Conclusiones jornada editoriales tic-educación

50 %
50 %
Information about Conclusiones jornada editoriales tic-educación
Technology

Published on February 28, 2014

Author: MariLuzGuenagaGmez

Source: slideshare.net

Jornada sobre Educación, Tecnología y Sector Editorial/Contenidos 1. Introducción El  pasado   mes  de  noviembre  DeustoTech  Learning,  en  colaboración  con  Elhuyar  Fundazioa, organizó   una  jornada  de  trabajo  donde  se  reunieron  profesionales  del  mundo  educativo, tecnológico  y  del  sector  editorial.  El  objetivo  era  intercambiar  opiniones,  puntos  de  vista  e inquietudes  sobre  la  integración  de  la  tecnología  en la  educación  y  del material educativo o libro del futuro. La  tecnología ya se está utilizando en las aulas y  fuera de  ellas   para  enseñar  y  aprender,  pero  todos  somos conscientes  de  que  su  uso  será  mayor  en  un  futuro muy  cercano.  Por  eso  queremos  reflexionar  sobre cómo  debe  ser  este  proceso,  a  qué  ritmo  se  debe producir,  cuáles  son  los factores que lo favorecen o lo dificultan,  y  queremos  analizarlo  desde  los  diferentes puntos  de  vista  que  representan  los  sectores presentes en la reunión. La  jornada  se  estructuró  en  una  breve  presentación  del  grupo  de  investigación  DeustoTech Learning,  su  motivación  para  organizar  esta  reunión  de  trabajo y  una  breve  presentación  de los asistentes.  Posteriormente  se  trabajó  durante  algo  más  de  una  hora  en  cuatro  mesas multisectoriales donde la conversación giró en torno a cuatro cuestiones fundamentales: 1. Contenido  o  material  educativo. ¿Cómo  va  a  ser  el  libro  o  material  educativo del futuro? ¿Cuál es el futuro del libro? 2. Tecnología.  ¿Qué  se  le  pide  a  la tecnología?  ¿Cuáles  son  los  frenos  para  una mayor  incorporación  de  la  tecnología  en  la educación? 3. Metodología  docente.  ¿Ha promovido  la  tecnología  un  cambio metodológico?  ¿se  ha  incorporado  la tecnología  en  la educación  por  una  necesidad pedagógica?

