Deus ex machinæ

44 %
56 %
Information about Deus ex machinæ
Books

Published on March 13, 2014

Author: luisgomez66

Source: slideshare.net

Description

Sobre el uso de artificios en la escena teatral.

Deus ex machinæ LUIS A. GÓMEZ. para A.A.T. Hay un pasaje de la novela La máscara de Apolo, escrita por Mary Reanult, en el que un actor de la Grecia clásica se pasea por los aires, merced a un mecanismo de poleas, para desde las alturas del escenario desempeñar el papel de dios e inflamar los pechos de los espectadores. Más allá de la cuestión anecdótica, inserta en el siglo IV a.c., en esa parte de la obra se destacan, por su particularidad, la conmoción causada en los asistentes por la brillante actuación, y la descripción que Renault hace del ingenioso mecanismo montado hace más de dos mil años para reforzar la efímera ilusión. Quizá ya influenciada por siglos de sofisticación de la tecnología, la autora tiñe la escena de forma que el lector recuerde, sobre todo si gusta del teatro y lo frecuenta, algún espectacular momento estilo Broadway. Pero Reanult no miente ni fantasea; en época de Sófocles, los griegos comenzaron a utilizar artificios escenográficos de muy diversas especies. La grúa primitiva era el más importante. La técnica auxiliaba entonces al poeta para conmover a los hombres y ese aparato en que los dioses bajaban del Olimpo para instalarse entre mortales se llamaba Deus ex machinæ. El vigoroso y múltiple discurso cultural de la tragedia se sustentó así de la mecánica. Es entonces que nació, en plenitud, la escenografía —al menos los efectos espectaculares. Los griegos "veían" al dios. Centurias hubieron de pasar para que el teatro volviera a vivir épocas de florecimiento. Para entonces, digamos a fines del siglo XVI, la vida de los hombres se había ido enajenando trozos de sustancia y los largos festivales de Atenas, los seis días de las Grandes Dionisíacas, en los que la sociedad ateniense prácticamente no salía del teatro, se volvieron imposibles en sus horarios e intensidades. El hecho teatral se tornó un fenómeno nocturno, de tintes políticos y seglares perfectamente barnizados de estética, necesitado de otra luz que la diurna. Las nuevas formas de socialización (y de concepción del mundo) exigieron nuevas arquitecturas y efectos. En las representaciones de obras de Shakespeare se "oían" los truenos; las escenas podían mostrar acciones simultáneas en distintos sitios (en un jardín y un balcón, por ejemplo). Cerca de trescientos años correrían iluminando con velas hermosos telones de fondo, que con sus paisajes ilustraban a cabalidad la imaginación del público.

La escena italiana, un teatro con características muy similares a las de un edificio convencional de hoy, terminó predominando con su único frente, de cara a palcos y patio de butacas, como el teatro por antonomasia. Casi imperceptiblemente se añadieron los pisos con trampas, los andamios preñados de grúas y la colorida familia de los decorados. Todo un mundo escondido detrás de pesados cortinajes que lo mismo subían que se corrían hacia los lados. El reino de la ilusión sensorial pertenecía, hasta hace cien años, en exclusiva al teatro y sus artefactos "mágicos". La llegada de la energía eléctrica no hizo más que potenciar brevemente el desarrollo del teatro. Motores y reflectores fueron básicos para obtener mejores y más precisas imágenes. Pero llegó el cinematógrafo con su dinámica; las cualidades espectaculares del teatro fueron así trastocadas, para siempre. 2 En los albores del siglo del vértigo, producto de un decantación histórica, surgieron los directores de escena. Especialistas, propositivos, los nuevos artistas llegaron para cimentar un lenguaje, de esencia efímera, en el que son necesarios casi todos nuestros sentidos; al tener quien fungiese como constructor, habría de concretarse una nueva poética, la del espacio. Nuevos artificios y más impactantes montajes eran necesarios para golpear la conciencia sensible de la gente, lejos ya de aceptar buenos versos o edificantes anécdotas. Aparecieron entonces Max Reinhardt con sus multitudinarias puestas en escena, presentadas en circos e iglesias; Adolphe Appia con sus sutiles haces de luz, plagados de simbolismo; y Gordon Craig, creador de volumétricas y neutras escenografías. Era evidente que donde la imagen de lo "real" era expuesta por el cine, el teatro poco podía hacer y sin embargo, la sencillez, la abstracción o la explosión vital del escenario tuvieron un papel relevante en el juego de ir desarrollando conflictos humanos; en su revolución dentro del teatro, perdiendo al tiempo la vanguardia espectacular, los directores redescubrieron al instrumento fundamental: el actor. Dos corrientes fundamentales afluyen desde los años veinte en la creación teatral: una, plena de colorido y sensaciones vibrantes; austera, llena de intensidad, la segunda. Muchas veces los planos se mezclan, como en un encuentro de ríos, y algunos sorprendentes híbridos estallan en la historia. Tal es el caso de Vsevolod Meyerhold o, más recientemente,

