advertisement

DE JUÁREZ A LOS JÓVENES

100 %
0 %
advertisement
Information about DE JUÁREZ A LOS JÓVENES
Books

Published on March 16, 2014

Author: BENITOJUAREZFUNDAC

Source: slideshare.net

advertisement

de juárez a los jóvenes

DIRECTORIO DR. JOSÉ ENRIQUE VILLA RIVERA Director General DR. EFRÉN PARADA ARIAS Secretario General DR. JOSÉ MADRID FLORES Secretario Académico ING. MANUEL QUINTERO QUINTERO Secretario de Extensión e Integración Social DR. LUIS HUMBERTO FABILA CASTILLO Secretario de Investigación y Posgrado DR. VÍCTOR MANUEL LÓPEZ LÓPEZ Secretario de Servicios Educativos DR. MARIO ALBERTO RODRÍGUEZ CASAS Secretario de Administración LIC. LUIS ANTONIO RÍOS CÁRDENAS Secretario Técnico ING. LUIS EDUARDO ZEDILLO PONCE DE LEÓN Secretario Ejecutivo de la Comisión de Operación y Fomento de Actividades Académicas ING. JESÚS ORTIZ GUTIÉRREZ Secretario Ejecutivo del Patronato de Obras e Instalaciones ING. JULIO DI-BELLA ROLDÁN Director de XE-IPN TV Canal 11 LIC. ALBERTO CORTÉS ORTIZ Abogado General LIC. ARTURO SALCIDO BELTRÁN Director de Publicaciones

Instituto Politécnico Nacional – México – de juárez a los jóvenes Carmen Zenil

De Juárez a los jóvenes Primera edición: 2006 D.R. © 2006 Instituto Politécnico Nacional Dirección de Publicaciones Tresguerras 27, 06040, México, DF ISBN: 970-36-0353-X Impreso en México / Printed in Mexico

 índice ¡A las armas! ...................................................................... 13 Prólogo ............................................................................. 17 De Juárez a los mexicanos ....................................... 25 El estudiante juárez (fragmentos)................................................... 25 La palabra de Benito Juárez (fragmentos)....................................... 26 Apuntes para mis hijos (fragmentos)................................................. 37 Es Benito Juárez Benemérito de las Américas............................... 46 Poesía Juarista ................................................................ 55 El soldado de la libertad................................................................ 55 El motín............................................................................................ 60 Benito Juárez (fragmentos)............................................................... 66 La tumba de Juárez .......................................................................... 69 Al señor de la victoria.................................................................... 70 Cinco de mayo (fragmentos).............................................................. 74 Exaltación heroica ......................................................................... 76 A Juárez............................................................................................. 78 Apóstrofe a México......................................................................... 83 Soneto .............................................................................................. 84 A la memoria del ciudadano Benito Juárez .................................. 85

De Juárez a los jóvenes Vino del Zempoaltépetl................................................................... 87 Sin título.......................................................................................... 90 Sin título.......................................................................................... 91 Tu gigantesca sombra se levanta ................................................... 92 Gran prosa por el triunfo de la República .................................. 95 Viaje por la noche de Juárez .......................................................... 98 Sueño atlante ................................................................................ 100 Juárez era la luz (fragmentos)........................................................ 101 La raíz amarga ............................................................................... 104 Discurso por Benito Juárez (fragmentos)...................................... 107 Principio para un canto a Juárez (fragmentos)............................. 109 Discurso entre banderas............................................................... 111 Poema a Juárez................................................................................ 118 Promesa a Juárez............................................................................. 122 Ensayos y discursos a Juárez ................................ 127 Legitimidad del Ejecutivo (fragmentos)........................................ 127 La fe en la patria............................................................................ 129 Hidalgo y Juárez (fragmentos)........................................................ 132 Benito Juárez ha muerto (fragmentos).......................................... 134 Sobre Juárez.................................................................................... 136 Discurso pronunciado a nombre del ayuntamiento en el panteón de San Fernando (fragmentos)............................... 138 El día de Juárez ............................................................................. 139 La vida institucional mexicana se fortalece con el pensamiento de don Benito Juárez (fragmentos)...................... 141 Juárez y la conciencia nacional (fragmentos).............................. 143 El deceso del Presidente Juárez y su entierro (fragmentos)...... 144 Juárez: indio, liberal y masón (fragmentos)................................. 149 Elogio (fragmentos)......................................................................... 151 Juárez .............................................................................................. 152 Juárez, tema de la historia nacional (fragmentos)....................... 153 La lección permanente (fragmentos)............................................. 155 El camino de Juárez (fragmentos)................................................... 158 “Pues porque es un indio…” (fragmentos)..................................... 160 El niño Benito Juárez redivivo..................................................... 162

índice Benito Juárez, conciencia de la patria (fragmentos).................... 164 Juárez y el derecho de autodeterminación de los pueblos (fragmentos)............................................................ 165 Juárez en la inmortalidad del 21 de marzo................................. 166 Proyecto Alternativo de Nación (fragmentos)............................. 167 Gobierno de trascendencia histórica inspirado en Juárez (fragmentos).................................................................... 168 Epistolario ..................................................................... 173 Carta de Benito Juárez dirigida desde Oaxaca a Matías Romero............................................................................. 173 Carta de Benito Juárez enviada desde Veracruz a Guillermo R. Henry ................................................................... 173 Carta de Benito Juárez enviada a Ignacio Zaragoza........................................................................ 174 Manifiesto de Juárez por la intervención francesa.................. 174 Carta de Benito Juárez al Emperador Maximiliano................... 177 Carta de Benito Juárez enviada desde Chihuahua a Pedro Santacilia.......................................................................... 181 Carta de Benito Juárez enviada a su esposa Margarita.............. 181 Carta de Benito Juárez enviada a su esposa Margarita.............. 182 Carta de Benito Juárez enviada a la señora Celsa Farías de Mercado, esposa de Florentino Mercado, abogado de ideas liberales, que estuvo en el sitio de Querétaro y murió en la acción de Casa Blanca................... 182 Carta de Benito Juárez enviada al General Rafael Cravioto... 183 Carta de Margarita a Juárez......................................................... 183 Obra de teatro ..............................................................187 Juárez. Drama en tres actos. siete cuadros ............................... 187 Canto a Juárez ............................................................. 199 Himno al patricio........................................................................... 199 Corrido a Juárez ........................................................................... 200 Corrido del peligro de la intervención americana................... 201

De Juárez a los jóvenes10 La paloma ........................................................................................ 205 Seis preguntas con el folklorista y maestro Adrián Nieto....... 208 El Gusto Federal........................................................................... 210 La Patria ............................................................................ 219 Cómo nace y lucha nuestro Estado de derecho......................... 219 Cómo nace y lucha nuestro escudo............................................. 226 Cómo nace y lucha nuestra Bandera........................................... 230 Como nace y lucha nuestro himno.............................................. 238 Corrido de Catarino Maravillas................................................. 249 bibliografía

José Clemente Orozco

13 ¡A las armas! No tenemos más rey que las leyes ¡No tenemos los libres señor! ¡Que con sangre se tiñe de reyes Nuestro bello pendón tricolor! ¿Hasta cuándo en vil ocio, hasta cuándo Yaceréis, mexicanos, dormidos? ¿Hasta cuándo seréis, tan sufridos Que se os pueda venir a insultar? ¡No de paz, no de fiestas y danzas Es esta hora que pasa tremenda… Aquí mismo, en la patria, su tienda Ha venido el francés a plantar! ¡A las armas! Oíd cuál resuenan De conquista los hurras salvajes… ¿Hasta cuándo vengáis los ultrajes? ¿Para cuándo queréis el valor? El que lleva en su pecho grabada De la patria la imagen querida, Nunca piensa que juega la vida, Sólo piensa que gana el honor. Sólo piensa cuando entra en la lucha Que el oprobio al cobarde le queda; Sólo busca lugar en que pueda La ancha espada mortífera hundir. Sólo sabe, ya tinto en su sangre, Que morir por el niño, la anciana, La misión más sublime del hombre;

