advertisement

8 la influencia de la nutrición en la reproducción

50 %
50 %
advertisement
Information about 8 la influencia de la nutrición en la reproducción
Education

Published on March 11, 2014

Author: drdearmas

Source: slideshare.net

Description

Se abordan temas sobre la influencia de la alimentación sobre la reproducción
advertisement

Dr. M.V.Reinaldo de Armas PhD. REPRODUCCIÓN ANIMALREPRODUCCIÓN ANIMAL ZOOT 325ZOOT 325 Módulo # 6Módulo # 6

6. LA INFLUENCIA DE LA NUTRICIÓN EN LA REPRODUCCIÓN.  6.1 Efecto de la proteína, Nivel de energía y minerales en la reproducción animal. 6.2 Efecto de la Nutrición y condición corporal sobre el desarrollo folicular y fertilidad en el postparto de vacas en lactación

TRASTORNOS REPRODUCTIVOS Y NUTRICIÓN • Sobre alimentación • Sub alimentación • Condición corporal • Post parto y lactación

Carbohidratos: Un aporte insuficiente de energía (sub alimentación) es una de las causas más frecuentes en la presentación de cuadros de infertilidad en los bovinos. Generalmente se manifiesta en un retardo en la pubertad (infantilismo) y períodos interestrales irregulares, baja fertilidad incluso, cese de las funciones sexuales en los adultos. Los excesos de alimentación también son causas de infertilidad por depósito excesivo de grasa peri-ovárica y en las trompas, incluso puede ser responsable de trastornos hormonales. En los toros alimentados con dietas excesivas en energía y proteínas durante periodos prolongados de tiempo, no es tan simple como el exceso de grasa (escrotal), mas bien es el resultado de una combinación de efectos metabólicos y físicos

Lípidos: Debido a las mismas características del sistema digestivo de los rumiantes no poseen gran importancia.

Proteínas: Las deficiencias de proteínas teniendo en cuenta la capacidad de los rumiantes de producirlas a partir de otras fuentes de nitrógeno, están generalmente relacionadas a desbalances (energía / proteína) o a carencias generales de alimento, vitamina A y minerales durante períodos largos. Puede ser causal de retrasos en la pubertad y provocar estados de anestro y en el macho pueden comprometer el volumen del eyaculado. En cuanto a los niveles de proteina altos, hay controversias en la práctica, con afirmaciones erróneas sobre sus indicaciones y en investigaciones realizadas no se observaron diferencias en cantidad y calidad de semen en toros alimentados con dietas conteniendo 60%, 100%, y 140% de sus exigencias en proteínas.

Minerales: P.- Su deficiencia es la más frecuente y de mayor importancia en nuestro medio y se relaciona con insuficiencias proteicas. Su importancia no es solo como constituyente de hueso, ya que él participa en gran cantidad de reacciones enzimáticas del metabolismo intermediario. Aquí es importante la relación Ca/P la que no debe sobrepasar la unidad (2:1 hasta 1:1). Los aportes en la dieta deben de ser al menos 10 g de Ca y P por 450kg de p.v. y 9 g de Ca y 7 g de P por cada 450g de leche producida. En el macho es necesario un aporte de 20 g / d por 500 kg de p.v. A demás de las afecciones generales por su deficiencia (anorexia, adelgazamiento, mal estado general), en el orden genital provoca un retraso en la madurez sexual, anestros, ciclos irregulares, celos silenciosos, problemas de osificación e incluso debido a trastornos hipofisarios que afectan la secreción de gonadotropinas. Su diagnóstico es por análisis de suelos, pastos, dietas y asociados al cuadro general. En la yegua es causa importante de abortos.

Ca: No se le atribuye gran importancia en la reproducción a no ser en la cerda donde hay gran mortalidad embrionaria. Mn: Es poco común, pero puede aparecer asociada a un incremento excesivo del Ca en el suelo ya que este bloquea al Mn y no es absorbido por las plantas. Los síntomas son anestro, celo silente, ovulaciones retardadas, reabsorciones fetales, crías débiles y disminución de la secreción láctea. Este mineral es un importante catalizador y tiene repercusión sobre la función hipofisiaria. Cu: La deficiencia puede ser primaria (deficiencia en las fuentes de alimentación) o secundaria (exceso de Mo o SO4). Provoca un cuadro de anemia, ataxia, pelaje erizado, debilidad, diarrea y fertilidad reducida, abortos, nacimientos prematuros y crías débiles. Se diagnostica por deficiencia en el suelo, alimentación, suero y biopsias hepáticas.

