Dosificacion de plaguicidas_y_calibracion_de_equipo_de_aplicacion

50 %
50 %
Information about Dosificacion de plaguicidas_y_calibracion_de_equipo_de_aplicacion
Education

Published on March 10, 2014

Author: plutarcoechegoyen

Source: slideshare.net

1 DOSIFICACIÓN DE PLAGUICIDAS Y CALIBRACIÓN DEL EQUIPO PARA SU APLICACIÓN Ing. Plutarco Elías Echegoyén Ramos, M.Sc.1 La dosificación de plaguicidas está íntimamente ligada a la calibración del equipo. En nuestro medio se cometen muchas fallas en este tipo de actividades, pues se dan casos de subdosificaciones en los que no se ejerce control sobre la plaga, y por el contrario, casos de sobredosificaciones que ocasionan daños a los cultivos tratados y a cultivos subsiguientes, generando rápida resistencia de las plagas y ocasionando, además de efectos negativos en la economía del productor, contaminación ambiental. Si se ha identificado adecuadamente la plaga a controlar, se ha determinado la necesidad de la aplicación, se ha seleccionado bien el plaguicida (de acuerdo a la plaga, al cultivo y a las condiciones ambientales al momento y después de la aplicación) y se realiza la aplicación en el momento oportuno, la buena dosificación y calibración del equipo complementarán en gran parte la garantía de eficacia del producto a aplicar. Una buena calibración y dosificación son importantes porque permiten, si el equipo es adecuado, colocar el producto en la cantidad y cobertura indicada para proporcionar buen control. Una mala dosificación y/o calibración resultan en controles deficientes, daños al cultivo por fitotoxicidad, pérdidas económicas, pérdidas horas máquina, pérdidas horas hombre, pérdidas en producción y/o necesidad de nuevas aplicaciones DEFINICIÓN DE TÉRMINOS Calibración. Es un método de determinación de la cantidad de un plaguicida (incluyendo al vehículo o portador) que deberá aplicarse en un área objetivo. El propósito de la calibración es asegurar una adecuada dosificación, es decir que la cantidad especificada de producto comercial o material biológicamente activo se aplique de manera uniforme sobre el área o volumen de interés. Concentración, es la cantidad de ingrediente activo que tiene por unidad de medida el preparado comercial del plaguicida. Puede expresarse en varias formas: P/V (peso del i.a. por unidad de volumen, por ejemplo gramos/litro); P/P (peso por unidad de peso, especialmente para sólidos). 1 Jefe de la Unidad de Análisis de Riesgo de Plagas, OIRSA. Mayo de 1999.

2 Diámetros medianos. Son aquellas medidas del diámetro de gotas que dividen a la aspersión en dos porciones iguales (cada una es el 50% del total), ya sea según el número de gotas, el largo, su superficie o volumen. Diámetro Volumétrico Mediano (DVM o VMD). Es el tamaño de gotas de un espectro que divide el volumen de aspersión en dos mitades, el 50% del volumen está constituido por gotas mayores del tamaño promedio y el otro 50% del volumen, en gotas menores del tamaño promedio (es el parámetro más utilizado para referencias). Dosificación. Este término expresa la cantidad de producto comercial o de ingrediente activo que se aplicará en un área, volumen o peso dado, en la mayoría de los casos sin considerar el volumen de agua a usar. Ejemplos: por área, l/ha, kg/ha, kg/mz; por concentración, 1%, 2%, 5%; por volumen de aplicación l/200 l de caldo, por volumen de aplicación y área l/300 l de caldo/ha, por volumen lbs/1000 pies3, Kg/m3; por unidad de peso tabletas/tonelada de grano. Eficacia de un plaguicida comercial. Es la capacidad del preparado para producir sobre la plaga los efectos biológicos que se indican en la etiqueta y que se derivan en beneficios a la producción o en otros beneficios de protección para el ser humano y para los recursos que administra. Ingrediente activo (i.a.), la parte biológicamente activa del plaguicida presente en una formulación; es decir, la sustancia en una preparación comercial que actúa sobre la plaga. Tiene varios sinónimos: materia activa (m.a.), sustancia activa (s.a.) y principio activo (p.a.). Nombre común, el nombre asignado al ingrediente activo de un plaguicida por la Organización Internacional de Normalización (ISO), o adoptado por las autoridades nacionales de normalización para su uso como nombre genérico o no patentado, solamente para dicho ingrediente activo concreto. Nombre distintivo (comercial), el nombre con que el fabricante etiqueta, registra y promociona el plaguicida y que, si está protegido por la legislación nacional, puede ser utilizado exclusivamente por el fabricante para distinguir su producto de otros plaguicidas que contengan el mismo ingrediente activo.

3 CALIBRACIÓN DE EQUIPOS Aspectos Generales. Se enfatiza que gran parte del éxito requerido en el combate de plagas con agroquímicos depende de la tecnología usada para su aplicación, entre esta tecnología se encuentra la de una buena calibración del equipo. Poco se conoce por la mayoría de agricultores la técnica de selección de boquillas, muchas veces lo que les interesa es que la bomba funcione y asperje una cantidad "suficiente" de caldo, sin tener una idea de la cantidad de ingrediente activo que se está depositando por unidad de área. Aún para el técnico es difícil en ocasiones determinar el volumen de caldo y la cantidad del plaguicida que se está aplicando. Se dice que la calibración está íntimamente relacionada con la dosificación, porque es mediante la calibración, que se determina el volumen de mezcla que se va a aplicar por planta o por unidad de superficie y por ende la concentración de dicha mezcla, atendiendo las condiciones del equipo disponible. Factores críticos que son necesarios tomarlos en cuenta para la calibración son el buen estado del equipo y los aditamentos disponibles que permitirán estimar el porcentaje de cobertura del tratamiento, el volumen de agua (si es aplicación acuosa), el tamaño de las gotas. La cobertura indica el cubrimiento de la superficie objetivo y está en relación con el número de gotas que se depositan en el mismo, en muchos casos este número de gotas está relacionado directamente con el efecto sobre la plaga a controlar. Por estimaciones generales se ha comprobado que la optimización de las aplicaciones se obtiene para insecticidas con 20 a 30 gotas por cm2, para fungicidas con 50 a 70 gotas por cm2 y para herbicidas con 20 a 30 gotas por cm2. La cobertura se ve influenciada por factores ambientales como el viento, la humedad relativa y turbulencia. Volumen de agua: depende de varios factores, uno de los más críticos es la disponibilidad de agua de calidad cerca del área de aplicación, los volúmenes de agua se pueden reducir utilizando boquillas con descarga más reducidas, que producen gotas más finas y por consiguiente más cubrimiento. Existen boquillas con las que se pueden utilizar volúmenes bajos de mezcla (BV) con ahorros sustanciales de agua y, en algunos casos, aplicando inclusive el producto sin diluir (UBV). Antes de efectuar una calibración es necesario revisar si el equipo se encuentra en buenas condiciones, (verificar fugas, presión, evaluar el patrón de aspersión)

