Ecumenismo del-espiritu-libro-final

50 %
50 %
Information about Ecumenismo del-espiritu-libro-final
Books

Published on March 21, 2014

Author: ipermaster

Source: slideshare.net

Description

Foro Pentecostal Latinoamericano. CUMENISMO DEL ESPIRITU

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. 1

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión.

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. ECUMENISMO DEL ESPÍRITU PENTECOSTALISMO, UNIDAD Y MISIÓN 3

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. © Derechos Reservados Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. Foro Pentecostal Latinoamericano Telefono (511) 550-4060 Celular (511) 949.273.488 E-mail: relep21@yahoo.com URL: www.foropentecostal.com Lima – Perú Julio del 2012 Edición Especial: 1000 ejemplares Editores Dr. Luis Orellana (Chile) Dr. Bernardo Campos (Perú) Consejo Editorial Ob. Richar Mendoza (Ecuador) Dr. Pastor Darío López (Perú) Dr. Expedito Ferreira de Melo (Brasil) Mgr. Esther Kooyip (Perú) Dr. Oscar Corvalán V. (Chile) Dr. Norberto Saracco (Argentina) Impreso en J&D Grafic S.R.L. Av. Paseo de la República 1752, Lince Correo electrónico: prensa@jydgrafic.com Telf.: 265 4003 Lima, Perú Esta publicación ha sido posible gracias al valioso apoyo del Foro Cristiano Mundial Se autoriza la reproducción de una parte o la totalidad de la obra para su uso en centros de formación teológica, siempre que se cite la fuente o se solicite los permisos correspondientes a los editores. Impreso en el Perú

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. Printed in Peru INDICE PROLOGO......................................................................................7 LOS AUTORES................................................................................9 CAPITULO I LA BUSQUEDA DE UN ECUMENISMO DEL ESPÍRITU................................................................................13 A.Dr. Carmelo Álvarez. La búsqueda de la unidad entre los pentecostales ................................................................................13 1. ¿Por qué es pertinente ser ecuménicos? ............................14 2. Hacia un “Ecumenismo del Espíritu” .....................................17 B. Dr. Bernardo Campos. Los Encuentros Pentecostales en América Latina y RELEP..............................................................21 1. Los Encuentros Pentecostales .................................................21 2. La Red Latinoamericana de Estudios Pentecostales (RELEP)24 C.Obispo Richar Mendoza. El Foro Cristiano Mundial y el Foro Pentecostal....................................................................................27 1. El Foro Cristiano Mundial.......................................................27 2. El Foro Pentecostal Latinoamericano.....................................30 CAPITULO II PENTECOSTALISMO, UNIDAD Y MISION.............................33 A.Dr. Oscar Corvalán. Pentecostalismo, Ecumenismo y Cristiandad en la primera mitad del siglo XXI.............................33 1. Los Pentecostales y el ecumenismo desde la teología y la sociología .....................................................................................35 2. Desafíos y oportunidades del crecimiento de la cristiandad en el mundo........................................................................................40 5

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. 3. Interpretaciones del fenómeno Pentecostal chileno.................46 B.Dr. Expedito Ferreira de Melo. Unidad en la diversidad.........57 1. Posibles factores productores de la dispersión evangélica actual.............................................................................................58 2. Modelos de Unidad..................................................................61 3. Unidad en la diversidad............................................................63 4. Factores de unidad...................................................................64 C.Dr. Darío López. La Ciudad y Nosotros: Misión de las iglesias pentecostales en el mundo urbano................................................69 1. Luces y sombras de las grandes urbes.....................................70 2. La presencia pentecostal en las grandes urbes.........................73 3. Las tareas colectivas pendientes...............................................79 D.Mgr. Laura Saá. El Ayuno como un distintivo de la Identidad Pentecostal....................................................................................87 1. Significado del ayuno................................................................89 2. El ayuno en el Antiguo Testamento...........................................90 3. El ayuno en el Nuevo Testamento. ...........................................96 4. El ayuno como distintivo en la identidad pentecostal.............100 CAPITULO III EL FUTURO DEL PENTECOSTALISMO Y LA UNIDAD DE LA FE..............................................................................................107 A.Dr. Luis Orellana. El Futuro del Pentecostalismo en América Latina...........................................................................................107 1. Los predecesores del pentecostalismo en América Latina.....108 2. El origen y consolidación del movimiento Pentecostal en el siglo XX.......................................................................................111 3. El pentecostalismo en América Latina de cara al siglo XXI..119

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. B.Dr. Norberto Saracco. Entre el Templo y el Río: Pentecostalismo, Identidad y Futuro...........................................126 PROYECCIONES........................................................................133 CONCLUSIONES FINALES.......................................................138 PROLOGO El libro que usted tiene ahora entre sus manos, es el fruto de un Encuentro Continental de Pentecostales realizado en Lima, Perú los días 08 al 10 de Octubre del 2011, fecha en que se constituyó el Foro Pentecostal Latinoamericano. En noviembre de 2010 se realizó en San José, Costa Rica un encuentro preparatorio del encuentro del Foro Cristiano Mundial (FMC) que habría de realizarse en Indonesia el año 2011. Como en el encuentro de San José la participación Pentecostal era menor del 10 por ciento, pensamos en la posibilidad de organizar alguna instancia latinoamericana de Coordinación Pentecostal. Este hecho fue apoyado favorablemente por el secretario del FCM, el Dr. Hubert van Beek. Así fue que se formó un petit comité que convocara a un encuentro continental donde se recogiera el aporte Pentecostal a la unidad cristiana. El Encuentro se realizó bajo los auspicios del Foro Cristiano Mundial y tuvo como propósito analizar los desarrollos recientes y los desafíos que enfrentan hoy las Iglesias Pentecostales en Latinoamérica. El capítulo primero toma nota de los múltiples esfuerzos de los propios pentecostales a favor de la unidad de la iglesia, desde los años 60 hasta nuestros días. 7

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. El capítulo segundo reflexiona sobre los aportes del pentecostalismo a identidad pentecostal y la obra misionera de la iglesia. El capítulo tercero es, en realidad, una prospectiva relativa al papel del Pentecostalismo en el marco del Foro Cristiano Mundial. Aborda el tema de las prácticas ecuménicas y discute el futuro del pentecostalismo en los posibles escenarios del siglo XXI. Como Foro Pentecostal Latinoamericano, nos anima la imperiosa necesidad de trabajar por la unidad del cuerpo de Cristo como contribución a la unidad del género humano. Una manera de hacerlo es desde las distintas familias confesionales, por lo que, como pentecostales, decidimos analizar las recientes mutaciones religiosas en la Región e identificar los desafíos que enfrentan los distintos actores sociales en el presente siglo. Quiera el Señor animarnos con su Espíritu permanen- temente a fin de que nos integremos como un solo cuerpo hasta que El vuelva, y que el testimonio de unidad sirva para que el mundo crea. Obispo Richar Mendoza Foro Pentecostal Latinoamericano