4. Modelos  de  negocio.  ¿Cuál  va  a  ser  el  modelo de negocio del material  digital? ¿Cómo combatir   la  cultura  de  lo  gratis,  o  la  creencia  de  que  lo  digital  es más  barato?  Y  sobre todo ¿cómo hacer frente a la piratería? Una   vez  discutidos  estos  temas  en  las  mesas  se  realizó  una  puesta  en  común  de  las conclusiones y se abrió un turno general de opiniones, comentarios y debate. A  continuación  pasamos  a  exponer  las  principales   conclusiones  de  cada  uno  de  los  cuatro bloques  tratados.  Indicar  que  las  opiniones  recogidas  fueron  expresadas  por  los  asistentes a la reunión, y no tiene que coincidir necesariamente con la de los organizadores. 2. Contenido educativo Empezamos  conociendo  la  realidad  del  sector  editorial.  Todas  las  empresas  vienen desarrollando  material  digital  desde  hace  más  de  10   años,  primero  en  formato  CD­ROM, después  en  web,  y  ahora  lo  están  adaptando  a  dispositivos  móviles.  Han  utilizado  para  ello tecnología  y  estrategias  muy  diversas  (Director,  Flash,  PDF  enriquecido,   Java,  etc.).  Este material  se  ha  regalado  como  complemento  al  libro  de  texto,  por  lo  cual  se  asume  ya  que todo libro  tiene  que  tener  un  conjunto  de  material  digital  complementario, gratuito. Pero la realidad  es que  el  número de  descargas  es  muy  bajo.  Por  otro lado, aunque se demanda material digital, lo cierto  es   que   tampoco  se  quiere  renunciar  al  papel   (p.e.   los  profesores  piden  que  la  guía didáctica esté en formato digital, pero también quieren la copia en papel). Los  profesores  están  de  acuerdo  en  que  los   recursos  digitales  y  las  aplicaciones  mejoran  y complementan  al  libro  tradicional,  que  por  su  formato  no  es  dinámico,  es  lineal,  cuesta actualizar  y  se  queda  obsoleto  en  4­5  años.  Según  la  opinión  de  algunos  profesores,  el libro en papel  debería  ser  un  libro  de  consulta,  el  guión  general,  con  el contenido  básico  y  contrastado, que  no  varíe  en  periodos  cortos  de  1  o  2  años,   sino  que  se  actualice  cada  5  años aproximadamente  y así se  amortice  su valor. Sin embargo no todos los profesores coinciden en la  necesidad  de  un  método  diseñado  por  terceros,  y  apuestan por  que  cada  uno  encuentre un método que se adapte a sus necesidades. Una  de las grandes dudas de todos los presentes es cómo será o debe ser el material educativo del  futuro.  Se  llame  libro  o se llame de otra forma ¿qué necesitan los profesores y los alumnos? ¿Necesitan contenido, simulaciones, actividades interactivas, aplicaciones...? ¿Tal vez haya que empezar  proporcionando  herramientas  que  faciliten  la  labor  al  profesor,  a  las  familias,  a  los alumnos?  También  parece  generalizada  la  opinión  de  que  el  libro  en  papel  y  el  material  digital convivirán  en  un  futuro,  aunque  no  se  sabe  muy  bien  cómo  lo harán  o  por cuánto tiempo. En  la actualidad  parece  que  no  es  necesario  elegir,  sino  coger  de  cada  uno  lo  que  más  contribuya  a una educación de calidad.

Lo  que  parece  claro  es  que  el  material  digital  debe   estar  concebido  desde  lo  digital,  y  no transformar  un  libro  “tradicional” en un recurso digital sin ningún valor añadido, sin ningún tipo de conversión   o  adaptación,  que  es  lo  que  en  gran  medida  se  está  haciendo  actualmente.  Si tenemos   nuevos  dispositivos  y  formas  de  enseñar­aprender,  el   contenido  debería  estar concebido  sin  las  barreras  mentales  que  imponen  las  páginas  de  un  libro.  Hay  que  explorar nuevos formatos. Los  profesores  más  innovadores  piden  a  las  editoriales  mayor  apertura  y  flexibilidad  en  el material  para  poder  adaptarlo  a  su  metodología  docente. Quieren  tener  la  libertad para crear su propio  material,  agregar  diferentes  fuentes,  reorganizarlo,...y  otros  piden  un  contenido  que puedan  seguir  con  la  confianza  de  saber  que  hay  una  metodología  contrastada  y  de calidad  en su  diseño.  Estos  últimos  entienden  además  que  ellos no tienen por qué elaborar material digital, al  igual  que  no  han  elaborado  libros  de  texto  hasta  ahora.  Muchos  profesores  están acostumbrados  a  seguir  un  libro,  y  en  el  caso  de  algunos  que  tienen inquietud  de  crear  nuevo contenido digital, no tienen tiempo de hacerlo en su jornada laboral. Para  aquellos  que  creen  en  la  autoedición,  en  la  generación  de  material  personalizado,   es necesario  desarrollar  herramientas  de  autor,  plataformas  para  compartir  el  material,  donde  la búsqueda sea fácil, donde la calidad esté contrastada o haya indicadores que la midan. Los  nuevos  materiales,  herramientas  y  actividades  tienen  que  adaptarse  a  una  educación basada  en  competencias, en  dinámicas de  trabajo en equipo, aprendizaje social y participativo y comunicación  a  través  de múltiples canales. En definitiva, deben adaptarse a las nuevas formas de  enseñar  y  aprender  haciendo  un  uso  óptimo  de  las  posibilidades  que  para  ello  ofrece  la tecnología. 3. Tecnología Aunque  existe  consenso  en  que  la  tecnología,  bien  utilizada,  es  útil  y  beneficiosa  en   la educación,  cuando  se  habla  de  su  uso  se  ve  a  menudo  como  una  amenaza  o  un  problema. Desde  incidencias en  la  conectividad,  la  inestabilidad  en  el  funcionamiento  de  los  ordenadores, la  falta  de  formación  adecuada  de  parte  del  profesorado,  hasta  el  discutido  uso  del  móvil  en clase,  hay  muchos  factores  que  trastocan  el  curso  normal  de  una  clase y por ello frenan el uso de la tecnología. Los  profesores  están  desorientados  y  desbordados  con  lo  rápido  que  evoluciona  la  tecnología. Se  sienten  incapaces de conocer lo que hay, de aprender a utilizarlo y sobre todo de aplicarlo en sus  clases.  También  sienten  que  sus  alumnos  manejan  la  tecnología mejor que ellos, y eso les produce  incomodidad  e  inseguridad.  Hay  una  brecha  tecnológica  entre  el  profesor  y  sus