4 y si se encuentra limpio; siempre observando las medidas de protección recomendadas. Selección de Boquillas. A este componente de los equipos de aplicación generalmente no se le presta la atención debida. Antes de la calibración es importante asegurarse que la boquilla sea la adecuada para la clase de plaguicida a aplicar, para el volumen de caldo a asperjar y para las demás condiciones de aplicación (estado del cultivo, condiciones ambientales, tipo de plaga a controlar y su ubicación, etc.). Revisar el estado de la boquilla antes de la calibración (limpieza, desgaste o abolladuras, filtros, asientos). Si el volumen de descarga de una boquilla varía en más de un 10% con relación a lo indicado por la casa, deberá reemplazarse (para esta prueba debe mantenerse la presión constante siguiendo las especificaciones del fabricante). Luego de instalada la boquilla (punta de la boquilla y filtro en el cuerpo), revisar si está bien ajustada a fin de evitar fugas o goteos que afecten la aplicación del producto. Existen diversas clases de boquillas, dependiendo de la energía utilizada para la expulsión de la mezcla (hidráulica, gaseosa, centrífuga, cinética, térmica), dentro de estas clases se puede decir existen diversos tipos: según el material de elaboración, patrón y forma de aspersión, descarga, presión de trabajo, usos. En este capítulo se tratarán únicamente las de energía hidráulica, comúnmente usadas en las bombas aspersoras manuales y mecánicas. Las funciones principales de las boquillas son: formar gotas de un tamaño óptimo, formar un patrón de aplicación, dirigir la mezcla al lugar indicado y determinar la cantidad de mezcla a aplicar por unidad de tiempo a una presión determinada. Las boquillas pueden ser de metal (bronce, aluminio, acero inoxidable), de cerámica o de plástico (nylon). Las más comunes y baratas son las de bronce y las de aluminio, pero éstas se desgastan rápidamente, especialmente cuando se usan polvos mojables. Las de acero inoxidable son caras pero más resistentes. Las plásticas (Nylon) resisten más la corrosión y el desgaste. La boquilla está formada por el cuerpo, el casco, la punta de la boquilla (denominada boquilla) y un filtro (pascón o cedazo) que no permite el paso de impurezas que puedan obstruir el orificio de salida de la punta de la boquilla.

5 Se recomienda usar filtros de 100 mallas (huecos u orificios) por pulgada lineal (100 mesh) para concentrados solubles o emulsificables y de 50 mallas para polvos mojables. Normalmente se acepta que el diámetro de los orificios de la malla del filtro no debe ser mayor que la mitad del diámetro del orificio de la boquilla. La descarga de la boquilla esta relacionada con la presión generada por la bomba. La presión puede expresarse en libras por pulgada cuadrada (PSI), en bares (bar), en kilogramos por centímetro cuadrado (kg/cm2), en atmósferas, en kilopascales, etc. Equivalencias: 1 bar = 14.51 lbs/pulg2 (psi) = 1.02 kg/cm2 = 0.987 atm. y a 100 kPa (kilopascal). Usualmente se necesitan de 30 a 40 PSI (2 a 3 bar) para las aplicaciones. Al aumentar la presión se reduce el tamaño de las gotas y se aumenta el volumen de descarga en proporción a la raíz cuadrada de la presión; por esta razón para cambiar sustancialmente el volumen de aplicación es necesario recurrir al cambio de boquillas, ya que se necesitaría una elevada variación de presión para lograrlo. Los fabricantes incluyen diversas numeraciones, nombres y colores para distinguir las características de las boquillas. Una de las ventajas del código de colores es que permite detectar con facilidad la existencia de boquillas de diferentes flujos en una barra de aspersión (por ejemplo todas las boquillas amarillas de Spraying Systems a 40 psi descargan 0.2 gal/min). No obstante la gran variedad de tipos de boquillas, éstas se pueden agrupar en dos grandes grupos según el patrón de aspersión que producen: boquillas de abanico y boquillas cónicas. Boquillas de abanico: Estas boquillas tradicionalmente se han recomendado para la aplicación de herbicidas. Sin embargo, existen diversos diseños que permiten cubrir una amplia gama de formas de aplicación y de usos específicos, incluyendo la aspersión de insecticidas, fungicidas, reguladores de crecimiento y fertilizantes foliares. Dentro de este grupo hay varios subgrupos: a) boquillas de abanico plano (para aspersión de herbicidas, fungicidas e insecticidas de contacto); b) abanico plano uniforme (para aplicación de herbicidas preemergentes en banda o para aplicaciones post-emergentes dirigidas), el patrón de aspersión de estas boquillas retiene el mismo volumen hacia los extremos del abanico; c) boquillas de rango extendido (XR TeeJet), proporcionan una excelente distribución en un amplio rango de presiones (15 a 60 psi), a baja presión reducen la deriva y a alta presión aumentan la cobertura; d) Boquillas de baja presión (LP TeeJet), su calibración de fábrica es a 15 psi y proveen las misma características de las boquillas calibradas a 40 psi; e) Boquillas de abanicos gemelos (TwinJet), estas boquillas se recomiendan para aplicar herbicidas e insecticidas de contacto, los dos abanicos proveen

6 un "ángulo de doble ataque", para mejor penetración; f) boquillas de doble salida, se emplean para aplicaciones totales de fertilizante, para herbicidas e insecticidas aplicados al suelo; g) boquillas de inundación (FlodJet), se emplean en aplicaciones totales de fertilizantes, para herbicidas e insecticidas aplicados al suelo, las gotas que generan son muy grandes por lo que no son adecuadas para aplicar herbicidas de contacto. De todos estos subgrupos los fabricantes ofrecen una variedad de opciones. Algunos ejemplos de codificaciones de Spraying Systems son: 8001 80º, 0.1 gal/min, bronce (equivale a la LF 1-80 de Delavan); 650067SS 65º, 0.067 gal/min, de acero inoxidable (equivale a la LF 67-65 de Delavan); 9505E 95º, 0.5 gal/min, abanico plano uniforme, de bronce; 80015 EVS 80 grados, 0.015 gal/min, VisiFlo (codificada por color), de acero inoxidable; XR 8003 VP 80º boquilla de rango extendido, 0.3 gal/min, VisiFlo, polímero; 8001 LP-SS boquilla de baja presión, 80º, 0.1 gal/min de acero inoxidable (equivale a la LP 01-80 de Lurmark); TK-VS2.5 boquilla de inundación, versión VisiFlo, acero inoxidable, expulsa 0.25 gal/min a 10 psi. Boquillas cónicas. Las boquillas cónicas se emplean principalmente para la aplicación de plaguicidas que por su tipo de acción requieren ser depositados con una máxima cobertura de follaje: insecticidas, fungicidas y herbicidas de contacto. Existen dos patrones básicos de aspersión: el de cono hueco y el de cono lleno. a) Boquillas de cono hueco, estas boquillas producen un patrón desuniforme, pero aceptable para la aplicación total de plaguicidas cuando se inclinan en la barra de aspersión a cierto ángulo del suelo, que varía según especificaciones de 10 - 90º; por los tamaños de gota producidos existe un mayor riesgo de deriva. Para el control de la deriva, Delavan tiene una serie de boquillas denominada "gotas de lluvia", las cuales también producen un patrón de cono hueco de ángulo amplio. b) Boquillas de cono lleno (FullJet), existen dos tipos, las de disco y las denominadas FullJet, éstas últimas producen un cono lleno de gotas grandes que minimizan la deriva. Son útiles para aplicar herbicidas de presiembra incorporados y de preemergencia. También existen boquillas cónicas ajustables, que pueden generar una aspersión cónica finamente atomizada de ángulo amplio hasta un chorro recto, estas boquillas tienen capacidades desde 0.017 hasta más de 2 gal/min. Las boquillas de disco son de gran durabilidad, producen gotas pequeñas que permiten una cobertura completa del follaje, por lo que se recomiendan para insecticidas de contacto, fungicidas, acaricidas y fertilizantes foliares; se emplean a presiones altas, de 40 a 300 psi. Ejemplos de codificaciones: TX-SS8, boquilla de cono hueco ConeJet, 80º a 100 psi, de acero inoxidable, expulsa 8 gal/h a 40 psi; FL- 5VS, boquilla de cono lleno FullJet, 120º a 15 psi, expulsa 5 gal/min a 40 psi, VisiFlo, acero inoxidable.