Peter Brook; para estos creadores nada puede ser desdeñado y todo, es decir, lo que surge, nutre un discurso totalizante, concresión histórica. Cuando la espectacularidad navega sin el timón que impone el trabajo actoral, el teatro deviene en eso que hoy conocemos como comedias musicales, productos mayoritariamente concebidos para consumo, vía la más variada expoliación de las sensaciones, de grandes grupos de personas. De tal forma, los actores pueden terminar como meros accidentes (paradójicamente necesarios) del conjunto técnico montado en un escenario. Como en muchas otras actividades de los hombres, en el teatro está latente siempre la necesidad de que la técnica refuerze el hacer. Asímismo, cabe la posibilidad de perderse en los laberintos de máquinas o artefactos que por naturaleza, por esencia, invaden avasalladoras el interior humano. Poco queda a la fantasía, menos al fervor, en la sensibilidad de un asistente a la representación dramática. En algún lado subyace el riesgo impersonal de que el switch para encender la luz no requiera más de la mano que lo accione pero, sobre todo, le dé sentido. Dos mil años, en el decurso universal casi nada, han pasado desde que el Deus ex machinæ, como elemento orgánico de la puesta en escena, trajera a los dioses para resolver conflictos y dudas. Desde entonces el teatro ha ido mudando radicalmente de instalaciones. La ingeniosa acústica de un teatro griego o isabelino, los brillantes decorados del siglo XVII o las lujosas escenografías de estos tiempos, todo cabe a ser recordado como parte del accionar dramático, pero sin olvidar jamás el punto en el que Ortega y Gasset entendía la focalización última del desarrollo de la tragedia griega: el espíritu humano. Febrero de 1996.

Add a comment

Related presentations

Related pages

Deus ex machina – Wikipedia

Der Deus ex machina [ˈdeːʊs ɛks ˈmak h ina] (lat. Gott aus einer/der [Theater-]Maschine; der Duden gibt heute Deus ex Machina als Schreibweise an) ist ...
Read more

Homepage | Deus Ex Machina

Deus ex Machina (god from the machine) roared into Australia’s cultural consciousness in 2006, with some neatly customised motorcycles and a quaint ...
Read more

Duden | De­us ex Ma­chi­na | Rechtschreibung, Bedeutung ...

Definition, Rechtschreibung, Synonyme und Grammatik von 'Deus ex Machina' auf Duden online nachschlagen. Wörterbuch der deutschen Sprache.
Read more

Deuscustoms Motorcycles | Deus Ex Machina

Deus ex Machina (god from the machine) roared into Australia’s cultural consciousness in 2006, with some neatly customised motorcycles and a quaint ...
Read more

Deus Ex Machina USA

Deus Ex Machina America Eshop ... New Arrivals. Moto
Read more

Deus ex Machina - Blogs der FAZ

Das sind die Ruinen der Thermen von Volterra: Marmorsäulen, Mosaike, diverse Bäder, Saunen, eine imposante Architektur, die der römischen Kultur zu ...
Read more

Suchergebnis auf Amazon.de für: Deus Ex: Bekleidung

Nur noch 1 Stück auf Lager - jetzt bestellen. Deus Ex Machina Deus Customs Crew Blueprint Marle. EUR 56,00 EUR 80,00
Read more

Deus Ex Machina Europe

Deus Ex Machina Europe Eshop ... New Arrivals. Records
Read more

Suchergebnis auf Amazon.de für: Deus Ex: Bekleidung

von Deus ex machina. EUR 31,50 EUR 45,00. Nur Artikel von Deus ex machina anzeigen. Weitere Auswahl: Größe. Deus Jacke Workwear Jacket. von Deus ex ...
Read more

CAPS | Deus Ex Machina Europe

Deus Ex Machina - Hats ... Circle Logo Trucker Black/White. €29.00 EUR
Read more