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. LOS AUTORES Dr. Carmelo Álvarez, puertorriqueño, doctor en Teología, historiador y pastor; miembro de la Red Latinoamericana de Estudios Pentecostales (RELEP) Y de la Pentecostal Society of Pentecostal Studies (Sociedad de Estudios Pentecostales, SPS) de Estados Unidos. Actualmente es misionero-consultor de la Junta de Ministerios Globales de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo), en los Estados Unidos y Canadá, así como en la Iglesia Unida de Cristo. Es además Asesor de la Unión Evangélica Pentecostal Venezolana (UEPV) y miembro del Consejo Nacional Pastoral de Venezuela. Ha trabajado en Estados Unidos como profesor de Historia del cristianismo en el Seminario Teológico Cristina, en Indianápolis, Indiana. Allí fue director de estudios multiculturales y decano de los estudiantes. Además ha sido profesor visitante en varias instituciones de educación teológica en los Estados Unidos, Europa, Asia, Latinoamérica y el Caribe. Fue también Rector del Seminario Bíblico Latinoamericano, hoy Universidad. En reconocimiento a su trayectoria la SPS (USA) le otorgó en marzo del 2012 el “Lifetime Achievement Award”, con el cual reconoció su trayectoria, aportes y logros en el estudio, la investigación y sus publicaciones sobre el pentecostalismo, así como su solidaridad con los más necesitados. Dr. Oscar Corvalán V., chileno, doctor en Sociología, consultor en asuntos ecuménicos para el Consejo latinoamericano de Iglesias (CLAI) y World Council Of Churches (WCC) Es uno de los ejecutivos del Foro Pentecostal Latinoamericano y miembro de la Red Latinoamericana de Estudios Pentecostales (RELEP). Es sociólogo, con postgrado en Universidad de Ginebra y doctorado en educación Ph. D. U. de Toronto. Profesor del Instituto de Investigación y Desarrollo de la Educación y director ac. Magíster en educación basada en competencias de la Universidad de Talca. Ha sido, además, director ejecutivo del 9

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. proyecto de rediseño curricular por competencias de los programas de pregrado de la Universidad de Talca y asesor de varias carreras universitarias de otras universidades. Anteriormente fue responsable del diseño curricular de los programas del Instituto Euro-Chileno de Turismo de la Universidad de la Frontera. También, trabajó como asesor de educación técnica en el Ministerio de Educación de Chile y del Uruguay. Luego de su doctorado publicó El Aprendizaje en la Industria bajo la edición de Cinterfor de Montevideo, Uruguay. Ha escrito numerosos artículos sobre formación de jóvenes desfavorecidos y educación de adultos. Desde inicios de los años 90 ha estado involucrado en la aplicación del enfoque por competencias en la educación técnica, CFTs, Institutos Profesionales y Universidades; ha sido investigador y evaluador de proyectos Fondecyt y ha participado en varios roles en proyectos MeceSup. Su interés principal investigativo radica en la interacción entre el mundo del trabajo y el mundo de la educación y los cambios que el primero induce en la educación. Obispo Richar Mendoza, ecuatoriano, realizó estudios teológicos en el Seminario Sudamericano de la Iglesia de Dios (SEMISUD) Actualmente es Supervisor Nacional de la Iglesia de Dios en Ecuador y el flamante Coordinador del Foro Pentecostal Latinoamericano. Dr. Bernardo Campos, peruano, doctor en Teología por la Rhema University de los Estados Unidos; Master en Ciencias de la Religión por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos; Lic. En Teología por el Instituto Universitario ISEDET (Antes Instituto Superior Evangélico de Estudios Teológicos) de Argentina. Pastor Pentecostal durante 25 años y Profesor de Teología en el Seminario Metodista del Perú, Seminario Evangélico Peruano (Presbiteriano), La Facultad de Teología Davar y la Facultad de Ministerios FAMIN (ambos de orientación apostólica). Es uno de los miembros fundadores de la Red Latinoamericana de Estudios Pentecostales (RELEP) y

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. actualmente es el Director del Instituto Elías para la Extensión del Reino de Dios, en Lima Perú y editor del presente libro. Dr. Luis Orellana, chileno, doctorandus en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Chile; Lic. En Teología por la Universidad Bíblica Latinoamericana (UBL) Es uno de los miembros fundadores de la Red Latinoamericana de Estudios Pentecostales (RELEP) y actualmente es el Director Centro Evangélico de Estudios Pentecostales (CEEP) de Chile, así como del Recinto de la Universidad Bíblica Latinoamericano (UBL) de Costa Rica en Valdivia, Chile. Responsable de Publicaciones del Foro Pentecostal Latinoamericano y editor del presente libro. Dr. Darío López, peruano, se doctoró en estudios bíblicos en el Oxford Center para Estudios de la Misión / Open University de Inglaterra, donde completó una tesis sobre el tema de los evangélicos y los Derechos Humanos en el Perú. Es pastor de la Iglesia de Dios del Perú y se desempeña como profesor el Centro Evangélico de Misiología Andino‐Amazónica (CEMAA) en Lima, Perú. Es además el Presidente del Concilio Nacional Evangélico del Perú y autor de varios libros en su especialidad. Se ha desempeñado anteriormente como Director General de la Asociación de Grupos Universitarios Evangélicos del Perú y ha enseñado en varios países de América en seminarios y universidades americanas. Recientemente ha servido en varias comisiones gubernamentales que se ocupan de cuestiones de derechos de los niños y la igualdad religiosa en el Perú. Mgr. Laura Saá, ecuatoriana, profesora de Teología en el Seminario Sudamericano (SEMISUD) de la Iglesia de Dios, graduada de la Universidad Laica Vicente Rocafuerte de Guayaquil; miembro de la Red Latinoamericana de Estudios Pentecostales (RELEP). Dr. Expedido Ferreira de Melo, brasileño, doctor en Teología, por el Programa Doctoral Latinoamericano ("PRODOLA") en 11

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. Teología con especialidad en Escuela de Postgrado de Ciencias Teológicas Universidad Evangélica de las Américas (UNELA). Es el Superintendente Nacional de la Iglesia de Dios en Brasil Dr. Norberto Saracco, argentino, con un Ph.D. de la University of Birminghan, Inglaterra. Su tesis versó sobre la Historia y teología del Movimiento Pentecostal Argentino (History and Theology of the Argentinean Pentecostal Movement) Es Lic. en Teología por la Universidad Bíblica Latinoamericana y en Ciencias de la Religión por la Universidad Heredia de Costa Rica. Pastor Iglesia Buenas Nuevas, miembro de la Fraternidad Teológica Latinoamericana (FTL), y uno de los directivos del Foro Pentecostal Latinoamericano. Es el fundador y Director de la Facultad Internacional de Educación Teológica (FIET), antes conocida como la Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos (FLET). Unos años antes había igualmente desarrollado similar ministerio en Costa Rica. El autor ha viajado por los cinco continentes y ha sido un prolífico autor en temas de Teología, la Misión de la iglesia y Discipulado Cristiano. Ha producido además un cúmulo de otros trabajos, la mayoría de los cuales pueden ser accedidos en la red. Sus libros sobre Discipulado, Misionología y Teología son leídos en diferentes idiomas en todo el planeta.

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. CAPITULO I LA BUSQUEDA DE UN ECUMENISMO DEL ESPÍRITU A. Dr. Carmelo Álvarez. La búsqueda de la unidad entre los pentecostales 1 Y si bien aún resta mucho por hacer, sin embargo existen múltiples denominaciones pentecostales que van abriéndose poco a poco y el 'ecumenismo del Espíritu' se va imponiendo paso a paso para el bien de las nuevas generaciones. Nosotros creemos que existe un 'ecumenismo del Espíritu', cuya base se halla en Ezequiel 37:1-10, y que no tiene nada que ver con los pactos humanos que responden a intereses, sino a principios muy distintos. A Dios gracias, muchas iglesias van adquiriendo un compromiso social frente a un mundo de injusticias en todos los órdenes. Para el pentecostalismo progresista, este compromiso es a partir del evangelio, de otra manera la Iglesia sería una entidad filantrópica o de ayuda mutua secular, que no tendría nada que ver con el compromiso de la Iglesia que más bien surge del 'mandato bíblico' ---Dr. Gabriel O. Vaccaro 2 1 Aunque el Dr. Carmelo Álvarez no pudo estar presente en el Encuentro, le pedimos su contribución para completar los antecedentes de esa larga caminata del ecumenismo pentecostal. El Dr. Álvarez no solo ha acompañado sino que también ha sido un ferviente animador de las prácticas ecuménicas de los pentecostales en América Latina. El artículo completo puede verse en Carmelo Álvarez, “Misión y Unidad: Lo ecuménico en el Pentecostalismo Latinoamericano y Caribeño”, Voces del Pentecostalismo Latinoamericano IV: 329-355. N. del E. 2 G. Vaccaro, Identidad Pentecostal, 43. 13

