Como anillo al dedo - Yazmin Jalil - Primer Capítulo

45 %
55 %
Information about Como anillo al dedo - Yazmin Jalil - Primer Capítulo
Books

Published on March 10, 2014

Author: RHMX

Source: slideshare.net

Description

Si tú eres de las personas que aún creen en el Amor, de las que mueren por conseguir el trabajo de sus sueños o que darían lo que fuera por convertirse en mamás; si te aterra abandonar la soltería y compartir el control remoto con alguien, o más bien, tienes a San Antonio de cabeza y ansías desfilar por el altar, entonces este libro te caerá... como anillo al dedo.

El Amor: En todo capítulo de este libro, así como en la vida misma, él es el protagonista. Y no me refiero sólo al amor de pareja, sino a ese sentimiento provocado por todo aquello que nos mueve, que nos apasiona, que nos hace sentir mariposas en la panza. Esta lectura es algo así como echarte un clavado a la cabeza y al corazón de las mujeres. Indagar en lo que nos enamora, dejar atrás expectativas de "príncipes azules" y normas sociales anticuadas para adueñarnos de lo que nos hace verdaderamente felices, de esa historia hecha a la medida.

11 PRÓLOGO La historia del hombre, como ser racional y por ende pensante, no es otra cosa más que la historia de los esfuerzos de convivencia que realizamos de manera usual para ser lo que por definición somos: entes sociales, gregarios, comunitarios. Para sentirnos bien y no caer en una irremediable depresión, el mejor antídoto es la com- pañía; en un principio, la que más estimula... ¡claro!, es la que se complementa en el yin/yang oriental. Hombre-mujer. Pretendida- mente ilustrativa de nuestra condición de género. En un principio poligámica, luego monogámica en aras de “poner orden” a lo que de otra suerte hubiera representado un desconcierto generalizado de carácter ético, moral... social. Esta arraigada pretensión de encontrar a tu “media naranja” ha sido, a lo largo de nuestra breve escena humana, la forma más acaba- da de perpetuar la especie bajo una estructura institucionalizada en la cultura occidental, que coloca a la mujer en un grado de desven- taja frente al sexo masculino. En donde aparentemente es ella quien sueña con la pareja ideal (esa que no existe) y no el hombre, el icono a encontrar, el sinónimo de sustento, seguridad y protección. Como anillo al dedo me hizo reflexionar que, como toda institu- ción de nuestro tiempo sujeta a cambios para evitar paradigmas y generar nuevos, el matrimonio será una de las que evolucionará. El papel de la mujer será reconsiderado —estoy seguro— ahora que es proveedora, promotora, defensora y garante de una mejor vida, producto de la unión con su pareja.

12 COMO ANILLO AL DEDO ¿Cuántos matrimonios disfuncionales se presentan hoy en día? ¿Cuántas parejas se forman y se disocian? ¿Cuál será la expectati- va promedio de la vida futura?... Y no faltará quien se pregunte: ¿Y casados? Las reacciones hacia la búsqueda de una pareja en el presente son muy variadas. Desde el poliamor hasta la inhibición promovida por el Estado para limitar a la gente. Desde la decadencia de las reglas que “regían” el galanteo y coqueteo hasta el “enfriamiento” de los sentimientos, que han hecho a los jóvenes menos sentimentales y más pragmáticos en el “apareamiento moderno”. Las reflexiones cotidianas de Yazmin, que derivaron en la pu- blicación de este libro, son un extraordinario análisis de lo usual. Como una novela costumbrista pero de la vida real, nos llevará a concluir que el camino de la humanidad ya no acepta lo viejo; que pasa por una constante evolución. En lo político, social, económico y hasta espiritual, todo está en metamorfosis. Si no lo creen, pregún- tense si el Papa Francisco hubiera sido aceptado hace 50 años. Pienso que la mujer deberá proponerse más argumentos de auto- estima que aquellos de la complementariedad. La mujer de hoy tam- bién puede llegar montada en un hermoso corcel para convertirse en la princesa azul que cualquiera de los actuales mortales pudiera pretender. Me pronuncio con entusiasmo por las hembras de este mundo. Mujeres que han cincelado nuestra historia, aunque sigan existiendo machos negados a entenderlo. Surquen estas páginas y disfruten el perfil de un futuro promiso- rio... más feliz. PEDRO FERRIZ DE CON