De Juárez a los jóvenes14 Por la madre, la esposa, la hermana, Por su dios y su hogar… ¡No es morir! ¡Es cumplir por la patria bendita Es quizá bautizar con su nombre Una página de oro triunfal; Es vivir como vive la fama, Es vivir como vive la gloria, Es comprar a la excelsa victoria El derecho de ser inmortal! ¡A las armas! el grito de guerra Como el trueno los ámbitos llene, Y del Gila al Grijalva resuene, Del Pacífico al Golfo también Y cual llama de incendio que el soplo De impetuoso arrebata, Como tromba que el rayo desata, ¡Se desplome la guerra doquier! ¡A las armas! ¡Los montes, los valles, Las ciudades vomitan guerreros!... ¡Luz nos den en el día los aceros, Y en las noches alumbre el cañón! Y que corra la sangre agostando Flor y mies en la vasta campiña… Cuando el agua de rojo se tiña Ya podremos lavar el baldón. ¡No hay paz! El flamígero incendio Del combate la atmósfera abrase; ¡Cada pecho que el hierro traspase multiplique en los otros la fe! Y no quede un pedazo de tierra Que no moje la sangre enemiga… Si es preciso no quede quien diga De nosotros: ¡la patria aquí fue!... ¡Sí!... ¡primero, primero se tornen Las ciudades en mudos desiertos, Y los campos se cubran de muertos, Y la patria perezca en luchar Que sumisos a un amo extranjero Ofrecer nuestra carne a su vara, De vergüenza taparnos la cara Y cual pobres mujeres llorar!...

15¡A las armas! Nuestro sol es sol de los libres, Nuestro suelo es un suelo de brazos; Pero si hay corazón de esclavos, Si hay traidores… ¡maldígalos dios! El traidor no es hermano… va solo, Es Caín vagabundo y proscrito; dios escribe en su frente: ¡maldito! Y sus hijos le ven con horror. ¡Oh mi patria! En su tiempo la lucha Sin piedad a tus hijos diezmaba; Sangre propia tu seno chorreaba, Sangre extraña tu espada también, ¡En un tiempo, con mano terrible La melena real sacudiste Del ibero león, y le oíste Ya vencido rugir a tus pies!... ¿Cómo es que hoy a tu frente divina El baldón por el galo se escape? ¿Quién de Puebla arrasó el Guadalupe? ¿Quién el sol de tu Mato apagó? ¡A las armas! Doquier el incendio De la guerra tus campos alumbre. Y retiemblen la costa y la cumbre Al feroz tronar del cañón. ¡A las armas! ¡El sol de la patria No vea más nuestra triste vergüenza! ¡Es preciso que México venza, Y en el nombre de dios, vencerá! ¡Al cadalso, a la tumba, al oprobio Rodarán el monarca y vasallos… Y sus cascos pondrán los caballos En la sacra corona imperial! ¡No tenemos más rey que las leyes, No tenemos los libres señor, Ni aquí tienen más tronos los reyes Que el cadalso sin gloria ni honor! Manuel M. Flores

De Juárez a los jóvenes16 Leguízamo

17 La memoria colectiva es la historia latente de un pueblo, por ello es más que un libro o un trabajo continuo que quita la memoria al que la padece, estableció Cervantes y la llamó enemiga mortal de mi descanso. Una memoria ejercitada es guía más valiosa que el genio y la sensibilidad, observó Schiller; porque de la memoria no podemos ser expul- sados, en ese paraíso todo lo somos y lo sentimos y lo decimos porque lo vemos. Y no sólo lo que hayamos visto, porque no es un sentido el que opera sino que hay además lo oído, lo tocado, lo olido y lo gustado. La memoria reúne entendimiento, hechos, ense- ñanzas, seres, actos y todo lo que forma nuestra verdad, porque lo que amamos está con nosotros y porque lo que odiamos está contra lo que amamos o contra los que amamos. Así diferenciamos lo positivo de lo negativo, lo justo de lo injusto, lo que pertenece a la libertad y lo que es de la indignidad. La historia es testimonio del tiempo, verdad del tiempo, maestra y prolongación de la vida. La memoria de todos y cada uno es presente eterno. El tiempo es dulce en la primera edad, corazonado en la adolescencia y for- taleza en la madurez. En la firmeza corazonada de la juventud está la conciencia del porvenir, el espíritu de lo humano y la realidad del arte. Un día vendrá la juventud y golpeará la puerta, dialoga el personaje central de El maes- tro de obras Soless con el Dr. Herdal de Henrik Ibsen, en el mejor teatro noruego. Ese día ha llegado para Latinoamérica, comenzó en los años setenta y aún está vigente en la puerta que abre el futuro inmediato. Brilla más la luz del sol que nace, que la del sol poniente. La negación de lo que no es como el joven es fecunda; nunca lo fuimos quienes no negamos, después de haberlo consultado al tiempo. Cuando jóvenes tal vez no gozamos de nada con plena intensidad, porque lo queríamos todo, en el te- rreno de la libertad, de la vida, de la verdad del arte, de la dignidad. Ese joven nunca desalentado continúa golpeando la puerta. Prólogo

De Juárez a los jóvenes18 Aprender de lo vivido como ser humano es aprender de lo vivido colectivo como pueblo, patria y continente. Identificarse en lo heroico, es tener el sentido de heroís- mo para practicarlo no sólo para aplaudirlo. Gritar ¡Arriba los muertos! Es hacerlos no muertos. El Corán en su versículo 140 dice: “No digáis de esos que han caído luchando bajo los estandartes de la ley que han muerto. Al contrario, ellos viven aunque vosotros no los sentís.” La muerte no se da por cumplida cuando la vida ha cumplido con los demás, muerto inmortal nombró César Vallejo; muerte ejemplar honra toda una vida, aclaró Petrarca; que morir por la patria es vivir, canta el himno cubano; el héroe es para mí, el iluminado de la acción, dice Rodó. Y el más cercano pensamiento a Benito Juárez: el heroísmo puede salvar un pueblo en circunstancias di- fíciles, pero es la acumulación diaria de pequeñas virtudes la que determina su grandeza, de Gustav Le Bon. Benito Juárez digno hijo del pueblo. Abanderado de los principios. Creyente de la igualdad popular. Voz recia y firme. Tutela de la educación indígena. Abanderado de la ley. Liberador de los cultos. Voluntad contra cualquier obstáculo. Ajusticiador de la impunidad y la traición. Paradigma de esposo y padre. Gobernante con patria y honor. Combatiente contra el egoísmo y contra la esclavitud. Educador incansa- ble. Funcionario por el bien público. Implantador de la fuerza moral. Castigo del vicio y del crimen. Compatriota respetuoso de la opinión. Defensor de los intereses del pueblo. Freno de ricos y poderosos. Perseguidor de los abusadores y abusos del poder. Sacrificador de su familia por el bien de la patria. Propiciador del porvenir. Intelectual por el derecho de pensar. Patriota libre: contra la patria nunca tendremos la razón. Guerrillero contra el invasor poderoso. Defensor de la soberanía nacional. Impartidor de la justicia y el derecho. Propiciador de la identidad mexicana. Creador del Estado; pero por sobre todo, defensor de la soberanía y de la patria asediada por la ambición y la rapiña de los imperios. Carmen Zenil Paredes en este su primer libro, llega con su juventud, que siente, entiende y vive a Juarez, golpeando a la puerta de su tiempo, tiempo mexicano con 55% de jóvenes menores de 25 años. Ella no es recién llegada, ni es casual su identi- ficación. Adolescente de secundaria, titula su primer trabajo escrito Juárez. Alumna distinguida, amante de la poesía se entrega a ella en plena convicción de crearla, escribirla y cumplir de esta manera con su ideal. Más tarde, en vocacional, percibe de sus maestros la imagen del Benemérito de las Américas, su maestro de matema- ticas Carlos Garza Ramos Rodríguez decía que Juárez era el hombre completo de su tiempo que le dio república al país; de la literatura, la presencia inmortal del héroe;

