ὐκ ε ἰδώς, ἐγὼ δέ, ὥσπερ οὖν οὐκ οἶδα, οὐδὲ οἴομαι: ἔοικα γοῦν τούτου γε σμικρῷ τινι αὐτῷ τούτῳ σοφώτερος εἶναι, ὅτι ἃ μὴ οἶδα ο ὐδ ὲ ο ἴομαι εἰδέναι. Al retirarme de ahí razonaba a solas21d.)yo era más sabio que aquel (Platón que hombre. Es probable que ni uno ni otro sepamos nada que tenga valor, pero este hombre cree saber algo y no lo sabe, en cambio yo, así como, en efecto, no sé, tampoco creo saber. Parece, pues, que al menos soy más sabio que él en esta misma pequeñez, en que lo que no sé tampoco creo saberlo. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Filosofía: Yo sólo sé que no se nada La filosofía no avanza, retrocede. No es como las ciencias que construyen desde lo antes construido; la filosofía va hacia atrás, cada vez más, para llegar a ese punto originario que precede a cualquier presupuesto, punto originario indiscutiblemente verdadero o, al menos, allende la verdad y la falsedad; para llegar a ese único punto desde cual parte todo vector de conocimiento; su esfuerzo resulta, a la postre, un acercamiento asintótico. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Filosofía: Yo sólo sé que no se nada El esfuerzo por saber lo poco que se sabe al no saber, es un fuerzo que se ha vuelto inevitable. Amor a la sabiduría © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Filósofo: Ama la sabiduría No es ni un profesionista ni un profesional de la verdad, sino un profeso. La inescrutable búsqueda por la originariedad: Servir a la verdad. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Hemos visto: Husserl y Heidegger Una nueva depuración. depuración © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Husserl Lo más primario es la conciencia (nóesis) y su correlato lo concientizado (nóema) Esto presupone la conciencia, pues para no presuponerse hace de sí un nóema pero –en la reflexión– sigue habiendo una conciencia (nóesis) de la conciencia. Heidegger Para no presuponer, no hay que “ir hasta la conciencia”, simplemente analicemos el siempre dado ser-ahí. El Dasein no tiene un correlato fenoménico, sino el In-der-Weltsein, un mundo. El acercamiento, así, no es teórico o contemplativo, sino práctico (Zuhandensein) © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

¿Es en efecto lo primeramente dado un Dasein que dota de sentido al mundo? ¿Es esto lo más originario? © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Zubiri (1898-1983) © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Veíamos que: “[[ciencia previa]] Su posibilidad consiste en que cada investigador clarifique lo que comprende y lo que no comprende. Nos permite saber cuándo una investigación está realmente en su asunto, y cuándo, por el contrario, se nutre de una terminología tradicional y gastada” (BZ) ¿Qué es lo que se investiga? Evidentemente investigamos la verdad, pero no una verdad de nuestras afirmaciones, sino la verdad de la realidad misma. Es la verdad por la que llamamos a lo real realidad verdadera. Es una verdad de muchos órdenes: físico, matemático, biológico, astronómico, mental, social, histórico, filosófico, etc. Pero, ¿cómo se investiga esta realidad verdadera? La investigación de la realidad verdadera no consiste en una mera ocupación con ella. Ciertamente es una ocupación, pero no es mera ocupación. Es mucho más: es una dedicación. Investigar es dedicarse a la realidad verdadera. (QI) © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

¿Nos enfrenamos al mundo? ¿Cómo? La filosofía modenar ha puesto un énfasis en el cognoscente que se enfrenta, pero lo conocido a que se enfrenta. Descartes: Cogito, la res extensa sólo si viene de ahí (a través de Dios) Kant: el sujeto, el objeto es proyección subjetiva Husserl: Conciencia de algo, pero el algo con manterial de conciencia Heidegger: Daseins, In-der-Welt-sein, pero el In-derWelt-sein queda precomprendido por el Dasein. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Husserl y Heidegger desde Zubiri: el punto de fuga de la filosofía primera © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

§1 Presupuestos idealistas en el pensamiento moderno © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Was vernünftig ist, das ist wirklich. Was wirklich ist, das ist vernünftig Hegel, (PR) La ciencia, en este sentido, resulta idealista anteponiendo la razón del sujeto a la propia constitución de lo real, el científico es tal en la medida en que modela; como si hubiese un modelo racional (instituido racionalmente) al que la realidad deba seguir o, justamente, amoldarse. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

En esta medida, la verdad de las cosas no está en las cosas sino en mí, actitud inaugurada mucho antes de la modernidad, con el padre del horizonte de la nihilidad, San Agustín, cuando en De Vera Religione dice Noli foras ire, in te ipsum redi, in interiore homine habitat veritas. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