alumnos.  Decimos  de  los  chicos/as que  son  nativos  digitales,  cuestión  que habría que matizar, pero  en  cualquier caso  es  innegable  que  no  tienen  miedo a la tecnología, y  que  son capaces de aprender  con  ella  de  una  forma  muy  natural.  Este  hecho  debe  favorecer  que  la  figura  del docente  evolucione  para  ser  un orientador en el  proceso de aprendizaje, más que un transmisor de conocimientos. Para  salvar  esta  situación,  y  algo  que  demandan  todos  los  profesores,  es  necesaria  más  y mejor   formación  de  forma  continuada.  Es  necesario   definir  y  desarrollar  un  plan  de  formación integral  del  profesorado  que  muestre  no  sólo  el  funcionamiento  de  la tecnología, sino su utilidad en  las  áreas  de  conocimiento  específicas,  y  que  implique  ponerlo  en  práctica  en  lo que se  está haciendo.  Facilitar  esa  formación  con  el  adecuado  reconocimiento  dentro de  la  dedicación  del profesorado.  También  se  expone  el  hecho  de  que  a  nivel  general  no  existe  “clase  media”  en cuanto  a competencia TIC del profesorado, hay algunos muy avanzados y una gran mayoría que la utiliza muy poco o nada. Las  facultades donde  se  forma  a  los  futuros  profesores  tienen también  mucho que decir a este respecto.  Sus   alumnos  actuales  utilizan  las  TIC  en  su  vida  cotidiana,  por  lo  tanto  es  necesario que  su  formación  sea  completa en materia tecnológica para que puedan utilizarla en el futuro en su  práctica  profesional.  No  tienen  que  conocer  únicamente  la  tecnología  existente  en   ese momento,  sino  que  tienen  que  adquirir  la  competencia  de  saber  buscar  y  aprender  a  utilizar cualquier contenido o tecnología que se desarrolle en el futuro. Los  problemas  de  conectividad  en  las  aulas,  y  las  propias  del  funcionamiento  de  la  tecnología (problemas  de  acceso,  de  dispositivo,  de  versión…)  son  el  otro  gran  problema que  aducen  los profesores  a  la  hora  de  utilizar  la  tecnología  en   las  aulas.  Ellos  no  están  capacitados  para resolver  problemas  técnicos  y  los  centros  no  cuentan  con  recursos  suficientes  para  facilitar  el soporte  técnico  necesario  a  lo  largo  de  una  jornada.  A  esto  se  unen  problemas  de  averías habituales  en  este  tipo  de  equipos,  pérdida,  robo,  etc.  a  las  que  hay  que  dar  respuesta  en  el centro y en casa. Por  el  contrario,  la  conectividad en  las  casas  no  parece  ser  un  freno,  ya  que  existe  conexión  a Internet  en  el  98%  de  los  hogares  de  la  CAPV.  Sin  embargo,  las  familias  se  sienten  a  veces excluidas  del proceso educativo y puede incrementarse la brecha digital si no se extiende su uso educativo  a  los  hogares  (muchos  padres  no  sabrían  utilizar  las  TIC­educativas  existentes,  y algunos  se  cuestionan  si  los  padres  deberían  conocerlas o  si  eso es algo que se debe enseñar en las escuelas). En  cuanto  al  uso  del  móvil  existen  posturas  que  abogan  por limitar su uso (o incluso prohibirlo), hasta  profesionales  que  lo  consideran  una  herramienta  educativa  muy  potente  que  hay  que utilizar  cuando  es  útil.  También  se  discutió  sobre  el  uso  que  hacen  los  jóvenes  del  móvil,  no