19PRÓLOGO de su director Dr. Carlos A. Flores de Dios González escucha: “Sigue por el camino que te dejó el Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT), que no es sino el ejemplo que nos dio Benito Juárez, abraza su ideal y adelante”, al recibir su diploma de enseñanza media superior y lo determinante para su sentido de vida y realización, que le entrega en sus manos el Instituto Politécnico Nacional. A nombre de las decenas de miles de su comunidad: los dos segundos lugares de los Concursos Interpolitécnicos de Lectura en Voz Alta 2003 y 2004; los dos primeros lugares de los Concursos de Poesía “Margarita Paz Paredes” y “Miguel Hernández” 2005 y 2006; y el primer lugar del Concurso “Benito Juárez” 2006, con el que la comunidad po- litécnica celebra el 200 aniversario de su nacimiento; el 70 aniversario del Instituto Politécnico Nacional y el 65 aniversario del CECyT 5 “Benito Juárez”. Pero Carmen Zenil no está sola, este libro es el resultado de las generaciones jóvenes, que van del paisaje vivo al texto, de todo lo que es asombroso, a la historia y a la voz. Sus compañeros, que se autollaman Los Heraldos Negros, en reconocimiento al poe- ta César Vallejo, representan dignamente a las escuelas politécnicas de las que forman parte, con auténtica expresión literaria que manifiestan en los Interpolitécnicos, ob- teniendo los primeros lugares; siempre presentes en los eventos culturales, los talleres de creación literaria, pues el arte los une, auspiciados por el talento de sus maestros talleristas. En las páginas de este libro, Carmen Zenil da constancia de millones de mexicanos jóvenes de América y del mundo. La firmeza es directa y la palabra cierta en su expresión oral y escrita. Por ello este libro es y será territorio siempre, donde converge el habla de corazón con el presente, la necesidad y el hacer, la lógica y el significante, el aprendizaje y la memoria. Lo que sucede en estas páginas es la fijación alegre y libre del cuerpo textual que experimenta, evento que se vincula con el ideal, con lo que sí existe, através de la selección de fragmentos tomados de diversas obras y documentos. En síntesis, la brújula que anima el encuentro del héroe en su siempre, con la limpidez joven, con su emoción y con su reflexión. La autora y todos ellos saben lo que invariablemente será joven, porque jóvenes son las palabras antiguas que aquí se reúnen, y por ello y por su voluntad, jóvenes tam- bién nosotros mismos. Es el vínculo de la creación al ser retomada, que se ocupa de la nueva dimensión y de decirlo. Y otra vez la creación nace, se modela y se lanza al vacío de un tiempo revalorado, actual; y ahí se introduce en lo que significa, porque ahí es otra vez lo real. El ideal, la palabra, la literatura en juego con lo que de tierra joven tienen y por lo mismo de verdad.

De Juárez a los jóvenes20 Comprobación emotiva es el poema breve, conciso y sencillo, que Carmen Zenil ofrece a la dignidad de Benito Juárez. Surges a la fuerza del mundo violento el tiempo violento el vientre de la madre rasgas para obligar el primer llanto. Padre Juárez yo no estaba. Mi madre temía que temblara la tierra nuevamente. No había hora exacta en los ojos de la patria. No lenguaje. Sólo tenerse vivos. Por tu frío llegó la primavera. Se contaron uno a uno los dedos. Todo un pueblo recupera leer escribir la esperanza como suya y el llamarse de todas las maneras. Ese es tu nombre. Soy yo. Así nací. En De Juárez a los jóvenes, título propuesto y defendido por Arturo Salcido Beltrán, Director de Publicaciones del Instituto Politécnico Nacional, para su publicación en nuestro Instituto, hay eco de más de la veintena de movimientos estudiantiles, popu- lares, reivindicatorios, solidarios de los Siglos xx y presente, de México 1968, 1971, 1989, chiapas 1994, 2000; Cuba, Colombia, Venezuela, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Inglaterra, Irlanda, País Vasco, España y recientemente Chile y Atenco. Con Juárez los héroes anónimos toman por nombre el de todos y el de él.

21PRÓLOGO Es preciso culminar con las palabras que aprendimos —también la autora— de nues- tro maestro, Dr. Fausto Trejo, cuando cita al Comandante de América Ernesto Che Guevara: Hay de aquellos pueblos cuyos gobiernos matan las conciencias de sus jóvenes, pues no son dueños de su historia; frente a ellos hay millones de jóvenes que toman en sus mismas manos la historia. Leopoldo ayala

Diego Rivera

25 El estudiante juárez Fragmentos tomados de Benito Juárez su vida y su obra Al margen un sello que dice: Seminarium Pontificium Sanctæ Crucis Oaxacense, y una estampilla de 50 centavos debidamente cancelada. Antonio Casulleras, Secretario del Seminario Pontificio de esta Ciudad, certifica que: en los libros primero de califica- ciones y primero de méritos y ejercicios literarios del mismo, se hallan las siguientes noticias acerca del Sr. D. Benito Pablo Juárez. Libro de calificaciones Año de 1825. Filosofía, primer año. D. Benito Pablo Juárez, Manteista, fue calificado de Excelente Nemine Discrepante, y sustentó un acto Público. Año de 1827. Filosofía, tercer año. D. Benito Pablo Juárez, Excelente Nemine Discre- pante. Es de particular aplicación y sobresaliente aprovechamiento que manifestó en el acto público que defendió y tuvo el honor de consagrar a N. Hmo. Prelado. Al final de las calificaciones de dicho año se halla lo siguiente: habiendo presidido sus Actos el Br. D. Miguel Estanislao Riveros y teniendo que dar los lugares a sus discípulos, nombró Supra locum. D. Benito Pablo Juárez. Año de 1828. Teología, primer año. D. Benito Pablo Juárez, Teólogo de primer año, presentó a más de lo de obligación, el Tratado de infidelitante por el Emmo. Gotti, y fue calificado de Excelente Nemine Discrepante. De Juárez a los mexicanos

De Juárez a los jóvenes26 Libro de méritos y ejercicios literarios Año de 1826. El día 2 de marzo tuvo un mensal de la Aritmética y Álgebra del P. F. Francisco Jacquier, D. Benito Pablo Juárez, y se lo presidió el Br. D. Miguel Riveros, catedrático de Filosofía. Año de 1827. El día 8 de marzo tuvo un mensal de cinco conclusiones de la Física Particular del M. R. P. Fr. Francisco Jacquier, D. Benito Pablo Juárez, presidido por el Br. D. Miguel Riveros, catedrático de la Facultad. Año de 1827. El día 9 de agosto tuvo otro acto, en el que defendió la misma obra del Padre Jacquier, D. Benito Pablo Juárez, presidiéndolo el Pbro. Catedrático Br. D. Miguel Estanislao Riveros. Año de 1828. El día 8 de mayo tuvo un mensal de la segunda cuestión del tratado de Encarnación por el Angélico Dr. Sto. Tomás, D. Benito Pablo Juárez, y lo presidió D. Luis Morales, catedrático de prima de Teología Escolástica. Y a pedimento del C. Juan Sánchez, Profesor de Instrucción primaria elemental y superior, y para los usos que le convengan expido el presente en Oaxaca a los tres días del mes de junio de mil novecientos dos. Antonio Casulleras, una rúbrica. V.° B.°, El Rector, José Uriz. La palabra de Benito Juárez Fragmentos tomados de diversos documentos (…) Los buenos hijos de México, combatiendo solos, sin auxilio de nadie, sin recursos, sin los elementos necesarios para la guerra, han derramado su sangre con sublime patriotismo, arrastrando todos los sacrificios, antes que consentir en la pérdida de la república y de la libertad. En nombre de la patria agradecida, tributo el más alto reconocimiento a los buenos mexicanos que la han defendido y a sus dignos caudillos. El triunfo de la patria, que ha sido el objeto de sus nobles aspiraciones, será siempre su mayor título de gloria y el mejor premio de sus heroicos esfuer- zos. Ha cumplido el gobierno el primero de sus deberes, no contrayendo ningún

27De Juárez a los mexicanos compromiso en el exterior ni en el interior, que pudiera perjudicar en nada la in- dependencia y soberanía de la república, la integridad de su territorio o el respeto debido a la Constitución y a las leyes. Sus enemigos pretendieron establecer otro gobierno y otras leyes, sin haber podido consumar su intento criminal. Después de cuatro años vuelve el gobierno a la ciudad de México, con la bandera de la Constitución y con las mismas leyes, sin haber dejado de existir un solo instante dentro del territorio nacional. Que el pueblo y el gobierno respeten los derechos de todos. Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho aje- no es la paz. (…) Como hijo del pueblo, nunca podría olvidar que mi único título es su voluntad. (…) El primer gobernante de una sociedad no debe tener más bandera que la ley; la feli- cidad común debe ser su norte, e iguales los hombres ante su presencia, como lo son ante la ley; sólo debe distinguir el mérito y la virtud para recompensarlos; al vicio y al crimen para procurar su castigo. (…) Lo que dicen González Ortega y sus partidarios de que estoy de acuerdo con Santa Anna y que he vendido la Baja California, son vulgaridades con que siempre me han atacado los que no pueden hacerlo con razones y hechos fundados. (…) Al que no quiere oír es preciso hablarle recio y seguido. (…) No es posible autorizar la impunidad de los traidores que tanto se han distinguido en asesinar a los defensores de la patria. Perdonarlos, siendo notorios sus crímenes y siendo muy clara la ley que los condena, sería una falta inexcusable que el gobierno no debe aprobar. (…) Nunca se olvide que la constancia y el estudio hacen a los hombres grandes, y que los hombres grandes son el porvenir de su patria.