I: A pesar que los requerimientos son bajos (0.25 mg por 100Kg de p.v.), se presentan deficiencias en área de bajo contenido de I en el suelo. Por su papel en el funcionamiento tiroideo, tiene importancia en el metabolismo general e incluso sobre la hipófisis y sensibiliza al ovario para la acción de las gonadotropinas. Se aprecian ciclos irregulares, fertilidad disminuida. En el macho tiene importancia para la espermatogénesis. La aplicación intrauterina en lavados tiene a demás de su acción local (antiséptica y congestiva), un efecto estimulador sobre el sistema neuro-endocrino. Otros minerales: Con importancia para la reproducción son el Co, Se, Zn y Fe.

El Zn es un micro mineral esencial para la espermatógenesis ya que forma parte de las hormonas gonadotropinas como también en la producción de andrógenos. Niveles adecuados incrementan la producción espermática por estar ligados al desarrollo y maduración de las células de Leydig responsables de la producción de testosterona. El Se es muy importante para el desarrollo de las células de Sertoli y por ende en la capacidad de producción de espermatozoides maduros y de reservas espermáticas testiculares. Niveles adecuados de Se mostraron un menor numero o porcentaje de espermatozoides con anormalidades morfológicas, como así también una mayor concentración de ATP en las células espermáticas y una mayor tasa de fertilización en novillas de primer parto.

En conjunto el Fósforo, Yodo, Selenio, Zinc Y Manganeso son minerales íntimamente relacionados con el metabolismo orgánico y la función reproductiva y coadyuvan en la reducción de índices de: < Días abiertos, < Número de servicios o inseminaciones por concepción, < Celos silentes, < Abortos < Atrofias. > Calidad espermática > Libido

Vitaminas: A: Es una de las Vitaminas más importantes para la reproducción tanto en hembras como machos y en todas las especies (trastornos en la gametogénesis, gestación y desarrollo fetal, libido). Trastornos epiteliales en general (incluso líneas germinales y glándulas accesorias), alteraciones hipofisarias (degeneración quística). En la hembra no gestante aparece infantilismo, trastornos de la maduración folicular y ovulación, atresia folicular, degeneración ovocitaria, anestro, cuerpo lúteo persistente (relacionadas con disfunción hipofisaria). En la gestante hay abortos, reabsorciones, momificaciones, reducción de la camada, malformaciones, crías débiles, retención de membranas placentarias. Requerimientos relacionados con la edad, producción y raza (50 000 a 100 000 u.i. / día por 1000 kg de p.v. o de 80 a 200mg de caroteno / día).

Complejo B: No es de importancia en los bovinos a no ser por dietas muy deficientes en proteínas. En cerdos y aves produce mortalidad embrionaria, malformaciones fetales y crías débiles. C: Su importancia no está bien determinada, pero se piensa que por su papel oxido reductor puede participar en la síntesis de progesterona en el CL. D: Es poco frecuente su deficiencia. En casos hay depresión del estado general, anestros, crías débiles y raquitismo. E: A pesar de que en los animales de laboratorio se describe en su deficiencia, cuadros similares a la avitaminosis A, en las especies mayores esto no es tan drástico y está relacionado con la sinergia existente entre las Vit A y E. Lo que permitiría al feto el uso de las reservas maternas ( ∝ tocoferol) y la preservación del epitelio del endometrio). En la cerda hay mortalidad embrionaria, reducción de la camada y crías débiles.