7 Tamaño de las Gotas. En las aspersiones es importante considerar la relación entre la cobertura de la aplicación y el tamaño de la gota. Se tiene mayor cobertura al asperjar mayores volúmenes (relación directa) y mayor cobertura al asperjar en menores tamaños de gota (relación inversa); por esto, a fin de obtener el mismo grado de cobertura cuando se emplea menor volumen de caldo por hectárea, es necesario fragmentar ese volumen en gotas más pequeñas. Generalmente cuando se aplican altos volúmenes, las gotas son grandes, con tamaños alrededor de 500 micras de diámetro (2 mm), la aspersión puede calificarse en este caso como gruesa. En bajo volumen (LV o BV) de aplicación el tamaño de las gotas es de 200 a 400 micras, la aspersión entonces puede calificarse como media. En aspersiones finas las gotas miden de 100 a 200 micras, considerándose como una transición entre el bajo y el ultra bajo volumen. En ultra bajo volumen (ULV o UBV) el tamaño de la gota es menor que 100 micras (1/10 de mm), en este caso la aspersión se califica como niebla si las gotas miden de 51 a 100 micras y como aerosol si son menores o iguales que 50. Una reducción a la décima parte del diámetro de las gotas produce: a) una reducción a la milésima parte en el volumen (función cúbica) de la gota, b) mil veces más gotas (función cúbica) y c) diez veces más cubrimiento. En el Cuadro 1 se califican los volúmenes de aplicación dependiendo del equipo utilizado (Urzúa 1989). Para lograr un buen control, es necesario que el líquido asperjado tenga un cubrimiento suficiente, ya sea en número de gotas por cm2 o en porcentaje de superficie cubierta. Un mismo volumen de caldo puede ser aplicado en gotas grandes, o en gotas pequeñas al aumentar el número de gotas por unidad de superficie; en este caso, a menor tamaño de gotas, el porcentaje de cubrimiento será mayor e influirá en la efectividad del ingrediente activo. La decisión sobre el número y tamaño de gotas a aplicar por unidad de área dependerá, entre otros factores: del equipo de aplicación disponible, de la formulación y tipo del producto, de las condiciones ambientales, del tipo de plaga a controlar y de su ubicación en el hospedero o medio, de la superficie donde se esté aplicando, etc. Así, para insecticidas, fungicidas y herbicidas de contacto, se recomienda un mínimo de 50 gotas/cm2, con el objeto de incidir sobre el organismo plaga. En el caso de plaguicidas que al ser aplicados al follaje o suelo son absorbidos y trascolados al interior de la planta, se requiere una cantidad menor de gotas/cm2, pues el plaguicida se desplaza en la planta

8 hacia los sitios de acción. Cuando el plaguicida se quiere que quede flotando en el medio se utiliza la nebulización (gotas cuyo diámetro oscila entre 15 micras), de esta forma penetra hasta espacios solamente accesibles para gases, o bien cuando se desea que no se eleve la HR. Los plaguicidas formulados para UBV y otros que deben aplicarse sin diluir, generalmente no se mezclan con el agua, por lo que es necesario aplicarlos en forma pura con equipos adecuados. Cuadro 1. Calificación de los volúmenes de aplicación por hectárea para cultivos anuales según el equipo de aplicación. Categorías Volumen de la aplicación (l/ha) Equipo empleado Alto volumen más de 400 Terrestre, con boquillas hidráulicas. más de 50 Aéreo convencional Bajo volumen(BV) 200 a 400 Terrestre, con boquillas hidráulicas 50 a 150 Mochilas motorizadas 10 a 50 Aéreo convencional 10 a 30 Discos rotatorios Ultra bajo volumen (UBV) 1 a 5 Aéreo Micronair 1 a 5 Discos rotatorios Fuente: Modificado de Matthews, 1979; citado por Urzúa 1989. Las gotas ya formadas están sujetas a variaciones en su diámetro por diversos efectos: a) evaporación, las gotas más pequeñas se ven más afectadas; influye en este fenómeno la temperatura del medio, viento y presión de vapor. b) Deriva externa, consiste en el arrastre de las gotas por el viento, al ser muy pequeñas pueden caer fuera del objetivo de aplicación y causar contaminación ambiental (Cuadro 2). Los factores a tomar en cuenta para evitar la deriva son el tamaño de la gota (en aplicaciones convencionales este tamaño se estima no debe ser menor de 80 a 120 micras); la distancia entre el aspersor y el objetivo (a mayor distancia

9 las gotas deben ser más gruesas); la velocidad con la que se proyectan las gotas sobre objetivo; las condiciones meteorológicas (viento y corrientes térmicas). c) Velocidad de caída, velocidad terminal de la gota (al tocar el objetivo) que está dada principalmente por su tamaño y peso específico. En general se dice que gotas de 100 micras son retenidas adecuadamente por insectos y follaje. Las gotas de 250 micras se emplean cuando se requiere una sedimentación de la aspersión sobre una superficie horizontal, con un mínimo de deriva (caso de los herbicidas). Cuadro 2. Velocidad de caída y distancia de deriva de las gotas de diferentes tamaños con una velocidad del viento de 3.6 km/hora*. Tamaño (micras) A un metro de altura A tres metros de altura V. de caída (m/s) Deriva (dist. en m) V. de caída (m/s) Deriva (dist. en m) 1000 4.0 0.25 4.00 0.8 500 2.20 0.48 2.20 1.4 200 0.72 1.40 0.72 4.2 100 0.26 3.80 0.26 12.0 50 0.07 14.30 0.07 43.0 Fuente: Ciba-Geigy, s.f.; citada por Urzúa 1989. * 1 en la escala Beaufort, aire ligero, no mueve aún la veleta. Calibración de la Aspersora de Tractor. El líquido más el plaguicida colocados en el tanque deben ser sometidos a una continua agitación para mantener la homogeneidad de la aspersión si se trata de emulsiones o suspensiones de polvos mojables. La agitación puede ser mecánica o hidráulica. Par la agitación hidráulica se emplea un flujo de caldo que retorna al tanque desde la bomba a través de una línea especial de agitación o por línea de retorno del regulador de presión. En el caso de polvos mojables, pueden adaptarse boquillas especiales de agitación en el tanque que causan un remolino interno con suficiente agitación para este tipo de productos, colocar estas boquillas por lo menos a 30 cm del fondo y de las paredes del tanque para evitar deterioro del mismo. Un medidor de volumen

10 debe colocarse en posición visible para el operador, pudiendo ser una manguera transparente conectada al fondo del tanque y que funcione bajo el principio de vasos comunicantes o bien un flotador con una varilla graduada (Fischer 1989). El control de la presión es uno de los factores esenciales para una aplicación uniforme con tractor, para ello se emplean elementos como: a) reguladores de presión (válvula sometida a la presión ajustable de un resorte) que cuando hay exceso, la válvula abre paso hacia una línea de alivio o de retorno al tanque; b) manómetro de presión, debe tener una escala visible desde el tractor, acorde a la amplitud de presiones más frecuentemente utilizadas; c) válvula de control, es la que determina el pasaje o cierre del flujo de líquido hacia el aguilón, debe ser de fácil acceso para que el operario la cierre con comodidad cada vez que deba girar al finalizar una franja. El ancho de trabajo de una aspersión con tractor se obtiene multiplicando el número de boquillas por la distancia entre boquillas. Altura de la barra aspersora o aguilón: la altura óptima del aguilón (Hn) se puede obtener como función del ángulo de aspersión (2Θn), de la distancia entre boquillas en el aguilón (Ln) y del ancho de la franja de mojado por cada boquilla (Lo) (Fig. 1). Cuando se emplean boquillas tipo abanico (Fig. 2), la distribución óptima del líquido asperjado se logra cuando la franja mojada por cada boquilla (Lo) es igual al doble de la distancia entre boquillas (2Ln) y esto ocurre cuando la barra está en su altura óptima Hn, siendo Hn = Ln Cot. Θn; (Cot. Θn = Cos Θn/Sen. Θn). A esta altura Hn tendremos que Lo = 2Ln; esta posición es la que normalmente se designa como cobertura doble; es decir que la franja de mojado de cada boquilla es asperjada al mismo tiempo por las dos boquillas adyacentes en un 50% cada una (Fig. 1). Por ejemplo si se tienen boquillas estándar de tipo abanico 8002 espaciadas a 0.5 m (Ln), la Hn tomando el criterio de cobertura doble sería: ángulo (2Θn) = 80º, por lo que Θn = 401; Ln = 0.5 m; decimos que Hn = 0.5 m * Cos 40º/Sen 40º; Hn = 0.5 m * 0.766/0.64279; Hn = 0.6 m.