De Juárez a los jóvenes28 (…) Queremos libertad de cultos; no queremos religión de Estado, y debemos, por lo mismo, considerar a los clérigos —sea cual fuere su credo religioso— como simples ciudadanos, con los derechos que tienen los demás. (…) Espero que de hoy en más no pretenderán los gobiernos extranjeros mezclarse en los asuntos domésticos de nuestro país, que no necesita, a dios gracias, de tutela para marchar. (…) Si yo hubiese consultado exclusivamente mi interés personal, me habría retirado a la vida privada después de terminada la lucha contra los invasores que pretendieron des- truir nuestras instituciones, pero he juzgado mi deber trabajar por la reconstrucción del país en el puesto en que ha querido colocarme nuevamente el voto de la nación. (…) El egoísta, lo mismo que el esclavo, no tiene patria ni honor. (…) El patriotismo no debe medir el tamaño de los sacrificios, sino afrontarlos con resignación. (…) El gobernante no es el hombre que goza y que se prepara un porvenir de dicha y de ventura; es, sí, el primero en el sufrimiento y en el trabajo, y la primera víctima que los opresores del pueblo tienen señalada para el sacrificio. (…) El pueblo, única fuente pura del poder y de la autoridad. (…) No deshonra a un hombre equivocarse. Lo deshonra la perseverancia en el error. (…) Lo mejor que puede hacer Santa Anna es vivir lejos del país al que tantos males ha causado, pues no es posible que el gobierno acepte sus servicios.

29De Juárez a los mexicanos (…) Siempre tuerce los principios el que oscurece la verdad, para ocultar sus faltas en las tinieblas. (…) Los gobernantes de la sociedad civil no deben asistir como tales a ninguna ceremonia eclesiástica, si bien como hombres pueden ir a los templos a practicar los actos de devoción que su religión les dicte. (…) La voluntad vence obstáculos. El patriotismo opera milagros. (…) La educación del pueblo es una de las primeras atenciones de todo gobierno. Sin escuelas jamás podrá nuestro pueblo tener el conocimiento de sus deberes y la apre- ciación de sus derechos. (…) Procuremos en nuestros escritos y aun en nuestras conversaciones, educar a los pue- blos, inculcándoles las ideas de libertad y dignidad, con lo que les haremos un bien positivo. (…) Los sacrificios santifican la libertad. (…) Se ultraja a un pueblo cuando se ataca al poder que él mismo ha elevado y quiere sostener. (…) No se mantiene a los hombres en los puestos públicos por capricho, sino por el bien político. (…) Muy poco he hecho a favor de nuestra patria y sólo ha sido en cumplimiento de mi deber de gobernante y de mexicano.

De Juárez a los jóvenes30 (…) No es sólo la fuerza de las armas la que necesitamos. Necesitamos de otra más eficaz: la fuerza moral, que debemos robustecer, procurando al pueblo mejoras positivas, goces y comodidades. (…) Una imprentita: importa mucho hacer la guerra con la pluma. (…) Los hombres somos nada, los principios son el todo. (…) Los elogios con que ensalzan mi conducta no me enva­necen. Tengo la convicción de no haber más que lle­nado los deberes de cualquier ciudadano que hubiera estado en mi puesto al ser agredida la nación por un ejército ex­tranjero. Cumplía a mi deber resistir sin descanso hasta sal­var las instituciones y la independencia que el pueblo mexicano había confiado a mi custodia. Hoy, de vuelta a la capital, tengo el placer de comunicarles que ni la Constitu­ción ni la Independencia han sufrido menoscabo a pesar de haber sido terriblemente combatidas. No llego a México como conquistador; le traigo, no el terror, sino la libertad y la paz que deseo comiencen a gozar desde hoy todos los ha­bitantes del país sin distinción alguna. Espero que este de­seo será cumpli- do con el concurso de la nación, a la cual se debe el triunfo que hoy celebramos. (…) Mi deber es no atender a los que sólo representan el deseo de un corto número de personas, sino a la vo­luntad nacional. (…) Mis compatriotas no serán molestados por sus opinio­nes, de palabra o escritas. Las res- petaré y haré que se respeten. Con dulzura y moderación procuraré que todos cumplan con sus deberes; pero el que traspasare la línea que le trazan las leyes, el que atentare contra el derecho ajeno, el que turbare la paz, ése sufrirá todo el rigor de las leyes. (…) Mi única aspiración es servir a los intereses del pueblo y respetar su verdadera volun- tad. Siempre he procurado hacer cuanto ha estado en mi mano para defender y sos- tener nuestras instituciones. He demostrado en mi vida pública que sirvo lealmente

31De Juárez a los mexicanos a mi patria y que amo la liber­tad. Ha sido mi único fin proponeros lo que creo mejor para vuestros más caros intereses, que son afianzar la paz en el porvenir y consolidar nuestras instituciones. ¡Sería yo feliz si antes de morir pudiera verlas para siempre consolidadas! (…) Comprendo que hace usted un verdadero sacrificio se­parándose de la mujer con quien acaba de contraer matrimonio, pero hay circunstancias extraordinarias en que es necesario sacrificarlo todo. (…) El egoísta, lo mismo que el esclavo, no tiene patria ni honor. (…) La democracia es el destino de la humanidad futura; la libertad, su indestructible arma; la perfección po­sible, el fin donde se dirige. (…) Yo aún sufro y seguiré sufriendo, porque los senti­mientos naturales del corazón no pueden extinguirse, por mucho que nos empeñemos en sofocarlos con la refle­xión y con la energía de nuestra voluntad. Sólo la familia y la amistad pueden mitigarlos algún tanto, sintiendo con nosotros nuestras penas y fortaleciéndonos con sus pala- bras de consuelo. Es todo lo que puede endulzarnos esta vida tan llena de amargos sufrimientos. (…) Para todos, justicia; para los amigos, favor y justicia. (…) Es mucho lo que sufre mi espíritu, y apenas tengo energía para sobrellevar esta des- gracia que me ago­bia y que casi no me deja respirar. Murió mi adorado hijo, y con él murió también una de mis más bellas esperanzas. Esto es horrible, pero que ya no tiene remedio. (…) Que el enemigo nos venza y nos robe, si tal es nuestro destino; pero nosotros no debemos legalizar un aten­tado entregándole voluntariamente lo que nos exige por

De Juárez a los jóvenes32 la fuerza. Si la Francia, los Estados Unidos o cualquiera otra nación se apodera de algún punto de nuestro territorio, y por nuestra debilidad no podemos arrojarlo de él, dejemos siquiera vivo nuestro derecho, para que las generaciones que nos sucedan lo recobren. Malo sería dejarnos desarmar por una fuerza superior; pero sería pésimo desarmar a nues­tros hijos, privándolos de un buen derecho, que más valien­tes, más patriotas o más sufridos que nosotros lo harían valer y sabrían rei- vindicarlo algún día. (…) Los ricos y los poderosos ni sienten, ni menos procu­ran remediar las desgracias de los pobres. Aquéllos se temen y respetan, y no son capaces de romper lanzas por las querellas de los débiles, ni por las injusticias que sobre ellos se ejerzan. (…) Podrá suceder que alguna vez los poderosos se con­vengan en levantar la mano sobre un pueblo pobre, oprimido, pero eso lo harán por su interés y conveniencia. Eso será una eventualidad que nunca debe servir de espe­ranza segura al débil. (…) La respetabilidad del gobernante le viene de la ley y de un recto proceder y no de trajes ni de aparatos militares propios sólo para los reyes de teatro. (…) Todo ciudadano está obligado a servir a la patria, en el puesto que se le asigne: desde la portería de un ministerio se puede servir y honrar a México. (…) El pueblo que quiere ser libre lo será. Hidalgo enseñó que el poder de los reyes es demasiado débil cuando gobiernan contra la voluntad de los pueblos. (…) La independencia y la libertad, dos grandes bienes, sin los cuales todos los demás son tristes y vergonzosos. (…) La indiscreción pesimista de un jefe militar en tiempos de guerra equivale a la pérdi- da de una batalla.