siempre  adecuado,  pero  cuya  penetración  y  factor  de  atracción  hay que aprovechar para que lo utilicen  también  para  su  aprendizaje. Se consideró que se debe educar en su uso no  sólo en los colegios  sino  también  en  casa,  dando  ejemplo  y  recriminando  las  conductas  inadecuadas   (al igual que se hace con conductas inapropiadas en el mundo “físico”). La  tecnología  también  plantea  problemas  a  las  empresas  de creación  de  contenido.  El  cambio tecnológico  implica una gran inversión, no ya para crear  nuevo material, sino para adaptar el que ya  se  está  ofreciendo  y  tiene  que  seguir  funcionando  a  medida  que  evolucionan  los  sistemas. Los  cambios  de  CD­ROM  a  Internet,  adaptarlo  al  mayor  número   posible  de  navegadores, plug­ins,  ahora  a  dispositivos  móviles  que  no  aceptan  Flash  (una  de  las  grandes  apuestas pasadas)...implica  un  rediseño  periódico  sólo  para   que   siga  funcionando  lo  que   algunos profesores  están  utilizando.  Los  nuevos  formatos  digitales,  las  simulaciones  y  recursos interactivos que se demandan, son muy caros de producir y tienen un ciclo de vida muy corto. La  tecnología  es  una  herramienta  de  la  metodología  elegida,  luego  ha  de  ser  flexible  para construir   un  material  digital  acorde  a  ésta.  Para  ello   lo  más   conveniente  es  que  estuviese realizado  en HTML­5, que parece que se convertirá  de momento en standard, por módulos, para poder  elegir  aquellas  que  realmente  se  van  a  trabajar.  La  industria  de  contenidos  demanda  la definición  de  estándares  y  la  evolución de  los existentes, como SCORM, para evitar este tipo de problemas.  Parece  que  la  línea  a  seguir  se  basa   en  HTML5  y  JavaScript.  Pero  en  el  caso  del aprendizaje  utilizando  dispositivos  móviles  estos  se  complica  por  la   falta  de  estandarización entre diferentes fabricantes (pantallas, sistemas, etc.). Los  productores  de  contenido  tampoco  contribuyen  a  la  integración  y  colaboración  entre  los diferentes  agentes (diferentes editoriales, entre profesores…), ya que “cierran” sus productos de forma  que  la  compatibilidad  entre  diferentes  fuentes  es  muy  difícil,  la  integración  con  otros productores, el desarrollo de verdaderos entornos personalizados de aprendizaje. En  general,  se  pide  a  la  tecnología  que  sea  fácil  de utilizar  y  estable,  cosa  que  no  siempre  es fácil  de  conseguir, pero se  insiste  en  que  hasta  que  sea fácil  e intuitiva  no  se utilizará de forma masiva.  Evitar  los  plug­in,  las  instalaciones,  las  descargas.  Para  ello  es  importante  también contar  con  el   usuario  final  en  todo  el  proceso  de  diseño,  desarrollo  y pruebas;  sin  embargo  no siempre  es  posible  debido  al  alto  coste  que   supone.  Para  mejorar  este  aspecto  es recomendable  definir  patrones  de  diseño  de  contenido  y  aplicaciones  educativas,  analizar cuáles  son  los elementos que hacen que un  contenido educativo sea bueno o tenga éxito, desde el  punto  de  vista  tecnológico,  qué  aspectos  de  la interfaz, del diseño, de la estructura, etc. Hace que sea fácil de usar e intuitivo. Aunque  hablamos  de  la  brecha  digital  cuando  hacemos  referencia  a  la  tecnología,  no  hay  que olvidar  también  que  la  tecnología  es  una  facilitadora  para  los  alumnos  y  alumnas  con