11 Comprobando: dado que 2 Lo = Tan Θ * Hn, tenemos que, Lo = 2 * (Tan Θ * Hn); Lo = 2 * (0.839 * 0.6); Lo = 1 m. Si la altura de la barra respecto al suelo se encuentra por debajo de su valor óptimo (Hn) hay variación en la distribución del líquido asperjado que se deposita en el suelo, esta variación en la distribución es menor cuando la barra se ubica a alturas mayores que la óptima (Hn). Experimentalmente se ha encontrado que con aguilones sujetos a oscilaciones en sentido vertical, se obtienen los mejores resultados a una altura de 1.3 Hn (para el ejemplo anterior a 0.78 m). No obstante algunos fabricantes recomiendan para esta clase de boquillas (estándar tipo abanico) ajustar la altura de la barra de aspersión en el campo para traslapar aproximadamente el 30% de cada extremo del patrón de aspersión, si optamos por esta decisión, como se tiene un 30% de cubrimiento a cada lado, tendremos: Lo = Ln + 2(0.3 Ln), entonces Lo = 1.6 Ln, por lo que la mitad de la franja mojada por cada boquilla valdrá 0.8 Ln. Aplicando la fórmula anterior tendríamos que Hn = 0.8 (0.5 m) * 0.766/0.64279 = 0.48 m. En los catálogos de boquillas los fabricantes incluyen tablas con recomendaciones para espaciamiento entre boquillas y altura de la barra de aspersión.

Figura 1. Altura óptima del aguilón. Según Fischer 1989. Figura 2. Boquilla tipo abanico, según Fischer 1989. 12

13 Boquillas: las boquillas sobre la barra están normalmente fijas, dentro de las más comunes existen dos grupos: las de tipo cónico y las de tipo abanico. Las boquillas de tipo cónico se prefieren para las aplicaciones de insecticidas y fungicidas sobre el follaje; las boquillas de tipo abanico se emplean en la aplicación de plaguicidas sobre el suelo. Los fabricantes de boquillas ofrecen tablas en las que se indica el ángulo de aspersión y la descarga para diversas presiones de trabajo y para cada tipo de boquillas. Normalmente las boquillas deben operar dentro de una amplitud óptima de presiones (30 a 40 psi para los tipos estándar) fuera de este ámbito sus características de aspersión se ven muy alteradas. Al disponer las boquillas sobre la barra pulverizadora deberá prestarse atención en que todas sean de igual ángulo de aspersión y ubicación respecto a la barra, así como de igual flujo. Calibración: antes de proceder a una calibración es indispensable haber revisado el sistema y haberlo lavado. En la revisión, es importante haber comprobado durante un minuto ó 30 segundos la descarga de cada boquilla en una probeta graduada; la descarga de las boquillas en forma individual no debe variar en más del 10% (comparando la que descargó más contra la que descargó menos), la boquilla que esté fuera de esta tolerancia deberá cambiarse. Existen varias formas de calibrar las aspersoras montadas en el tractor: a) rellenado de prueba en el campo (calibración con base en el volumen, b) método con base en el tiempo, c) método de volumen deseado, d) método por fórmula. Ya que existen muchas variantes, lo importante es seguir un procedimiento que se entienda bien y que se use cada vez que se aplique un plaguicida. a) Método del rellenado. Este método es el más común y fácil de entender, además es muy versátil. Este método de calibración debe efectuarse siempre en el campo, pues las condiciones pueden influir sobre la velocidad de la aspersora, lo que afectaría la tasa de aplicación. Pasos: 1. Llenar el tanque y todo el sistema con agua. 2. Ajustar la presión (con la válvula reguladora de presión) dentro del ámbito recomendado para las boquillas que se van a emplear (20 a 40 psi). El catálogo del fabricante indica la presión recomendada para cada uno de

14 los diversos picos o punteros de boquilla; sin embargo, la mayoría de las boquillas utilizadas en las aspersoras de tractor funcionan adecuadamente a presiones de 20 a 40 psi (libras por pulgada cuadrada). Si se desean obtener cambios de gran magnitud en la tasa de aplicación es recomendable cambiar las boquillas o ajustar la velocidad de marcha, pues si duplicamos la presión la descarga por boquilla aumentará 1.4 veces únicamente. 3. Regular las revoluciones por minuto (rpm) y escoger el embrague para seleccionar una velocidad de marcha que pueda mantenerse fácilmente y que se adecue a las condiciones de campo (4 a 10 km/h, ver velocímetro). Esto es importante ya que influye grandemente en la dosificación, así una aspersora calibrada a 4 km/h que luego trabaje a 3 km/h, estará efectuando una sobre dosificación del 25% por ejemplo. Para calcular la velocidad de avance, mídase una banda de 200 m o un múltiplo. Tome el tiempo empleado por el equipo en recorrer esta distancia a la velocidad a la que se desea trabajar. Calcule la velocidad en km/h dividiendo 720 entre los segundos empleados o empleando la fórmula: velocidad = espacio/tiempo. Ejemplo: si el tiempo de recorrido en 200 m fue de 90 s (1.5 minutos), entonces la velocidad será de 720/90 = 8 km/h; empleando la fórmula V = 0.2 km/ 1.5 min. = 0.13333 km/min, por 60 minutos que tiene la hora, V = 8 km/h. Como se ha mencionado se pueden hacer ajustes de tasa da aplicación variando la velocidad o variando la presión. Si se tiene que una aspersora montada en un tractor que realiza una aplicación de 250 l/ha a una velocidad de 6 km/h y una presión de 25 psi ¿Qué ajustes de velocidad o de presión son necesarios para asperjar 300 l/ha?. Variando la velocidad: sabemos que el gasto por hectárea es inversamente proporcional a la velocidad, por lo que el cuarto término de la proporción puede encontrarse aplicando la regla de tres simple inversa, entonces si 250 l/ha se asperjan a 6 km/h, 1 l/ha se asperjará a 250 veces más velocidad 250 * 6 = 1,500 y 300 l/ha en 300 veces menos velocidad 1,500/300 = 5 km/h para asperjar los 300 l/ha con la misma presión. Variando la presión: como se sabe que la descarga es directamente proporcional a la raíz cuadra de la presión se puede escribir que Q2/Q1 = % P2/P1, donde Q2 = gasto final, Q1 = gasto inicial, P2 = presión final y P1 = presión inicial, como se quiere conocer la presión final, se elevan al cuadrado ambos miembros de la igualdad (Q2)2/(Q1)2 = P2/P1, multiplicando ambos miembros por P1 tenemos que P2 = [(Q2)2/(Q1)2]*P1, donde Q2 = 300 l/ha, Q1 = 250 l/ha y

15 P1 = 25 psi, entonces se tiene que P2 = (300)2 * 25/(250)2 = 36, por lo que se requiere asperjar a 36 psi para aplicar 300 l/ha a la misma velocidad. Debe ajustarse la posición del acelerador del tractor y marcarse para referencia a fin de obtener la velocidad de avance deseada, con esto se garantiza que la velocidad sea siempre la misma. 4. Determinar la altura del aguilón, verificar el traslape y asperjar sobre una superficie conocida. Para conocer la superficie es necesario determinar el ancho de la franja asperjada (no el largo de la barra pulverizadora); se usa una cinta métrica o se multiplica el espaciamiento entre boquillas por el número total de boquillas, por ejemplo si se tienen 18 boquillas en el aguilón espaciadas 0.5 m, el ancho de trabajo es 18 * 0.5 = 9 m. Medir una distancia conveniente (100 a 200 m por ej.) en el campo para usarlo como recorrido de calibración. La distancia a recorrer para asperjar una hectárea vendrá dada por 10,000 m2 ÷ el ancho de trabajo en metros; para realizar la aplicación de calibración, recorrer la distancia previamente medida asperjando con el cuidado de tener control sobre todas las variables. 5. Retornar al lugar de llenado y medir la cantidad de agua gastada rellenando el tanque hasta el nivel en el cual se inició el recorrido. 6. Calcular la tasa de aplicación empleando la siguiente fórmula: l de caldo/ha = l asperjados * 10,000 m2 ancho de trabajo (en m) * longitud del recorrido de calibración (en m). Esta fórmula puede utilizarse para calibrar cualquier tipo de aspersora o aplicador de granulados, también en la calibración de equipo aéreo, donde la cantidad de material aplicado durante el recorrido de calibración es determinada. Ejemplo 1: una aspersora de tractor con una anchura de trabajo efectivo de 9.15 m, opera sobre una distancia de 402.5 m y se requieren 75.7 l de agua para rellenar el tanque ¿Cuál fue la tasa de aplicación?. l/ha = 75.7 * 10,000/9.15 * 402.5 = 205.5 l/ha; a partir de este último dato se pueden realizar varios cálculos, dentro de éstos la cantidad de plaguicida (producto comercial