Grados condición corporal escala 1 a 5 Áreas CC 1 2 3 4 5 Lomo Apófisis espinosas Apófisis transversas Muy prominentes al tacto. Fácilmente palpables. Pueden palparse, pero no son tan prominentes. Son aún fácilmente palpables. No son visibles, pero pueden palparse. Son bien cubier- tas, pero pueden ser pellizcadas Son bien cubiertas. Pueden ser solo palpadas bajo fuerte presión. Apariencia redondeada por grandes áreas de tejido graso. Huesos de cadera Muy prominentes. Prominentes, pero algo cubiertos. Visibles, pero no prominentes y bien cubiertos. No visibles y bien cubiertos. No visibles y muy bien cubiertos. Base de cola Áreas anexas. Estructuras óseas Están muy hundidas. Prominentes No son huecas. Visibles, pero no prominentes. Ligeramente redondeadas. Cavidades a los lados de cola han desaparecido. Tejido graso visible. Área redondeada por tejido graso a ambos lados de la cola, que se mueve al caminar el animal. Polizones a ambos lados de la cola. Costillas Prominentes. Pueden palparse individualmente. Ligeramente prominentes. Pueden palparse individualmente Pueden ser individualmente distinguidas. Capas de tejido graso palpable. Difícil de separar. Los flancos tienen aspecto esponjoso. Costillas no palpables. Flancos muy esponjosos Estado general Emaciado. Delgado, pero saludable. Condición media. Ligeramente gordo. Tejidos grasos se mueven al caminar Muy gordo. Marcha ondulante.

Grados condición corporal escala 1 a 91 - FLACO Los huesos de la espalda, costillas, dorso, caderas y anca son puntiagudos y fácilmente visibles. Hay pérdida de la musculatura. 2 - MUY DELGADO Depósitos grasos imperceptibles; sin embargo, se observa algo de musculatura en los cuartos posteriores. La espina dorsal es puntiaguda y se pueden observar fácilmente los espacios entre las protuberancias. 3 - DELGADO La columna vertebral es bastante visible. Las protuberancias de la espina dorsal pueden ser identificadas individualmente al tacto, o aún verse. Los espacios entre las protuberancias son menos notorios. 4 - REGULAR Las costillas anteriores no se notan visualmente, pero los dos últimas (12 y 13) se notan claramente, especialmente en ganado con amplio arco de costillas y costillas bien separadas. Las protuberancias laterales de la espina dorsal pueden identificarse solamente al tacto, presionando suavemente, y se notan redondeadas en lugar de puntiagudas. Los músculos de los cuartos posteriores poco desarrollados. 5 - MODERADO Las costillas 12 y 13 no se observan a menos que el animal esté desbastado. Las protuberancias laterales de la espina dorsal no son visibles; pueden identificarse al tacto con fuerte presión y se notan redondeadas. El área alrededor de la base de la cola aparece llena, pero no sobresale. 6 - BUENO Las costillas no son visibles; aparecen totalmente cubiertas. Los cuartos posteriores se observan bien desarrollados (llenos y redondeados). La cobertura de grasa del costillar anterior y la base de la cola se notan esponjosos. Las protuberancias laterales de la columna vertebral pueden notarse solamente con fuerte presión. 7 - MUY BUENO Las puntas de la espina dorsal pueden notarse solamente con fuerte presión y los espacios entre las protuberancias laterales difícilmente pueden distinguirse. Se observa bastante grasa de cobertura en la base de la cola. 8 - GORDO La apariencia del animal es compacta, redondeada y la estructura ósea no se observa. La grasa de cobertura es gruesa y esponjosa en partes. 9 - MUY GORDO La estructura ósea no se observa o se palpa con dificultad. La base de la cola totalmente cubierta de grasa. La movilidad del animal se dificulta debido al exceso de grasa. Escala de 1 – 9 : Cada grado equivale aproximadamente a unos 25 - 35 Kg, dependiendo del tamaño del animal.