necesidades  especiales.  Los  múltiples  canales  a  través   de  los  cuales  se  puede  transmitir  la información  hace  que  sea más adaptable  a personas con diferentes características funcionales. La  posibilidad  de  personalizar  la  interfaz,  de  controlar  el  ritmo  o  interacción  con  las herramientas,  permite  una  mejor  adaptación.  Y  aunque  en  lo  que  se  refiere  a  accesibilidad tecnológica  también  hay  muchos  aspectos  que  mejorar,  es  sin  duda  una  oportunidad  para diseñar una escuela más inclusiva. 4. Metodología educativa Se  plantearon  cuestiones  sobre  cómo  se  está introduciendo la tecnología en la educación, si es por  el  hecho  de  que  hay que hacerlo o si  realmente hay un cambio metodológico que lo justifica. Todo  parece indicar que la metodología  apenas cambia, o lo hace a un ritmo muy lento, y que se está  siguiendo  la  misma  metodología  pero  con  recursos  tecnológicos  más  vistosos.  Sin embargo  también  coincidimos  en  que  debería   producirse   ese  cambio  metodológico  ya  que  la tecnología  introduce  nuevas  formas  de  aprender,  por  búsqueda,  indagación,   descubrimiento, etc. que si no utilizamos no estaremos hablando de una innovación verdadera. La  metodología  y  la  tecnología  van  juntas,  no  puede  hablarse  de  una  sin  la  otra.  Actualmente la tecnología  no  es  algo  opcional,  está  presente  en el  currículo  escolar,  por  lo  tanto  es  obligatorio trabajar la competencia digital. Una   de  las  dudas  que  surge  a  lo  largo  del  debate  es:  ¿qué  queremos  que  aprendan  nuestros alumnos?  Obviamente  gran  parte  de  la  respuesta  está  en  los  boletines  donde  se  describe  el diseño  curricular  de  cada  etapa  educativa.  Sin  embargo  en  las  mesas  se  enfrentan  posturas favorables  a   formar  en  habilidades  y  competencias,  con  métodos  basados  en  proyectos, aprendizaje  social  y  colaborativo,  etc.  frente  a  otros  profesionales  que  entienden  que  hay  que reforzar  el  conocimiento  y  habilidades  que  tal  vez  con  los  nuevos  métodos se están perdiendo, como  la  capacidad  de abstracción, comprensión de textos complejos, etc. ¿O tal vez queremos que  lo  sepan  todo?  Que  sepan  historia,  geografía  y  ciencias,  que  sean  buenos  oradores, lectores   y  escritores,  que  sepan  trabajar  en  equipo,  utilizar  la  tecnología,  tener  capacidad  de liderazgo  y  espíritu emprendedor!  Otro  de  los ejemplos que suele salir a la luz en estos debates es el  de la lecto­escritura ¿leen y escriben peor los jóvenes ahora o lo hacen de forma diferente? Nunca  se  ha  escrito  y  leído  más  que  ahora,  pero  tal  vez  no  se  leen  libros  sino  blogs,  no  se escriben  redacciones  sino  wikis…¿alguien  puede  afirmar   qué   es  mejor  o  peor? En  opinión  de algunos   de  los  presentes  los  procesos  memorísticos  tienen  que  dejar  paso  a  procesos  más analíticos  y  críticos.   La  tecnología  permite  formas  de  trabajo  en   equipo  y  comunicación  que hasta  ahora  no  eran  posibles,  el  acceso  a   la  información  a  través  de  múltiples  canales  es inmediato.  Todo  ello  favorece  los  modelos  educativos  de   aprendizaje  social,  pero  ¿plantea carencias a nivel individual?