¿Ha podido la fenomenología superar este resabio cartesianokantiano? No © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Justo en la medida en que no se pronuncia frente a la “exterioridad” de lo fenoménicamente aparecido (a pesar de que el fenómeno en Husserl no sea una mera Erscheinung de las cosas reales sino más bien las cosas reales en cuanto aparecidas a la conciencia), se ve impedida la fenomenología a decir nada de las cosas mismas. mismas © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Si bien cogitome cogitare cogitatum la fenomenología ve lo cogitatum no más que como un polo (noemático) del cogitome, del pensarme/vivirme. La realidad es tal en tanto ideal. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Conciencia ¿ Contenedor Conciencia © | COELI | Carlos Sierra Lechuga ¿ Contenidos Conciencia-de Algo

¿Lo objetivo? Fenomenología Lo noemático es la parte objetiva de la subjetividad El polo mundanal de la conciencia © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

La fenomenología dice investigar aquello presente a la conciencia, y ha mostrado incluso que Descartes olvidó el cogitatum en su ocupación por la cogitatio, pero no ha caído en cuenta –como el filósofo moderno– de que las cosas presentes a la conciencia son presentes a ella por la presencia misma de las cosas; que la conciencia nota las cosas por su estancia, que la conciencia es conciencia por las cosas que están ya ahí presentes. “La cosa no está presente porque me doy cuenta, sino que me doy cuenta porque está ya presente.” (IS, 21). © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

§2 Zubiri y Husserl y la sustantivación de la conciencia: δύναμις y ἐνέργεια © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

¿Es el cognoscente, en efecto, lo originario inrreductible? LA conciencia δύναμις ≠ ἐνέργεια © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

“la filosofía moderna dentro del acto de intelección ha resbalado sobre el estar presente, y ha atendido tan sólo al darse cuenta” (IS, 22). de suyo © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Lo físico no es sólo la intentio con la que mi conciencia se dirige, sino que es, ante todo, la presencia misma de la cosa contra la que mi conciencia se topa. “[Lo físico] Se opone por esto a lo meramente intencional, esto es a lo que consiste tan sólo en ser término del darse cuenta.” (IS, 22) φύσις © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Así pues, no se trata en el fondo de que la conciencia sea conciencia para o hacia algo, sino de que el acto de intelección está ya con la cosa que está inteligiendo. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

¿Es el cognoscente, en efecto, lo originario inrreductible? Ir a lo originario es hacer: Filosofía Primera Ni la conciencia ni el sentido son lo originario. Vs. Husserl y Heidegger. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Las cosas –sean las que sean– ante todo, se manifiestan como siendo reales; filosofar en torno a este carácter primario de realidad no es hacer ontología –no tampoco fenomenología– sino, precisamente, neta filosofía primera. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

v.s. Husserl: Conciencia ¿Va a las cosas mismas? mismas Quedémonos con lo meramente dado... ¿a qué? A la conciencia. La conciencia queda presupuesta. Zubiri muestra que antes que cualquier noción lógico-conceptual de las cosas (y de su verdad), la cosas son sentidas intelectivamente (o inteligidas sentientemente) de manera patente. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

La conciencia no es primariamente conciencia Heidegger: de algo, sino que más bien el Dasein es primariamente utilizador de las cosas en lo ala-mano. La salida a donde Heidegger llega es, así, una salida pre-conceptual. Pero para Heidegger la Sachen son, de facto, cosas-sentido. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

§3 Zubiri y Heidegger y la entificación del mundo: sentido y realidad © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

v.s. Heidegger: Tampoco ha llegado a lo primigenio en filosofía. Sólo habiendo cosas-realidad puede haber cosas-sentido Las cosas-sentido guardan una íntima relación respecto de la vida del hombre (Dasein), el hombre significa a las cosas dándoles un sentido. ¿Por qué lanzar la pregunta por la originariedad al hombre, al “Dasein”? ¿No es eso precomprender que él podría tener la respuesta? © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

v.s. Heidegger: Decir que el “hombre” es el “ahí del ser” es precomprender que en él el ser se dote de sentido. Y, además, ¿no estamos anteponiendo a todo una dación de sentido? ¿No es acaso viable una realidad de la cosa susceptible ulteriormente de ser significada? Si es el caso, sería más originario que toda dación de sentido. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