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. 1. ¿Por qué es pertinente ser ecuménicos? Quisiera resaltar, en este trabajo, el papel que ha jugado la vocación ecuménica y la búsqueda de unidad del pueblo pentecostal latinoamericano y caribeño. Ese llamado al compromiso ecuménico está cimentado en profundas convicciones cristianas. En esa búsqueda de unidad se hace necesario resaltar cuatro convicciones fundamentales y una motivación esencial: Las cuatro convicciones son: bíblicas, teológicas, misionales y éticas. La motivación esencial es la visión del Reino de Dios como anuncio del Evangelio y horizonte de esperanza. La unidad que anhelamos es primicia y regalo en Jesucristo; guía y presencia del Espíritu Santo, que junto al Padre como fuente de inspiración y revelación, sostiene nuestra fe. Los fundamentos bíblicos para hablar de ecumenismo están sustentados en el uso mismo que se le ha dado a la palabra oikumene: El mundo creado por Dios, habitado por sus criaturas y sostenido por su amor (Juan 3:16). Esto es así porque Dios ama su creación, la redime, la sostiene y restaura. En el Nuevo Testamento se subraya esta idea de la tierra habitada, toda la tierra, el mundo con todos sus habitantes. Se insiste en este ámbito en que Dios manifiesta su amor y su voluntad (Lucas 4:5, 21:26; Hechos 17:6; 24:5; Romanos 8; 10:8; Apocalipsis 16:14). El apóstol Pedro dice en su segunda epístola: “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (3:13). El vidente de Patmos dice en Apocalipsis: “Yo hago nuevas todas la cosas”. (21:5) Este es un horizonte de esperanza en una nueva tierra que comenzamos a disfrutar ya. Son las primicias del nuevo oikumene que Dios quiere. Es presente y futuro en la promesa justa de Dios. Nos llama responsablemente a ser cristianos en el mundo. La propia epístola a los Efesios subraya la unidad de la Iglesia como una vocación de unidad, para cumplir la misión en el mundo. Ese llamado es la más grande vocación de todas: Ser llamados por la gracia de Dios, para cumplir en obediencia su propósito. La Iglesia cumple una misión porque está vocacionada

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. a servir (Efesios 4:4). Esa vocación es un privilegio. Porque a través de toda la Biblia Dios no ha dado testimonio de esa constante búsqueda de unidad que Dios quiere y fomenta para una humanidad dividida y ajena de su reconciliación amorosa. La Palabra de Dios, entonces, es fundamento y guía de nuestra vocación ecuménica, porque es revelación de Dios. Nadie nos puede separar de Dios y su evangelio porque nos sostiene la savia de su Palabra. Hay un segundo criterio que es teológico: A partir de nuestra fe, reflexionamos en lo que es menester creer y vivir. Nos abocamos a estudiar, analizar, discernir, con el propósito de comprender y aclarar, para avanzar en nuestro caminar en la fe. La fe no es algo estático, necesita ser cultivada, ampliada e iluminada por el conocimiento. Renovamos el conocimiento de esa fe (Romanos 12:2). Al reflexionar comenzamos a distinguir, separar lo que es auténtico de lo falso en nuestro peregrinaje de fe. Una sólida teología de la unidad es un incentivo para un compromiso ecuménico consistente y claro. Hay, además, un factor fundamental: A través de nuestra reflexión teológica disipamos el miedo y la incertidumbre, desarrollamos conceptos, ideas y principios, que completados en nuestra práctica cotidiana, nos ayudan a crecer, “siguiendo la verdad en amor” (Efesios 4:15). Lo que se opone a la teología no es el conocimiento, sino la ignorancia. La vida cristiana, acrecentada por nuestras iluminaciones en la fe, es una integración de mente y corazón. El tercer criterio es misional. Jesús ora por sus discípulos para que, enviados al mundo a testificar del amor de Dios y su anhelo de unidad, sean guardados del mal, pero no quitados del mundo (Juan 17). Es en este mundo lleno de divisiones, conflictos, y fragmentaciones humanas, que Dios nos llama a proclamar el testimonio de unidad (“Para que el mundo crea”). Esa unidad de propósito y comunicación filial entre el Padre y el Hijo, es ahora actualizada por la vida de los cristianos y cristianas en el mundo, en la presencia consoladora del Espíritu (Juan 16:7). 15

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. Jesús, enviado de su Padre, nos envía como emisarios de su amor al mundo. Esa visión misionera los impulsó a la diáspora evangelizadora. ¡Y no se olvide que este fue el mayor empuje ecuménico que ha conocido la historia de la iglesia! Reconocieron los límites geográficos y políticos de mundo, pero asumieron la pertinencia del reclamo del Espíritu: “Y hasta lo último de la tierra”, la oikumene de Dios (Hechos 1:8). El cuarto criterio es ético. Como pentecostales decimos vivir la ética del Espíritu. Ello implica no sólo el gozo del Espíritu, más las exigencias para que en nuestra conducta y compromiso actuemos responsablemente. Por eso asumimos lo ecuménico como principio positivo. Ser ecuménicos significa que en el Evangelio hemos encontrado la sabiduría del Espíritu que nos invita a andar en su poder y propósito (Gálatas 5:25). Es creer en el soplo del Espíritu que busca lo nuevo y promueve la unidad: ¿No estaban “unánimes juntos”, los de la Primera Iglesia Pentecostal de los Hechos? Recibieron el Espíritu Santo para participar en la comunión los unos con los otros. Esa era la fuerza que los unía. Ese soplo del Espíritu es fuerza creadora del Dios trino, plasmada en una comunidad de bienes, llamada a crear condiciones de justicia y bienestar para sus miembros. Esa responsabilidad por lo comunitario era la mística de trabajo de los apóstoles. Recuérdese que cuando en Hechos 6:1-7 se planteó la necesidad de diversificar los ministerios, ellos actuaron con responsabilidad abocándose a resolver el problema, en servicio a la comunidad. El compartir las necesidades y el afrontar los problemas era un principio ético vital. La responsabilidad ética reclama una respuesta al por qué de la acción social. No se trata de perder la identidad pentecostal en los complicados e intricados vaivenes de la vida contemporánea, ni diluirse en el activismo social inmediatista. Es asumir un compromiso de servicio y entrega en nombre de Jesucristo, quien invita a las iglesias pentecostales a sufrir y llevar su vituperio “fuera de la puerta” (Hebreos 13: 12-14), en la

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. sociedad contemporánea tan carente de reconciliación, justicia y paz. 2. Hacia un “Ecumenismo del Espíritu” En las últimas décadas se ha dado--a nivel latino- americano y caribeño e internacional--un proceso de diálogo entre iglesias pentecostales e iglesias históricas protestantes, por un lado y pentecostales ecuménicos y católicos carismáticos ecuménicos, por el otro. Hay, además, una comisión reconocida oficialmente por la Iglesia Católico-Romana que mantiene un diálogo católico-pentecostal. Dos de los pioneros de este diálogo han sido el pastor pentecostal David du Plessis, único observador pentecostal en el concilio Vaticano II, y el padre Killian McDonnell, benedictino norteamericano, reconocida autoridad mundial en temas carismáticos. El propio Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en los Estados Unidos lleva adelante un diálogo entre iglesias protestantes y ortodoxas con iglesias pentecostales, siendo el primer dialogo importante el de Pasadena, California en 1985. Todas esas iniciativas llevan sus propias dinámicas y procesos, pero tienen el común denominador de propiciar espacios inéditos de diálogo y fecunda conversación ecuménica.3 Los acuerdos de cooperación entre iglesias pentecostales de Argentina, Chile, Cuba, Nicaragua y Venezuela y dos iglesias históricas de los Estados Unidos (Discípulos de Cristo y la Unida de Cristo) se han ido ampliando e incluye el intercambio de personal misionero, la colaboración mutua en programas de educación teológica y programas de desarrollo comunitario. Hay que destacar que dos iglesias pentecostales latinoamericanas fueron las primeras en el mundo entero en hacerse miembros del Consejo Mundial de Iglesias. Se trata de la Iglesia Pentecostal de Chile y la Iglesia Misión Pentecostal de 3 Walter Hollenwegger, Pentecostalism. Origins and Developments Worldwide (Peabody: Hendrickson, 1997), 350-366. 17