Los  nuevos recursos  educativos  como  simulaciones y vídeos facilitan desarrollar competencias como  la  resolución  de  problemas.  Sin  embargo,  esa  cantidad  de  información  tiene  varios inconvenientes  como  la  falta  de  veracidad   y  de  calidad,  y  la  dificultad  de  encontrar  el  recurso apropiado  en  cada  momento.Tendrá  que  ser  el  docente,  mejor  aún  si es  un  trabajo  en  equipo entre profesores, quien busque, filtre y elija el material de calidad y adecuado para su actividad. Lo  que  sí  parece  claro  es  que  quien  tiene  la  llave  y  la clave del éxito  de  la  incorporación  de  la tecnología  a  la  educación  es  el  profesor.  Él  o  ella  será   quien  favorezca  o  frene  el  uso  de recursos   tecnológicos,  aplicaciones,  o  contenido  digital  en  el  aula  y fuera  de  ella.  Pero  lo  hará en  el  ámbito  educativo,  ya que  para  otros  usos  parece  inevitable  que  la  tecnología  se impone a otros medios. Existe  la   necesidad  de  evidencias  científicas  que  evalúen  el  impacto  de  la  tecnología   en  la educación.  Se  piensa,  se  intuye,  se  cree...que  la   tecnología  aporta  beneficios  a  la  educación, que  los  chicos  y  chicas  se sienten más motivados o atraídos, pero ¿hay estudios rigurosos que así  lo  demuestren?  ¿Qué  mejora  y  cuánto  con  el  uso  de  la   tecnología  en  educación?  En definitiva  ¿Cuál  es  el  impacto  del  uso  de  la  tecnología  en  la  educación?  Es  necesario  incluir  la tecnología en la educación, pero también medir su impacto para ir definiendo el camino a seguir. 5. Modelos de negocios Uno  de los puntos más controvertidos es el de los nuevos modelos para los nuevos materiales y herramientas   educativas  digitales.  Todos  coincidimos  en  que  el  modelo  debe  cambiar,  se  está utilizando  un  modelo  de  negocio  antiguo  en  un  mundo  nuevo;  pero  no  está  muy  claro  hacia dónde  tenemos  que  ir.  El  material  digital,  inicialmente  en  CD­ROM,   se  regalaba  como complemento al libro de texto, y es difícil ahora hacer pagar por algo que hasta ahora era gratis. Por  otro  lado   existe  la  creencia  generalizada  entre  los  clientes  de  que  lo digital  debe  ser  más barato   (no  se  entiende  lo  que  cuesta   la  producción  digital),  existe  la  cultura  de  “lo  gratis”  en Internet  (ya  que  se puede  encontrar  todo  tipo  de  material  y aplicaciones de forma gratuita) y por otro  lado  está  el  gran  problema  del  uso  no  autorizado  de  los  recursos.  Todo  esto  dificulta  en gran  medida  que  las  empresas  del  sector  editorial  se   lancen  a  un  mercado  incierto,  con  un retorno   de  inversión  insignificante  para  la  gran  inversión  que  supone  hacer  un  material interactivo.   Otros  factores  que  influyen  negativamente  son  el   IVA  del  material  digital,  muy superior  al  libro  en  papel,  o  la  guerra  de  precios  y  consiguiente  bajada  que  deja poco margen a las empresas El  de  los  libros  de  texto  es  un  negocio  peculiar,  en  el  sentido  de  que  siendo  el  profesor  quien elige  el  material  que  se utilizará  (y  a quien dirigen las editoriales su esfuerzo comercial), son las familias quienes lo pagan.