La realidad precede al sentido. Pero no lo hace en un sentido cronológico sino más bien como presupuesto para el sentido. Todo sentido presupone una realidad que sea objeto de sentido; el sentido por sí solo carece de sentido. Necesita de aquello a qué dar sentido. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Podría decirse: la cosa-realidad no es más que otra cosa-sentido; una construcción teórica que quiere ponerse “detrás” de otra cosa-sentido pero que, en el fondo, termina siendo una cosa-sentido cuyo sentido es, precisamente, significarse como cosa-realidad. (Círculo hermenéutico). hermenéutico Sin embargo deja de lado que para que haya significación es imprescindible el algo qué significar; olvida, como le ha pasado a Descartes y Husserl de cara al olvido de lo cogitatum en la excesiva atención a la cogitatio, que la significatio requiere de un significatum qué significar; dicho significatum, previo a su significación, es la cosa-realidad. Si bien todo lo que se diga que es la cosa-realidad resulta, en algún modo, ser también ya cosa sentido, no es menos cierto que para cualquier cosa sentido se requiere una cosa sentible. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

“Las cosas sentido lo son gracias precisamente a las propiedades que tienen en su nuda realidad” (SSV, 229). Para evitar malos entendidos, hay que decir: No es que antes haya realidad y después sentido, pero sí que primero hay realidad y luego sentido; es decir, la realidad es principio del sentido, pero “principio” no entendido como lo primero en sentido numérico ordinal, sino lo primero en cuanto que principal. La realidad es ἀρχή del sentido, aunque no necesariamente sea πρῶτος. La realidad es fundamento de la cosa sentido porque es en ella donde se da el sentido, es a la realidad a la que se le atribuye un sentido. Si se dice que todo está ya de facto significado, sea; pero debemos reconocer que para que todo esté significado es preciso un todo; un todo por significar o un todo significable. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

© | COELI | Carlos Sierra Lechuga

“Yo no podría hacer una puerta de agua, o un cuchillo de manteca, o morar en una caverna demasiado pequeña, etc.” (SSV, 231). Vemos cosas reales con cierto sentido, vemos cosas sentido montadas sobre cosas reales “cosa-realidad y cosa-sentido son congéneres pero no equivalentes, no independientes, sino que la segunda envuelve intrínsecamente a la primera y se halla estructuralmente fundada en ella.” (SSV, 230). © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

§4 Zubiri: el punto de fuga de la filosofía primera © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Así es como Zubiri a partido de Husserl y Heidegger pero los ha aufgehoben. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

La primera pregunta de la filosofía no es la pregunta por el ser. La primordial aprehensión de las cosas no se da en la conciencia, como creería Husserl, pero tampoco en el ser, como creería Heidegger, sino en el sentir. αἴσθησις © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

La realidad como formalidad de lo aparecido. La realidad es formalidad de las cosas, es el modo como las cosas quedan inteligidas sentientemente. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

*Toda impresión de realidad es anterior a cualquier disertación intelectual porque lo que ahí ocurre es que la realidad es dada en impresión. *Nadie niega la impresión de realidad en sentido fáctico, nadie niega la realidad de lo imprimido, quien lo hace –desde la academia– echa mano de procesos secundarios, dudas, εποχές, críticas, y demás esquematismos. Y eso es no ir a lo primario, «gehen nicht zu den Sachen selbst». *Los datos primarios no son datos de conciencia, pero tampoco datos en-elmundo, son datos de mi sentir, y sólo entonces –ulteriormente a lo sentido– puede hablarse de contemplación intelectiva o de un ser en el mundo. *En el sentir se manifiesta la realidad de la cosa, la realidad no es un esfuerzo ulterior de comprensión de lo sentido *La realidad no es un esfuerzo ulterior de comprensión de lo sentido, la realidad es lo sentido mismo. *La realidad, como carácter de realidad, se padece (de πάθος). πάθος *Así pues, ir a las cosas mismas (zu den Sachen selbst) es ir a la realidad de las cosas. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Aprehensión sensible es sentir en cuanto tal  impresión. Impresión  1) de afección 2) del momento de alteridad 3) de la fuerza de impresión. La alteridad tiene estructura  A) lo otro en tanto que otro (la nota) (queda como otra que el sentiente) La nota  contenido y forma. El contenido lo ven (lo notan) los receptores, la forma la habitud (cómo el sentiente se las habe con lo sentido), así pues, la habitud es lo que ve (nota) la forma de independencia de la nota.  B) la estructura tiene unidad (unidad estructural). Contenido y forma no son ajenos: la formalidad modula el contenido; a su vez, el contenido modula la formalidad, si la formalidad es unidad e independencia, el contenido muestra que todo esto está «despegado» del sentiente, el contenido modula el modo de estar despegado. *Así pues, ir a las cosas mismas (zu den Sachen selbst) es ir a la realidad de las cosas, habría que decir: zu die Wirklichkeit der Sachen. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