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. Chile que fueron aprobadas como miembros del Consejo Mundial en la Asamblea de Nueva Delhi, 1961. El proceso de unidad y cooperación pentecostal en América Latina se remonta en realidad a la década de 1960 en Chile cuando, después del terremoto, algunas iglesias pentecostales de Chile comenzó a trabajar con otras iglesias en el cuidado de las víctimas. Luego, un primer encuentro con los líderes latinoamericanos pentecostales de varios países Tuvo lugar en 1971 en Buenos Aires, Argentina. En 1978, con motivo de la asamblea de las iglesias protestantes de América Latina Oaxtapec, México, donde la idea de la creación de un Consejo Latinoamericano de Iglesias fue tomando forma, los participantes pentecostales continuaron conversaciones y varios pentecostales participaron activamente en la formación del CLAI. En efecto, fruto de ese trabajo un número significativo de iglesias pentecostales vino a ser parte del CLAI (en formación) en Oaxtepec, México, 1978. En la Asamblea Constituyente del CLAI en Huampaní, Perú, 1982 esas iglesias ratificaron su participación como iglesias fundadoras del CLAI. Otras iglesias pentecostales se hicieron miembros del CLAI en la subsiguientes asamblea generales de Indaiatuba, Brasil, 1988, Concepción, Chile, 1995 y Barranquilla, Colombia, 2000. A partir de 1971 se fueron dando encuentros pentecostales pro-unidad: Argentina, 1971, México, 1978 (previo a la Asamblea de Iglesias en Oaxtepec), San Cristóbal, Venezuela, 1978, Bogotá, 1979, Huampaní, Perú, 1979 (en el contexto del CLADE II), Salvador (Bahía) Brasil, 1988, Buenos Aires, 1989, Santiago de Chile, 1990, Sao Paulo, 1992 y Lima, Perú, 1994. De todos esos eventos surgieron declaraciones y procesos de continuidad que fueron fortaleciendo la CEPLA. Por esta razón, la CEPLA ya ha realizado dos encuentros continentales de mujeres, encuentros nacionales en varios países, ha organizado CEPLAS nacionales y fortalecido una red de juventudes pentecostales, producciones litúrgicas y diálogo entre las iglesias

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. pentecostales y otras confesiones cristianas.4 Estos procesos complejos y con muchos obstáculos aportan una praxis ecuménica que logra la acumulación de una experiencia que más allá de los rechazos y prejuicios avanza y cobra consistencia.5 La propia frase ecumenismo del Espíritu ha venido a ser como una seña y signo de una experiencia que se va viviendo y gestando. Algunos ven que la frase encierra, Un ecumenismo del Espíritu que, aunque no determina formas institucionales, ni compromisos estructurales, ni decisiones formales, se atreve a orar y cantar juntos (lo que no es poco), pero también a compartir experiencias y a explorar tareas.6 La teóloga y pastora presbiteriana de Cuba, Ofelia Ortega sintetiza lo que pudiera ser el consenso de sectores ecuménicos sobre este ecumenismo del Espíritu al señalar que: Lo ecuménico en el pentecostalismo está permeado por ese ‘ecumenismo del Espíritu’ donde el concepto de Unidad es reflejo fiel de la Unidad del Espíritu que involucra toda la creación de Dios, su mayordomía e integridad, y surge de la experiencia misma y auténtica del Espíritu Santo.7 Dos de los intérpretes más destacados del pentecostalismo contemporáneo mundial, Walter Hollenweger y Donald Dayton, han reiterado la importancia de la relación Espíritu Santo y ecumenismo como una clave hermenéutica para 4Dafne Sabanes Plou, Caminos de unidad: un itinerario del dialogo ecuménico en América Latina 1916-1991 (Quito: CLAI, 1994), 59-64. 5 Walter Hollenwegger, Pentecostalism, 367-388. 6José Míguez Bonino, “Ecumenismo y unidad de la Iglesia,” Ponencia, Asamblea General, CLAI, Concepción, Chile, enero, 1995, 4. 7Ofelia Ortega, “Ecumenismo del Espíritu,” en Benjamín Gutiérrez (editor) En la Fuerza del Espíritu (Guatemala: AIPRAL-CELEP, 1995), 280. 19

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. la acción transformadora del Espíritu en la sociedad, la historia y la naturaleza.8 El fenecido Obispo Gabriel Vaccaro, refiriéndose a su participación y la de su Iglesia de Dios Argentina en el movimiento ecuménico, señala lo siguiente: La Iglesia de Dios, Ha participado en un ecumenismo del Espíritu. Creemos que la Iglesia es una. Creemos también en la responsabilidad de la denuncia profética que debe hacer la Iglesia de Cristo frente a las injusticias humanas.9 En el Encuentro Pentecostal de Chile (EPLA’90), se reafirmó esta postura: “Seguir contribuyendo en el camino de un ecumenismo del Espíritu, desde la perspectiva del pobre, al movimiento ecuménico y a la misión de la Iglesia.”10 Nótese que todos estos intentos que hemos venido resaltando tratan de conceptualizar y profundizar en una praxis ecuménica que ha optado por el pobre y busca a través de sus opciones y compromisos fortalecer un ecumenismo más amplio. 11 8Donald Dayton, Raíces teológicas del pentecostalismo (Buenos Aires-Grand Rapids: LA NUEVA CREACIÓN-W. B. EERDMANS, 1991). Walter Hollenweger, El Pentecostalismo (Buenos Aires: LA AURORA, 1976). 9Gabriel Vaccaro, Así veo al Señor (Buenos Aires: ARGEN-PRESS, 1982), 192-193. 10Carmelo Alvarez (editor) Pentecostalismo y liberación (San José: DEI, 1992), 254. 11 Allan H. Anderson, Walter Hollenwegger (eds.) Pentecostals after a Century. Global Perspectives on a Movement in Transition (Sheffield: Sheffield Academic Press, 1999. Este tomo contiene valiosos ensayos sobre el pentecostalismo en dimensión global y ecuménica

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. B. Dr. Bernardo Campos. Los Encuentros Pentecostales en América Latina y RELEP 1. Los Encuentros Pentecostales En Noviembre de 1994, el Consejo Mundial de Iglesias invitó a alrededor de cincuenta representantes de iglesias pentecostales de América Latina, junto con representantes del Consejo Latinoamericano de Iglesias a una Consulta, en Lima, Perú, con el propósito de compartir experiencias y testimonios, reflexionar juntos y explorar formas de profundizar el proceso de colaboración y unidad que ya se ha iniciado. Varios elementos convergen para que el Consejo Mundial de Iglesias convoque a esta Consulta con Iglesias Pentecostales de América latina. En su Asamblea de Canberra en 1991 el CMI explicitó su interés de responder a las diversas voces que expresaban la necesidad de que el CMI entre en un proceso más sistemático de diálogo y colaboración con iglesias no miembros del Consejo y en especial con iglesias pentecostales, evangélicas e independientes. Esa preocupación pasó a ser parte del mandato de la Oficina de Relaciones con las Iglesias y la Comunidad Ecuménica que se creó tras la Asamblea de Canbe- rra. Una primera consulta con representantes de Iglesias evangélicas libres de América latina fue organizada por la Oficina en Quito, Ecuador, en Noviembre de 1993, en estrecha colaboración con el CLAI. Fue una experiencia muy positiva que permitió iniciar una metodología del escuchar y aprender mutua que se utilizó más tarde en otras reuniones de este tipo. A pesar de que las primeras iglesias pentecostales ingresaron al CMI en el año 1961, es sólo en los últimos años que el movimiento ecuménico representado en el CMI se abre a un mayor acercamiento con el movimiento pentecostal como tal. 21