16 concentrado) que debe agregarse al tanque a fin de depositar la cantidad requerida sobre el área a asperjar. Ejemplo 2: V asperjado = 10 l Longitud del recorrido (desplazamiento) = 100 m Ancho de trabajo (cobertura) = 5 m l/ha = 10 l * 10,000 = 200 l/ha 5 m * 100 m b) Método con base en el tiempo. Puede ser útil como un método primario para una rápida comprobación. Es importante verificar cuidadosamente la velocidad del tractor, porque el patinaje reduce la velocidad y las revoluciones por minuto, esto sucede mayormente cuando el suelo está suelto. Procedimiento: 1. Vaciar suficiente cantidad de agua en el tanque sin importar el volumen 2. Regular la presión de trabajo 3. Ajustar el embrague, rpm, y la velocidad del tractor, igual que en el método anterior 4. Determinar la velocidad en m/s (por ej. en 30 m) recorridos en el campo dejando suficiente borde de campo al inicio de la medición de la distancia a recorrerse 5. Ajustar la altura del aguilón, verificar el traslape y medir el ancho de cobertura 6. Medir el flujo de por lo menos de tres boquillas por 30 ó 60 segundos en dos veces como mínimo y calcular el promedio por boquilla 7. Calcular la descarga por hectárea.

17 Ejemplo: Anchura de la cobertura = 8 m Flujo promedio por boquilla = 250 ml/20 s Velocidad de recorrido = 30 m/20 s Número de boquillas = 16 Flujo l/minuto = 250 ml * 60 seg./20 seg. * 16 boq. = 12 l/minuto 1,000 ml Área m2/min. = 8 m * 90 m = 720 m2/min. l/ha = 12 l * 10,000 m = 166.67 l/ha 720 m c) Método de volumen deseado. La metodología para aplicadores de bajo volumen acoplado a tractores es muy similar al de bomba de mochila manual. Se determina el flujo deseado por área y se busca determinar el flujo/boquilla/minuto necesario par obtener la descarga escogida, si no se logra el flujo/boquilla requerido es necesario: a) cambiar la velocidad del tractor, b) cambiar todo el juego de boquillas, c) modificar el volumen de mezcla por hectárea. De estas alternativas, modificar el volumen de mezcla por hectárea es el más fácil. Las otras dos posibilidades implican una calibración completamente nueva. Escoger el volumen adecuado para la capacidad del tanque, por ejemplo, con un tanque de 600 litros de capacidad, asperje 200 a 300 l/ha, así obtendrán números enteros o sea tres o dos hectáreas por cada llenada de tanque. Procedimiento: 1. Seleccionar el volumen de mezcla/ha que desea aplicar 2. Fijar las rpm del tractor, la presión y la altura del aguilón 3. Medir el ancho de cobertura del aguilón 4. Calcular la velocidad del tractor en m/min 5. Calcular el flujo a asperjar en l/min

18 6. Comprobar el flujo/boquilla y hacer los ajustes necesarios para obtener el flujo deseado. Ejemplo: Volumen de mezcla escogido = 300 l/ha Velocidad del tractor = 80 m/min Ancho de cobertura del aguilón = 10 m Multiplicando la velocidad del tractor por el ancho del aguilón nos da el área cubierta en un minuto (80 m/min * 10 m = 800 m2/min) Flujo/min = 300 l/ha * 800 m2/min = 24 l/min 10,000 m2 (1 ha) Flujo de una boquilla = 24 l/min = 1.2 l/min = 0.317 gal/min 20 boquillas Disminuyendo la velocidad del tractor (por ejemplo a 76 m/min) podemos aproximarnos aún más a una boquilla 03. d) Método por fórmula. Existe una fórmula para calcular los l/ha que descarga un aplicador. Este método se emplea frecuentemente debido a lo práctico y rápido, sin embargo, presupone una serie de variables exactas que no siempre se dan en condiciones reales de campo agrícola. Es recomendable medir la velocidad real de avance del tractor debido a que es la variable más crítica en la calibración de equipos. Se estima que esta fórmula, en promedio resulta en un margen de error alrededor de 10-12 litros de agua/ha, comparado con el procedimiento lógico normal. (60,000) * (flujo promedio de boquilla en l/min) l/ha = ------------------------------------------------------------------- Distancia entre boquillas(cm) * velocidad km/h Ejemplo: litros/boquilla/min. promedio = 2.08 l/min. Velocidad real = 135.5 m./min.= 8.13 kph Distancia entre boquillas= 1.0 m.

19 l/ha = 60,000 x 2.08 l/min.= 153.5 l/ha 100 cm x 8.13 km/h Aplicaciones en bandas. Estas aplicaciones son de utilidad porque permiten combinar herramientas de control de plagas y reducir el uso y costo de plaguicidas. Como el propósito de esta calibración es determinar la cantidad de mezcla aplicada en el área de la banda, la tasa especificada se aplica únicamente sobre la superficie tratada, para ello si la dosificación de la etiqueta se refiere a la superficie total, una cierta fracción de ésta se empleará para toda la superficie de interés, ya que sólo una parte de la superficie recorrida es realmente tratada. El ancho de banda deseado puede obtenerse ajustando la altura de las boquillas sobre el suelo. Conociendo la densidad de siembra se calcula la proporción de área aplicada. Debido a que es importante distribuir la aspersión uniformemente sobre la banda, boquillas tipo "even spray" (aspersión uniforme) se emplean con este fin. Pasos para la aplicación: 1. Llenar el tanque con agua 2. Seleccionar una velocidad de marcha a usar en el campo, fijar las rpm 3. Ajustar la presión dentro del ámbito recomendado para las boquillas que se usarán 4. Medir el ancho de banda (en m) y multiplicarlo por el número de bandas tratadas de una vez 5. Asperjar sobre una distancia medida sobre el campo a tratar 6. Retornar al lugar de recarga y medir la cantidad de agua necesaria par rellenar el tanque 7. Calcular las tasas de aplicación sobre la banda de la siguiente forma: l/ha sobre la banda = l gastados * 10,000 ancho tratado en m * distancia recorrida (en m) El ancho tratado es el ancho de banda por el número de bandas.

