Comprometidos_con_los_demas.Parabola buen Samaritano

50 %
50 %
Information about Comprometidos_con_los_demas.Parabola buen Samaritano

Published on November 11, 2016

Author: yolick

Source: slideshare.net

1. ACTIVIDADES DE REFUERZO 10 Comprometidos con los demás 1. Lee la historia Los dos hermanos. Cada hermano pensaba en las necesidades del otro y actuaba en conse- cuencia. Lo hacían además a escondidas. ¿Por qué lo hacían así? ¿Es frecuente esta actitud en nuestro ambiente o en nuestra sociedad? – ¿Qué hace santo el lugar donde se encuentran los dos hermanos? ¿Te recuerda esta historia a alguna frase de Jesús o algún relato evangélico? 2. La parábola del Buen Samaritano es uno de los más bellos ejemplos de amor a los demás en el mensaje de Jesús. Léela en Lc 10, 25-37. – La parábola empieza y termina con una pregunta (vv. 29 y 36). ¿Cuál es? ¿Qué significa la palabra prójimo? – Señala en este cuadro las acciones que realiza cada personaje ante el hombre herido. – ¿Cuál es la acción que diferencia al samaritano de los otros dos personajes? ¿Qué significa este verbo? – ¿Con que invitación de Jesús termina la parábola? 3. Preparad por grupos una representación actualizada de la parábola del Buen Samaritano. Podéis hacer- la con mímica o con diálogos. Ponedle una música de fondo o una canción con mensaje. Podéis represen- tarla después al resto de la clase o a otros grupos y enviarles así un mensaje de solidaridad. Sacerdote Levita Samaritano LOS DOS HERMANOS Dos hermanos, uno soltero y el otro casado, poseían una granja cuyo fértil suelo producía abundante grano que los dos se repartían a partes iguales. Pero llegó un momento en que el hermano casado se despertaba todas las noches sobresaltado y se ponía a pensar: –No es justo. Mi hermano no está casado y se queda con la mitad de la cosecha. Yo tengo mujer y cinco hijos que me ayudarán en la ancianidad. ¿Pero quién cuidará de mi pobre hermano cuando sea viejo? Él necesi- ta ahorrar más, pues sus necesidades van a ser mayores. Entonces se levantaba de la cama, acudía sigilosamente donde su hermano y vertía en el granero de este un saco de grano. Pero ocurrió que también el hermano soltero empezó a despertarse por las noches y a pensar: –Esto es una injusticia. Mi hermano tiene mujer y cinco hijos y se lleva solamente la mitad de la cosecha. ¿Es justo que mi pobre hermano teniendo más necesidad reciba lo mismo que yo? –Entonces se levantaba y llevaba un saco de grano al granero de su hermano. Un día se levantaron los dos al mismo tiempo y tropezaron uno con otro, cada cual con un saco de grano a la espalda. Muchos años más tarde, cuando ya habían muerto los dos, se divulgó el hecho. Y cuando los ciudadanos decidieron construir un templo, escogieron para ello el lugar en el que ambos hermanos se habían encon- trado, porque no creían que hubiera en toda la ciudad un lugar más santo que aquel. Tony DE MELLO

Add a comment