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. Este acercamiento se da en el marco de un proceso de búsqueda de comprensión del pentecostalismo como una expresión de religiosidad popular protestante que está planteando nuevos desafíos eclesiológicos y pastorales al movimiento ecuménico. Por otro lado, en América Latina lentamente ha ido creciendo un proceso de acercamiento y cooperación entre iglesias pentecostales que quieren, desde su propia identidad, reflexionar juntas sobre su misión en medio de los graves problemas que afectan a la región. Al mismo tiempo quieren articular estrategias de trabajo y colaboración en torno a los diversos ministerios de la Iglesia. A partir de su identidad las iglesias pentecostales de América Latina quieren profundizar su participación en el movimiento ecuménico. En el año 1988 el Consejo Mundial de Iglesias apoyó la realización de una primera Consulta Latinoamericana de Pentecostales en Salvador Bahía, Brasil, con el objeto de ofrecer un espacio de diálogo y reflexión entre pentecostales de la región y de esta forma facilitar las condiciones para que estos articularan un proceso regional de cooperación y coordinación. La formación de la Comisión Evangélica Pentecostal Latinoamericana, CEPLA, en el año 1990, ha permitido a un sector significativo del pentecostalismo latinoamericano tener la oportunidad de compartir sus reflexiones y buscar responder juntas a la necesidad de unidad y cooperación. Sin duda, queda mucho por hacer para incorporar en este proceso de unidad a amplios sectores del pentecostalismo latinoamericano que todavía no sienten la necesidad de abrirse al diálogo. El proceso de unidad y colaboración de los pentecostales se ha dado en torno a algunas temáticas específicas tales como los desafíos que presenta al pentecostalismo la realidad de pobreza extrema, marginalización e injusticia que vive América Latina, la identidad pentecostal y en especial sus raíces teológicas, el ecumenismo y su pastoral en relación a sectores específicos como la mujer, los jóvenes, los indígenas y los niños. Durante los años 1991-1992 se celebraron varios encuentros nacionales en Venezuela, Costa Rica, Chile y Brasil.

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. En Agosto de 1992 se realizó el Primer Encuentro Latino- americano de Mujeres Pentecostales, con el apoyo del CMI. El mismo año el CMI manifestó una vez más su interés para la búsqueda de la identidad y el testimonio pentecostal a través de la presencia de su Secretario General, el Pastor Emilio Castro que participó en el Encuentro Pentecostal Latinoamericano en Sao Paolo, Brasil. 53 denominaciones pentecostales de 17 países de América Latina fueron convocadas a este gran encuentro que congregó más de un centenar de hermanos y hermanas. La Consulta de Lima (1994) ha sido un nuevo paso en el camino de las relaciones entre el CMI y las Iglesias pentecostales en América Latina. Mas allá del apoyo al proceso de acercamiento entre esas Iglesias, incluso la creación de la CEPLA, se ha tratado de iniciar un diálogo con el motivo de abrir nuevos espacios de cooperación. Las perspectivas futuras enumeradas en el documento final desde ahora constituyen una agenda común. En 2001, el CEPLA convocó a una reunión de obispos pentecostales y los presidentes de América Latina y el Caribe, en Barquisimeto, Venezuela. Este evento reunió a delegados de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Nicaragua, Perú y Venezuela. El grupo emitió una declaración llamando a la creación de un Consejo de Iglesias Pentecostales de América Latina y el Caribe. El objetivo principal de este consejo fue la reflexión crítica y constructiva de América Latina y el Caribe y sobre la experiencia pentecostal, a fin de contribuir al enriquecimiento de la identidad pentecostal y su contribución al movimiento ecuménico y la misión de la iglesia en todo el mundo. De ese modo siempre buscó proporcionar un espacio para discutir los problemas y desafíos del pentecostalismo y el particular contexto en el que las iglesias pentecostales en América Latina y el Caribe llevan a cabo su ministerio pastoral, profético y de sanidad espiritual. Muchos otros encuentros se han realizado desde entonces hasta hoy. Estoy convencido que este encuentro que hoy nos convoca nuevamente, toma la posta de una larga caminata y correrá empujado por los nuevos vientos del Espíritu, 23

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. el cual va donde quiere. Docilidad y esperanza, perseverancia y optimismo deben ser nuestro acicate para cumplir nuestra tarea. 2. La Red Latinoamericana de Estudios Pentecostales (RELEP) La Red Latinoamericana de Estudios Pentecostales (RELEP) está constituida por un grupo de estudiosos y estudiosas del Pentecostalismo latinoamericano, en su mayoría participantes directos de comunidades y/o proyectos pentecos- tales, procedentes de diversos países del continente, aunque incluyendo también a investigadores/as de otros contextos eclesiásticos y geográficos. RELEP fue proyectada en sus líneas generales por un pequeño grupo de estudiosos/as pentecostales en la Ciudad de México (1998). Luego celebró un Primer Taller de Teología Pentecostal (Santiago de Chile, 1999) Posteriormente celebró una Cátedra sobre pentecostalismo (San José de Costa Rica, 2003) y en el 2008 organizó un Encuentro Internacional de Estudiosos/as del Pentecostalismo (Santiago de Chile, 2008). Producto de este trabajo de reflexión teológica, RELEP publica libros de la serie Voces del Pentecostalismo Latinoamericano que ya va por su V tomo. Objetivo principal de RELEP es consolidar un espacio de reflexión y producción teológica pentecostales a nivel latinoamericano, de calidad académica y en apertura ecuménica. Entre sus objetivos derivados están: a) impulsar el conocimiento del pentecostalismo desde dentro de las comunidades pentecostales y centros de formación teológica en América Latina; b) ser un espacio que responda a la necesidad de coordinar, sistematizar y publicar la enorme riqueza de la teología Pentecostal que por ahora en gran proporción es de carácter oral; c) promover el diálogo teológico entre las diversas familias pentecostales y de éstas con las demás tradiciones e iglesias cristianas que compartan la búsqueda ecuménica y d) constituirse

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. en un cuerpo de académicos que puedan exponer la teología Pentecostal en espacios académicos y eclesiales, así como ser un grupo de apoyo al desarrollo educativo de las diversas familias pentecostales del continente. La red de teólogos e investigadores del Pentecostalismo es un organismo de producción y difusión de trabajos de investigación respecto de los Pentecostalismos Latinoamericanos y Caribeños. Está compuesta por creyentes que trabajan orgánicamente en las diversas comunidades pentecostales de América Latina y El Caribe, y se desempeñan en diversas áreas de especialización tanto en Teología como en Ciencias sociales y diversas otras áreas del conocimiento. Esta conformación multidisciplinaria e intercultural hace posible que la Red pueda ofrecer una visión amplia, profunda, sistemática desde el interior de las comunidades religiosas. Su tarea es servir de espacio para la producción desde la práctica eclesial y social así como la de interpretar el significado de la presencia o ausencia de los Pentecostalismos en América Latina y El Caribe. La Red, se ha convertido en un interlocutor privilegiado dentro de los espacios de estudio y diálogo, tanto a nivel continental como mundial. Son muchas las personas, instituciones y organismos que se interesan actualmente en el conocimiento de los Pentecostalismos, de modo que la Red sea para ellos un instrumento y un facilitador. Junto a un conocimiento más profundo de la Pentecostalidad Latinoamericana y Caribeña, la Red quiere contribuir a la consolidación de una identidad Pentecostal con raíces regionales propias, sobre todo pensando en una juventud Pentecostal que hoy se enfrenta al siglo XXI dentro en un mundo religioso y secular, cada vez más complejo y fragmentado. Asimismo, a la par de responder a las preocupaciones y objetivos académicos, la Red ha buscado acompañar las prácticas litúrgicas y pastorales de nuestras comunidades. 25

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión.