13 INTRODUCCIÓN Todo comenzó con la clásica pelea de novios: noche de escalofríos, depresión, caos y el clásico pensamiento: “Ahora sí, ya no vale la pena vivir; nunca volveré a ser feliz. Se acabaron los hombres para mí. Mi existencia en este mundo cruel carece de sentido. Quiero morirme. ¡¿Por qué a mí?!” Al día siguiente de esta caída emocional en picada, estrenaba programa y amanecí (si es que a eso se le puede llamar amanecer, porque en toda la noche no había pegado el ojo), o mejor dicho, amaneció y yo traía unos ojos que parecían haber sido golpeados por el Santo, el Cavernario y el mismísimo Bulldog. No había forma alguna de que pudiera aparecer en televisión nacional así; no podía ni caminar y seguramente no había maquillaje que lograra disimu- lar los moretones rojo carmín que aparecieron en mis párpados. Ni novio ni esposo, ni hijos ni trabajo, ni nada. ¿Qué demonios hice para merecer convertirme en una solterona de treinta años, amarga- da, moreteada, desempleada y juzgada por todas mis amigas que sí lograron la foto “perfecta”, con el marido, los hijitos y todo el nume- rito? Lo había perdido todo. ¡Todo! Ya lo sé. ¡Qué drama! Ni en las telenovelas, cuando Carlos Au- gusto abandona a María, “la de las fritangas”, hay tanta desgracia. Pero quien esté libre de pecado que cierre este libro y me diga cómo le hizo para no querer cortarse las venas con galletas de animalitos después de un desamor. Personalmente no conozco a nadie que se haya librado de esta pérdida de suspiros; por eso, justamente por eso, decidí comenzar a desahogar mis ideas mediante estas letras,

14 COMO ANILLO AL DEDO señalar el origen de todos los convencionalismos sociales que nos han llevado al punto donde muchas estamos paradas, y mantener viva la esperanza; pues aunque no existe ninguna verdad universal sobre el Amor, lo cierto es que mueve al mundo, y para mí es la ra- zón de nuestra existencia. Aclaro que algunas veces encontrarán la palabra “Amor” con mayúscula porque no sólo es un personaje más, sino el protagonista de este libro y de mi vida. ¿Que qué pasó con mi programa? Lo mismo que con mi corazón: una maquillista/maga ocultó las pruebas físicas de mi dolor, y yo, como toda la gente real que no sale en las películas ni en cuentos de hadas, no tuve más remedio que levantarme, ponerme un poco más de rímel, aprovechar los kilos que perdí por la depresión para po- nerme ese vestido que no me entraba, y entender que el show, como la vida, siempre debe continuar. Este libro busca ser una compañía para todas las etapas por las que atravesamos en el camino del Amor: los miedos, los suspiros, las expectativas, las “normas” sociales, los sufrimientos, las desilu- siones, la plenitud y la magia de estar enamoradas desde todas las perspectivas. Y cuando digo “enamoradas” no me refiero sólo al sen- timiento hacia una persona; hablo de eso que se siente cuando uno se halla en un estado de completa felicidad, lo cual puede ocurrir en muchas situaciones y no sólo con una pareja. No soy psicóloga, adivina ni gurú; es más, ni siquiera estoy feliz o infelizmente casada. De hecho, en lo único en que me he vuelto experta es en equivocarme y levantarme (eso sí, cada vez con más estilo) después de tantas caídas sin límite de tiempo (a pesar del tictac biológico). Al igual que muchas de ustedes, he dedicado mi vida a intentar ser feliz, y hoy puedo decir orgullosamente que la mayor parte del tiempo lo soy. Sola o bien acompañada. El chiste es disfrutar el camino y saber que, para llegar a la cima, hay que escalar varias montañas (y sobarse varios golpes).