33De Juárez a los mexicanos (…) Cuán invencible es la fuerza de los pueblos y cuán grande el poder de sus autorida- des legítimas, cuando unos y otras, apoyados por la opinión, atacan y defienden, en cumplimiento de sus deberes, el mandato de la ley. (…) Quien no tenga fe en la justicia de su causa, más le vale pasarse al enemigo. (…) Consuela sentir y llorar juntos las desgracias mutuas. (…) Yo puedo condonar las ofensas personales que se me hagan; pero no está en mi ar- bitrio permitir que se ultraje impunemente la dignidad del gobierno, y que sea el escarnio y la befa de los malvados. (…) Contra la patria nunca tendremos razón. (…) La guerra de guerrillas, única defensa real y efectiva contra un invasor poderoso: la única invencible. (…) Me alegro que las muchachas bailen, lo que les hará más provecho que rezar y darse golpes de pecho. (…) Desearía que el protestantismo se mexicanizara con­quistando a los indios; éstos nece- sitan una religión que les obligue a leer y no les obligue a gastar sus ahorros en cirios para los santos. (…) Libre, y para mí muy sagrado, el derecho de pensar. (…) La instrucción es la primera base de la prosperidad de un pueblo, a la vez que el me- dio más seguro de hacer imposible los abusos del poder.

De Juárez a los jóvenes34 (…) Formar a la mujer con todas las recomendaciones que exi­ge su necesaria y elevada misión, es formar el germen fecun­do de regeneración y mejora social. Por esto es, que su educa­ción, jamás debe descuidarse. (…) Nada con la fuerza; todo con el derecho y la razón: se conseguirá la práctica de este principio con sólo respetar el derecho ajeno. (…) Lo cierto es que mis enemigos no tienen razón para serlo. Si algún mal causo a los traidores es por error de entendimien­to y no por deliberada voluntad. No es mi fuer- te la venganza. (…) El primer gobernante de una sociedad no debe tener más bandera que la ley; la feli- cidad común debe ser su norte, e iguales los hombres ante su presencia, como lo son ante la ley; sólo debe distinguir al mérito y a la virtud para recompensarlos; al vicio y al crimen para procurar su castigo. (…) Hijo del pueblo, yo no lo olvidaré; por el contrario, sos­tendré sus derechos, cuidaré de que se ilustre, se engrandezca y se críe un porvenir, y que abandone la carrera del desorden, de los vicios y de la miseria, a que lo han conducido los hom­bres que sólo con sus palabras se dicen sus amigos y sus liber­tadores; pero que con sus hechos son sus más crueles tiranos. (…) Como hijo del pueblo, nunca podría yo olvidar que mi único titulo es su voluntad, y que mi único fin debe ser siem­pre su mayor bien y prosperidad. (…) La emisión de las ideas por la prensa debe ser tan libre, como es libre en el hombre la facultad de pensar. (…) La causa liberal que es la de mi corazón y mi conciencia.

35De Juárez a los mexicanos (…) Deseo que se me juzgue por mis hechos y no por mis pa­labras. (…) El pueblo, única fuente pura del poder y de la autoridad. (…) A los enemigos, justicia; a los amigos justicia y gracia cuando quepa esta última. (…) Yo aquí veo la patria, y ante ella protesto que mi sacrifi­cio es nada, que el sacrificio de mi familia sería mucho, infi­nito para mí; pero que si es necesario, ¡sea!

De Juárez a los jóvenes36 Alfredo Zalce

37De Juárez a los mexicanos Apuntes para mis hijos Fragmentos (…) Como mis padres no me dejaron ningún patrimonio y mi tío vivía de su trabajo personal, luego que tuve uso de razón me dediqué hasta donde mi tierna edad me lo permitía, a las labores del campo. En algunos ratos desocupados mi tío me ense- ñaba a leer, me manifestaba lo útil y conveniente que era saber el idioma castellano y como entonces era sumamente difícil para la gente pobre, y muy especialmente para la clase indígena adoptar otra carrera científica que no fuese la eclesiástica, me indicaba sus deseos de que yo estudiase para ordenarme. Estas indicaciones y los ejemplos que se me presentaban en algunos de mis paisanos que sabían leer, escribir y hablar la lengua castellana y de otros que ejercían el ministerio sacerdotal, despertaron en mí un deseo vehemente de aprender, en términos de que cuando mi tío me llamaba para tomarme mi lección, yo mismo le llevaba la disciplina para que me castigase si no la sabía. (…) Insté muchas veces a mi tío para que me llevase a la Capital; pero sea por el cariño que me tenía, o por cualquier otro motivo, no se resolvía y sólo me daba esperanzas de que alguna vez me llevaría. Por otra parte yo también sentía repugnancia separarme de su lado, dejar la casa que había amparado mi niñez y mi orfandad, y abandonar a mis tiernos compañeros de infancia con quienes siempre se contraen relaciones y simpatías profundas que la ausencia lastima marchitando el corazón. Era cruel la lucha que existía entre estos sentimientos y mi deseo de ir a otra sociedad, nueva y desconocida para mí, para procurarme mi educación. Sin embargo el deseo fue superior al sentimiento y el día 17 de diciembre de 1818 y a los doce años de mi edad me fugué de mi casa y marché a pie a la ciudad de Oaxaca a donde llegué en la noche del mismo día, alojándome en la casa de don Antonio Maza en que mi hermana María Josefa servía de cocinera. (…) Hablaba yo el idioma español sin reglas y con todos los vicios con que lo hablaba el vulgo. Tanto por mis ocupaciones, como por el mal método de la enseñanza, apenas escribía, después de algún tiempo, en la 4a escala en que estaba dividida la enseñanza de escritura en la escuela a que yo concurría. Ansioso de concluir pronto mi rama de

De Juárez a los jóvenes38 escritura, pedí pasar a otro establecimiento creyendo que de este modo aprendería con más perfección y con menos lentitud. (…) Llegada la hora de costumbre presenté la plana que había yo formado conforme a la muestra que se me dio, pero no salió perfecta porque estaba yo aprendiendo y no era un profesor. El maestro se molestó y en vez de manifestarme los defectos que mi plana tenía y enseñarme el modo de enmendarlos sólo me dijo que no servía y me mandó castigar. Esta injusticia me ofendió profundamente no menos que la desigual- dad con que se daba la enseñanza en aquel establecimiento que se llamaba La Escuela Real pues mientras el maestro en un departamento separado enseñaba con esmero a un número determinado de niños, que se llamaban decentes, yo y los demás jóvenes pobres como yo, estábamos relegados a otro departamento, bajo la dirección de un hombre que se titulaba ayudante y que era tan poco a propósito para enseñar y de un carácter tan duro como el maestro. Disgustado de este pésimo método de enseñanza y no habiendo en la ciudad otro establecimiento a qué ocurrir, me resolví a separarme definitivamente de la escuela y a practicar por mí mismo lo poco que había aprendido para poder expresar mis ideas por medio de la escritura aunque fuese de mala forma, como lo es la que uso hasta hoy. (…) Tuve que vencer una dificultad grave que se me presentó y fue la siguiente: luego que concluí mi estudio de gramática latina mi padrino manifestó grande interés porque pasase yo a estudiar teología moral para que el año siguiente comenzara a recibir las órdenes sagradas. Esta indicación me fue muy penosa, tanto por la repugnancia que tenía a la carrera eclesiástica, como por la mala idea que se tenía de los sacerdotes que sólo estudiaban gramática latina y teología moral y a quienes por este motivo se ridiculizaba llamándolos padres de misa y olla o larragos. Se les daba el primer apo- do porque por su ignorancia sólo decían misa para ganar la subsistencia y no les era permitido predicar ni ejercer otras funciones, que requerían instrucción y capacidad; y se les llamaba larragos porque sólo estudiaban teología moral por el padre Larraga. Del modo que pude manifesté a mi padrino con franqueza este inconveniente, agre- gándole que no teniendo yo todavía la edad suficiente para recibir el presbiterado nada perdía con estudiar el curso de artes. Tuve la fortuna de que le convencieran mis razones y me dejó seguir mi carrera, como yo lo deseaba.