Correlación entre las escalas 1 a 5 y 1 a 9 para CC Escala Grados 1 a 5 1 1,5 2 2,5 3 3,5 4 4,5 5 1 a 9 1 2 3 4 5 6 7 8 9

Efectos de la CC al parto en el comportamiento reproductivo subsiguiente en cinco observaciones distintas Casos CC al parto 2,5 o < 3 3,5 o > % en celo en los 80 días posparto 62 % 88 % 98 % % de preñadas en 60 días servicio 69 % 80 % -- % de preñadas en 60 días servicio 24 % 60 % 87 % % de preñadas en 60 días servicio 70 % 90 % 92 % % de preñadas en 180 días servicio 12 % 50 % 90 % Promedio : 47 % 73 % 91 %

Después del parto las altas demandas de nutrientes requeridos para la síntesis de leche, la limitada capacidad de consumo de alimentos y las inadecuadas concentraciones de nutrientes en los alimentos consumidos, producen un balance energético negativo (BEN). Esta situación induce una respuesta compensatoria que compromete el tejido adiposo, el hígado, los músculos y los huesos. El desbalance energético retarda la reanudación de los ciclos estrales postparto (PP) y dependiendo de su intensidad, puede limitar el crecimiento de los folículos ováricos. Paulatinamente, en tiempo variable con la genética, la producción de leche, la adaptación al ambiente, la salud y la disponibilidad de nutrientes, se restablece el equilibrio energético requerido para que el hipotálamo reanude la síntesis y liberación de pulsos altos y frecuentes de GnRH, los cuales estimulan en la hipófisis la liberación de un pico preovulatorio de LH para que se produzca la primera ovulación postparto.

En las vacas lecheras el pico de producción se presenta entre 6 y 10 semanas PP. El tiempo de máxima producción de leche no coincide con la capacidad máxima para consumir alimentos y ese tiempo es la época en la cual los ovarios se están preparando para producir la primera ovulación PP. La actividad ovárica PP de las vacas parece estar relacionada directamente con el consumo de nutrientes y con la producción de leche. La dinámica folicular PP se relaciona con el balance energético. El número de folículos en cada onda folicular, el diámetro máximo alcanzado por el folículo dominante, el período parto-primera ovulación y la cantidad de P4 producida por el 1er CL, parecen depender de la cantidad de nutrientes ingeridos y de la capacidad homeorrética de las vacas.

La remoción de la unidad fetoplacenteria es acompañada de un descenso dramático en la concentración de P4 y E2 en la circulación, de manera que se termina el efecto de retroalimentación negativa prolongada y como consecuencia el eje hipotálamohipófisis- gónadas inicia su recuperación. La primera fase de recuperación se puede iniciar desde la primera semana PP, en vacas que han tenido parto normal, se nutren equilibradamente y poseen una buena condición corporal, pero se retarda en las que han presentado distocia, retención de placenta, enfermedades metabólicas peripartales y desbalances nutricionales. Esta fase se caracteriza por la liberación de pulsos de baja frecuencia (un pulso cada 4 a 8 horas) de GnRH a la circulación porta-hipofisiaria. La frecuencia de liberación de GnRH cambia bajo varias condiciones fisiológicas y las variaciones en la frecuencia de liberación de pulsos de GnRH regula diferencialmente la secreción de FSH y de LH y la expresión de genes para las subunidades α, β LH y β FSH in vivo

Durante las primeras semanas del período PP, no parecen existir limitaciones del desarrollo folicular a causa de una deficiencia de FSH, pero sí de LH, especialmente en vacas tipo carne, que amamantan permanentemente y en vacas lecheras con BEN. La liberación de pulsos de GnRH con baja frecuencia estimula la síntesis y liberación de FSH desde la primera semana PP para favorecer el reclutamiento temprano de la 1ra cohorte de folículos. En algunas vacas que han tenido parto normal y se encuentran en excelente estado nutricional y sanitario se puede producir la maduración final y la ovulación en el folículo dominante de la 1ra cohorte y por eso muestran signos de estro a la 2da o 3ra semana PP. Sin embargo esta no es la norma y, al contrario, es mucho más frecuente encontrar vacas que no presentan estro durante el PP temprano, llegando a permanecer varios meses en anestro.