15 INTRODUCCIÓN ¿Por qué Como anillo al dedo? Muchos pensarán que éste es uno de los típicos libros de autoayuda, tan brutalmente juzgados, donde se da el abecé para encontrar marido; probablemente también lo juzgarán porque no es una novela histórica y porque muestra un mapa basado en estudios y experiencias propias y cercanas para ele- gir la ruta más eficaz hacia las relaciones funcionales. Sin embargo, esto no es de ninguna manera un manual que indique el camino del kínder al altar; ya saben, el espantoso: “Al salir de la prepa, haz un viaje con tus amigas; si vas a ‘golfear’, hazlo con un extranjero que NADIE conozca para no ‘quemarte’; regresando, haz una carrera MMC (mientras me caso); mantente siempre guapa, delgada y bien arre- glada, para conocer al galán perfecto; niégate a salir con él las dos primeras veces que lo pida, pero a la tercera di que sí; sal perfecta SIN ser provocativa, amable pero no arrastrada, femenina pero no dejada…” ¡No! ¡No! ¡No! Todo lo contrario: aquí no se trata de ir como robotitos, palomeando lo que supuestamente debemos ha- cer, sino de vernos reflejadas en cada línea y analizar las situaciones con distancia crítica, humor y nuevas bases para reaccionar como profesionales de las relaciones. Y sobre todo, buscar y lograr lo que de corazón deseamos, lo que se ajusta a nuestra vida y a NUESTRAS expectativas, no a las de la sociedad. Para algunas, la felicidad será un anillo de compromiso, pero no (solamente) por el enorme brillante o por cumplir con la lista de cosas que una “debe” hacer en la vida, sino por convicción y amor total a ese tipo de acuerdos. Para otras, será la soltería, no como resignación ante la escasez de buenos partidos, sino por la dicha y la satisfac- ción plena de disfrutar el estar con una misma sin responsabilidades de pareja. Habrá quienes decidan ser mamás solteras; otras, hacer una familia, y las demás, vivir para su trabajo o sus amigos. Se vale todo. Cualquier camino que decidamos tomar está bien. Lo importante es hacerlo dejando atrás temores, roles, tabúes y todo aquello que termina atrapándonos en una jaula en la que nunca

16 COMO ANILLO AL DEDO quisimos estar por convicción propia, sino por protocolo. Hay un abanico de posibilidades que la vida nos brinda, por lo que, dejando de lado la prisa, debemos explorarlas a fondo para conocer lo que hay detrás de cada decisión. Cada vez que analizamos esas opciones, nos topamos con dis- tintos tipos de hombres: machistas, celosos, con mamitis, desobli- gados, con miedo al compromiso, narcisistas, cínicos, inteligentes, trabajadores, amables, caballerosos… Creemos las historias que nos han mostrado los medios y la literatura, y que sólo pertenecen a la fantasía. Nos saltamos el delicioso recorrido para explorar la ma- gia que hay en un abrazo, un beso, en los aromas, las miradas, en nuestro trabajo, en decorar la casa o en comer con la familia… No sabemos cómo reaccionar ante las mentiras, los cuernos, el maltrato. Confundimos la felicidad con estar atados a relaciones enfermizas y asociamos estar solos con tristeza y fracaso. Por eso aquí les contaré anécdotas en las que caí, pero de las que aprendí muchísimas cosas. Hay que tener los ojos abiertos para saber qué es lo que realmente queremos y lo que nos merecemos, así podremos empezar a disfru- tar cualquier tipo de situación; eso sí, después de habernos acabado la caja de pañuelos por nuestra última ruptura. Es como cuando uno elige su carrera; hay miles de alternativas, y en ocasiones terminamos estudiando lo que nuestro padre, abuelo y tatarabuelo estudiaron, nada más por darles gusto, por continuar el negocio familiar, por evitar un pleito o porque si estudiábamos filosofía o letras tendríamos que financiarnos por nuestra cuenta. Y así, por no salir de la zona de confort o por miedo, acabamos eligiendo algo que no funcionó, que no nos gusta; casándonos sin ganas o teniendo hijos porque nuestras amigas así lo hicieron, y se nos olvida que sólo hay una vida y que desperdiciarla haciendo lo que se espera de nosotros es una pésima idea. Aquí iniciaremos un recorrido por situaciones a las que nos en- frentamos todos los días, historias que hemos escuchado millones de