20 Ejemplo: una aspersora de 6 boquillas está equipada para asperjar sobre una banda de 25.4 cm centrada sobre hileras de 101.6 cm. Esta aspersora marcha sobre 402.6 m a través del campo gastando 18.9 l. ¿Cuál es la tasa de aplicación sobre la banda? l/ha sobre la banda = 18.9 l gastados * 10,000/(0.254 m/boq. * 6 boq.) * 402.6 m = 308.03 Es decir, que por cada 308.03 l en el tanque, habrá que agregar al tanque la cantidad necesaria de plaguicida para tratar una ha. Para obtener el total de la superficie recorrida (tratada y no tratada) decimos que: 0.254 m (ancho de banda) --------------- 1 ha 016 m (ancho real) --------------------------- x ha x = 1 * 1.016/0.254 = 4 ha. Calibración de Atomizadoras Motorizadas. En estos equipos una corriente de aire transporta las gotas que contienen al plaguicida, de esta forma, al viajar las gotas dentro de una corriente de aire, se reduce el rozamiento y se logra mayor alcance. Al emplearse el aire como transportador, es posible reducir hasta en 80-90% la cantidad de vehículo/ha con lo que se incrementa la eficiencia y mejora la economía. El tamaño de las gotas en estos equipos oscila entre 50 y 250 mm (DVM) aunque quizá en muchos casos sean menores que 100 mm, estos equipos pueden también emplearse para aspersiones a UBV. La formación de las gotas en estos equipos se obtiene en dos etapas: a) por presión hidráulica a través de una boquilla hidráulica convencional b) por efecto de la corriente impulsora de aire. La presión de trabajo es variable así como el volumen de aplicación, por ejemplo en cereales el volumen puede variar de 20 a 1000 l/ha aunque también pueden trabajar en UBV a razón de 1.5 l/ha. El tipo de aplicación que realizan estos equipos carece de suficiente uniformidad para emplearlos con herbicidas, por lo tanto no se recomienda su

21 uso con estos productos. Se le emplea para aplicar insecticidas, fungicidas y defoliantes o desecantes. Cuando la corriente de aire se dirige hacia el follaje del cultivo, lo que se busca es sustituir el aire encerrado en el cultivo por un volumen equivalente de aire portador de gotas de plaguicida. La velocidad del aire en la boquilla puede oscilar de 100 a 300 km/h y la descarga de aire de 11 m3/min. El líquido fluye por gravedad y/o presión desde el tanque a una válvula graduable que regula el flujo del líquido hacia la boquilla. La descarga del líquido puede variarse mediante esta válvula y mediante el empleo de diferentes boquillas. El criterio principal para la selección de estos equipos es su uso, ya que se destinan para tratar árboles o para realizar aspersiones horizontales aprovechando corrientes de aire naturales. En el primer caso, la selección se hará con base en el alcance vertical del flujo de aspersión del equipo y en el segundo, se hará teniendo en cuenta el alcance horizontal; en general, el alcance vertical es de 8 a 9 m y el horizontal es de 10 m. El alcance horizontal puede medirse en tarjetas Kromecote dispuestas en el suelo. Mientras se nebuliza, el motor debe estar funcionando a máxima aceleración. La aspersión debe dirigirse a favor del viento de forma que ésta siempre se aleje del operador. La boca del tubo de descarga debe ubicarse a una distancia de por lo menos 2 m del objetivo a fin de permitir la dispersión de las gotas y no causar daños físicos al cultivo por el aire a gran velocidad que se expulsa del equipo. Para su calibración pueden seguirse los siguientes pasos: 1. Colocar una cantidad conocida del líquido dentro del tanque, lo suficiente como para atomizar durante un minuto 2. Con el motor funcionando a toda velocidad, tomar el tiempo requerido para pulverizar todo el líquido; se determina así el valor de la descarga en ml/minuto. Conociendo la descarga en ml/min, la velocidad de avance (m/h) y el ancho de la banda tratada (m), se puede calcular los l/ha aplicados. Ejemplo: descarga 540 ml/min, velocidad de avance 1,500 m/h, ancho de banda 6 m.

22 En una hora se trata una superficie de 6 * 1,500 m = 9,000 m2 en un minuto 540 ml, en 60 min. 60 * 540 = 32,400 ml = 32.4 l, en 9,000 m2 se gastan -------------- 32.4 l en 10,000 m2 se gastará ------------- x x = 10,000 * 32.4/9,000 = 36 l/ha. Calibración de Aspersoras Motorizadas de Parihuela. Consiste en saber cuánto producto es necesario para densidad de cubrimiento y un diámetro volumétrico medio de gota requerido para el tipo de plaguicida por asperjar. Estos datos se obtienen haciendo las pruebas necesarias colocando tarjetas indicadoras del patrón de aspersión (tarjetas sensibles al agua), sobre el follaje (parte alta, media, baja e inferior) del árbol o arbusto. Debe escogerse la presión de la bomba y volumen de flujo a través de la válvula reguladora que nos de un cubrimiento por unidad de superficie (gotas/cm2) y un diámetro volumétrico medio (DVM) de gota a través del tipo y medida de boquilla que necesitamos colocar, para conseguir una cobertura mínima tanto en el exterior como en la parte más interna del árbol que de manera general es como sigue: Insecticidas: 20 gotas por cm2 de 250 m de DVM; fungicidas 80 gotas por cm2 de 150 m de DVM; una vez logrado este cubrimiento, medir el volumen de flujo que se asperjó en un árbol, contar los árboles en la superficie a tratar, multiplicar el número de árboles por el gasto promedio de plaguicida por árbol para obtener el volumen de plaguicida para asperjar un área determinada con el número de árboles existentes y calcular la cantidad de producto comercial que se necesite mezclar con agua. En general la aspersión de árboles o arbustos con este tipo de equipos (parihuela) requiere que el operario posea experiencia, ya que de lo contrario puede saturar el follaje y perder por escurrimiento parte del plaguicida o bien en el caso contrario dejar áreas con mal cubrimiento en las que el control será deficiente.

23 Calibración de Bombas Manuales de Espalda. Para aplicar adecuadas dosificaciones con equipo manual (aspersoras manuales de espalda) el gasto por hectárea puede fluctuar entre 100 y 600 l/ha (si la aplicación no es UBV), y dicho gasto dependerá del cultivo, del grado de infestación de la plaga (caso de malezas principalmente y en especial con herbicidas de contacto), del estado de desarrollo de la plaga y de su ubicación. Las condiciones ambientales o características especiales de ciertas plagas, justifican el adicionamiento de coadyuvantes para mejorar la eficacia de la aplicación Método con base en volumen. Este método es fácil y es el más práctico. Sin embargo, es poco exacto debido a que la velocidad del aplicador no es uniforme. Se asume que el operador regula su avance y lo mantendrá uniforme durante toda la aplicación. Procedimiento: 1. Poner un volumen conocido de agua en la bomba(Vi). 2. Medir 100 metros lineales en el cultivo. 3. Operar la bomba a un ritmo constante para lograr la presión deseada (presión con la que se trabajará en la aplicación definitiva). 4. Asperjar sobre los 100 metros delimitados, caminando a la misma velocidad que se usará en la aplicación definitiva y luego medir el volumen de agua que quede en la bomba (Vf) 5. Determinar el ancho de la cobertura de la boquilla ó aguilón a la altura que fue hecha la aplicación (del suelo) y a la presión de aplicación y calcule el área cubierta. 6. Toda la operación es necesario repetirla dos veces y calcular el promedio del volumen aplicado (V) por diferencia (Vi-Vf). 7. Calcular el volumen de agua/hectárea Litros/ha = 10,000 m2 x V Área aplicada(m2)

24 Ejemplo: Ancho de cobertura de la boquilla= 1.5 m Vi = 10 l área aplicada = 1.5 m x 100 m = 150 m2 Vf = 6.5 l V = 3.5 l l/ha = 10,000 m2 x 3.5 l = 23.3 l/ha 150 m2 Método con base en tiempo directo: Este sistema consiste en fijar una velocidad de trabajo, tratando de controlar el avance del operador. Se asume que la velocidad de 1 m/s es una velocidad factible en condiciones normales de campo. En ciertos casos se puede reducir, sobre todo cuando se conoce que la velocidad de avance no puede ser otra (por ejemplo la velocidad de 0.5 m/s en arroz de inundación). Procedimiento: 1. Colocar agua en la bomba sin importar el volumen. 2. Seleccionar la boquilla adecuada y establecer la presión de trabajo para aplicar. 3. Aplicar en una probeta graduada por 10, 20 ó 30 segundos y calcular el flujo por minuto. 4. Medir el ancho de cobertura de la boquilla del aguilón que aplicará. 5. La velocidad es 1 m/s = 60 m/min (velocidad normal para aplicación manual) 6. Calcular el volumen del agua/hectárea Ejemplo: Anchura de cobertura = 1.20 m Flujo = 220 ml/10 s (resultado promedio de 3 pruebas) Área/minuto = 60 m/min. * 1.20 m = 72 m2/min. Flujo/minuto = 220 ml * 60/10 = 1.32 l/min. Velocidad = 1 m/s = 60 m/min