Durante el anestro PP, el nivel de P4 sérica se encuentra por debajo del límite de sensibilidad de las pruebas y el examen ovárico efectuado por tacto rectal revela la presencia de ovarios pequeños o planos, carentes de CL, lo cual denota ausencia de ciclicidad ovárica. Esta condición es designada por los médicos veterinarios como “ovarios lisos”, función ovárica anormal postparto u ovarios estáticos. Contrario a la designación basada en tacto rectal, los estudios ultrasonográficos seriados de los ovarios de vacas anéstricas, revelan que a partir de la 1ra o 2da semana PP, se desarrolla una secuencia de ondas foliculares, con presencia de folículos dominantes que pueden ovular o desarrollar atresia para dar paso a la emergencia de una nueva onda folicular. De lo anterior se deduce que el anestro prolongado no se debe a ausencia de folículos dominantes sino a una falla para ovular.

La mayoría tanto de las hembras Bos taurus como Bos índicus presentan su 1ra ovulación sin signos de estro (ovulación silenciosa), seguida de un intervalo inter-ovulatorio corto, formación de un CL pequeño, lisis temprana del CL y producción de bajos niveles de P4 Algunos autores plantean que el primer cuerpo lúteo postparto cursa con una disfunción, a la que clasifican en tres categorías: a) deficiencias en el proceso de maduración del folículo que lo originó, b) deficiente soporte luteotrópico c) activación prematura del proceso luteolítico. Quizás la baja fertilidad que se obtiene al 1er servicio, cuando se realiza antes de 45 días postparto, tenga relación con una deficiencia lútea. Así, los niveles bajos de P4 secretados por el primer CL del postparto, parecen tener una función de sensibilización orgánica a los estrógenos para la manifestación de los signos de estro. La 2da ovulación generalmente es precedida por signos normales de estro y marca el final del anestro.

EFECTOS DEL BALANCE ENERGÉTICO SOBRE LA ACTIVIDAD FOLICULAR (carbohidratos y lípidos) El balance energético se define como la diferencia entre el consumo de energía de un animal y la energía requerida para el mantenimiento y la secreción de leche. Las vacas lecheras desarrollan un balance energético negativo (BEN) durante la lactancia temprana debido a que la máxima producción, se alcanza antes del desarrollo de la máxima capacidad de consumo. El pico de producción se alcanza varias semanas antes que el pico de consumo y como resultado se produce un BEN que persiste durante 4 a 12 semanas. Esta situación induce una respuesta compensatoria reconocida como homeorresis, la cual induce un incremento de la lipólisis, glucogenesis, gluconeogénesis y movilización ósea de minerales. Cerca de 50 días PP, las vacas adquieren la máxima capacidad de consumo de alimento, tienden a incrementar el consumo de energía y entran en BEP.

El tiempo transcurrido entre el parto y el restablecimiento del BEP, se afecta por la cantidad de reservas de tejido graso y la eficiencia con la cual se movilizan. De hecho las vacas con mejor condición corporal (CC) reanudan más temprano el ciclo estral PP. El tiempo y la magnitud del BEN pueden ser reguladores importantes de la reanudación del ciclo estral PP; en este sentido se ha encontrado una correlación positiva entre el número de días desde el parto a la primera ovulación y los días que se demoran las vacas para alcanzar el nadir (punto más bajo), del balance energético y que mientras más corto sea el nadir, más temprano ocurrirá la primera ovulación. La transición entre el uso de reservas corporales y su depósito en el organismo animal se cree que es causada por cambios en la habilidad de los tejidos para responder a la insulina y a otras hormonas.

La función mamaria tiene prioridad metabólica sobre la función ovárica, sin embargo, el comienzo de la actividad cíclica ovárica ocurre mientras las vacas están en BEN. Durante el período de déficit energético (DE), el eje hipotálamo-hipófisis-ovarios se recupera de la influencia de la gestación y desarrolla cambios que conducen a la reanudación de los ciclos estrales. Los ovarios inician la formación de ondas foliculares a partir de la 1ra o 2da semanas PP y aún con DE no parecen presentar deficiencias de FSH Durante las 1ras semanas PP la mayoría de las vacas incrementan paulatinamente la síntesis y liberación de LH en forma de pulsos. La habilidad para sostener una liberación de LH en forma de pulsos de alta frecuencia está relacionada con el estado metabólico. En algunas vacas se produce liberación de un pico preovulatorio de LH durante el 1er mes y pueden manifestar estro; los intervalos prolongados entre el parto y la 1ra ovulación se han asociado con alta producción y con un BEN Pronunciado. Un BE extremadamente negativo disminuye la frecuencia de liberación de pulsos de LH, disminuye el diámetro de los folículos dominantes y retarda la ovulación, lo cual está asociado directamente con el anestro PP prolongado.