17 INTRODUCCIÓN veces: que si Fulana se embarazó y no se ha casado; que si Zutana se casó hace diez años, lleva miles de tratamientos y no logra tener un bebé; que si todas las primas y hermanas ya desfilaron por el altar y Mengana no; que si Perengana quiere que el señor Grey llegue a esposarla y arrastrarla por el cuarto de juegos, pero el que llega pare- ce asexual. Que si está muy chico, muy grande, muy feo, muy triste, muy alegre, muy “no-sé-muy-bien-qué-tiene-pero-hay-algo-que-no”; en fin, siempre hay peros en la búsqueda del “correcto” o de “lo co- rrecto”. Lo importante es divertirnos con cada situación que llega a nuestra vida, saber cómo reaccionar ante las expectativas, los tabúes, las malas citas, las decepciones, los susodichos y nuestros propios terrores. Todo, absolutamente todo es relativo, y la historia es NUES- TRA, de nadie más, así que tenemos que escribirla para darnos gusto a nosotras y a nadie más. No hay blanco ni negro; sólo situaciones que todos experimentamos, lo que se adapta mejor a nuestra vida y nos conduce a la felicidad. Es importante que encontremos el camino que deseamos recorrer y que sepamos cómo enfrentar los capítu- los que se presentan mientras intentamos disfrutar la vida. Muchas de las historias —que en su momento parecían tragedias griegas—, la confusión de sentimientos, el miedo a no llenar las ex- pectativas, a no alcanzar lo que otros llaman felicidad, y todas esas cosas por las que ustedes, yo y todos hemos pasado, las reconocerán capítulo a capítulo. De repente llorarán, luego se atacarán de risa al recapitular, y seguramente se darán cuenta de que son parte de la historia de la generalidad. Verán que a veces “nos la hacen” y otras nos toca “hacerla”. Así es. El chiste es gozarla y recordar que la vida es un diez por ciento lo que nos pasa y un noventa por ciento cómo reaccionamos ante lo que nos pasa. Créanme: la felicidad no está en los finales de cuentos de hadas, sino en encontrar lo que mejor se adapte a nuestros intereses, entender bien el panorama y responder de la mejor manera.

18 COMO ANILLO AL DEDO Hay que desechar las expectativas fantásticas y dejar de preocu- parnos por el qué dirán. Quien verdaderamente nos ame será feliz con nuestra plenitud, y ésta no se consigue obedeciendo las normas sociales, sino escuchando al corazón (y sí, ya sé que eso de escuchar al órgano principal del aparato circulatorio suena más a cliché que el famoso: “No eres tú, soy yo”; sin embargo, funciona dejar de ha- cer lo que los demás quieren y hacer lo que en el fondo queremos para nosotros, lo que hace que nuestros días sean mejores, lo que nos hace sentir mariposas en el estómago). La primera vez que pude recaudar juguetes para los niños de una casa hogar y ver sus caritas de ilusión al entregárselos, sentí esas mariposas, y en ese momen- to decidí que debía ayudar el resto de mi vida, pues eso me hacía feliz, y de ahí nació Fundación Mariposas. Para mi mamá fue cuan- do nací yo; para mi amiga Mariana, cuando cantó en el Auditorio Nacional; para Jenny, cuando está tirada en la cama abrazando a sus dos hijas y viendo películas; para Martha, cada vez que le llega un mensaje de su novio. Cada quien sabe qué es lo que lo hace más feliz, y al leer estas historias lo reconocerá más claramente. Una vez que sepamos qué queremos hacer de nuestra existencia, nos va a sorprender lo simple que es llegar a la meta y la plenitud que ello nos dará. Estoy convencida de que el compromiso más im- portante que tenemos es ser felices, y para eso hay que encontrar el proyecto de vida que nos apasione y que se ajuste a nosotros. Si quie- ren vivir en soltería, ser padres o no; si buscan una familia ideal, o si el éxito laboral y el sexo casual es lo que más los emociona; si el amor por el trabajo, por los hombres, por el arte o por los niños es lo que rige su vida, o si deciden que sí quieren casarse y encontrar al “bueno”, o cualquiera que sea su camino a la felicidad, entonces este libro les caerá como “anillo al dedo”.

19 Capítulo 1 EN BUSCA DE UN CUENTO DE HADAS Se casaron y vivieron felices para siempre… ¿Sí? Cenicienta, Blancanieves y hasta Jasmín, todas vivieron para en- contrar a su príncipe azul, al hombre que las llenara de amor, de sus- piros y de ilusiones. De lo más romántico y… ¡falso! Lo cierto es que cupido dejó de cooperar. Un estudio presentado en un Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Cuentos de Hadas muestra que, hoy, todas las parejas de estas fábulas ya estarían divorciadas. Se preguntarán por qué inicio este recorrido con el triste final de las historias que nos han puesto a leer desde chiquitas. La razón es que quiero arrancar desde un punto de vista realista, quitándonos expectativas absurdas que tantas desilusiones nos han traído. Mi relato se remonta a la primaria. Éramos un grupito de diez escuinclas que todavía no sabíamos caminar en tacones, pero ya hablábamos de nuestras bodas. “Yaz, ¿tú a qué edad te quieres ca- sar? ¿Tu fiesta va a ser en Acapulco, Cuernavaca o en un salón del centro? ¿Cómo se van a llamar tus hijos?” Así crecí y, aunque no lo crean, me daba una vergüenza enorme confesar que me hacía más ilusión lograr conducir un programa de tele, hacer exposiciones de pintura o escribir libros, que casarme. Desde esa edad entré en el jueguito de la familia perfecta, y hoy, nueve de las diez amigas la tienen. Todas casadas, muchas con bebés o embarazadas y algunas en proceso de divorcio. Nadie se zafa de la realidad.