Usando la fórmula: L/Ha = 10,000 m2 x 1.32 l = 183.33 l/ha 72 m2 Podemos resolverlo también imaginando una franja de 1.20 m de ancho y de una ha de superficie, así: largo = x 10,000 m2 1.20 m x = 10,000 ÷ 1.20 = 8,333.333 m de largo V = 60 m/min.; 8,333.333 ) 60 = 138.889 min. Descarga = 1.32 l/min.; 1.32 * 138.889 = 183.33 l/ha Método de volumen de mezcla deseado: En este método se establece el volumen de mezcla deseado para ser aplicado por área(por ejemplo 250 l/ha), por lo tanto los cálculos se hacen con base en este volumen. Varias recomendaciones en las etiquetas de los plaguicidas se hacen para una cantidad determinada de litros, es decir indican los kilogramos del plaguicida comercial por volumen de agua y por unidad de área (por ejemplo 1.5 kg de producto comercial en 400 litros agua por hectárea). Si técnicamente no conviene modificar este volumen, se hace necesario fijarlo como volumen de mezcla a aplicar. A veces el flujo por minuto de la boquilla no coincide con el volumen fijado, entonces es necesario hacer ajustes con la presión o con la velocidad, si no se logra el ajuste, se puede recurrir al cambio de la boquilla para ver si se logra. Lo más práctico es utilizar el flujo obtenido, siempre y cuando la diferencia no sea mayor del 10% del volumen fijado. Procedimiento: 1. Determinar el volumen de mezcla deseado por área 2. Escoger la boquilla y fijar la presión de trabajo. 3. Medir la velocidad del aplicador en metros/segundo 25

4. Fijar la altura del aguilón y mida el ancho de cobertura. 5. Calcular los litros por minuto que debe aplicar la boquilla y equivalente al volumen de mezcla deseado por hectárea. 6. Medir el flujo por minuto en una probeta y comprobar el resultado como el cálculo técnico. Ejemplo: volumen deseado para la aplicación = 205 l de mezcla/Ha velocidad del aplicador = 30 m/20 s = 90 m/min ancho de cobertura = 0.80 m área m2/min = 30 m x 3 min. x 0.80 m = 72 m2/min flujo l/min/boquilla = 250 l/ha x 72 m2/min = 1.8 l./min 10,000 m2 (l/ha) Por el método gráfico: largo = x 10,000 m2 0.80 m x = 10,000 ÷ 0.80 = 12,500 m de largo V = 90 m/min.; 12,500 ) 90 = 138.889 min. Descarga requerida para la boquilla = 250 l ) 138.889 min. = 1.8 l/min. Algunas veces las bombas de mochila tienen aguilones de más de una boquilla. En estos casos se multiplica el flujo/boquilla por el número de boquillas en el aguilón para así obtener la cantidad correcta que descarga el equipo de aplicación. Todos los demás procedimientos de la calibración se manejan similar al de una sola boquilla. 26

27 Calibración de Bombas de Espolvoreo. Procedimiento: a) Medir una superficie conocida de 100 a 500 m2, b) Llenar el depósito y ajustar el regulador de flujo, aproximadamente a la mitad del gasto total, c) espolvorear el área medida caminando a la velocidad de trabajo en forma constante, d) medir la cantidad gastada y hacer cálculos en kg/ha e) si se tiró más o menos polvo del deseado se abrirá más o menos el regulador de flujo, y volver a hacer los ajustes hasta llegar el gasto deseado, si ya no es posible regular la descarga con el regulador de flujo, calibrar variando la velocidad. Calibración del Equipo para Aplicación de Granulados. Igual que en espolvoreo consiste en aplicar sobre una superficie conocida y hacer cálculos extrapolando a una hectárea, haciendo los ajustes necesarios en el sistema de dosificación (abriendo o cerrando el orificio de salida) según el caso. Para aplicaciones manuales en bandas o surcos, fraccionar un peso conocido (1 lib.) en varias partes, aplicar una de estas partes en una distancia conocida hasta llegar a depositar por unidad de longitud (m) la cantidad deseada, por apreciación visual en el surco o banda, retener en memoria la cantidad apropiada. Calidad de las aplicaciones. Cuando se examine la calidad debe revisarse la uniformidad de la distribución de las aspersiones, verificar la penetración de la aspersión dentro del cultivo, medir el número de gotas por cm2. En cultivos de follaje denso, la distribución debe ser uniforme, con número estable de gotas por cm2 en los lugares donde se encuentran las plagas. Los análisis pueden llevarse a cabo colocando superficies colectoras-detectoras en los sitios de aspersión. Los materiales empleados para estas superficies son papel sensible al agua (usado para hacer conteos de gotas por cm2 y mediciones de penetración al follaje); papel Regopop (azul), para polvos mojables en volúmenes de aplicación menor que 50 l/ha, no se ve afectado por alta HR, se usa mucho en cultivos con follaje denso y con él se estima tanto tamaño como número de gotas; Papel Kromecote (blanco), se agrega un colorante al líquido de aspersión y al depositarse la gota sobre la tarjeta esta queda grabada. El papel Kromecote

28 puede sustituirse por papel ordinario de rollos de sumadora y tenderse a lo ancho de las pasadas del equipo de aplicación. DOSIFICACIÓN DE PLAGUICIDAS La dosis general está basada en la deposición de la cantidad más apropiada del plaguicida para provocar el mejor efecto sobre la plaga tanto desde el punto de vista biológico como del económico. Una inadecuada dosificación y aplicación del producto puede tener como resultado la falta de control de la plaga, el desperdicio del producto, y en el peor de los casos, efectos secundarios indeseables o inesperados; como por ejemplo: daños en el cultivo actual o en los subsiguientes, intoxicaciones en humanos y contaminación ambiental. En cambio, si se realiza una buena dosificación y se calibra el equipo antes de la aplicación es de esperar un control eficaz de la plaga. Esta eficacia la podemos medir en función de la disminución de la población existente en el cultivo; en función de la magnitud de la población que sobrevive al tratamiento; o en función del rendimiento, la cantidad y/o calidad contra los daños causados directa o indirectamente por la plaga en cuestión. Un aspecto básico para determinar la adecuada dosificación de plaguicidas es la lectura de la etiqueta antes de usar el producto. En la sección de la etiqueta que corresponde a instrucciones de uso se encuentran las especificaciones de empleo del producto que garantiza el fabricante. Aunque ya se haya aplicado determinado plaguicida en épocas anteriores, la lectura de la etiqueta puede ahorrar tiempo y dinero. Las concentraciones por lo general se expresan dependiendo de la formulación del plaguicida. En formulaciones sólidas o secas, por ejemplo PS o SP (polvos solubles), GR (granulados), PM o WP (polvos mojables), DF (flowable seco), P (polvos), las concentraciones suelen expresarse como cantidad de i.a. (ingrediente activo) que contiene el preparado comercial por unidad de peso o, por porcentaje de peso/peso (% P/P). La dosificación puede estar expresada en dosis por superficie, y referida como una cantidad de concentrado o de ingrediente activo por cierta unidad de área (kg/ha por ej.), más un volumen de vehículo o diluyente, incluyendo a veces la descripción del método de aplicación. En este caso debe calcularse la cantidad de producto comercial a diluir por tanque según los datos