Los  profesores  quieren  material  innovador,  que   evolucione  con  la  tecnología  y  con  los  nuevos modelos  educativos,  y  lo  quieren  con  una  inmediatez   que  las  editoriales  no  son  capaces  de responder,  más  aún  en  CCAA  con  un  idioma  propio como la  CAPV. En estos casos, el material es  inviable  económicamente  si  no  existe  apoyo   desde  las  instituciones.  Tampoco  existe  una oferta  suficiente  de  material  libre  en  euskera,  y  a  veces  el  que  existe  no  se  conoce  de  forma suficiente. Las  empresas  del  sector  editorial  sienten  que  no   se  valora  suficientemente  el  contenido  que ellas  diseñan  y  desarrollan  con  tanto  esfuerzo  y  dedicación  por  parte de muchos profesionales. Es   un  contenido  que  ofrece  una  garantía  de  calidad  frente  al  gran  volumen  de  recursos disponibles  a  través  de  Internet.  A día de  hoy las editoriales y productoras de contenido declaran que  el  material  digital  interactivo no  es  viable,  y  que  se  sustenta gracias  al negocio  del  libro  en papel.  Sin  embargo  hay  quien  opina  que  las  editoriales  están perdiendo  una  oportunidad,  y  que mientras  se  deciden  a  apostar  por  un  nuevo  modelo,  los  profesores  están generando su propio material, que comparten con el resto de la comunidad educativa. También  la  tecnología  ofrece  grandes  posibilidades  a  las  editoriales  que  no  deberían desaprovechar.  El  modelo  basado  en  contenido  puede  combinarse  con  la  oferta  de  servicios para  alumnos,  profesores,  centros  educativos  y  familias.  Tecnologías  de  big­data,  learning analytics  o  el  procesamiento  de  lenguaje  natural  aplicado  a  correctores  ortográficos,  a resúmenes  automáticos,  a  la  clasificación  automática   de  documentos...ofrecen  también  un marco  para  desarrollar  nuevos  servicios,  aprendizaje  personalizado,  conocimiento  del  cliente, nuevas  formas  de  evaluación,  etc.  Por  lo  tanto,  pese  a  los  problemas derivados  de  un  cambio tan  profundo  en  el  producto  y  modelo  de  negocio  de  las  editoriales,  se  abre  un  mundo   de posibilidades,  nuevos  nichos  de  mercado,  gracias  a   la  tecnología.  Y  estas  posibilidades  se deben explotar lo antes posible, sin tanta indecisión, para hacer de nuestra industria  y de nuestra educación un referente a nivel internacional. 6. Conclusiones Como  conclusión  general  queremos  destacar  la  necesidad  de  seguir  trabajando  de  forma conjunta,  de  compartir  hablando  e  intercambiando  puntos  de  vista,  ideas  e  inquietudes  entre todos  los  implicados  en  este  proceso,  para  evolucionar  hacia  un  modelo  educativo  donde  la tecnología  tenga  un  lugar  destacado  porque  así  lo  merezca.  Que  sea la metodología docente la que  se  beneficie de todas las ventajas que ofrece la tecnología y que no haya otro  tipo de frenos, ajenos a la pedagogía, que dificulten su utilización.