39De Juárez a los mexicanos (…) Había sin embargo algunos eclesiásticos probos y honrados que se limitaban a cobrar lo justo y sin sacrificar a los fieles; pero eran muy raros estos hombres verdaderamente evangélicos, cuyo ejemplo lejos de retraer de sus abusos a los malos, era motivo para que los censurasen diciéndoles que mal enseñaban a los pueblos y echaban a perder los curatos. (…) En el año de 1850 murió mi hija Guadalupe a la edad de dos años, y aunque la ley que prohibía el enterramiento de los cadáveres en los templos exceptuaba a la familia del Gobernador del Estado, no quise hacer uso de esta gracia y yo mismo llevé el ca- dáver de mi hija al cementerio de San Miguel, que está situado a extramuros de la ciudad para dar ejemplo de obediencia a la ley que las preocupaciones nulificaban con perjuicio de la salubridad pública. Desde entonces con este ejemplo y con la energía que usé para evitar los entierros en las iglesias quedó establecida definitivamente la práctica de sepultarse los cadáveres fuera de la población en Oaxaca. (…) La ley que ha sido siempre mi espada y mi escudo. (…) Estos golpes que sufrí y que veía sufrir casi diaria­mente a todos los desvalidos que se quejaban contra las arbitrariedades de las clases privilegiadas en consorcio con la autoridad civil, me demostraron de bulto, que la so­ciedad jamás sería feliz con la existencia de aquéllas y de su alianza con los poderes públicos, y me afirmaron en mi pro­pósito de trabajar constantemente para destruir el poder fu­nesto de las clases privilegiadas. (…) Como el pensamiento de la revolución era constituir al país sobre las bases sólidas de libertad e igualdad y restablecer la independencia del poder civil, se juzgó indispen- sable excluir al clero de la representación nacional, porque una dolorosa experiencia había demostrado que los clérigos por ignorancia o por malicia, se creían en los Congresos representantes sólo de su clase y contrariaban toda medida que tendiese a corregir sus abusos y a favorecer los derechos del común de los mexicanos. En aque- llas circunstancias era preciso privar al clero del voto pasivo, adoptándose este con- traprincipio en bien de la sociedad, a condición de que una vez que se diese la Cons-

De Juárez a los jóvenes40 titución y quedase sancionada la reforma, los clérigos quedasen expeditos al igual de los demás ciudadanos para disfrutar del voto pasivo en las elecciones populares. El general Comonfort no participaba de esta opinión porque temía mucho a las cla- ses privilegiadas y retrógradas. (…) Lo que más me decidió a seguir en el ministerio fue la esperanza que tenía de poder aprovechar una oportunidad para iniciar alguna de tantas reformas que necesitaba la sociedad para mejorar su condición, utilizándose así los sacrificios que habían hecho los pueblos para destruir la tiranía que los oprimía. (…) Hice todos los esfuerzos que estuvieron a mi alcance para disuadir a estas personas de cometer el más leve atentado, pues yo como gobernante legítimo de la socie­dad haría todo lo posible para que los delincuentes fueran castigados conforme a las leyes, pero que jamás permitiría que se usase de las vías de hecho contra los reos que esta­ban bajo la protección de las leyes y de la autoridad. Que advirtieran que los que sacrificaron a mi leal amigo el señor Ocampo, eran asesinos, y que yo era el gobernante de una sociedad ilustrada. (…) A propósito de malas costumbres había otras que sólo servían para satisfacer la vani- dad y la ostentación de los gobernantes como la de tener guardias de fuerza armada en sus casas y la de llevar en las funciones públicas sombreros de una forma especial. Desde que tuve el carácter de gobernador abolí esta costumbre usando de sombrero y traje del común de los ciudadanos y viviendo en mi casa sin guardia de soldados y sin aparato de ninguna especie porque tengo la persuasión de que la respetabilidad del gobernante le viene de la ley y de su recto proceder y no de trajes ni de aparatos militares propios sólo para los reyes de teatro. Tengo el gusto de que los gobernantes de Oaxaca han seguido mi ejemplo.

41De Juárez a los mexicanos decreto de colombia, 1865

De Juárez a los jóvenes42 decreto de colombia, 1865

43De Juárez a los mexicanos decreto de colombia, 1865

De Juárez a los jóvenes44 decreto de colombia, 1865

45De Juárez a los mexicanos decreto de colombia, 1865

De Juárez a los jóvenes46 Es Benito Juárez Benemérito de las Américas Decreto de Colombia 1865 Decreto de 2 de mayo de 1865, en honor del Presidente de México, Sr. Benito Juárez. El Congreso de los Estados Unidos de Colombia Decreta Art. 1º. El Congreso de Colombia, en nombre del pueblo que representa, en vista de la abnegación y de la incontrastable perseverancia que el Sr. Benito Juárez en calidad de Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, ha desplegado en la defensa de la independencia y libertad de su patria, declara que dicho ciudadano ha merecido bien de la América, y como homenaje a tales virtudes y ejemplo a la juventud colombiana dispone que el retrato de este eminente hombre de Estado sea conservado en la Biblioteca Nacional con la siguiente inscripción: “Benito Juárez, ciudadano mexicano.” “El Congreso de 1865, le tributa, en nombre del pueblo de Colombia, este homenaje por su constancia en defender la libertad e independencia de México.” Art. 2º. El Poder Ejecutivo hará llegar a manos del Sr. Juárez, por conducto del Mi- nistro de Colombia, residente en Washington, un ejemplar del presente decreto. Art. 3º. En el presupuesto que ha de votarse por el Congreso para el año económico próximo, se incluirá la cantidad suficiente, para que el Poder Ejecutivo pueda dar puntual cumplimiento al presente decreto. Dado en Bogotá, a primero de mayo de 1865. El Presidente del Senado de plenipotenciarios, Victoriano de D. Paredes. El Presi- dente de la Cámara de representantes, Santiago Pérez. El Secretario del Senado de plenipotenciarios, Juan de D. Riomalo. El Secretario de la Cámara de representantes, Nicolás Pereira Gamba. Bogotá, 2 de mayo de 1875.

47De Juárez a los mexicanos Publíquese y ejecútese. (L. S.) Manuel Murillo El Secretario de lo Interior y Relaciones Exteriores, Antonio del Real Es auténtico El Secretario de lo Interior y Relaciones Exteriores, Antonio del Real El oficial Mayor, Emeterio de la Torre. Víctor Hugo 1802-1885 Juárez creyente en la eficacia de la libertad y en la virtud de la ley del progreso, man- tiene en sus manos los últimos jirones de la bandera de la República, porque sabe, en medio de sus desgracias, que los tiranos pasan, los tiranos perecen, y la libertad no puede morir. No os hace la guerra Francia: es el imperio. Estoy con vosotros, vosotros y yo comba- timos contra el imperio; vosotros en vuestra patria, yo en el destierro. José Garibaldi 1807-1882 Emperadores, reyes, archiduques y príncipes todas estas gentes son iguales y se apo- yan unos a otros. Benito Juárez está en lo justo. Salve, valeroso pueblo de México. ¡Oh!, yo envidio tu constante y enérgica bravu- ra para arrojar de tu bella república a los mercenarios del despotismo. ¡Salve, oh, Juárez!