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. C. Obispo Richar Mendoza. El Foro Cristiano Mundial y el Foro Pentecostal. 1. El Foro Cristiano Mundial El Foro Cristiano Mundial o Foro Cristiano Global (FCG) es una comunidad de voluntades que busca facilitar la conversación entre cristianos e iglesias de muy diferentes tradiciones que nunca o poco se han hablado los unos a los otros. Se trata de construir puentes donde no hay, de superar los prejuicios, de crear y alimentar relaciones nuevas. Con ese fin desde el año 2007 se han venido realizando una serie de consultas internacionales. El Primer Encuentro Mundial del FCM se llevó a cabo en noviembre de 2007 en Limuru, Kenia. Desde entonces, se logró realizar una reflexión y una evaluación del proceso cuyas conclusiones se han publicado en un libro bajo el título de "Revisando la Unidad de los Cristianos - El Foro Cristiano Mundial". También se celebró una reunión de planificación estratégica en noviembre de 2008, en India, para encontrar las formas de implementar las recomendaciones de la reunión Limuru, y teniendo también en cuenta los resultados del diagnóstico publicado. Como resultado se produjo un plan de tres años para el periodo 2009 al 2011. Aunque no todas las partes de lo programado se han podido cumplir, sí se han podido realizar reuniones regionales del FCM en África, Europa (países nórdicos y la sub-región del Báltico), Asia y América Latina. Un equipo especial realizó una visita de seguimiento en el Oriente Medio. De ahí en adelante, el Comité del FCM se amplió para ser plenamente representativo de las diversas tradiciones: la anglicana, católica, ecuménica, evangélicas, ortodoxas, pentecostales, protestantes, a través de sus organizaciones mundiales y regionales. De ese modo, la capacidad 27

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. de ejecución de la Secretaría del FCM entró en un proceso de fortalecimiento. A través de estas actividades, así como una promoción para el trabajo en redes y la constante comunicación, el FCM en los últimos cuatro años trató de lograr la comisión que se le dio en la reunión Limuru que decía textualmente: “Crear un espacio abierto en donde los representantes de una amplia gama de iglesias cristianas y organizaciones, que confiesan al Dios Trino y a Jesucristo como perfecto en su divinidad y su humanidad, puedan reunirse para fomentar el respeto mutuo, y para explorar y abordar juntos los retos comunes”. El plan estratégico de tres años (2009-2011) culminó con el Segundo Encuentro Mundial del FCM en Manado, Indonesia, del 4 al 7 de octubre 2011. El tema principal consultado en el Primer Encuentro Mundial en Limuru 2007 estuvo relacionado con la voluntad de si las iglesias y organizaciones cristianas participantes validaban la continuidad del Foro Cristiano Mundial o no, y si se debía continuar con el proceso iniciado por el Foro mismo desde el año 1998. La respuesta a esa pregunta por los participantes fue un rotundo “Sí” de todo corazón. La pregunta central durante el Segundo Encuentro Mundial fue cómo debe continuar el FCM para implementar sus objetivos y cuál debería ser su enfoque. El lema de ese encuentro fue "Vida común en Cristo Jesús, Fortalecidos por el Espíritu Santo". Se reunieron cerca de trescientos líderes y representantes de iglesias y organizaciones de todas las principales tradiciones cristianas de todas partes del mundo. Con el fin de abordar esta temática, el Comité GCF sugirió dirigir la atención a los cambios en el trabajo de la Cristiandad en el mundo de hoy, y tratar de discernir lo que Dios está haciendo en las iglesias y en el mundo. Los dos movimientos que han marcado profundamente la vida de las iglesias en el siglo pasado son por un lado el movimiento ecuménico, y los evangélicos, pentecostales y carismáticos por el otro. El evento puso especial énfasis en el contexto de las transformaciones que ya están llevando a cabo y que vienen dando forma a la iglesia del siglo 21.

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. El centro de gravedad de la iglesia se está desplazando desde el antiguo territorio de Europa hacia la región del Sur del planeta. El Pentecostalismo sigue creciendo y está impactando a muchas de las iglesias pertenecientes a las tradiciones históricas, especialmente en el Sur. La experiencia espiritual carismática está tomando un papel más grande en la vida de muchos cristianos. Están surgiendo nuevas formas de ser de la iglesia que podemos definir como no-denominacionales. Dios está obrando a través de lo viejo y lo nuevo, del centro y la periferia, de dentro y fuera de la iglesia. El Comité del FCM creyó que explorando en conjunto esos cambios, escuchándose unos a otros, y al Espíritu Santo, se permitiría a todos ver con más claridad el camino a seguir para fortalecer la unidad, y el testimonio común de la comunidad cristiana mundial. Esa visión se reflejó en el programa que el Comité FCM estableció como objetivos del Segundo Encuentro Mundial: a) discernir y comprender los cambios y tendencias que operan en el cristianismo mundial de nuestros días y considerar su significado para la unidad y el testimonio común de las iglesias; b) escuchar lo que el Espíritu está diciendo a las iglesias hoy; c) orientar la dirección y las actividades futuras del Foro Cristiano Mundial. Más allá de estos fines indicados, el Segundo Encuentro promovió iniciativas que fueron surgiendo en las regiones, a partir de los encuentros regionales que tuvieron lugar entre el 2009 y el 2010. La sustancia de las conferencias y presentaciones en el plenario del Segundo Encuentro Mundial del FCM en Manado, del 2011, desembocó en conversatorios donde los participantes se reunían en grupos regionales, igual que en grupos de tradiciones específicas. Los estudios bíblicos reunían grupos de personas de todas las tradiciones y nacionalidades; este también fue el caso en los grupos más amplios de discusión. Todo esto permitió y animó la formación de relaciones que vayan más allá de las diferencias y dejen también aflorar una comprensión más profunda del "otro". 29

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. El enfoque general del encuentro del FCG en Indonesia fue doble: Primero, el FCG ha comenzado a abordar los enormes cambios en el Cristianismo mundial. Las discusiones versaron sobre las consecuencias perturbadoras de la inequidad de recursos y los peligros de una terminología inadecuada, como hablar del ‘Sur Global’ y de las ‘iglesias migrantes’. Pero todos los presentes reconocieron que estos tópicos nos habrán de retar en los años venideros. Conscientes de que se reunían en el país con la más numerosa población islámica del mundo, recibió el discurso de un académico islámico y de Su Excelencia el Gobernador de Sulawesi Norte sobre el carácter multi rreligioso de Indonesia. En segundo lugar, el FCG reconoció el surgimiento de movimientos pentecostales y carismáticos que celebran la persona y la obra del Espíritu Santo. A la luz de estas consideraciones el FCG planteó las preguntas siempre antiguas y siempre nuevas: ¿Qué está diciendo el Espíritu Santo a la Iglesia en nivel local y global? ¿Cuál es la dirección del Espíritu cuando buscamos ser buenos administradores de la creación de Dios? 2. El Foro Pentecostal Latinoamericano Como lo señalé en el Prólogo de este libro, en noviembre de 2010 se realizó en San José, Costa Rica un encuentro preparatorio del encuentro del Foro Cristiano Mundial (FMC) que habría de realizarse en Indonesia el año 2011. Como en el encuentro de San José la participación Pentecostal era menor del 10%, pensamos en la posibilidad de organizar alguna instancia latinoamericana de Coordinación Pentecostal. Este hecho fue apoyado favorablemente por el secretario del FCM, el Dr. Hubert van Beek. Así fue que se formó un petit comité que convocara a un encuentro continental donde se recogiera el aporte Pentecostal a la unidad cristiana. Los objetivos y justificación de la reunión están en función de la importancia del aporte Pentecostal a la unidad cristiana la que se dificulta si se considera la actual dispersión y la falta de instancias que les convoquen para a analizar su presente y

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. futuro en la Región. Sí, bien ha habido varios intentos de convocar a pentecostales latinoamericanos, el último fue en septiembre de 1998 en la Habana, Cuba y quedó como testimonio de la reunión el libro Jubileo, la Fiesta del Espíritu12 editado el año siguiente en Quito, Ecuador. No obstante, hemos constatado que no ha habido seguimiento, ni coordinación de un programa que trabaje sostenidamente por la unidad visible de los cristianos. El Encuentro Pentecostal Latinoamericano del 2011 tuvo por objeto estudiar y organizar una reunión mayor y con una pluralidad de iglesias pentecostales de la Región para analizar el desarrollo reciente del movimiento y los desafíos actuales y su futuro. Esperamos que el Foro Pentecostal Latinoamericano que es su producto inmediato constituya un espacio privilegiado para el encuentro entre los cristianos y para organizar a futuro el testimonio común. 12 CEPLA, Jubileo, la Fiesta del Espíritu: Identidad y Misión del Pentecostalismo Latinoamericano. Quito, Ecuador: CLAI, 1999 31

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión.