Es   importante  intercambiar  buenas  prácticas  docentes,  favorecer  y  reconocer  la  innovación educativa  entre  el  profesorado,  y  por  otro  lado  identificar  los  aspectos  que  dificultan  esta innovación  y  buscar  soluciones  entre  todos.  Tenemos  que  aportar  cada  uno  desde  nuestro conocimiento  y  desde  nuestra  realidad,  crear  esos momentos donde poder conocernos mejor y hablar,  y  unir  esfuerzos  en  lugar  de  trabajar  de  forma  individual  o  por  separado  para  unos objetivos que en lo fundamental son comunes. Tenemos   que  asumir  un  cambio  constante,  una  necesidad  de  evolución  y  de  formación  a  lo largo  de  toda  la  vida. Compartir  entre  los  profesores  buenas prácticas que faciliten el “contagio” por  la  innovación,  a  través  de  medios  físicos  (jornadas,  eventos…)  o  virtuales  (plataformas, redes sociales…). Pero ¿qué sería de la educaión sin implicación? Hacer  hincapié  en  la  importancia  de  la  formación  de  los  futuros  profesores,  los  cuales  ya  no tienen  excusa  para  no  manejar  con  soltura   la  tecnología,  saber  buscar  y  filtrar  los  recursos educativos  adecuados,  y  sacar  el  máximo  partido   a  todas   las  posibilidades  que  ofrece  la tecnología. En  cuanto  a  las  editoriales,  es  necesario  que  evolucionen  y  adapten  sus  productos  a  lo  que demanda  el  mercado.  Ofrecer servicios y beneficiarse de las posibilidades que para ellos ofrece la  tecnología  (nuevos  nichos  de  mercado,  servicios  basados en la tecnología, herramientas que facilitan la enseñanza­aprendizaje, la gestión, etc.) Tenemos   que  aprender  a  convivir  con  la  tecnología,  aceptar  que  los  jóvenes  han  nacido rodeados  de  aparatos, pero que tenemos que enseñarles a hacer un uso correcto de ellos (igual que  la  TV  o  las  consolas,  más  consolidadas  en  nuestra  cultura).  La  tecnología  nos  va  a acompañar  a  lo  largo  de  toda  la  vida,  y  no  podemos   hacer  de  las  escuelas  un  oasis  donde retrocedamos  en  el  tiempo  por  miedo  o  inseguridad   (según  algunos,  es  una  excusa  para   no explorar  las  posibilidades  que  ofrece).  El  profesor  es  un  guía,  un  orientador  en  el  proceso  de enseñanza­aprendizaje,  y  debe  fomentar  la  participación  de  los  alumnos  y  su  contribución, incluso aprendiendo de ellos a utilizar aplicaciones y recursos educativos. DeustoTech Learning http://www.deustotech.deusto.es/ email: dtlearning@deusto.es Elhuyar Fundazioa http://www.elhuyar.org/ email: elhuyar@elhuyar.com

Add a comment

Related presentations

Related pages

Las conclusiones de la jornada: Diez conclusiones tras la ...

Diez conclusiones tras la jornada de fútbol en Europa ... Recibe el boletín de novedades editoriales Consigue descuentos en Las Tiendas de AS
Read more

Conclusiones Jornada DIM 1/3: Competencias básicas y TIC

Conclusiones Jornada DIM 1/3: Competencias básicas y TIC ... Revistas y editoriales; Profesorado e instituciones; Apuntes de psicología; Tutoriales y cursos;
Read more

Conclusiones de la Jornada DIM 3/3: hacia un nuevo ...

Revistas y editoriales; Profesorado e instituciones; Apuntes de psicología; Tutoriales y cursos; ... Conclusiones Jornada DIM 1/3: Competencias básicas...
Read more

Abogados Peruanos en Madrid: Conclusiones de la Jornada ...

Conclusiones de la Jornada sobre las repercusiones de la doctrina del TJUE en ... Conclusiones del Poder Judicial Español ... Editoriales Juridicas (2 ...
Read more

Conclusiones de dos jornadas de Literatura de Ciencia ...

Conclusiones de dos jornadas de ... se celebró la primera jornada de literatura de ... y la academia como las interesadas etiquetas de las editoriales.
Read more

Martín del Palacio: 10 conclusiones del México-EU ...

Lo importante realmente para el técnico era sacar conclusiones de este encuentro y me parece ... Memes de la Jornada 3 del ... EDITORIALES. Columnistas; OCIO.
Read more

La Jornada: Reforma educativa: inconformidad y autoritarismo

La Jornada Morelos La Jornada de Oriente | La Jornada San Luis | La Jornada Veracruz | La Jornada Zacatecas. Medios asociados: ...
Read more