De Juárez a los jóvenes48 El presidente Juárez II Juan A. Mateos 1831-1913 Juárez ha sido ídolo del pueblo en los días tempestuosos de la Reforma y de la Inde- pendencia. El suelo de la República se ha alfombrado de flores a su paso, y las lágrimas de la gratitud de un pueblo, han humedecido sus manos. Firme en sus principios, severo en sus costum­bres, respetó al decoro nacional, y su nombre no descendió a las escenas de escándalo de una re­gencia y un bajo imperio. Declinó en sus ministros, tanto los grandes he­chos de la República; como las grandes responsa­bilidades. Tuvo a su lado las notabilidades más reconocidas de la nación, a la vez que se am- pararon a su gobierno hombres funestos que por instinto odiaban y aún odian la República. Vio subir con serena majestad a los cadalsos a los hombres de la Reforma, y los vengó, llevando a cabo sus ideas en el mundo del porvenir. Respetó la libertad de pensamiento, como el fuero más grande de la sociedad cons- tituida. Sufrió las injurias con sublime resignación, y per­donó a sus enemigos. No desdijo nunca su linaje. La humildad de su cuna y la pureza de su raza fueron su orgullo. Vivió entre el pueblo y murió en su seno, como un apóstol de las ideas demócratas. No solemnizó el triunfo de sus armas, ni insultó a los vencidos.

49De Juárez a los mexicanos Fue grande en las horas del sufrimiento, y mag­nánimo en la victoria. ¡Mereció bien de su patria! No le conmovieron ni las tempestades de las vici­situdes, ni las armonías de la felicidad. Fue la roca acariciada por el mar en calma y azo­tada por las tormentas; siempre impasible. Fue más fuerte que su destino, vivió entre los pe­ligros, y murió cuando lo coronaba el iris de la paz. La tumba, que pudo cavarse en las horas oscuras de la revolución, se abrió en la no- che tranquila de su último día. El sol vela como una antorcha funeral ese cadá­ver, que pronto bajará al lecho de la tierra. El infinito ha dado paso a su alma, que va a repo­sar en el seno de dios. La patria colocará una corona de inmortales en el mausoleo que guardará los restos del que fue presi­dente de la República Mexicana. Alfredo Chavero 1841-1906 Juárez es un titán que se alza en los cielos, teniendo por pedestal una roca gigantesca que se llama la Reforma. Los que pretendan minar esa roca, se estrellarán en ella como las olas impotentes que al subir tan sólo alcanzan lamer las plantas del coloso. Justo Sierra 1848-1912 El Partido Liberal, que hoy es la nación, en manos de ella ha puesto tu gran recuerdo, y la nación de mañana y la de hoy y la de siempre, oirá en cada conciencia de niño, en cada inteligencia que despierta, las divinas palabras maternales de la escuela laica, de la escuela nacional, que cantará tus alabanzas, que bendecirá tu obra.

De Juárez a los jóvenes50 José Martí 1853-1895 Europa hubiera aplaudido con regocijo si el enemigo cuelga a Juárez como un ban- dido. ¡Y este bandido, señores, Europa ya lo sabe y lo dice, era la ley, era el derecho, era la justicia, era la patria sacrosanta! Cuando todos los hombres sepan leer, todos los hombres sabrán votar... Un indio que sabe leer puede ser Benito Juárez Dos hábiles escultores mexicanos, lo han representado tendido sobre un túmulo, envuelto en un lienzo simple, y junto a sus pies desnudos agobiada con todo el arreo de los dolores, la patria que llora, pero él no está bien así, sino en estatua en color de roca y como roca sentada con la mirada impávida en la mar terrible con la cabeza fuerte bien encajada en los hombros y con las dos palmas apretadas sobre las rodillas como quien resiste y está ahí de guardián impenetrable de la América. A la justa glo- rificación de la memoria del presidente Benito Juárez, cuya figura constituye la más viva representación del espíritu nacional, se han escrito innumerables y muy bellas páginas, no sólo en la literatura mexicana, sino también en la universal. Luis González Obregón 1865-1938 Juárez, en nuestra historia, es la figura más representativa de la fe en una causa y del carácter para hacerla triunfar. Jesús Urueta 1868-1920 ¿Cuáles son los elementos profundamente humanos del carácter de Juárez? La constancia heroica y la fe en dios. El hombre que castigó a todos los abusos para defender todos los derechos, el hombre que castigó todos los privilegios para de- fender todas las garantías, el hombre que castigó todas las opresiones para defender todas las libertades, no es un cismático, no es un sectario, no es un intransigente, es un Reformador.

51De Juárez a los mexicanos Julián Carrillo 1875-1965 El apotegma de Juárez: El respeto al derecho ajeno es la paz, puede tener una significa- ción racial de trascendencia máxima. El respeto a los derechos naturales del indio mexicano —respeto a su vida, a su men- talidad y a su tierra— es la esperanza de la redención espiritual de América. Carlos González Peña 1885-1955 A Juárez político se le discute; no falta quien objete al reformador, aunque sin dejar de reconocer su grandeza, pero ante el defensor de la integridad de la Patria, ¿Quién no se descubre? Manuel González Ramírez 1904-1979 Mientras descendía yo en la soledad de la noche, oyendo el ruido acompasado del paso de las bestias por la cañada de Ixtlán; en tanto veía las luces de los pueblos y el guía me señalaba donde estaba Ixtlán y más arriba donde hallábase Guelatao, tuve que unir la personalidad de Juárez con la influencia del medio. Más adelante a la luz del día y contemplando las miserables chozas de Guelatao, el pequeño y humilde obelisco que indica donde nació el que llegó a ser Benemérito de las Américas, y cuando vi el insignificante charco que la imaginación de los literatos le ha quitado con sus letras el fango para llamarlo poéticamente “la laguna encantada”, no pude menos que comprobar cuán cierto es que el medio influye en los hombres. Manuel J. Sierra sin fecha El culto a Juárez es una obligación, toda vez que la figura y la actuación del gran pa- tricio, debe seguir de ejemplo y de guía frente a las responsabilidades del ciudadano para con la patria.

David Alfaro Siqueiros

55 El soldado de la libertad Fernando Calderón 1809-1845 Sobre un caballo brioso Camina un joven guerrero Cubierto de duro acero, Lleno de bélico ardor. Lleva la espada en el cinto, Lleva en la cuja la lanza, Brilla en su faz la esperanza, En sus ojos el valor. De su diestra el guante quita, Y el robusto cuello halaga, Y la crin, que el viento vaga, De su compañero fiel. Al sentirse acariciado Por la mano del valiente, Ufano, alzando la frente, Relincha el noble corcel. Su negro pecho y sus brazos Poesía Juarista

De Juárez a los jóvenes56 De blanca espuma se llenan; Sus herraduras resuenan Sobre el duro pedernal; Y al compás de sus pisadas, Y al ronco son del acero, Alza la voz el guerrero Con un acento inmortal: Vuela, vuela, corcel mío Denodado; No abatan tu noble brío Enemigos escuadrones, Que el fuego de los cañones Siempre altivo has despreciado; Y mil veces Has oído Su estallido Aterrador, Como un canto Sus salones Y bien pueden; No daré por su riqueza: Mi trotón y humilde silla Y doblando la rodilla; Busqué adulando al tirano La grandeza Al artero cortesano. Entre hierros, con oprobio Gocen otros de la paz; Yo no, que busco en la guerra La muerte o la libertad. Superior, Fue la mía Y pena impía;

57poesía juarista ¡Vi su llanto de dolor! Qué momento Su tormento, Vi al dejarla; Supe arrancarme animoso: Y del seno de mi amada Para ceñirme la espada, Dejé mi existir tranquilo Delicioso: Yo dejé el paterno asilo Entre hierros, con oprobio Gocen otros de la paz; Yo no, que busco en la guerra La muerte o la libertad. Precursor, De victoria, Con canciones Resonar; Corcel mío, Yo prefiero Tu altanero Relinchar. Entre hierros, con oprobio Gocen otros de la paz; Yo no, que busco en la guerra La muerte o la libertad. Vuela, bruto generoso, Que ha llegado El momento venturoso De mostrar tu noble brío Y hollar del tirano impío El pendón abominado:

De Juárez a los jóvenes58 En su alcázar, Relumbrante Arrogante Pisarás, Y en su pecho Con bravura Tu herradura Estamparás. Entre hierros, con oprobio Gocen otros de la paz; Yo no, que busco en la guerra La muerte o la libertad. Así el guerrero cantaba Cuando resuena en su oído Un lejano sordo ruido, Como de guerra al fragor: A la lid, el fuerte grita, En los estribos se afianza, Y empuña la dura lanza, Lleno de insólito ardor: En sus ojos, en su frente, La luz brilla de la gloria, Un presagio de victoria, Un rayo de libertad: Del monte en las quiebras hondas Resuena su voz terrible, Como huracán horrible, Que anuncia la tempestad. Rápido vuela el caballo, Ya del combate impaciente, Mucho más que el rayo ardiente En su carrera veloz:

59poesía juarista Entre una nube de polvo Desaparece el guerrero: Se ve aún brillar su acero, Se oye a lo lejos su voz: ¡Gloria, gloria! ¡Yo no quiero Una vergonzosa paz; Busco en medio de la guerra La muerte o la libertad!