Se ha encontrado que las grasas en la dieta mejoran la eficiencia reproductiva y para explicar esto existen 4 Hipótesis: 1) Inducen un mejoramiento del BE que conduce al retorno temprano al estro y por eso se mejora la fertilidad. 2) Un incremento en la esteroidogénesis que favorece la fertilidad. 3) Un estímulo de la insulina sobre los folículos ováricos. 4)Una estimulación o una inhibición de la liberación de prostaglandinas, lo cual influencia la persistencia del CL. Con respecto a la 1ra hipótesis, se puede afirmar que no siempre que se aumenta la disponibilidad de grasas en la dieta se mejora el balance energético, debido a una disminución del consumo voluntario ocasionado por la secreción de colecistoquinina y a un mayor gasto energético ocasionado por una mayor secreción láctea cuando se administran dietas con grasas.

Con respecto a un mejoramiento de la esteroidogénesis (hipótesis 2), se ha demostrado que el consumo de grasas aumenta los niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL), que son precursores de la síntesis de colesterol y este, de los esteroides gonadales. La suplementación de la dieta con grasas induce la síntesis de mayores cantidades de P4 y mejora la tasa de concepción al primer servicio. La hipótesis 3 se basa en el efecto estimulador de la insulina sobre el crecimiento de los folículos ováricos. La secreción de insulina puede aumentar, disminuir o no cambiar cuando se administran dietas ricas en grasa. No existe una respuesta homogénea de la secreción de insulina al estímulo de una dieta rica en grasas.

Con respecto a la hipótesis 4 se afirma que las PG juegan un papel importante en la fisiología y el metabolismo de los mamíferos. Las PG tienen una función importante en la fertilidad después del parto, tanto para favorecer la involución uterina, como durante el ciclo estral, regulando la vida media del CL. Los ácidos grasos son precursores de la síntesis de PG y las dietas ricas en grasas son una excelente fuente de estos precursores, sin embargo, las dietas altas en ácidos grasos poli-insaturados inhiben la síntesis de PG y producen un Cl de mayor vida media. Así que la inclusión de ácidos grasos poli-insaturados en la dieta puede mejorar la tasa de concepción.

No obstante la factibilidad de las anteriores hipótesis, otro mecanismo por el cual las grasas puede mejorar el comportamiento reproductivo postparto es a través de las leptinas. Las leptinas (del griego leptos = delgado) son hormonas producidas por los adipocitos, que juegan un papel importante como señal neuroendocrina de la reproducción y controlan el consumo y el metabolismo energético. Existen efectos claros de las leptinas sobre la reproducción y se han sugerido como “el eslabón perdido” entre las grasa y la reproducción. Los ratones obesos (ob/ob) con una mutación en el gen de leptina son infértiles, presentan hipoganadismo y secretan menores cantidades de gonadotropinas; la pérdida de peso por restricción del alimento no revierte su fertilidad. La administración de leptinas a hembras ob/ob les hace recuperar prontamente su fertilidad. mostraron que en los ratones ob/ob tratados con leptinas se aumentan los niveles de LH en comparación con los mutantes tratados con solución salina; esta acción se produce presumiblemente a través de una cascada neural que hace aumentar los niveles de GnRH al inhibir el neuropéptido Y (NPY)

Las dietas altas en proteínas estimulan la producción de leche en la lactancia temprana . El consumo de proteína por encima de las necesidades para la producción genera un efecto negativo sobre el comportamiento reproductivo de vacas lecheras. Un mecanismo por el cual el exceso de proteína en la dieta afecta negativamente el comportamiento reproductivo es por el incremento del gasto energético para desintoxicar al hígado del exceso de NH3. Al alimentar vacas Holstein con dietas altas (15.7%) o bajas (11.1%) en proteína, encontraron en las primeras un menor número de folículos en las ondas foliculares, un menor diámetro del folículo dominante, un mayor período parto a primera ovulación y un cuerpo lúteo de menor volumen productor de menor cantidad de P4.