20 COMO ANILLO AL DEDO ¿Recuerdan su primer amor? ¿Aquella vez que alguien les en- dulzó el oído con palabras perfectas, miradas tiernas y caricias… caricias medio pasadas de la raya? ¿Se acuerdan que creyeron que al día siguiente ese alguien llegaría cabalgando en un hermoso caballo blanco con un gigantesco anillo de compromiso y un castillo escritu- rado a su nombre? ¡Seguro no lo olvidarán jamás, así como tampo- co olvidarán la enorme desilusión que sintieron cuando el mugroso caballero ni siquiera se dignó contestar una llamada para decir qué demonios le había pasado, que no pudo tomarse la molestia de mar- car ocho simples numeritos! Entonces, ¿cómo funciona esto del Amor? ¿Dónde está el “bue- no”? ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Cuál es el origen de nuestra desgracia? ¿Es realmente una desgracia no poseer la etiqueta de “media naranja”? La raíz del problema está en las expectativas que nos hemos ge- nerado, idealizaciones como las que nos inculcan las famosas histo- rias fantásticas, en las que pareciera que nuestro objetivo último es encontrar a la pareja ideal, y en las que deberían incluir un anun- cio preventivo que dijera: “Esto es un cuento. Historias como éstas NO PASAN”. El sociólogo Francesc Núñez, director del programa de huma- nidades de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), asegura que los seres humanos nos hemos puesto expectativas hollywoodenses, y que es tanta la exigencia a la hora de seleccionar pareja, que la de- cepción resulta inminente. Explica que el capitalismo está dictando incluso lo que debemos sentir cuando nos enamoramos y lo que se tiene que hacer. En las historias fantásticas los hombres buscaban mujeres ino- centes, buenas, perfectas y dispuestas a estar con auténticas bestias. Ellas vivían en un sueño profundo y, tras despertar al fervor del primer beso, ¡pum!, se casaron, con la promesa de estar juntos hasta que la muerte los separe.

Add a comment

Related presentations

Related pages

Como anillo al dedo (Spanish Edition): Yazmin Jalil ...

Como anillo al dedo ... Yazmin Jalil (Author) Be the first ... anillo al dedo. El Amor: En todo capítulo de este ...
Read more

COMO ANILLO AL DEDO de Yazmin Jalil - YouTube

... como anillo al dedo. El Amor: En todo capítulo de este libro, así como en la ... Presentación de COMO ANILLO AL DEDO de Yazmin Jalil ...
Read more

En entrevista Yazmin Jalil nos habla de su libro "Como ...

En entrevista Yazmin Jalil nos habla ... Reto Televisa Capítulo 6 ... Firma de autógrafos de 'Como anillo al dedo' de Yazmin Jalil ...
Read more

Como anillo al dedo - Nuestro Programa - Manteletas Lee

Las reflexiones cotidianas de Yazmin, ... capítulo a capítulo. ... COMO ANILLO AL DEDO ¿Recuerdan su primer amor?
Read more

Como anillo al dedo by Yazmin Jalil · OverDrive: eBooks ...

Como anillo al dedo ... como anillo al dedo. El Amor: En todo capítulo de este ... Yazmin Jalil Jardón es una periodista y conductora de televisión ...
Read more

Como anillo al dedo, primer libro de Yazmín Jalil ...

Como anillo al dedo, primer libro de Yazmín Jalil. 14 ... la escritora Yazmín Jalil en "Como anillo al dedo". ... capítulo empieza con una ...
Read more

Como Anillo Al Dedo | Facebook

Como anillo al dedo was merged with this page . ... como anillo al dedo. El Amor: En todo capitulo de este libro, ... Written by Yazmin Jalil.
Read more

Download "Como anillo al dedo" by YAZMIN JALIL for FREE!

Como anillo al dedo by YAZMIN JALIL. ... como anillo al dedo.­El Amor: En todo capítulo de este libro, así como en la vida misma, ...
Read more

Como anillo al dedo - Megustaleer

Empieza a leer Como anillo al dedo (GRIJALBO) de Yazmin Jalil en Megustaleer. ... En todo capítulo de este libro, así como en ...
Read more