De Juárez a los jóvenes60 El motín Guillermo Prieto 1818-1897 Núñez con semblante airado, Lanzado sus ojos llamas, A la presencia de Juárez Vuelve del cuartel de Landa, Informando que ha encontrado Amotinada la guardia, Que rabioso y decidido Al oficial se abalanza Que grita ¡Muera el Gobierno! Con insolente arrogancia, y que entonces siente el golpe De una inesperada bala Que en su reloj se encasquilla Y por eso no le mata, Dice Núñez: desparece Y a combatir se prepara, Juárez sin dejar su aplomo, A Melchor Ocampo manda Que dé lectura de nuevo Al parte de Salamanca. Entonces con voz tranquila Dijo impasible: esto es nada Han quitado a nuestro gallo Una pluma. Prieto, marcha A escribir un manifiesto Que diga que esta desgracia Robustece nuestro esfuerzo, Vigoriza nuestras almas, y adelante, y adelante Sin que nada nos retraiga De arrancar a la victoria Sus laureles y sus palmas:

61poesía juarista Vamos a almorzar, señores, Que la mesa nos aguarda. Entre tanto del palacio Se relevaban las guardias Cuando retronante grito Clamó vibrante ¡A las armas! ¡Mueran los puros malditos! ¡Viva la religión santa! y la sangre tiñe el suelo Al retronar las descargas; Combates de cuerpo a cuerpo, Cuerpos caídos, cuchillos Embestidas furibundas, El delirio, la matanza Se agolpan en el estrecho Que le da al palacio entrada, Del motín a la noticia, La cárcel desamparada Que del palacio un tabique Insuficiente separa, Deja escapar a los presos Que se descuelgan con reatas, Y que el motín encrudecen Con sus furias y su saña; Se oye el romperse de muebles Con estrepitosa zambra, Los ayes de los heridos, Los gritos de los que mandan, Y es remedo del infierno Aquella gresca satánica. Prieto que estaba a la puerta Del palacio cuando estalla El motín, retrocediendo Detrás de un pilar escapa. Mas serenado el tumulto Y a pesar de que encontraba Fácil salida, fue a un cuadro

De Juárez a los jóvenes62 Do los rebeldes estaban. Y dijo: soy el ministro De Juárez, pido por gracia Seguir su suerte, y la suerte De aquellos que le acompañan. Apenas oyen su nombre, Los rebeldes le maltratan, Le hieren y por los suelos Enfurecidos le arrastran Hasta llevarlo con Juárez. Que prisionero se hallaba En el salón espacioso Que estaba frente a la entrada, Y que Corte de Justicia Los del pueblo le llamaban. En la ciudad populosa Cunde rápida la alarma, Como torrente de fuego De pólvora entre montañas Cual si sobre el heno seco Cayera lluvia de brasas, Corre apartada la gente, Claman guerra las campanas, Y Cruz Ahedo furioso Corre impávido a la plaza; Un estudiante Molina Acreedor a eterna fama, De un cañón apoderado En su empresa le acompaña; Los mochos al ver la fuerza Se trastornan y se espantan, y que fusilen los presos Con furia y resueltos mandan; Pronto se alistan las tropas Que donde está Juárez marchan Con un Filomeno Bravo, Con un Moret y un Pagaza

63poesía juarista En calidad de verdugos De aquella sentencia bárbara. Eran ochenta los presos Que en carrera atropellada En un cuarto se guarecen, Del fondo de aquella estancia. Se oye el marchar de la tropa, Ya se acercan las pisadas, Los prisioneros tras muebles Y tras puertas se resguardan, Quedando sólo en el quicio De la puerta entre cerrada, Juárez de pie y sin moverse Como de mármol estatua, Y Prieto también inmóvil, Sobresaliendo a su espalda. La tropa detiene el curso y frente a Juárez se para, —¡Alto!—, ronco grita el jefe, Y hay un silencio que espanta; En semicírculo entonces La tropa forma una valla Y quedaron los tres jefes, Cuidando la retaguardia. —Presenten, preparen... ar... Apunten… —y al decir fuego Prieto a Juárez se adelanta Cubriéndolo con su cuerpo Y ciego de horror exclama: ¡¡Los valientes no asesinan!! ¡¡Eh!!... levantad esas armas­ y habló... y habló... con vehemencia Sin recordar las palabras. Que son tan sólo pretextos Si de veras habla el alma. Atónitos oyen todos, La tropa las armas alza,

De Juárez a los jóvenes64 y de los nobles soldados Se vieron correr las lágrimas, La formación destruyendo En marcha desordenada. Juárez, Ocampo y los presos En tropel a Prieto abrazan, Que se sentía gigante, y de cierto no era nada Sino un... oscuro instrumento Con que dios salvó a la patria.

65poesía juarista alberto beltrán

De Juárez a los jóvenes66 Benito Juárez Fragmentos Dedicada al poeta mexicano Peón Contreras Rafael María Mendive 1821-1886 Quién la fuerza te dio, quién la constancia Y el estoico valor, y el ardimiento Para vencer de Europa la arrogancia Y en sangre ahogar su criminal intento A ti, el hijo de pobres labradores, A ti, el mestizo, oscuro campesino, Cóndor a quien arrulla el torbellino Y es el rayo su música de amores? ¿Las sombras de tus índicos mayores, La del audaz Gustimotzin guerrero, La no menos audaz de Moctezuma Abrieron a tus ojos el sendero De carne hirviente, y de rojiza espuma Que a su paso dejaron, Cortés y sus legiones, Cual

Add a comment

Related presentations

Related pages

De Juárez a los jóvenes (Book, 2006) [WorldCat.org]

Get this from a library! De Juárez a los jóvenes. [Carmen Zenil; Leopoldo Ayala; Instituto Politécnico Nacional (México) Dirección de Publicaciones.]
Read more

Sepultan a los 14 jóvenes asesinados en fiesta de Juárez ...

Sepultan a los 14 jóvenes asesinados en ... Jovenes asesinados en ... Despiden familias y amigos a jóvenes asesinados en Cd. Juárez ...
Read more

Violencia en Ciudad Juárez golpea a los nuevas ...

Violencia en Ciudad Juárez golpea a los nuevas generaciones de jóvenes 04/09/13 Convivir con tiroteos y asesinatos parece ser el pan de todos ...
Read more

DE JUÁREZ A LOS JÓVENES Por Carmen Zenil Instituto ...

DE JUÁREZ A LOS JÓVENES Por Carmen Zenil Instituto Politécnico Nacional, Dirección de Publicaciones México, 2006 Fuente: LIBROS PUBLICACIONES IPN ...
Read more

Jóvenes | Jóvenes en Ciudad Juárez

Los jóvenes de Ciudad Juárez hacen la diferencia. ... La Misión de Juárez Tour es dar a conocer los puntos representativos de Ciudad Juárez y su ...
Read more

Bienvenido al sitio del Instituto Mexicano de la Juventud

Son los jóvenes quienes han iniciado el cambio en Ciudad Juárez: Miguel Ángel Carreón
Read more

Jóvenes en Ciudad Juárez | Los jóvenes de Ciudad ...

Los jóvenes de Ciudad Juárez hacen la diferencia ... El aprovechamiento de las tecnologías informáticas en el área laboral, se ha constituido en el ...
Read more

DE JUÁREZ A LOS JÓVENES - Education

DE JUÁREZ A LOS JÓVENES De Carmen Zenil Instituto Politécnico Nacional, Dirección de Publicaciones México, 2006
Read more

Morena Jóvenes y Estudiantes Ciudad Juárez

Estamos comenzando un nuevo proyecto filantrópico, Las salas de lect... ura abordo, consiste en colocar libros en los camiones de la línea Juárez ...
Read more