La concentración de urea sérica es un reflejo del consumo y utilización de proteína. Las concentraciones superiores a 19 mg/dl se asocian directamente con la producción de PG e inversamente con la cantidad de P4 producida por el CL y con alteración del pH uterino, lo cual cambia adversamente el medio uterino y desfavorece la vida del embrión. La lisis del CL ocasionada por el aumento de las PG producen disminución de la producción de P4. Este evento estimula al eje hipotálamo-hipófisis-adrenal de la madre para el desencadenamiento del parto. Esto, sumado a la hipoxia que está experimentando el feto, como consecuencia de la acidosis, resultará en un incremento en los niveles de ACTH materna y de cortisol fetal, para la continuación de la cascada endocrina y metabólica que terminará en el aborto.

IMPORTANCIA DE LOS MINERALES: En cuanto a los minerales sabemos que una adecuada suplementación mineral en la dieta permite que la vaca utilice con mayor eficiencia todos los otros nutrientes disponibles, aumentando así su resistencia orgánica, pudiendo disminuir la incidencia de enfermedades y mejorando la producción de leche, el crecimiento y la reproducción. Una buena nutrición y adecuado manejo de la vaca seca, tienen una gran influencia en la reducción de incidencia de retención placentaria; principalmente manteniendo niveles óptimos de Selenio y vitamina E durante esa etapa, lográndose también con esto un mejor comportamiento reproductivo.

Balance del Ca Los requerimientos de Ca son bajos en el periodo seco principalmente debido a que no hay producción de leche. El organismo de la vaca entonces se tiene que ajustar durante un lapso corto para cubrir las mayores necesidades de Ca cuando empieza la lactancia. La cantidad disponible para el animal depende, como en los otros nutrientes, de la ingestión de materia seca y la concentración en la ración. Aún en las condiciones óptimas, los aportes de Ca de los primeros días de lactación son insuficientes para cubrir las necesidades, y la movilización de las reservas corporales es imprescindible. El proceso de movilización de depende de la interacción entre hormonas (calcitonina y parathormona) y la vitamina D. Sin embargo, el tiempo necesario entre la detección del déficit de Ca y su movilización es de 7 a 10 d. La reacción lenta de este sistema de regulación de la homeostasis del Ca es responsable del desarrollo de la hipocalcemia clínica o subclínica. Importancia balance Ca/P.

Balance de P. Su deficiencia es la más frecuente y de mayor importancia en nuestro medio y se relaciona con insuficiencias proteicas. Su importancia no es solo como constituyente de hueso, ya que él participa en gran cantidad de reacciones enzimáticas del metabolismo intermediario. Aquí es importante la relación Ca/P la que no debe sobrepasar la unidad (2:1 hasta 1:1). Los aportes en la dieta deben de ser al menos 10 g de Ca y P por 450kg de p.v. y 9 g de Ca y 7 g de P por cada 450g de leche producida. Su deficiencia prolonga los anestros PP, ciclos irregulares, celos silenciosos, problemas de osificación e incluso debido a trastornos hipofisarios que afectan la secreción de gonadotropinas.

Balance del K: Este elemento abunda en el interior de las células especialmente en las sanguíneas, también se localiza en mayor cantidad que el Na, en los músculos esqueléticos. Se absorbe con rapidez y el exceso se excreta rápidamente en la orina y en el sudor. El K desempeña un papel importante en la excitabilidad nerviosa y del musculo y participa en el metabolismo de carbohidratos. La medición del pH urinario refleja el estado acido-base el organismo, a vacas entre 7 y 21 días antes de la fecha estimada de parto. Si el pH esta cercano a 8 significa que existe un alto riesgo de hipocalcemia en el periodo post parto, debido a que el organismo al estar bajo un estado de alcalosis leve, elimina bases por la orina.