La verdad es verdad de la realidad; lo demás es secundario. Sólo hay sentido ahí donde hay una realidad sentible, susceptible de ser significada, en virtud de esto, la verdad como ad aecuatio rei et intellectus, o bien como desocultamiento (ἀλήθεια) es siempre una verdad secundaria, la verdad primera es el estar realmente con las cosas, y sólo gracias a que esto es verdad, es que luego –sólo ulteriormente– podemos cotejar nuestras afirmaciones (juicios) con ella y hablar de adecuación o bien desocultar el plexo de remisiones de los entes que encubren al ser patentizados primeramente en el sentir-real, no en el útil (Zeug). La verdad de la realidad es verdad primaria porque la impresión primaria es la realidad sentida (verdad de realidad es realidad dada a la impresión o impresión de realidad), sólo entonces las cosas reales pueden ser adecuadas o entificadas. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

¿Es la realidad lo primario? ¿cómo saberlo? La conciencia presupone un desligue del sentir, y el Dasein un desligue de todo. Pero lo originario empieza en un unidad originaria de inteligencia y sensasión. No como prespuesto, sino como patencia. Calor Calienta ≠ es Caliente © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

El Sentir El sentir no es ningún prepuesto, justamente se siente. ¿Qué se siente? Se siente en aprehensión impresiva. Impresión *Afección *Momento de alteridad *Fuerza de Imposición © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

El Sentir “¿está ausente de lo sensible el momento de realidad? Porque lo primrero en que se piensa, y con razón, es que si los datos sensibles no poseyeran el momento de realidad ¿de dónde se lo iba a sacar la inteligencia? Tendríamos con la inteligencia “ideas”, pero jama´s la realidad.” (NSIH, I) © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Es aquí, en la aprehensión originaria, donde se patentiza la realidad originaria.. Calor Calienta ≠ es Caliente “No «queda» tan sólo como perteneciente al proceso sentiente, sino que «queda» por sí mismo en cuanto calor « en propio». Es lo que expresamos diciendo: « El calor es caliente». […] Ya no se trata del calor como mera alreridad perteneciente significativamente al proceso del sentir, sino de una alteridad que como tal no pertenece sino al calor mismo. El calor aprehendido ahora no consiste ya formalmente en ser signo de respuesta, sino en ser caliente « de suyo».” (IS, 56, 57) © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

¿Qué significa aquí formalidad? formalidad “siendo caracteres del calor «de suyo»: se aprehende el calor realmente.” (IS, 57) “son caracteres que pertenecen al calor mismo, el cual sin dejar de calentar igual que calentaba en el anterior modo de aprehensión, sin embargo, queda ahora en un modo distinto” (IS, 56) © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

“Realidad es formalmente el «de suyo» de lo sentido: es la formalidad de realidad, o si se quiere, la realidad como formalidad.” “No se trata de ir allende lo aprehendido en la aprehensión sino del modo como lo aprehendido «queda» en la aprehensión misma” “Es la cosa que por ser real está presente como real. Realidad es el «de suyo»” (IS, 58) © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

“El hombre no sólo recibe impresiones de las cosas, sino que además las concibe y entiende de una manera u otra, forma proyectos sobre ellas, etc. Ninguno de estos actos puede ser ejecutado por los sentidos; los sentidos, por ejemplo, no pueden aprehender ideas generales ni pueden juzgar acerca de lo que las cosas son. Esto es suficiente para distinguir ya desde la entrada en el problema, la intelección y todo el sistema de sentires humanos. Pero esto no basta. Estos actos están ejecutados tan sólo por la inteligencia, sí, pero ¿en qué consiste formalmente la intelección en cuanto tal? Es decir, ¿en qué consiste formalmente lo intelectual en cuanto tal? ¿Es lo formal de la inteligencia el idear y el juzgar? Para acercarnos a este problema procedamos por pasos contados. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

1 .Todos los actos a que acabamos de aludir son exclusivos de la inteligencia. Pero la verdad es que si queremos hacer una descripción más precisa de tales actos nos encontramos siempre con que hay que decir lo siguiente: concebir es concebir cómo son o pueden ser las cosas en realidad, juzgar es afirmar cómo son las cosas en realidad, proyectar es siempre proyectar cómo habérnoslas realmente con las cosas, etc. Aparece siempre en todos los actos intelectuales este momento de versión a la realidad. Todos los actos y actividades intelectuales se mueven siempre en algo que, para facilitar la expresión, llamaré aprehensión de las cosas como realidades. Sólo aprehendidas como reales es como la inteligencia ejecuta sus actos propios, forzado a ello por la realidad misma de las cosas. En este sentido, la aprehensión de realidad es el acto elemental de la inteligencia. 2. La aprehensión de realidad no es sólo el acto elemental de la inteligencia, sino que es un acto exclusivo de ella.” (NSIH, III) © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