estimados en la calibración del equipo. Otra de las formas de expresar la dosificación es por tasas de dilución o concentración, estas pueden incluir dosis expresadas en ppm (partes por millón), porcentajes p/p (g de soluto por 100 g de solución), p/v (g de soluto por 100 ml de solución), v/v (ml de soluto por 100 ml de solución), g/l, g/gal, etc. Las partes por millón se refieren al número de partes por peso o por volumen de un constituyente en un millón de partes de una mezcla final, por peso o volumen, así miligramos por kilogramo o miligramos por litro equivalen a partes por millón. La concentración en porcentaje es similar a ppm excepto que es expresada como porcentaje; por ejemplo 1,000 ppm es equivalente a 0.1%. La conversión de porcentaje a ppm, y viceversa puede hacerse según la siguiente ecuación: % = ppm ppm = % * 10,000 10,000 Cuando las dosis se presentan en gramos de ingrediente activo (i.a.) del producto, se requiere interpretar los contenidos declarados en la etiqueta y la forma en la que se presentan, pues a veces se declaran componentes que pueden considerarse como parte de la formulación y que se incluyen como ingredientes activos. Este punto requiere especial atención, específicamente para plaguicidas ácidos que se formulan como sales (por ejemplo el 2,4-D, glifosato) o compuestos iónicos (como el paraquat). Para preparar la mezcla es necesario conocer la capacidad del tanque de la aspersora, el área que podría aplicarse con el tanque lleno y el tiempo en que se debería aplicar todo el cultivo. Ejemplos de concentración y dosificación: 1. Para tratamiento de cepas o cormos de banano contra nemátodos y picudo barrenador se recomienda un tratamiento por inmersión en una solución de oxamilo a 1,200 ppm por 20 minutos. Si necesitamos preparar 100 l de solución, ¿Qué volumen de producto comercial tenemos que agregar si su concentración declarada en la etiqueta es de 24 % p/v (240 g de ingrediente activo por litro? % = ppm = 1,200 = 0.12 % 10,000 10,000 Lo anterior equivale a 0.12 g de oxamilo en 100 cc de caldo ó solución ó 29

a 1.2 g de oxamilo/l de caldo o solución. Como son 100 l de caldo o solución, entonces deberá contener 1.2 * 100 = 120 g de oxamilo. El producto comercial contiene 24 g/100 ml de oxamilo, por lo que 120/24 * 100 = 500 ml de producto comercial por 100 l de caldo o solución. 2. Si se da en la etiqueta el porcentaje de ingrediente activo. Para calcular el peso del producto comercial requerido, se puede emplear la siguiente fórmula: Peso del producto a ser aplicado (i.a.) Peso del producto comercial requerido = % expresado como un decimal (i.a.) Así: se compra un herbicida con el 80% de diuron (0.8 kg de diuron por 1 kg de producto comercial) como ingrediente activo (i.a.), se quiere aplicar un kg de diuron por ha, entonces, 1.0 = 1.25 kg de producto comercial se necesita para 0.80 aplicar 1 kg de ingrediente activo de diuron. En este caso se agrega 1.25 kg de producto comercial a la cantidad de agua que se requiere para aplicar una ha. Si para esta aplicación se cuenta con una bomba de mochila de 16 litros y el gasto por manzana de agua obtenido mediante calibración fue de 192 l, quiere decir que aplicaremos 12 bombadas (192/16), por lo que la cantidad de producto comercial por bombada será de 1,250/16 = 78 g. Debido a que es un sólido, de no tener balanza para pesar el producto, es indispensable contar con otra forma de medición para agregar la cantidad exacta por bombada, una referencia que puede utilizarse es el peso del producto comercial sin disturbar (apelmazar) por determinado volumen (por ejemplo 25 cc). 30

31 LITERATURA CONSULTADA BERNAL, V. 1993. Boquillas para la aplicación de plaguicidas: Curso de Plaguicidas. Turrialba, Costa Rica, CATIE. 9 p. CONTRERAS, S. E. s.f. Formulaciones. Folleto mimeografiado. DELAVAN. 1990. Delavan agspray products: SI (metric) units edition. Lexington, EE.UU. P. irr. Catálogo 1820G. ESCUELA AGRÍCOLA PANAMERICANA, EL ZAMORANO. 1990. Curso manejo racional de plagas y plaguicidas: versión preliminar. El Zamorano, Honduras, EAP-ROCAP. P. irr. FAO. 1990. Código Internacional de Conducta para la Distribución y Utilización de Plaguicidas. Roma, FAO. 40 p. FAO. 1985. Directrices sobre datos de eficacia para el registro de plaguicidas destinados a la protección de los cultivos. Roma, FAO. 19 p. FISCHER, A. 1989. Pulverizadoras montadas al tractor. In Equipos y técnicas de aplicación de plaguicidas. Eds. A. Sáenz Colín, Roberto Abraham Ocampo, Fernando Urzúa Soria. Chapingo, México, Universidad Autónoma Chapingo. P 69-91. FISCHER, A. 1989. Calibración de pulverizadoras hidráulicas. In Equipos y técnicas de aplicación de plaguicidas. Eds. A. Sáenz Colín, Roberto Abraham Ocampo, Fernando Urzúa Soria. Chapingo, México, Universidad Autónoma Chapingo. P 93-115. FUSADES. 1993. Manejo racional de plagas y plaguicidas. San Salvador, El Salvador, FUSADES. SPRAYING SYSTEMS CO. 1991. TeeJet: agricultural spray products. Illinois, EE.UU. Spraying Systems. 73 p. Catálogo 42. URZÚA SORIA, F. 1989. Aspersoras hidráulicas. In Equipos y técnicas de aplicación de plaguicidas. Eds. A. Sáenz Colín, Roberto Abraham Ocampo, Fernando Urzúa Soria. Chapingo, México, Universidad Autónoma Chapingo. P 53-68.

32 URZÚA SORIA, F. 1989. Aspersoras hidráulicas. In Equipos y técnicas de aplicación de plaguicidas. Eds. A. Sáenz Colín, Roberto Abraham Ocampo, Fernando Urzúa Soria. Chapingo, México, Universidad Autónoma Chapingo. P 69-91. URZÚA SORIA, F. 1989. Aspersión o pulverización. In Equipos y técnicas de aplicación de plaguicidas. Eds. A. Sáenz Colín, Roberto Abraham Ocampo, Fernando Urzúa Soria. Chapingo, México, Universidad Autónoma Chapingo. P 69-91.

Add a comment

Related presentations

Related pages

Dosificacion de Plaguicidas y Calibracion de Equipo de ...

Dosificacion de Plaguicidas y Calibracion de Equipo de Aplicacion - Download as PDF File (.pdf), Text File (.txt) or read online.
Read more

Dosificacion de Plaguicidas y Calibracion de Equipo de ...

Dosificacion de Plaguicidas y Calibracion de Equipo de Aplicacion - Download as PDF File (.pdf), Text File (.txt) or read online.
Read more

Dosificacion de Plaguicidas y Calibracion de Equipo de ...

Dosificacion de Plaguicidas y Calibracion de Equipo de Aplicacion - Download as PDF File (.pdf), Text File (.txt) or read online.
Read more

Equipo de calibracion | Venezuela | L O C A N E X

... Dosificacion de Plaguicidas y ... ///doc/210839903Dosificacion de Plaguicidas y Calibracion de Equipo de Aplicacion - Download as PDF File ...
Read more

Equipos Plaguicida | Upcoming 2015 2016

Dosificacion de Plaguicidas y Calibracion de Equipo de Aplicacion
Read more

costo de equipo para sedimentacion_Xinhai Maquinarias ...

Dosificacion de plaguicidas_y ... Dosificacion de plaguicidas_y_calibracion_de_equipo_de_aplicacion 1. 1 DOSIFICACIÓN DE PLAGUICIDAS Y ...
Read more

Dosificacion de Mezclas 3000 PSI - Documents

... 28 DATOS DE COMPOSICION MATERIAL DOSIFICACION Kg CEMENTO TIPO I CEMEX ... Dosificacion de plaguicidas_y_calibracion_de_equipo_de_aplicacion.
Read more

Calibracion de Bomba Aspersora o de Espalda - Copia

Dosificacion de Plaguicidas y Calibracion de Equipo de Aplicacion. by Plutarco Echegoyén. ... Dosificacion de Plaguicidas y Calibracion de Equipo de ...
Read more