Balance de I: A pesar que los requerimientos son bajos (0.25 mg por 100Kg de p.v.), se presentan deficiencias en área de bajo contenido de I en el suelo. Por su papel en el funcionamiento tiroideo, tiene importancia en el metabolismo general e incluso sobre la hipófisis y sensibiliza al ovario para la acción de las gonadotropinas. Se aprecian ciclos irregulares, fertilidad disminuida. La aplicación intrauterina en lavados tiene a demás de su acción local (antiséptica y congestiva), un efecto estimulador sobre el sistema neuro-endocrino. Otros minerales: Con importancia para la reproducción son el Co, Se, Zn y Fe.

AUTOEVALUACIÓN: 1.-¿Confeccione un cuadro sinóptico en el cual se exprese la influencia sobre la reproducción de dietas tanto carentes como excesivas en energía? 2.- A pesar de que los lípidos no poseen gran importancia para los bovinos, por qué es recomendable el empleo de grasas sobre pasantes en la dieta ? 3.- Qué problemas reproductivos pueden estar relacionados a deficiencia en proteínas? 4.- Cuales son a su criterio los minerales más importantes para la reproducción y como pueden suministrarse a los animales de granja? 5.- Frente a que problemas reproductivos pudiéramos pensar en una deficiencia de minerales? 6.- Con que frecuencia deben suministrarse los minerales? 7.-En que épocas y a que categorías son recomendables aplicar Vitaminas en Panamá? 8.-Para que es empleada evaluación de la condición corporal y con que criterios se realiza?

9.- ¿Cual sería a su criterio sobre la causa de la demora en el reinicio del ciclo estral en los rumiantes? 10.- ¿Cual sería su estrategia de alimentación durante el posparto para estimular el reinicio de la actividad cíclica ovárica? 11.-¿A qué se puede deber los bajos resultados de fertilidad que se logran en el 1er servicio posparto? 12.-¿Qué significa un balance energético negativo y que relación tiene esto con la actividad sexual y la fertilidad? 13.-¿Porqué las dietas altas en energía y proteínas pueden tener efectos negativos en la reproducción? 14.-¿Porqué insistimos tanto en mantener el balance mineral para la reproducción?

Add a comment

Related presentations

Related pages

EFECTO DE LA NUTRICIÓN EN LA REPRODUCCIÓN

EFECTO DE LA NUTRICIÓN EN LA REPRODUCCIÓN ... que influencia las reservas de grasa corporal. ... a 8 meses de edad, ...
Read more

La influencia de la dieta sobre la fertilidad

... y es el papel que desempeña la nutrición en la ... cuyo objetivo era determinar la influencia que tiene la dieta diaria de pacientes que se ... 8 ...
Read more

NUTRICIÓN Y REPRODUCCIÓN DE ANIMALES DOMESTICOS

La influencia de la nutrición sobre la reproducción ... (23,8 MJ / día). ... Importancia de la nutrición en la reproducción de las vacas lecheras.
Read more

Efecto de la nutrición sobre la función reproductiva en ...

... el volumen testicular determina la capacidad de produccion espermatica en el ... La nutricion entonces influencia el ... veces . Reproduccion. ...
Read more

Influencia de la nutrición en el hombre - Puleva Salud

... PulevaSalud > Nutrición > Nutrición y Salud > Influencia de la nutrición en el hombre: ... en la reproducción, en el rendimiento fisico y ...
Read more

LA NUTRICIN Y SU INFLUENCIA SOBRE EL COMPORTAMIENTO ...

... reproducción, salud y en la ... sintetiza en la piel por influencia de la luz ... Otros aditivos utilizados en menor escala en la nutrición de ...
Read more

La Eduteca - La reproducción asexual de las plantas - YouTube

En este vídeo conocemos la reproducción de las plantas, en concreto vamos a aprender qué es la reproducción asexual de las plantas. ... 8:40 ...
Read more

Reproducción y nutrición - Infocarne. Ganadería e ...

La nutrición de la vaca: la nutrición en la preñez, ... Los minerales y vitaminas juegan un papel importante en la reproducción. ...
Read more

La Eduteca - Las plantas: nutrición y fotosíntesis - YouTube

Reproducción y nutrición de las plantas. En este vídeo te explicamos ... Las plantas: nutrición y ... está dedicado a la ...
Read more