“La inteligencia consiste formalmente en aprehender las cosas en su formalidad de realidad.” (NSIH, III) Inteligencia / Sentir “La impresión de realidad es, en efecto, un momento ser sentir humano y es a la vez el acto formal del inteligir.” (NSIH, IV) Inteligencia sentiente © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

“Hacíamos ver antes que el sentir humano posee un momento propio, la impresión de realidad, esto es, que por su propia índole la sensibilidad humana no es puro sentir, sino un sentir cuyo carácter humano consiste en su intrínseca versión al estimulo como realidad. Ahora bien, acabamos de ver que la versión a la realidad es el acto formal propio de la inteligencia, lo cual significa que el sentir humano es un sentir ya intrínsecamente intelectivo; por eso es por lo que no es puro sentir. Por otra parte, la inteligencia humana no accede a la realidad sino estando vertida desde sí misma a la realidad sensible dada en forma de impresión. Todo inteligir es primaria y constitutivamente un inteligir sentiente. El sentir y la inteligencia constituyen, pues, una unidad intrínseca. Es lo que he llamado inteligencia sentiente. (NSIH, IV) © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

“ya vimos que el sentir no es primariamente mera intuición, sino aprehensión impresiva de las cosas como realidades, y que inteligir no es formalmente idear, sino aprehender las cosas como realidad. La unidad de sensibilidad e inteligencia no está constituida, pues, por la unidad del objeto conocido, sino que es algo más hondo y radical: es la unidad del acto aprehensor mismo de la realidad como formalidad de las cosas.” (NSHI, IV) ἐν-έργεια “La impresión, como ya dije, no es en primera línea unidad noéticonoemática de conciencia, sino que es un acto de aprehensión, una noergia, un érgon.” (NSHI, IV) © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Conclusión En Zubiri, el cognoscente es la inteligencia sentiente, donde inteligencia sentiente es en un acto, una acción cuyos momentos son sentir e inteligir, pero que, en tanto que acción, no son disolubles. Como tal, la inteligencia sentiente aprehende lo inteligido-sentido como real. Lo conocido no es ya siquiera los fenómenos o los objetos, tampoco los entes, ni el mundo, el sentido o el ser, es la realidad de las cosas impresas como afectantes, “alteras” e impuestas con fuerza. La intelección de las cosas por la presencia de ellas es lo radicalmente primario. Su estudio, entonces, no es ni fenomenología ni ontología (en sentido tradicional) sino filosofía primera; con ella se llega a “la verdad de la realidad” © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Lo conocido da de sí como conocido en la medida en que se patentiza como real, esto es, según el contenido sea actualizado como real presente en la inteligencia, es decir, según el contenido sentido sea aprehendido formalmente como siendo real. Lo relevante en el co-nocimiento es la realidad, todo lo demás es secundario (y la presuponen: por ello ella es lo más primario, todo la presupone). Si: Aprehensión = Notar la estancia de las cosas Entonces: La inteligencia sentiente aprehende las cosas “realizadas”, estando presentes como reales y actualizadas como tal en ella. Las cosas están presentes no porque la intelija, sino que las intelijo porque están presentes; están, cuando las intelijo actualizo su realidad. La inteligencia y la realidad son en su raíz estricta y rigurosamente congéneres. © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Prólogo a Inteligencia sentiente: inteligencia y realidad. Conlcusio © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

¡Gracias! El cognoscente y lo conocido: encuentro en la aprehensión. Clase 5: Continuación, Zubiri y Conclusión 1 de marzo de 2014 Colegio de Estudios Libres Carlos Sierra Lechuga © | COELI | Carlos Sierra Lechuga

Add a comment

Related presentations

Related pages

El cognoscente y lo conocido 004 HEIDEGGER - Education

1. El cognoscente y lo conocido: encuentro en la aprehensión.Clase 4: Continuación y Heidegger 22 de febrero de 2014 Colegio de Estudios Libres Carlos ...
Read more

Paginas de Filosofia: mayo 17, 2006 - cgq-net.blogspot.com

Bastaría con inclinarse o bien por el sujeto cognoscente o por el objeto conocido, ... Y lo absoluto es el ... Zubiri en el punto de partida. Y es ...
Read more

“Lo étnico y el discipulado ” - Documents

“Lo étnico y el discipulado ”. Versículo de memoria. “A todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos” (1 Cor. 9: 22).
Read more