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. CAPITULO II PENTECOSTALISMO, UNIDAD Y MISION A. Dr. Oscar Corvalán. Pentecostalismo, Ecumenismo y Cristiandad en la primera mitad del siglo XXI Resumen Este informe ofrece un conjunto de elementos para comprender el crecimiento de los evangélicos pentecostales en Chile y Latinoamérica durante la segunda mitad del siglo XX, sus proyecciones hacia la primera mitad del siglo XXI, sus relaciones ecuménicas y una reflexión sobre los mismos, a fin de facilitar una mejor comprensión de este fenómeno religioso. El informe también ofrece un conjunto de elementos a tener en cuenta a la hora de evaluar la participación ecuménica de los pentecostales dentro y fuera del país. Se proyecta a futuro una mayor participación ecuménica de los pentecostales, no solo debido a su crecimiento y creciente institucionalización, sino también por el desplazamiento del eje de la cristiandad desde los países del hemisferio Norte a los del Sur. Palabras clave: evangélicos, pentecostales, Latino- américa, ecumenismo, distribución mundial de cristiandad. 33

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. Introducción Este informe aplica una metodología cualitativa y cuantitativa para mostrar, primero, los fundamentos de la participación Pentecostal en el ecumenismo y, luego, la imbricación de los pentecostales latinoamericanos en el crecimiento de la cristiandad, su desplazamiento hacia el hemisferio sur y los desafíos ecuménicos a los que paulatinamente se han integrado, aportando una visión renovada de la visión de la unidad de las iglesias. El autor ha tenido la ocasión de participar durante los primeros 7 años de la década en el diálogo ecuménico del grupo de trabajo existente entre el Consejo Mundial de Iglesias y la Iglesia Católico Romana. A partir de dicha experiencia, considera que el subdesarrollo del ecumenismo entre los pentecostales está solo un grado más abajo que la praxis del ecumenismo entre protestantes y católicos. En primer lugar se resumen los fundamentos bíblicos, teológicos, éticos y exigencias de la misión de la iglesia que motivan, tarde o temprano, a los pentecostales a insertarse en el movimiento ecuménico moderno iniciado solo hace un siglo en Edimburgo.13 En segundo lugar, se examina el rol que vienen jugando las iglesias pentecostales en general, en el desplazamiento del eje de la cristiandad desde los países del Norte hacia los países del Sur. Específicamente se examinan las implicaciones ecuménicas del tal desplazamiento, toda vez que el propio ecumenismo que nació en Europa occidental ha perdido fuerza por el proceso de secularización que ha avanzado allí. En tercer lugar, se ofrece una breve reflexión sobre las implicaciones que pudiera tener para Chile y los desafíos que enfrentan tanto pentecostales y protestantes como católicos en este país. Esto significa que este informe aporta tanto elementos teológicos como sociológicos al análisis de movimiento 13 Conferencia Misionera Mundial. Edimburgo. 1910.

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. Pentecostal, tanto en el país como en Latinoamérica y a nivel global. Por un lado, dadas las características carismáticas del movimiento, su análisis no se agota al dar cuenta de un movimiento social. Por otro lado, los procesos de institucionalización progresiva que experimenta este movimiento religioso en el mundo entero, hace necesario echar mano a las herramientas de la sociología para explicar su mutación y renovación. 1. Los Pentecostales y el ecumenismo desde la teología y la sociología Fundamentos de la Participación ecuménica de los Pentecostales En la Declaración de los delegados Pentecostales al término de la reciente Conferencia de Edimburgo 201014 reconocen que a pesar de no haber participado en la Conferencia Mundial de Evangelismo celebrada en Edinburgo en 1910,15 “tomamos el lugar que hoy nos corresponde en el panorama de la cristiandad mundial”. Ello muestra cómo en la actualidad los grandes movimientos pentecostales del mundo están buscando cada vez más activamente la unidad de los cristianos. En particular, en dicha conferencia establecieron: “agradecemos que los pentecostales sean reconocidos en una manera positiva. Al mismo tiempo, nos retiramos con la convicción que es necesario encontrar una mayor expresión del pentecostalismo global en los contextos ecuménicos. Notamos una disparidad en el lenguaje usado y en las preocupaciones expresadas por los delegados del Norte Global y del Sur Global. Debemos ser cuidadosos para que las voces académicas del Norte no borren los reclamos narrativos del Sur. Como Pentecostales, 14 Junio 2-4, 2010. 15 Considerada el hito del inicio del ecumenismo moderno en Europa occidental y Norteamérica. 35

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. estamos informados de ambas tradiciones lingüísticas y nos damos cuenta que podemos jugar un rol importante para construir puentes entre ambas”. Esta declaración resume el rol expectante de los Pentecostales que hoy participan en el diálogo ecuménico, toda vez que refleja, por un lado las dificultades de participar en un diálogo religioso marcadamente académico, y, por el otro ofrece la posibilidad de traducir la experiencia Pentecostal al mundo académico junto con generar puentes para un diálogo fructífero a partir de la experiencia Pentecostal, más bien basada en vivencias y relatos referidos a las mismas. De acuerdo con Carmelo Álvarez,16 al examinar la relación entre pentecostalismo y ecumenismo es posible buscar el interés del primero en el segundo campo por cuatro convicciones fundamentales y motivaciones esenciales, a saber: bíblicas, teológicas, misionales y éticas. Mientras la motivación esencial es la visión del Reino de Dios como anuncio del Evangelio y horizonte de esperanza. Para los Pentecostales, la unidad del cristianismo es primicia y regalo en Jesucristo; guía y presencia del Espíritu Santo, que junto al Padre como fuente de inspiración y revelación, sostienen la fe pentecostal. Primero, los fundamentos bíblicos para hablar de ecumenismo están sustentados en el uso mismo que se le ha dado a la palabra oikumene: El mundo creado por Dios, habitado por sus criaturas y sostenido por su amor (Jn 3:16). Esto es así porque Dios ama su creación, la redime, la sostiene y restaura. En el Nuevo Testamento se subraya esta idea de la tierra habitada, toda la tierra, el mundo con todos sus habitantes. En varios pasajes se insiste en que Dios manifiesta su amor y su voluntad de diferentes formas hacia la humanidad (Lc 4:5; 21:26; Hch 17:6; 24:5; Ro 8; 10:8). Dejar atrás luchas y tensiones y pasar al trabajo colaborativo entre cristianos se constituye en una de las grandes esperanzas no solo de los Pentecostales. El mismo apóstol Pedro 16 Álvarez, Carmelo (2008), “Lo ecuménico en el pentecostalismo latinoamericano y caribeño”. Segundo Encuentro de Estudios y Teología Pentecostal en Latinoamérica. Santiago de Chile.

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. sostiene en su segunda epístola: “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (3:13). Este es un horizonte de esperanza en una nueva tierra que los pentecostales empiezan a vislumbrar. Son las primicias del nuevo oikumene que Dios quiere. Es presente y futuro en la promesa justa de Dios, quien llama a ser cristianos en el mundo. El apóstol Pablo en su epístola a los Efesios subraya la unidad de la Iglesia como una vocación de unidad, para cumplir la misión en el mundo. La Iglesia cumple su misión cuando busca la unidad (Ef 4:4). A través de toda la Biblia Dios ha dado testimonio de esa constante búsqueda de unidad que Dios quiere y fomenta para una humanidad dividida y ajena de su reconciliación amorosa. La Palabra de Dios, entonces, es fundamento y guía de vocación ecuménica, porque es revelación de Dios. Segundo, el criterio teológico apoya el ecumenismo porque a partir de nuestra fe, reflexionamos en lo que es menester creer y vivir. A partir de ella nos abocamos a estudiar, analizar, discernir, con el propósito de comprender y aclarar, para avanzar en nuestro caminar en la fe. La fe no es algo estático, necesita ser cultivada, ampliada e iluminada por el conocimiento. Renovamos el conocimiento de esa fe (Ro 12:2). Es necesario reflexionar para distinguir y separar lo que es auténtico de lo falso en nuestro peregrinaje de fe. Una sólida teología de la unidad es un incentivo para un compromiso ecuménico consistente y claro. Pero también la reflexión teológica disipa el miedo y la incertidumbre, permitiendo desarrollar conceptos, ideas y principios, que, completados en nuestra práctica cotidiana, nos ayudan a crecer, “siguiendo la verdad en amor” (Ef 4:15). Álvarez concluye que “lo que se opone a la teología no es el conocimiento, sino la ignorancia. La vida cristiana, acrecentada por nuestras iluminaciones en la fe, es una integración de mente y corazón”.17 17 Álvarez, Carmelo, Op. cit.: 3. 37

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. Tercero, el criterio tiene que ver con la misión de la iglesia. Jesús ora por sus discípulos para que, enviados al mundo a testificar del amor de Dios y su anhelo de unidad, sean guardados del mal, pero no quitados del mundo (Jn 17). Es en este mundo lleno de divisiones, conflictos, y fragmentaciones humanas, que Dios nos llama a vivir y ofrecer un testimonio de unidad (“para que el mundo crea”). Esa unidad de propósito y comunicación filial entre el Padre y el Hijo, es ahora actualizada por la vida de los cristianos y cristianas en el mundo, en la presencia consoladora del Espíritu (Jn 16:7). Jesús, enviado de su Padre, ahora envía a sus hijos como emisarios de su amor al mundo. El cuarto criterio es ético. Como Pentecostales decimos vivir una ética inspirada por el Espíritu Santo. Pero ello implica no sólo el gozo del Espíritu, sino también las exigencias para que en nuestra conducta y compromiso actuemos responsablemente. Por eso asumimos lo ecuménico como principio positivo. Ser ecuménicos significa que en el Evangelio hemos encontrado la sabiduría del Espíritu que nos invita a andar en su poder y propósito (Ga 5:25). Es creer en el soplo del Espíritu que busca lo nuevo y promueve la unidad: los discípulos de la Primera Iglesia Pentecostal de los Hechos recibieron el Espíritu Santo para participar en la comunión los unos con los otros. Esa era la fuerza que los unía. Esa responsabilidad por lo comunitario era la mística de trabajo de los apóstoles. El compartir las necesidades y el afrontar los problemas juntos desde entonces ha sido un principio ético fundamental. La responsabilidad ética reclama una respuesta al por qué de la acción social. No se trata de perder la identidad Pentecostal en los complicados e intricados vaivenes de asumir tareas derivadas del presente descompromiso social del Estado de Bienestar, ni diluirse en el activismo social inmediatista que lleva a desatender el desarrollo espiritual de las personas. Se trata de asumir un compromiso de servicio en nombre de Jesucristo, quien invita a las iglesias a sufrir y llevar su vituperio “fuera de la puerta” (He 13:12-14), es decir, en la sociedad contemporánea tan fragmentada y carente de reconciliación, justicia y paz.

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. El movimiento Pentecostal al interior del movimiento ecuménico liderado por protestantes y ortodoxos En las dos últimas décadas se ha dado —a nivel latinoamericano y caribeño e internacional— un proceso de diálogo entre iglesias Pentecostales e iglesias históricas protestantes, por un lado, y Pentecostales ecuménicos y católicos carismáticos ecuménicos, por el otro. Hay, además, una comisión reconocida oficialmente por la Iglesia Católico-Romana que mantiene un diálogo católico-pentecostal. El propio Consejo Mundial de Iglesias creó a partir de su última Asamblea en Porto Alegre un grupo de trabajo con Pentecostales, paralelo al que ha tenido por años con la Iglesia Católico Romana (ICR).18 Estas iniciativas llevan sus propias dinámicas y procesos, pero tienen el común denominador de propiciar espacios inéditos de diálogo y fecunda conversación ecuménica.19 Los acuerdos de cooperación entre iglesias Pentecostales de Argentina, Chile, Cuba, Nicaragua y Venezuela y dos iglesias históricas de los Estados Unidos (Discípulos de Cristo y la Unida de Cristo) se han ido ampliando e incluye el intercambio de personal misionero, la colaboración mutua en programas de educación teológica y programas de desarrollo comunitario. Hay que destacar que dos iglesias Pentecostales latinoamericanas fueron las primeras en el mundo entero en hacerse miembros del Consejo Mundial de Iglesias. Se trata de la Iglesia Pentecostal de Chile y la Iglesia Misión Pentecostal de Chile, que fueron aprobadas como miembros del Consejo Mundial en la Asamblea de Nueva Delhi, 1961. Un número significativo de iglesias Pentecostales ha llegado a ser parte del CLAI (Consejo Latinoamericano de Iglesias) desde su formación en Oaxtepec, México, 1978. En la 18 El autor fue miembro del mismo durante los primeros 7 años de la presente década. 19 Walter Hollenweger, Pentecostalism. Origins and Developments Worldwide. Peabody: Hendrickson, 1997. 39

Ecumenismo del Espíritu. Pentecostalismo, Unidad y Misión. Asamblea Constituyente del CLAI en Huampaní, Perú, 1982, esas iglesias ratificaron su participación como iglesias fundadoras del CLAI. Otras iglesias pentecostales se hicieron miembros del CLAI en la subsiguientes asamblea generales de Indaiatuba, Brasil, 1988, Concepción, Chile, 1995 y Barranquilla, Colombia, 2000. A partir de 1971 se fueron dando encuentros pentecostales pro-unidad: Argentina, 1971, México, 1978 (previo a la Asamblea de Iglesias en Oaxtep

Add a comment

Related presentations

Related pages

Cristianismo Clasico

... interesados en un punto de vista pentecostal del ecumenismo: http://www.pentecostalidad.com/images/stories/libros/ecumenismo-del-espiritu-libro-final.pdf.
Read more

Ecumenismo - Documents

Ecumenismo del-espiritu-libro-final Foro Pentecostal Latinoamericano. CUMENISMO DEL ESPIRITU Presentación1 - Ecumenismo 1. PLURALISMO ...
Read more

El ecumenismo - Documents

El ecumenismo Se hace un repaso de los temas centrales del ecumenismo y del papel que la iglesia católica juega
Read more

Psicologia Pastoral - SYLLABUS

Ecumenismo Del Espiritu Libro Final. Lasa 2006 - Teleap Stoles en Guatemala-Libre. Bernardo Campos. Lasa 2006 - Teleap Stoles en Guatemala-Libre.
Read more

El Culto Pentecostal (Bernardo Campos) - Scribd - Read ...

Ecumenismo Del Espiritu Libro Final. Bernardo Campos. Ecumenismo Del Espiritu Libro Final. Lasa 2006 - Teleap Stoles en Guatemala-Libre. Bernardo Campos.
Read more

Donnat Francisco - El Mundo Aymara Y Jesucristo

Francisco Donnat. El mundo aymara y Jesucristo El agente de pastoral en el camino del encuentro, de la inculturación y del diálogo interreligioso.
Read more